sábado, 12 de agosto de 2017

LECTURA BÍBLICA 12 DE AGOSTO

LECTURA PARA LA MAÑANA

LUCAS    17:1-10

Luc 17:1 Cierto día, Jesús dijo a sus discípulos: «Siempre habrá tentaciones para pecar, ¡pero qué aflicción le espera a la persona que provoca la tentación!
Luc 17:2 Sería mejor que se arrojara al mar con una piedra de molino alrededor del cuello que hacer que uno de estos pequeños caiga en pecado.
Luc 17:3 Así que, ¡cuídense! »Si un creyente* peca, repréndelo; luego, si hay arrepentimiento, perdónalo.
Luc 17:4 Aun si la persona te agravia siete veces al día y cada vez regresa y te pide perdón, debes perdonarla».
Luc 17:5 Los apóstoles le dijeron al Señor: —Muéstranos cómo aumentar nuestra fe.
Luc 17:6 El Señor respondió: —Si tuvieran fe, aunque fuera tan pequeña como una semilla de mostaza, podrían decirle a este árbol: “Desarráigate y échate al mar”, ¡y les obedecería!
Luc 17:7 »Cuando un sirviente vuelve de arar o de cuidar las ovejas, ¿acaso su patrón le dice: “Ven y come conmigo”?
Luc 17:8 No, le dirá: “Prepara mi comida, ponte el delantal y sírveme mientras como. Luego puedes comer tú”.
Luc 17:9 ¿Y le agradece el amo al sirviente por hacer lo que se le dijo que hiciera? Por supuesto que no.
Luc 17:10 De la misma manera, cuando ustedes me obedecen, deben decir: “Somos siervos indignos que simplemente cumplimos con nuestro deber”.



2 TIMOTEO 1:8-18

2Ti 1:8 Así que nunca te avergüences de contarles a otros acerca de nuestro Señor. Y tampoco te avergüences de mí, aun cuando estoy preso por él. Con las fuerzas que Dios te da prepárate para sufrir conmigo a causa de la Buena Noticia.
2Ti 1:9 Pues Dios nos salvó y nos llamó para vivir una vida santa. No lo hizo porque lo mereciéramos, sino porque ése era su plan desde antes del comienzo del tiempo, para mostrarnos su gracia por medio de Cristo Jesús.
2Ti 1:10 Y ahora todo esto él nos lo ha hecho evidente mediante la venida de Cristo Jesús, nuestro Salvador. Destruyó el poder de la muerte e iluminó el camino a la vida y a la inmortalidad por medio de la Buena Noticia.
2Ti 1:11 Y Dios me eligió para que sea predicador, apóstol y maestro de esta Buena Noticia.
2Ti 1:12 Por eso estoy sufriendo aquí, en prisión. Pero no me avergüenzo de ello, porque yo sé en quién he puesto mi confianza y estoy seguro de que él es capaz de guardar lo que le he confiado* hasta el día de su regreso.
2Ti 1:13 Aférrate al modelo de la sana enseñanza que aprendiste de mí, un modelo formado por la fe y el amor que tienes en Cristo Jesús.
2Ti 1:14 Mediante el poder del Espíritu Santo, quien vive en nosotros, guarda con sumo cuidado la preciosa verdad que se te confió.
2Ti 1:15 Como tú sabes, todos los de la provincia de Asia me abandonaron, incluso Figelo y Hermógenes.
2Ti 1:16 Que el Señor muestre una bondad especial con Onesíforo y toda su familia, porque él me visitó muchas veces y me dio ánimo. Jamás se avergonzó de que yo estuviera en cadenas.
2Ti 1:17 Cuando vino a Roma, me buscó por todas partes hasta que me encontró.
2Ti 1:18 Que el Señor le muestre una bondad especial el día que Cristo vuelva. Y tú bien sabes de cuánta ayuda fue en Éfeso.





PROVERBIOS 11:1-15

Pro 11:1 El Señor detesta el uso de las balanzas adulteradas, pero se deleita en pesas exactas.
Pro 11:2 El orgullo lleva a la deshonra, pero con la humildad viene la sabiduría.
Pro 11:3 La honestidad guía a la gente buena; la deshonestidad destruye a los traicioneros.
Pro 11:4 Las riquezas no servirán para nada en el día del juicio, pero la vida recta puede salvarte de la muerte.
Pro 11:5 La honestidad dirige los pasos de los justos; los perversos caen bajo el peso de su pecado.
Pro 11:6 La justicia rescata a las personas buenas; los traidores quedan atrapados por su propia ambición.
Pro 11:7 Cuando los perversos mueren, sus esperanzas mueren con ellos, porque confían en sus propias y deficientes fuerzas.
Pro 11:8 Los justos son rescatados de dificultades, y éstas caen sobre los perversos.
Pro 11:9 Los que no tienen a Dios destruyen a sus amigos con sus palabras, pero el conocimiento rescatará a los justos.
Pro 11:10 Toda la ciudad festeja cuando el justo triunfa; grita de alegría cuando el perverso muere.
Pro 11:11 Los ciudadanos íntegros son de beneficio para la ciudad y la hacen prosperar, pero las palabras de los perversos la destruyen.
Pro 11:12 Es necio denigrar al vecino; una persona sensata guarda silencio.
Pro 11:13 El chismoso anda contando secretos; pero los que son dignos de confianza saben guardar una confidencia.
Pro 11:14 Sin liderazgo sabio, la nación se hunde; la seguridad está en tener muchos consejeros.
Pro 11:15 Es peligroso dar garantía por la deuda de un desconocido; es más seguro no ser fiador de nadie.


LECTURA PARA LA NOCHE

NEHEMÍAS 6

Neh 6:1 Sanbalat, Tobías, Gesem el árabe y los demás enemigos nuestros descubrieron que yo había terminado la reconstrucción de la muralla y que no quedaba ninguna brecha; a pesar de que todavía no habíamos levantado las puertas en sus respectivos lugares.
Neh 6:2 Así que Sanbalat y Gesem enviaron un mensaje pidiéndome que me encontrara con ellos en una de las aldeas* de la llanura de Ono. Pero me di cuenta de que ellos tramaban hacerme daño,
Neh 6:3 de modo que les respondí con el siguiente mensaje: «Estoy ocupado en una gran tarea, así que no puedo ir. ¿Por qué habría de dejar el trabajo para ir a encontrarme con ustedes?».
Neh 6:4 Cuatro veces me enviaron el mismo mensaje, y cada vez les respondí lo mismo.
Neh 6:5 La quinta vez, el sirviente de Sanbalat llegó con una carta abierta en su mano
Neh 6:6 que decía: «Circula un rumor entre las naciones vecinas, y Gesem* me asegura que es cierto, que tú y los judíos piensan rebelarse y que por eso reconstruyen la muralla. Según sus informes, tú te propones ser el rey.
Neh 6:7 También informa que has nombrado profetas en Jerusalén para que proclamen acerca de ti: “¡Atención! ¡Hay rey en Judá!”. »Puedes tener la seguridad de que este informe llegará a oídos del rey, de modo que sugiero que vengas a hablar conmigo del asunto».
Neh 6:8 Yo respondí: «Todo lo que dices es puro cuento. Tú mismo inventaste todo».
Neh 6:9 Sólo trataban de intimidarnos, creían que podrían desalentarnos y detener la obra. De modo que seguí con el trabajo más decidido que nunca.*
Neh 6:10 Más adelante fui a visitar a Semaías, hijo de Delaía y nieto de Mehetabel, que estaba recluido en su casa. Me dijo: —Reunámonos dentro del templo de Dios y cerremos las puertas con cerrojos. Tus enemigos vienen a matarte esta noche.
Neh 6:11 Pero yo respondí: —¿Acaso debería una persona en mi posición huir del peligro? ¿Acaso debería alguien en mi posición entrar al templo para salvar su vida? ¡No lo haré!
Neh 6:12 Me di cuenta de que Dios no le había hablado, sino que decía esa profecía contra mí porque Tobías y Sanbalat lo habían contratado.
Neh 6:13 Ellos esperaban intimidarme y hacerme pecar. De esa forma podrían acusarme y desacreditarme.
Neh 6:14 Oh Dios mío, acuérdate de todas las cosas malvadas que Tobías y Sanbalat han hecho; y recuerda a la profetisa Noadías y a todos los profetas como ella que trataron de intimidarme.
Neh 6:15 Así que el 2 de octubre,* a los cincuenta y dos días después de comenzar la obra, se terminó la muralla.
Neh 6:16 Cuando se enteraron nuestros enemigos y las naciones vecinas, se sintieron aterrorizados y humillados. Se dieron cuenta de que esta obra se había realizado con la ayuda de nuestro Dios.
Neh 6:17 Durante esos cincuenta y dos días, circularon muchas cartas entre Tobías y los nobles de Judá.
Neh 6:18 Pues muchos en Judá le habían jurado lealtad porque su suegro era Secanías, hijo de Ara, y Johanán, su hijo, estaba casado con la hija de Mesulam, hijo de Berequías.
Neh 6:19 Constantemente ellos me hablaban de las buenas acciones de Tobías, y luego le contaban todo lo que yo decía. Por su parte, Tobías no dejaba de enviarme cartas amenazadoras a fin de intimidarme.

No hay comentarios:

Publicar un comentario