viernes, 4 de agosto de 2017

LECTURA BÍBLICA 4 DE AGOSTO

LECTURA PARA LA MAÑANA

LUCAS    14:1-14

Luc 14:1 Cierto día de descanso, Jesús fue a cenar en la casa de un líder de los fariseos, y la gente lo observaba de cerca.
Luc 14:2 Había allí un hombre que tenía hinchados los brazos y las piernas.*
Luc 14:3 Jesús preguntó a los fariseos y a los expertos de la ley religiosa: «¿Permite o no la ley sanar a la gente el día de descanso?».
Luc 14:4 Como ellos se negaron a contestar, Jesús tocó al hombre enfermo, lo sanó y lo despidió.
Luc 14:5 Después se dirigió a ellos y dijo: «¿Quién de ustedes no trabaja el día de descanso? Si tu hijo* o tu buey cae en un pozo, ¿acaso no corres para sacarlo?».
Luc 14:6 Una vez más, ellos no pudieron responder.
Luc 14:7 Cuando Jesús vio que todos los invitados a la cena trataban de sentarse en los lugares de honor, cerca de la cabecera de la mesa, les dio el siguiente consejo:
Luc 14:8 «Cuando te inviten a una fiesta de bodas, no te sientes en el lugar de honor. ¿Qué pasaría si invitaron a alguien más distinguido que tú?
Luc 14:9 El anfitrión vendría y te diría: “Cédele tu asiento a esta persona”. Te sentirías avergonzado, ¡y tendrías que sentarte en cualquier otro lugar que haya quedado libre al final de la mesa!
Luc 14:10 »Más bien, ocupa el lugar más humilde, al final de la mesa. Entonces, cuando el anfitrión te vea, vendrá y te dirá: “¡Amigo, tenemos un lugar mejor para ti!” Entonces serás honrado delante de todos los demás invitados.
Luc 14:11 Pues aquellos que se exaltan a sí mismos serán humillados, y los que se humillan a sí mismos serán exaltados».
Luc 14:12 Luego Jesús se dirigió al anfitrión: «Cuando ofrezcas un almuerzo o des un banquete —le dijo—, no invites a tus amigos, hermanos, parientes y vecinos ricos. Pues ellos también te invitarán a ti, y ésa será tu única recompensa.
Luc 14:13 Al contrario, invita al pobre, al lisiado, al cojo y al ciego.
Luc 14:14 Luego, en la resurrección de los justos, Dios te recompensará por invitar a los que no podían devolverte el favor».



1 TIMOTEO 3:1-10

1Ti 3:1 La siguiente declaración es digna de confianza: «Si alguno aspira a ocupar el cargo de anciano en la iglesia,* desea una posición honorable».
1Ti 3:2 Por esta razón un anciano debe ser un hombre que lleve una vida intachable. Debe serle fiel a su esposa.* Debe tener control propio, vivir sabiamente y tener una buena reputación. Con agrado debe recibir visitas y huéspedes en su casa y también debe tener la capacidad de enseñar.
1Ti 3:3 No debe emborracharse* ni ser violento. Debe ser amable, no debe buscar pleitos ni amar el dinero.
1Ti 3:4 Debe dirigir bien a su propia familia, y que sus hijos lo respeten y lo obedezcan.
1Ti 3:5 Pues, si un hombre no puede dirigir a los de su propia casa, ¿cómo podrá cuidar de la iglesia de Dios?
1Ti 3:6 Un anciano no debe ser un nuevo creyente porque podría volverse orgulloso, y el diablo lo haría caer.*
1Ti 3:7 Además, la gente que no es de la iglesia debe hablar bien de él, para que no sea deshonrado y caiga en la trampa del diablo.
1Ti 3:8 De la misma manera, los diáconos deben ser dignos de mucho respeto y tener integridad. No deben emborracharse ni ser deshonestos con el dinero.
1Ti 3:9 Tienen que estar comprometidos con el misterio de la fe que ahora ha sido revelado y vivir con la conciencia limpia.
1Ti 3:10 Que sean evaluados cuidadosamente antes de ser nombrados como diáconos. Si pasan el examen, entonces que sirvan como diáconos.




PROVERBIOS 4

Pro 4:1 Hijos míos, escuchen cuando su padre los corrige. Presten atención y aprendan buen juicio,
Pro 4:2 porque les doy una buena orientación. No se alejen de mis instrucciones.
Pro 4:3 Pues yo, igual que ustedes, fui hijo de mi padre, amado tiernamente como el hijo único de mi madre.
Pro 4:4 Mi padre me enseñó: «Toma en serio mis palabras. Sigue mis mandatos y vivirás.
Pro 4:5 Adquiere sabiduría, desarrolla buen juicio. No te olvides de mis palabras ni te alejes de ellas.
Pro 4:6 No des la espalda a la sabiduría, pues ella te protegerá; ámala, y ella te guardará.
Pro 4:7 ¡Adquirir sabiduría es lo más sabio que puedes hacer! Y en todo lo demás que hagas, desarrolla buen juicio.
Pro 4:8 Si valoras la sabiduría, ella te engrandecerá. Abrázala, y te honrará.
Pro 4:9 Te pondrá una hermosa guirnalda de flores sobre la cabeza; te entregará una preciosa corona».
Pro 4:10 Hijo mío, escúchame y haz lo que te digo, y tendrás una buena y larga vida.
Pro 4:11 Te enseñaré los caminos de la sabiduría y te guiaré por sendas rectas.
Pro 4:12 Cuando camines, no te detendrán; cuando corras, no tropezarás.
Pro 4:13 Aférrate a mis instrucciones, no las dejes ir; cuídalas bien, porque son la clave de la vida.
Pro 4:14 No hagas lo que hacen los perversos ni sigas el camino de los malos.
Pro 4:15 ¡Ni se te ocurra! No tomes ese camino. Aléjate de él y sigue avanzando.
Pro 4:16 Pues las personas malvadas no pueden dormir sin hacer la mala acción del día. No pueden descansar sin antes hacer tropezar a alguien.
Pro 4:17 ¡Se alimentan de la perversidad y beben el vino de la violencia!
Pro 4:18 El camino de los justos es como la primera luz del amanecer, que brilla cada vez más hasta que el día alcanza todo su esplendor.
Pro 4:19 Pero el camino de los perversos es como la más densa oscuridad; ni siquiera saben con qué tropiezan.
Pro 4:20 Hijo mío, presta atención a lo que te digo. Escucha atentamente mis palabras.
Pro 4:21 No las pierdas de vista. Déjalas llegar hasta lo profundo de tu corazón,
Pro 4:22 pues traen vida a quienes las encuentran y dan salud a todo el cuerpo.
Pro 4:23 Sobre todas las cosas cuida tu corazón, porque éste determina el rumbo de tu vida.
Pro 4:24 Evita toda expresión perversa; aléjate de las palabras corruptas.
Pro 4:25 Mira hacia adelante y fija los ojos en lo que está frente a ti.
Pro 4:26 Traza un sendero recto para tus pies; permanece en el camino seguro.
Pro 4:27 No te desvíes, evita que tus pies sigan el mal.

LECTURA PARA LA NOCHE

ESDRAS 6

Esd 6:1 Entonces el rey Darío dio órdenes para que se investigara en los archivos de Babilonia, los cuales estaban guardados en la tesorería.
Esd 6:2 Sin embargo, fue en la fortaleza de Ecbatana, en la provincia de Media, donde se encontró un rollo que decía lo siguiente: «Memorando:
Esd 6:3 »En el primer año del reinado del rey Ciro, se emitió un decreto en relación con el templo de Dios en Jerusalén. »Que se reconstruya el templo con los cimientos originales en el sitio donde los judíos solían ofrecer sus sacrificios. Tendrá veintisiete metros de alto y veintisiete metros de ancho.*
Esd 6:4 A cada tres hileras de piedras especialmente preparadas, se les pondrá encima una capa de madera. Todos los gastos correrán por cuenta de la tesorería real.
Esd 6:5 Además, las copas de oro y de plata que Nabucodonosor tomó del templo de Dios en Jerusalén y llevó a Babilonia serán devueltas a Jerusalén y colocadas nuevamente en el lugar que corresponden. Que sean devueltas al templo de Dios».
Esd 6:6 Entonces el rey Darío envió el siguiente mensaje: «Por consiguiente, Tatnai, gobernador de la provincia situada al occidente del río Éufrates,* y Setar-boznai junto con sus colegas y otros funcionarios del occidente del río Éufrates, ¡manténganse bien lejos de allí!
Esd 6:7 No estorben la construcción del templo de Dios. Dejen que se reconstruya en su sitio original y no le pongan trabas al trabajo del gobernador de Judá ni al de los ancianos de los judíos.
Esd 6:8 »Además, por la presente, decreto que ustedes tendrán que ayudar a esos ancianos de los judíos mientras reconstruyan el templo de Dios. Ustedes tienen que pagar el costo total de la obra, sin demora, con los impuestos que se recaudan en la provincia situada al occidente del río Éufrates, a fin de que la construcción no se interrumpa.
Esd 6:9 »Denles a los sacerdotes de Jerusalén todo lo que necesiten, sean becerros, carneros o corderos, para las ofrendas quemadas que presenten al Dios del cielo; y sin falta, provéanles toda la sal y todo el trigo, el vino y el aceite de oliva que requieran para cada día.
Esd 6:10 Entonces ellos podrán ofrecer sacrificios aceptables al Dios del cielo y orar por el bienestar del rey y sus hijos.
Esd 6:11 »También declaro que a los que violen de cualquier manera este decreto se les arrancará una viga de su casa; luego, serán atados a esa viga y azotados, y su casa será reducida a un montón de escombros.*
Esd 6:12 Que el Dios que eligió la ciudad de Jerusalén como el lugar donde se dé honra a su nombre destruya a cualquier rey o nación que viole este mandato y destruya este templo. »Yo, Darío, he emitido el presente decreto. Que se obedezca al pie de la letra».
Esd 6:13 Tatnai, gobernador de la provincia situada al occidente del río Éufrates, y Setar-boznai junto con sus colegas acataron enseguida el mandato del rey Darío.
Esd 6:14 Así que los ancianos de los judíos continuaron la obra y fueron muy animados por la predicación de los profetas Hageo y Zacarías, hijo de Iddo. Por fin el templo quedó terminado, como lo había ordenado el Dios de Israel y decretado Ciro, Darío y Artajerjes, reyes de Persia.
Esd 6:15 La construcción del templo se completó el 12 de marzo,* durante el sexto año del reinado de Darío.
Esd 6:16 Luego, el pueblo de Israel, los sacerdotes, los levitas y todos los demás que habían regresado del destierro dedicaron el templo de Dios con gran alegría.
Esd 6:17 Durante la ceremonia de dedicación del templo de Dios, sacrificaron cien becerros, doscientos carneros y cuatrocientos corderos. También presentaron doce chivos como ofrenda por el pecado de las doce tribus de Israel.
Esd 6:18 Luego los sacerdotes y levitas se agruparon según sus diferentes divisiones para servir en el templo de Dios en Jerusalén, tal como está establecido en el libro de Moisés.
Esd 6:19 Los que regresaron del destierro celebraron la Pascua el 21 de abril.*
Esd 6:20 Los sacerdotes y los levitas se habían purificado y estaban ceremonialmente puros. Así que mataron el cordero de la Pascua para todos los que regresaron del destierro, para sus hermanos sacerdotes y para ellos mismos.
Esd 6:21 El pueblo de Israel que había regresado del destierro comió la cena de Pascua junto con los demás de la tierra que habían dejado sus costumbres inmorales para adorar al SEÑOR, Dios de Israel.
Esd 6:22 Luego celebraron el Festival de los Panes sin Levadura durante siete días. Hubo mucha alegría en toda la tierra, porque el SEÑOR había hecho que el rey de Asiria* les diera su favor al ayudarlos a reconstruir el templo de Dios, el Dios de Israel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario