jueves, 10 de agosto de 2017

LECTURA BÍBLICA 10 DE AGOSTO

LECTURA PARA LA MAÑANA

LUCAS    16:10-18

Luc 16:10 »Si son fieles en las cosas pequeñas, serán fieles en las grandes. Pero, si son deshonestos en las cosas pequeñas, no actuarán con honradez en las responsabilidades más grandes.
Luc 16:11 Y, si no son confiables con las riquezas mundanas, ¿quién les confiará las verdaderas riquezas del cielo?
Luc 16:12 Y, si no son fieles con las cosas de otras personas, ¿por qué se les debería confiar lo que es de ustedes?
Luc 16:13 »Nadie puede servir a dos amos. Pues odiará a uno y amará al otro; será leal a uno y despreciará al otro. No se puede servir a Dios y al dinero».
Luc 16:14 Los fariseos, que amaban mucho su dinero, oyeron todo eso y se burlaron de Jesús.
Luc 16:15 Entonces él les dijo: «A ustedes les encanta aparecer como personas rectas en público, pero Dios conoce el corazón. Lo que este mundo honra es detestable a los ojos de Dios.
Luc 16:16 »Hasta el tiempo de Juan el Bautista, la ley de Moisés y el mensaje de los profetas fueron sus guías. Pero ahora se predica la Buena Noticia del reino de Dios, y todos están ansiosos por entrar.*
Luc 16:17 Pero eso no significa que la ley haya perdido su fuerza. Es más fácil que el cielo y la tierra desaparezcan, a que el más pequeño punto de la ley de Dios sea anulado.
Luc 16:18 »Por ejemplo, un hombre que se divorcia de su esposa y se casa con otra comete adulterio. Y el que se case con una mujer divorciada de su esposo comete adulterio».






1 TIMOTEO 6:11-21

1Ti 6:11 Pero tú, Timoteo, eres un hombre de Dios; así que huye de todas esas maldades. Persigue la justicia y la vida sujeta a Dios, junto con la fe, el amor, la perseverancia y la amabilidad.
1Ti 6:12 Pelea la buena batalla por la fe verdadera. Aférrate a la vida eterna a la que Dios te llamó y que confesaste tan bien delante de muchos testigos.
1Ti 6:13 Te encargo delante de Dios, quien da vida a todos, y delante de Cristo Jesús, quien dio un buen testimonio frente a Poncio Pilato,
1Ti 6:14 que obedezcas este mandamiento sin vacilar. Entonces nadie podrá encontrar ninguna falta en ti desde ahora y hasta que nuestro Señor Jesucristo regrese.
1Ti 6:15 Pues, en el momento preciso, Cristo será revelado desde el cielo por el bendito y único Dios todopoderoso, el Rey de todos los reyes y el Señor de todos los señores.
1Ti 6:16 Él es el único que nunca muere y vive en medio de una luz tan brillante que ningún ser humano puede acercarse a él. Ningún ojo humano jamás lo ha visto y nunca lo hará. ¡Que a él sea todo el honor y el poder para siempre! Amén.
1Ti 6:17 Enséñales a los ricos de este mundo que no sean orgullosos ni que confíen en su dinero, el cual es tan inestable. Deberían depositar su confianza en Dios, quien nos da en abundancia todo lo que necesitamos para que lo disfrutemos.
1Ti 6:18 Diles que usen su dinero para hacer el bien. Deberían ser ricos en buenas acciones, generosos con los que pasan necesidad y estar siempre dispuestos a compartir con otros.
1Ti 6:19 De esa manera, al hacer esto, acumularán su tesoro como un buen fundamento para el futuro, a fin de poder experimentar lo que es la vida verdadera.
1Ti 6:20 Timoteo, cuida bien lo que Dios te ha confiado. Evita las discusiones mundanas y necias con los que se oponen a ti, con su así llamado «conocimiento».
1Ti 6:21 Algunos se han desviado de la fe por seguir semejantes tonterías. Que la gracia de Dios sea con todos ustedes.




PROVERBIOS 10:1-16

Pro 10:1 Los proverbios de Salomón: Un hijo sabio trae alegría a su padre; un hijo necio trae dolor a su madre.
Pro 10:2 Las riquezas mal habidas no tienen ningún valor duradero; pero vivir debidamente puede salvar tu vida.
Pro 10:3 El SEÑOR no dejará que el justo pase hambre, pero se niega a satisfacer los antojos del perverso.
Pro 10:4 Los perezosos pronto se empobrecen; los que se esfuerzan en su trabajo se hacen ricos.
Pro 10:5 El joven sabio cosecha en el verano, pero el que se duerme durante la siega es una vergüenza.
Pro 10:6 Los justos se llenan de bendiciones; las palabras de los perversos encubren intenciones violentas.
Pro 10:7 Tenemos buenos recuerdos de los justos, pero el nombre del perverso se pudre.
Pro 10:8 El sabio con gusto recibe instrucción, pero el necio que habla hasta por los codos caerá de narices.
Pro 10:9 Las personas con integridad caminan seguras, pero las que toman caminos torcidos tropezarán y caerán.
Pro 10:10 Quien guiña el ojo aprobando la maldad, causa problemas, pero una reprensión firme promueve la paz.*
Pro 10:11 Las palabras de los justos son como una fuente que da vida; las palabras de los perversos encubren intenciones violentas.
Pro 10:12 El odio provoca peleas, pero el amor cubre todas las ofensas.
Pro 10:13 Las palabras sabias provienen de los labios de la gente con entendimiento, pero a los que les falta sentido común, serán castigados con vara.
Pro 10:14 Las personas sabias atesoran el conocimiento, pero el hablar por hablar del necio invita al desastre.
Pro 10:15 La riqueza del rico es su fortaleza, la pobreza del pobre es su ruina.
Pro 10:16 Las ganancias de los justos realzan sus vidas, pero la gente malvada derrocha su dinero en el pecado.

LECTURA PARA LA NOCHE

NEHEMÍAS 3

Neh 3:1 Entonces Eliasib, el sumo sacerdote, y los demás sacerdotes comenzaron a reconstruir la Puerta de las Ovejas. La dedicaron y colocaron las puertas, levantaron la muralla hasta llegar a la Torre de los Cien, la cual también dedicaron, y hasta la Torre de Hananeel.
Neh 3:2 Trabajaron junto a ellos personas de la ciudad de Jericó, y más allá de ellos estaba Zacur, hijo de Imri.
Neh 3:3 La Puerta del Pescado la construyeron los hijos de Senaa. Colocaron las vigas, levantaron las puertas e instalaron sus cerrojos y barras.
Neh 3:4 Meremot, hijo de Urías y nieto de Cos, reparó la siguiente sección de la muralla. A su lado estaban Mesulam, hijo de Berequías y nieto de Mesezabeel, y luego Sadoc, hijo de Baana.
Neh 3:5 Contiguo a ellos estaban los habitantes de Tecoa, aunque sus líderes se negaron a trabajar con los supervisores de la construcción.
Neh 3:6 La Puerta de la Ciudad Antigua* la repararon Joiada, hijo de Paseah, y Mesulam, hijo de Besodías. Colocaron las vigas, levantaron las puertas e instalaron sus cerrojos y barras.
Neh 3:7 Junto a ellos estaban Melatías de Gabaón, Jadón de Meronot, gente de Gabaón y gente de Mizpa, el cuartel general del gobernador de la provincia al occidente del río Éufrates.*
Neh 3:8 Contiguo a ellos estaba Uziel, hijo de Harhaía, orfebre de profesión, quien también trabajó en la muralla. Después estaba Hananías, fabricante de perfumes. Omitieron una sección de Jerusalén mientras edificaban la muralla Ancha.*
Neh 3:9 Junto a ellos, en la muralla, estaba Refaías, hijo de Hur, jefe de la mitad del distrito de Jerusalén.
Neh 3:10 Luego Jedaías, hijo de Harumaf, reparó la muralla frente a su propia casa, y junto a él estaba Hatús, hijo de Hasabnías.
Neh 3:11 Enseguida se encontraban Malquías, hijo de Harim, y Hasub, hijo de Pahat-moab, quienes repararon otra sección de la muralla y la Torre de los Hornos.
Neh 3:12 Salum, hijo de Halohes, y sus hijas repararon la siguiente sección. Él era jefe de la otra mitad del distrito de Jerusalén.
Neh 3:13 La Puerta del Valle la repararon los habitantes de Zanoa, dirigidos por Hanún. Levantaron las puertas e instalaron sus cerrojos y barras. También repararon cuatrocientos cincuenta metros* de la muralla hasta la Puerta del Estiércol.
Neh 3:14 Malquías, hijo de Recab, el jefe del distrito de Bet-haquerem reparó la Puerta del Estiércol. La reconstruyó, levantó las puertas e instaló sus cerrojos y barras.
Neh 3:15 La Puerta de la Fuente la reparó Salún,* hijo de Col-hoze, jefe del distrito de Mizpa. Él la reedificó, la techó, levantó las puertas e instaló sus cerrojos y barras. Luego reparó la muralla del estanque de Siloé* cerca del jardín del rey y reconstruyó la muralla hasta las escaleras que descienden de la Ciudad de David.
Neh 3:16 Junto a él estaba Nehemías, hijo de Azbuc, jefe de la mitad del distrito de Bet-sur. Él reconstruyó la muralla desde un lugar frente a las tumbas de la familia de David hasta el depósito de agua y la casa de los Guerreros.
Neh 3:17 Junto a él, hizo reparaciones un grupo de levitas que trabajaba bajo la supervisión de Rehum, hijo de Bani. Luego estaba Hasabías, jefe de la mitad del distrito de Keila, quien supervisaba la construcción de la muralla en nombre de su propio distrito.
Neh 3:18 Próximo a ellos estaban sus compatriotas dirigidos por Binúi,* hijo de Henadad, jefe de la otra mitad del distrito de Keila.
Neh 3:19 Junto a ellos, Ezer, hijo de Jesúa, jefe de Mizpa, reparó otra sección de la muralla frente a la subida hacia el arsenal cerca del ángulo de la muralla.
Neh 3:20 Junto a él estaba Baruc, hijo de Zabai, quien reparó con entusiasmo una sección adicional, desde el ángulo hasta la puerta de la casa de Eliasib, el sumo sacerdote.
Neh 3:21 Meremot, hijo de Urías y nieto de Cos, reconstruyó otra sección de la muralla que se extendía desde la puerta de la casa de Eliasib hasta el otro extremo.
Neh 3:22 Los sacerdotes de la región vecina hicieron las subsiguientes reparaciones.
Neh 3:23 Después de ellos, Benjamín y Hasub repararon la sección frente a su casa, y Azarías, hijo de Maaseías y nieto de Ananías, reparó la sección frente a su casa.
Neh 3:24 A continuación Binúi, hijo de Henadad, reconstruyó otra sección de la muralla desde la casa de Azarías hasta el ángulo y la esquina.
Neh 3:25 Palal, hijo de Uzai, continuó con la tarea desde el punto opuesto al ángulo y la torre que sobresale de la casa superior del rey, al lado del patio de la guardia. Próximo a él estaban Pedaías, hijo de Faros,
Neh 3:26 junto con los sirvientes del templo que vivían en el cerro de Ofel, quienes repararon la muralla hasta un punto frente a la Puerta del Agua hacia el oriente y la torre saliente.
Neh 3:27 Luego seguían los habitantes de Tecoa, quienes repararon otra sección frente a la gran torre saliente hasta el muro de Ofel.
Neh 3:28 Los sacerdotes repararon la muralla encima de la Puerta de los Caballos. Cada uno reparó la sección justo frente a su propia casa.
Neh 3:29 A continuación Sadoc, hijo de Imer, también reconstruyó la muralla frente a su propia casa, y más allá de él estaba Semaías, hijo de Secanías, guardián de la Puerta Oriental.
Neh 3:30 Junto a ellos Hananías, hijo de Selemías, y Hanún, el sexto hijo de Salaf, repararon otra sección, mientras Mesulam, hijo de Berequías, reconstruyó la muralla frente a donde vivía.
Neh 3:31 Malquías, uno de los orfebres, reparó la muralla hasta las viviendas para los sirvientes del templo y los comerciantes, frente a la Puerta de la Inspección. Luego él siguió hasta la habitación de la planta alta de la esquina.
Neh 3:32 Los otros orfebres y comerciantes repararon la muralla desde esa esquina hasta la Puerta de las Ovejas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario