miércoles, 16 de agosto de 2017

LECTURA BÍBLICA 16 DE AGOSTO

LECTURA PARA LA MAÑANA

LUCAS    18:9-17

Luc 18:9 Luego Jesús contó la siguiente historia a algunos que tenían mucha confianza en su propia rectitud y despreciaban a los demás:
Luc 18:10 «Dos hombres fueron al templo a orar. Uno era fariseo, y el otro era un despreciado cobrador de impuestos.
Luc 18:11 El fariseo, de pie, apartado de los demás, hizo la siguiente oración:* “Te agradezco Dios, que no soy un pecador como todos los demás. Pues no engaño, no peco y no cometo adulterio. ¡Para nada soy como ese cobrador de impuestos!
Luc 18:12 Ayuno dos veces a la semana y te doy el diezmo de mis ingresos”.
Luc 18:13 »Pero el cobrador de impuestos se quedó a la distancia y ni siquiera se atrevía a levantar la mirada al cielo mientras oraba. En cambio, golpeó su pecho en señal de dolor mientras decía: “Oh, Dios, ten compasión de mí, porque soy un pecador”.
Luc 18:14 Les digo que fue este pecador —y no el fariseo —quien regresó a su casa justificado delante de Dios. Pues los que se exaltan a sí mismos serán humillados, y los que se humillan serán exaltados».
Luc 18:15 Cierto día, algunos padres llevaron a sus hijitos a Jesús para que él los tocara y los bendijera. Pero, cuando los discípulos vieron esto, regañaron a los padres por molestarlo.
Luc 18:16 Entonces Jesús llamó a los niños y dijo a los discípulos: «Dejen que los niños vengan a mí. ¡No los detengan! Pues el reino de Dios pertenece a los que son como estos niños.
Luc 18:17 Les digo la verdad, el que no reciba el reino de Dios como un niño nunca entrará en él».






2 TIMOTEO 3:10-17

2Ti 3:10 Pero tú, Timoteo, sabes muy bien lo que yo enseño y cómo vivo y cuál es el propósito de mi vida. También conoces mi fe, mi paciencia, mi amor y mi constancia.
2Ti 3:11 Sabes cuánta persecución y sufrimiento he soportado, y cómo fui perseguido en Antioquía, Iconio y Listra. Pero el Señor me rescató de todo eso.
2Ti 3:12 Es cierto, y todo el que quiera vivir una vida de sumisión a Dios en Cristo Jesús sufrirá persecución.
2Ti 3:13 Pero los malos y los impostores serán cada vez más fuertes. Engañarán a otros, y ellos mismos serán engañados.
2Ti 3:14 Pero tú debes permanecer fiel a las cosas que se te han enseñado. Sabes que son verdad, porque sabes que puedes confiar en quienes te las enseñaron.
2Ti 3:15 Desde la niñez, se te han enseñado las sagradas Escrituras, las cuales te han dado la sabiduría para recibir la salvación que viene por confiar en Cristo Jesús.
2Ti 3:16 Toda la Escritura es inspirada por Dios y es útil para enseñarnos lo que es verdad y para hacernos ver lo que está mal en nuestra vida. Nos corrige cuando estamos equivocados y nos enseña a hacer lo correcto.
2Ti 3:17 Dios la usa para preparar y capacitar a su pueblo para que haga toda buena obra.





PROVERBIOS 13:1-12

Pro 13:1 El hijo sabio acepta la disciplina de sus padres;* el burlón se niega a escuchar la corrección.
Pro 13:2 Con palabras sabias te conseguirás una buena comida, pero la gente traicionera tiene hambre de violencia.
Pro 13:3 Los que controlan su lengua tendrán una larga vida; el abrir la boca puede arruinarlo todo.
Pro 13:4 Los perezosos ambicionan mucho y obtienen poco, pero los que trabajan con esmero prosperarán.
Pro 13:5 Los justos odian las mentiras; los perversos son motivo de vergüenza y deshonra.
Pro 13:6 La justicia protege el camino del intachable, pero el pecado engaña a los malvados.
Pro 13:7 Hay quienes son pobres y se hacen pasar por ricos; hay otros que, siendo ricos, se hacen pasar por pobres.
Pro 13:8 El rico puede pagar rescate por su vida, pero al pobre ni siquiera lo amenazan.
Pro 13:9 La vida del justo está llena de luz y de alegría, pero la luz del pecador se apagará.
Pro 13:10 El orgullo lleva a conflictos; los que siguen el consejo son sabios.
Pro 13:11 La riqueza lograda de la noche a la mañana pronto desaparece; pero la que es fruto del arduo trabajo, aumenta con el tiempo.
Pro 13:12 La esperanza postergada aflige al corazón, pero un sueño cumplido es un árbol de vida.




LECTURA PARA LA NOCHE

NEHEMÍAS 10

Neh 10:1 * La siguiente es una lista de las personas que ratificaron el documento sellado. El gobernador: Nehemías, hijo de Hacalías, y también Sedequías.
Neh 10:2 Los siguientes sacerdotes: Seraías, Azarías, Jeremías,
Neh 10:3 Pasur, Amarías, Malquías,
Neh 10:4 Hatús, Sebanías, Maluc,
Neh 10:5 Harim, Meremot, Obadías,
Neh 10:6 Daniel, Ginetón, Baruc,
Neh 10:7 Mesulam, Abías, Mijamín,
Neh 10:8 Maazías, Bilgaí y Semaías. Estos eran los sacerdotes.
Neh 10:9 Los siguientes levitas: Jesúa, hijo de Azanías, Binúi, de la familia de Henadad, Cadmiel,
Neh 10:10 y los demás levitas: Sebanías, Hodías, Kelita, Pelaías, Hanán,
Neh 10:11 Micaía, Rehob, Hasabías,
Neh 10:12 Zacur, Serebías, Sebanías,
Neh 10:13 Hodías, Bani y Beninu.
Neh 10:14 Los siguientes jefes del pueblo: Paros, Pahat-moab, Elam, Zatu, Bani,
Neh 10:15 Buni, Azgad, Bebai,
Neh 10:16 Adonías, Bigvai, Adín,
Neh 10:17 Ater, Ezequías, Azur,
Neh 10:18 Hodías, Hasum, Bezai,
Neh 10:19 Harif, Anatot, Nebai,
Neh 10:20 Magpías, Mesulam, Hezir,
Neh 10:21 Mesezabeel, Sadoc, Jadúa,
Neh 10:22 Pelatías, Hanán, Anaías,
Neh 10:23 Oseas, Hananías, Hasub,
Neh 10:24 Halohes, Pilha, Sobec,
Neh 10:25 Rehum, Hasabna, Maaseías,
Neh 10:26 Ahías, Hanán, Anán,
Neh 10:27 Maluc, Harim y Baana.
Neh 10:28 Luego el resto del pueblo —los sacerdotes, los levitas, los porteros, los cantores, los sirvientes del templo y todos los que se habían separado de la gente pagana de esa tierra para obedecer la ley de Dios, junto con sus mujeres, hijos, hijas y todos los que tenían edad suficiente para entender—
Neh 10:29 se unió a sus jefes y se comprometió mediante juramento. Juraron que caería una maldición sobre ellos mismos si dejaban de obedecer la ley de Dios dada por medio de su siervo Moisés. Prometieron solemnemente seguir al pie de la letra todos los mandatos, las ordenanzas y los decretos del SEÑOR, nuestro Señor:
Neh 10:30 «Nos comprometemos a no permitir que nuestras hijas se casen con los habitantes paganos de la tierra ni a permitir que nuestros hijos se casen con sus hijas.
Neh 10:31 »También prometemos no comprar mercadería ni grano que la gente de esta tierra traiga para vender en el día de descanso o en cualquier otro día sagrado. Cada séptimo año dejaremos que nuestras tierras descansen y perdonaremos toda deuda.
Neh 10:32 »Además, nos comprometemos a obedecer el mandato de pagar el impuesto anual del templo de cuatro gramos de plata* para los gastos del templo de nuestro Dios.
Neh 10:33 Este monto servirá para el pan de la Presencia; las ofrendas regulares de grano y las ofrendas quemadas; las ofrendas de los días de descanso, las celebraciones de luna nueva y los festivales anuales; las ofrendas sagradas y las ofrendas para hacer expiación por el pecado de Israel. Servirá para proporcionar todo lo necesario para el trabajo del templo de nuestro Dios.
Neh 10:34 »Hicimos sorteos sagrados para determinar cuándo —en tiempos regulares cada año— las familias de los sacerdotes, los levitas y la gente común deberán llevar leña al templo de Dios para ser quemada en el altar del SEÑOR nuestro Dios, como está escrito en la ley.
Neh 10:35 »Nos comprometemos a llevar cada año al templo del SEÑOR la primera parte de toda cosecha, sea producto de la tierra o de nuestros árboles frutales.
Neh 10:36 Aceptamos entregar a Dios nuestros primeros hijos varones y las primeras crías de todo nuestro ganado y de nuestros rebaños, como lo establece la ley. Los presentaremos a los sacerdotes que ejercen el ministerio en el templo de nuestro Dios.
Neh 10:37 Almacenaremos los productos agrícolas en los depósitos del templo de nuestro Dios. Llevaremos lo mejor de nuestra harina y otras ofrendas de grano, lo mejor de nuestra fruta, lo mejor de nuestro vino nuevo y de nuestro aceite de oliva. Además, prometemos llevar a los levitas una décima parte de todo lo que nuestra tierra produzca, porque son los levitas quienes recogen los diezmos en todas nuestras poblaciones rurales.
Neh 10:38 »Un sacerdote —descendiente de Aarón— estará con los levitas cuando reciban esos diezmos. Una décima parte de todos los diezmos que se reúnan será entregada por los levitas al templo de nuestro Dios para ser colocada en los depósitos.
Neh 10:39 El pueblo y los levitas tienen que trasladar estas ofrendas de grano, de vino nuevo y de aceite de oliva a los depósitos y colocarlas en recipientes sagrados cerca de los sacerdotes de turno, los porteros y los cantores. »Todos nos comprometemos a no descuidar el templo de nuestro Dios».

No hay comentarios:

Publicar un comentario