viernes, 2 de diciembre de 2016

LECTURA BÍBLICA 2 DE DICIEMBRE

LECTURA PARA LA MAÑANA

JUAN     14:15-21

Jua 14:15 »Si me aman, obedezcan* mis mandamientos.
Jua 14:16 Y yo le pediré al Padre, y él les dará otro Abogado Defensor,* quien estará con ustedes para siempre.
Jua 14:17 Me refiero al Espíritu Santo, quien guía a toda la verdad. El mundo no puede recibirlo porque no lo busca ni lo reconoce. Pero ustedes sí lo conocen, porque ahora él vive con ustedes y después estará en ustedes.*
Jua 14:18 No los abandonaré como a huérfanos; vendré a ustedes.
Jua 14:19 Dentro de poco, el mundo no me verá más, pero ustedes sí me verán. Dado que yo vivo, ustedes también vivirán.
Jua 14:20 Cuando yo vuelva a la vida, ustedes sabrán que estoy en mi Padre y que ustedes están en mí y yo, en ustedes.
Jua 14:21 Los que aceptan mis mandamientos y los obedecen son los que me aman. Y, porque me aman a mí, mi Padre los amará a ellos. Y yo los amaré y me daré a conocer a cada uno de ellos.



 APOCALIPSIS  1:9-20

Apo 1:9 Yo, Juan, soy hermano de ustedes, y su compañero en el sufrimiento, en el reino de Dios y en la paciente perseverancia a la que Jesús nos llama. Me exiliaron a la isla de Patmos por predicar la palabra de Dios y por mi testimonio acerca de Jesús.
Apo 1:10 Era el día del Señor, y yo estaba adorando en el Espíritu.* De repente, oí detrás de mí una fuerte voz, como un toque de trompeta,
Apo 1:11 que decía: «Escribe en un libro* todo lo que veas y envíalo a las siete iglesias que están en las ciudades de Éfeso, Esmirna, Pérgamo, Tiatira, Sardis, Filadelfia y Laodicea».
Apo 1:12 Cuando me di vuelta para ver quién me hablaba, vi siete candelabros de oro.
Apo 1:13 Y de pie en medio de los candelabros había alguien semejante al Hijo del Hombre.* Vestía una túnica larga con una banda de oro que cruzaba el pecho.
Apo 1:14 La cabeza y el cabello eran blancos como la lana, tan blancos como la nieve, y los ojos eran como llamas de fuego.
Apo 1:15 Los pies eran como bronce pulido refinado en un horno, y su voz tronaba como potentes olas del mar.
Apo 1:16 Tenía siete estrellas en la mano derecha, y una espada aguda de doble filo salía de su boca. Y la cara era semejante al sol cuando brilla en todo su esplendor.
Apo 1:17 Cuando lo vi, caí a sus pies como muerto; pero él puso la mano derecha sobre mí y me dijo: «¡No tengas miedo! Yo soy el Primero y el Último.
Apo 1:18 Yo soy el que vive. Estuve muerto, ¡pero mira! ¡Ahora estoy vivo por siempre y para siempre! Y tengo en mi poder las llaves de la muerte y de la tumba.*
Apo 1:19 »Escribe lo que has visto, tanto las cosas que suceden ahora, como las que van a suceder.*
Apo 1:20 Éste es el significado del misterio de las siete estrellas que viste en mi mano derecha y de los siete candelabros de oro: las siete estrellas son los ángeles* de las siete iglesias, y los siete candelabros son las siete iglesias.



JOB  24

Job 24:1 »¿Por qué el Todopoderoso no trae a juicio a los malvados? ¿Por qué los justos deben esperarlo en vano?
Job 24:2 La gente malvada roba tierras moviendo los límites de propiedad; roba animales y los pone en sus propios campos.
Job 24:3 Los malos le quitan el burro al huérfano y a la viuda le exigen el buey como garantía por un préstamo.
Job 24:4 A los pobres los echan del camino; los necesitados tienen que esconderse juntos para estar a salvo.
Job 24:5 Igual que los burros salvajes en los lugares desolados, los pobres pasan todo su tiempo buscando comida, hasta en el desierto buscan alimento para sus hijos.
Job 24:6 Cosechan un campo que no es suyo, y recogen las sobras en los viñedos de los malvados.
Job 24:7 Pasan la noche desnudos en medio del frío, sin ropa ni abrigo para cubrirse.
Job 24:8 Las lluvias de la montaña los empapan y se amontonan contra las rocas en busca de refugio.
Job 24:9 »Los malvados, a la viuda le arrebatan del pecho a su hijo, y toman al bebé como garantía de un préstamo.
Job 24:10 El pobre tiene que andar desnudo, sin ropa; cosecha alimentos para otros mientras él mismo se muere de hambre.
Job 24:11 Prensa el aceite de oliva pero no le permiten probarlo, y pisa las uvas en el lagar mientras pasa sed.
Job 24:12 Los gemidos de los moribundos se elevan desde la ciudad, y los heridos claman por ayuda, sin embargo, Dios no hace caso a sus lamentos.
Job 24:13 »La gente malvada se rebela contra la luz; se niega a reconocer los caminos de la luz y a permanecer en sus sendas.
Job 24:14 El asesino se levanta de madrugada para matar al pobre y al necesitado; por la noche es un ladrón.
Job 24:15 El adúltero espera el anochecer porque piensa: “Nadie me verá”; esconde su cara para que nadie lo reconozca.
Job 24:16 Los ladrones entran a las casas de noche y duermen durante el día; no están familiarizados con la luz.
Job 24:17 La noche oscura es su mañana; hacen alianza con los terrores de la oscuridad.
Job 24:18 »No obstante, ellos desaparecen como espuma en el río. Todo lo que poseen está maldito y tienen miedo de entrar en sus propios viñedos.
Job 24:19 La tumba* consume a los pecadores tal como la sequía y el calor consumen la nieve.
Job 24:20 Sus propias madres se olvidan de ellos. Los gusanos los encontrarán dulces al paladar. Nadie se acordará de ellos. Los malvados son quebrantados como un árbol en medio de la tormenta.
Job 24:21 Engañan a la mujer que no tiene hijo que la defienda y se niegan a ayudar a la viuda necesitada.
Job 24:22 »Dios, en su poder, arrastra a los ricos. Puede ser que lleguen lejos, pero no tienen asegurada la vida.
Job 24:23 Quizá se les permita vivir seguros, pero Dios siempre los vigila.
Job 24:24 Aunque ahora son importantes, en un momento habrán desaparecido como todos los demás, cortados como las espigas del grano.
Job 24:25 ¿Puede alguien decir lo contrario? ¿Quién puede demostrar que estoy equivocado?».


LECTURA PARA LA NOCHE

OSEAS  4-6

Ose 4:1 ¡Escucha la palabra del SEÑOR, oh pueblo de Israel! El SEÑOR ha presentado cargos en tu contra, diciendo: «No hay fidelidad, ni bondad ni conocimiento de Dios en tu tierra.
Ose 4:2 Haces votos y los rompes; matas, robas y cometes adulterio. Hay violencia en todas partes; un asesinato tras otro.
Ose 4:3 Por eso la tierra está de luto y todos desfallecen. Hasta los animales salvajes y las aves de los cielos y los peces del mar desaparecen.
Ose 4:4 »¡No señales a otro para echarle la culpa! ¡Mi queja, sacerdotes, es con ustedes!*
Ose 4:5 Así que tropezarán en plena luz del día y sus falsos profetas caerán con ustedes durante la noche. Y destruiré a su madre Israel.
Ose 4:6 Mi pueblo está siendo destruido porque no me conoce. Así como ustedes, sacerdotes, se niegan a conocerme, yo me niego a reconocerlos como mis sacerdotes. Ya que olvidaron las leyes de su Dios, me olvidaré de bendecir a sus hijos.
Ose 4:7 Mientras más sacerdotes hay, más pecan contra mí. Han cambiado la gloria de Dios por la vergüenza de los ídolos.*
Ose 4:8 »Cuando la gente lleva su ofrenda por el pecado, los sacerdotes se alimentan. ¡Por eso se alegran cuando el pueblo peca!
Ose 4:9 “Y lo que hacen los sacerdotes, el pueblo también lo hace”. Así que ahora castigaré tanto a los sacerdotes como al pueblo por sus perversas acciones.
Ose 4:10 Comerán pero seguirán con hambre. Se prostituirán pero no lograrán nada, porque han abandonado al SEÑOR
Ose 4:11 para rendir culto a otros dioses. »El vino le ha robado el entendimiento a mi pueblo.
Ose 4:12 ¡Piden consejo a un trozo de madera! ¡Creen que un palo puede decirles el futuro! El deseo de ir tras los ídolos los ha vuelto necios. Se prostituyeron sirviendo a otros dioses y abandonando a su Dios.
Ose 4:13 Ofrecen sacrificios a ídolos en la cima de las montañas. Suben a las colinas para quemar incienso bajo la sombra placentera de robles, álamos y terebintos. »Por eso sus hijas se entregan a la prostitución y sus nueras cometen adulterio.
Ose 4:14 Pero ¿por qué debería yo castigarlas por su prostitución y adulterio? Pues sus hombres hacen lo mismo, pecando con rameras y prostitutas de los templos paganos. ¡Oh pueblo necio! ¡Se niegan a entender, por eso será destruido!
Ose 4:15 »A pesar de que tú, Israel, eres una prostituta, que Judá se libre de semejante culpa. No te unas a la falsa adoración en Gilgal o Bet-avén,* aunque allí se jure en el nombre del SEÑOR.
Ose 4:16 Israel es obstinado como una vaquilla terca. ¿Debería el SEÑOR alimentarlo como a un cordero en buenos pastizales?
Ose 4:17 Dejen a Israel* solo porque está casado con la idolatría.
Ose 4:18 Cuando los gobernantes de Israel terminan de beber, salen en busca de prostitutas. Aman más la vergüenza que el honor.*
Ose 4:19 Por lo tanto, un viento poderoso los arrasará. Sus sacrificios a ídolos les traerán vergüenza.
Ose 5:1 »Escuchen esto, ustedes sacerdotes. Presten atención, líderes de Israel. Escuchen, miembros de la familia real. Se ha pronunciado sentencia contra ustedes porque han llevado al pueblo a una trampa, al rendirles culto a ídolos en Mizpa y Tabor.
Ose 5:2 Sí, ustedes cavaron un gran pozo para atraparlos en la arboleda de Acacia.* Pero yo ajustaré cuentas con ustedes por lo que hicieron.
Ose 5:3 Yo sé cómo eres, oh Efraín. No puedes esconderte de mí, oh Israel. Me abandonaste como una prostituta deja a su esposo; estás totalmente contaminada.
Ose 5:4 Tus acciones no te permiten volver a tu Dios. Eres prostituta hasta la médula y no conoces al SEÑOR.
Ose 5:5 »La arrogancia de Israel testifica en su propia contra; Israel y Efraín tropezarán bajo el peso de su culpa. Judá también caerá con ellas.
Ose 5:6 Cuando vengan con sus manadas y rebaños para ofrecer sacrificios al SEÑOR, no lo encontrarán, porque él se ha apartado de ellos.
Ose 5:7 Traicionaron el honor del SEÑOR, engendrando hijos que no son de él. Ahora su falsa religión los devorará junto con sus riquezas.*
Ose 5:8 »¡Toquen alarma en Guibeá! ¡Hagan sonar la trompeta en Ramá! ¡Den el grito de guerra en Bet-avén!* ¡Entren en batalla, oh guerreros de Benjamín!
Ose 5:9 Una cosa es segura, Israel:* en el día de tu castigo, te convertirás en un montón de escombros.
Ose 5:10 »Los líderes de Judá han llegado a ser como ladrones,* por lo tanto, derramaré mi enojo sobre ellos como una cascada.
Ose 5:11 El pueblo de Israel será aplastado y demolido por mi juicio, porque están decididos a rendir culto a ídolos.*
Ose 5:12 Destruiré a Israel como la polilla consume la lana. Dejaré a Judá tan débil como madera podrida.
Ose 5:13 »Cuando Israel y Judá vieron lo enfermos que estaban, Israel acudió a Asiria y a su gran rey, pero éste no pudo ayudarlos ni curarlos.
Ose 5:14 Seré como un león a Israel, como un león joven y fuerte a Judá. ¡Los despedazaré! Me los llevaré y no quedará nadie para rescatarlos.
Ose 5:15 Entonces regresaré a mi lugar, hasta que reconozcan su culpa y se vuelvan a mí. Pues tan pronto lleguen las dificultades, me buscarán de todo corazón».
Ose 6:1 «Vengan, volvámonos al SEÑOR. Él nos despedazó, pero ahora nos sanará. Nos hirió, pero ahora vendará nuestras heridas.
Ose 6:2 Dentro de poco tiempo él nos restaurará, para que podamos vivir en su presencia.
Ose 6:3 ¡Oh, si conociéramos al SEÑOR! Esforcémonos por conocerlo. Él nos responderá, tan cierto como viene el amanecer o llegan las lluvias a comienzos de la primavera».
Ose 6:4 «Oh Israel* y Judá, ¿qué debo hacer con ustedes? —pregunta el SEÑOR—. Pues su amor se desvanece como la niebla de la mañana y desaparece como el rocío a la luz del sol.
Ose 6:5 Envié mis profetas para destrozarlos, para aniquilarlos con mis palabras; con juicios tan inevitables como la luz.
Ose 6:6 Quiero que demuestren amor,* no que ofrezcan sacrificios. Más que ofrendas quemadas, quiero que me conozcan.*
Ose 6:7 Pero igual que Adán,* ustedes rompieron mi pacto y traicionaron mi confianza.
Ose 6:8 »Galaad es una ciudad de pecadores, marcada con huellas de sangre.
Ose 6:9 Los sacerdotes forman bandas de asaltantes que esperan para emboscar a sus víctimas. Asesinan a los viajeros en el camino a Siquem y cometen toda clase de pecados.
Ose 6:10 Sí, he visto cosas horribles en Efraín e Israel: ¡Mi pueblo se ha contaminado por prostituirse con otros dioses!
Ose 6:11 »Oh Judá, también a ti te espera una cosecha de castigo, a pesar de que yo deseaba volver el bienestar de mi pueblo.

jueves, 1 de diciembre de 2016

LECTURA BÌBLICA 1 DE DICIEMBRE

LECTURA PARA LA MAÑANA

JUAN     14:1-14

Jua 14:1 »No dejen que el corazón se les llene de angustia; confíen en Dios y confíen también en mí.
Jua 14:2 En el hogar de mi Padre, hay lugar más que suficiente.* Si no fuera así, ¿acaso les habría dicho que voy a prepararles un lugar?*
Jua 14:3 Cuando todo esté listo, volveré para llevarlos, para que siempre estén conmigo donde yo estoy.
Jua 14:4 Y ustedes conocen el camino que lleva adonde voy.
Jua 14:5 —No, Señor, no lo conocemos —dijo Tomás —. No tenemos ni idea de adónde vas, ¿cómo vamos a conocer el camino?
Jua 14:6 Jesús le contestó: —Yo soy el camino, la verdad y la vida; nadie puede ir al Padre si no es por medio de mí.
Jua 14:7 Si ustedes realmente me conocieran, también sabrían quién es mi Padre.* De ahora en adelante, ya lo conocen y lo han visto.
Jua 14:8 Felipe le dijo: —Señor, muéstranos al Padre y quedaremos conformes.
Jua 14:9 Jesús respondió: —Felipe, ¿he estado con ustedes todo este tiempo, y todavía no sabes quién soy? ¡Los que me han visto a mí han visto al Padre! Entonces, ¿cómo me pides que les muestre al Padre?
Jua 14:10 ¿Acaso no crees que yo estoy en el Padre y el Padre está en mí? Las palabras que yo digo no son mías, sino que mi Padre, quien vive en mí, hace su obra por medio de mí.
Jua 14:11 Sólo crean que yo estoy en el Padre y el Padre está en mí; o al menos crean por las obras que me han visto hacer.
Jua 14:12 »Les digo la verdad, todo el que crea en mí hará las mismas obras que yo he hecho y aún mayores, porque voy a estar con el Padre.
Jua 14:13 Pueden pedir cualquier cosa en mi nombre, y yo la haré, para que el Hijo le dé gloria al Padre.
Jua 14:14 Es cierto, pídanme cualquier cosa en mi nombre, ¡y yo la haré!




 APOCALIPSIS  1:1-8

Apo 1:1 Esta es una revelación de Jesucristo, la cual Dios le dio para mostrar a sus siervos los acontecimientos que deben suceder pronto.* Él envió a un ángel a presentarle esta revelación a su siervo, Juan,
Apo 1:2 quien relató con fidelidad todo lo que vio. Éste es su relato de la palabra de Dios y del testimonio de Jesucristo.
Apo 1:3 Dios bendice al que lee a la iglesia las palabras de esta profecía y bendice a todos los que escuchan el mensaje y obedecen lo que dice, porque el tiempo está cerca.
Apo 1:4 Yo, Juan, les escribo esta carta a las siete iglesias que están en la provincia de Asia.* Gracia y paz a ustedes de aquél que es, que siempre era y que aún está por venir; y del Espíritu de siete aspectos* que está delante de su trono;
Apo 1:5 y de Jesucristo. Él es el testigo fiel de estas cosas, el primero en resucitar de los muertos y el gobernante de todos los reyes del mundo. Toda la gloria sea al que nos ama y nos ha libertado de nuestros pecados al derramar su sangre por nosotros.
Apo 1:6 Él ha hecho de nosotros un reino de sacerdotes para Dios, su Padre. ¡A él sea toda la gloria y el poder por siempre y para siempre! Amén.
Apo 1:7 ¡Miren! Él viene en las nubes del cielo. Y todos lo verán, incluso aquéllos que lo traspasaron. Y todas las naciones del mundo se lamentarán por él. ¡Sí! ¡Amén!
Apo 1:8 «Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin* —dice el Señor Dios —. Yo soy el que es, que siempre era y que aún está por venir, el Todopoderoso».



JOB  23

Job 23:1 Entonces Job volvió a hablar:
Job 23:2 «Hoy mi queja todavía es amarga, y me esfuerzo por no gemir.
Job 23:3 Si tan sólo supiera dónde encontrar a Dios, iría a su tribunal.
Job 23:4 Expondría mi caso y presentaría mis argumentos.
Job 23:5 Luego escucharía su respuesta y entendería lo que me dijera.
Job 23:6 ¿Usaría su inmenso poder para discutir conmigo? No, él me daría un juicio imparcial.
Job 23:7 Las personas sinceras pueden razonar con él, así que mi juez me absolvería para siempre.
Job 23:8 Voy hacia el oriente, pero él no está allí; voy hacia el occidente, pero no puedo encontrarlo.
Job 23:9 No lo veo en el norte, porque está escondido; miro al sur, pero él está oculto.
Job 23:10 »Sin embargo, él sabe a dónde yo voy; y cuando me ponga a prueba, saldré tan puro como el oro.
Job 23:11 Pues he permanecido en las sendas de Dios; he seguido sus caminos y no me he desviado.
Job 23:12 No me he apartado de sus mandatos, sino que he atesorado sus palabras más que la comida diaria.
Job 23:13 Pero una vez que él haya tomado su decisión, ¿quién podrá hacerlo cambiar de parecer? Lo que quiere hacer, lo hace.
Job 23:14 Por lo tanto, él hará conmigo lo que tiene pensado; él controla mi destino.
Job 23:15 Con razón estoy tan aterrado ante su presencia; cuando lo pienso, el terror se apodera de mí.
Job 23:16 Dios me ha enfermado el corazón; el Todopoderoso me ha aterrado.
Job 23:17 No me han destruido las tinieblas que me rodean; ni la densa e impenetrable oscuridad que está por todas partes.


LECTURA PARA LA NOCHE

OSEAS  1-3

Ose 1:1 El SEÑOR le dio este mensaje a Oseas, hijo de Beeri, durante los años en que Uzías, Jotam, Acaz y Ezequías eran reyes de Judá, y Jeroboam II, hijo de Yoás,* era rey de Israel.
Ose 1:2 Cuando el SEÑOR le habló por primera vez a Israel por medio de Oseas, le dijo al profeta: «Ve y cásate con una prostituta,* de modo que algunos de los hijos de ella sean concebidos en prostitución. Esto ilustrará cómo Israel se ha comportado como una prostituta, al volverse en contra del SEÑOR y al rendir culto a otros dioses».
Ose 1:3 Así que Oseas se casó con Gomer, hija de Diblaim. Ella quedó embarazada y le dio un hijo.
Ose 1:4 Entonces el SEÑOR dijo: «Ponle al niño por nombre Jezreel, porque estoy a punto de castigar a la dinastía del rey Jehú para vengar los asesinatos que cometió en Jezreel. De hecho, pondré fin a la independencia de Israel
Ose 1:5 y acabaré con su poderío militar en el valle de Jezreel».
Ose 1:6 Al poco tiempo, Gomer quedó embarazada otra vez y dio a luz una niña. Entonces el SEÑOR le dijo a Oseas: «Ponle por nombre a tu hija Lo-ruhamá —“no amada”— porque ya no le demostraré amor al pueblo de Israel ni lo perdonaré;
Ose 1:7 pero sí le demostraré amor al pueblo de Judá. Lo libraré de sus enemigos, no con armas y ejércitos ni con caballos y jinetes, sino con mi poder como el SEÑOR su Dios».
Ose 1:8 Después que Gomer destetó a Lo-ruhamá, quedó nuevamente embarazada y dio a luz un segundo hijo.
Ose 1:9 Entonces el SEÑOR dijo: «Ponle por nombre Lo-ammí —“no es mi pueblo”— porque Israel no es mi pueblo y yo no soy su Dios.
Ose 1:10 * »Sin embargo llegará el día cuando el pueblo de Israel será como la arena a la orilla del mar, ¡imposible de contar! Así que en el lugar donde se les dijo: “Ustedes no son mi pueblo”, se dirá: “Ustedes son hijos del Dios viviente”.
Ose 1:11 Entonces los pueblos de Judá e Israel se unirán, elegirán un solo líder y regresarán juntos del destierro. Qué gran día será —el día de Jezreel* — cuando Dios plantará de nuevo a su pueblo en su tierra.
Ose 2:1 * »En ese día, llamarán a sus hermanos Ammí —“mi pueblo”— y a sus hermanas llamarán Ruhamá: “las que yo amo”.
Ose 2:2 »Pero ahora, presenten cargos contra su madre Israel, porque ya no es mi esposa, ni yo soy su esposo. Díganle que se quite del rostro el maquillaje de prostituta y la ropa que muestra sus pechos.
Ose 2:3 De lo contrario, la desnudaré por completo, como estaba el día en que nació. Dejaré que muera de sed, como en un desierto desolado y árido.
Ose 2:4 No amaré a sus hijos porque fueron concebidos en la prostitución.
Ose 2:5 Su madre es una prostituta descarada y quedó embarazada de una manera vergonzosa. Dijo: “Iré tras otros amantes y me venderé a cambio de comida y agua, a cambio de ropa de lana y lino, también a cambio de aceite de oliva y bebidas”.
Ose 2:6 »Por esta razón la cercaré con espinos. Cerraré su paso con un muro para que pierda su rumbo.
Ose 2:7 Cuando corra tras sus amantes, no podrá alcanzarlos. Los buscará pero no los encontrará. Entonces pensará: “Mejor me sería volver a mi esposo porque con él estaba mejor que ahora”.
Ose 2:8 Ella no se da cuenta de que fui yo quien le dio todo lo que tiene: grano, vino nuevo y aceite de oliva; hasta le di plata y oro. Pero ella le ofreció todos mis regalos a Baal.
Ose 2:9 »Sin embargo, ahora le quitaré el grano maduro y el vino nuevo que generosamente le di en cada cosecha. Le quitaré la ropa de lino y lana que le di para cubrir su desnudez.
Ose 2:10 La desnudaré por completo en público, a la vista de todos sus amantes. Nadie podrá librarla de mis manos.
Ose 2:11 Pondré fin a sus festivales anuales, celebraciones de luna nueva y sus días de descanso: todos sus festivales establecidos.
Ose 2:12 Destruiré sus vides y sus higueras, las cuales, según ella, le dieron sus amantes. Dejaré que crezcan hasta que se conviertan en espesos matorrales de los que sólo los animales salvajes comerán su fruto.
Ose 2:13 La castigaré por todas las ocasiones en que quemaba incienso a las imágenes de Baal, cuando se ponía aretes y joyas y salía a buscar a sus amantes, olvidándose de mí por completo —dice el SEÑOR—.
Ose 2:14 »Pero luego volveré a conquistarla. La llevaré al desierto y allí le hablaré tiernamente.
Ose 2:15 Le devolveré sus viñedos y convertiré el valle de la Aflicción* en una puerta de esperanza. Allí se me entregará como lo hizo hace mucho tiempo cuando era joven, cuando la liberé de su esclavitud en Egipto.
Ose 2:16 Al llegar ese día —dice el SEÑOR—, me llamarás “esposo mío” en vez de “mi señor”* .
Ose 2:17 Oh Israel, yo borraré los muchos nombres de Baal de tus labios y nunca más los mencionarás.
Ose 2:18 En ese día haré un pacto con todos los animales salvajes, las aves de los cielos y los animales que corren sobre la tierra, para que no te hagan daño. Quitaré de la tierra todas las armas de guerra, todas las espadas y todos los arcos, para que puedas vivir sin temor, en paz y seguridad.
Ose 2:19 Te haré mi esposa para siempre, mostrándote rectitud y justicia, amor inagotable y compasión.
Ose 2:20 Te seré fiel y te haré mía y por fin me conocerás como el SEÑOR.
Ose 2:21 »En ese día, yo responderé —dice el SEÑOR—. Le responderé al cielo cuando clame por nubes, y el cielo contestará a la tierra con lluvia.
Ose 2:22 Entonces la tierra responderá a los clamores sedientos del grano, de las vides y de los olivos. Y ellos a su vez responderán: “Jezreel” que significa “¡Dios siembra!”.
Ose 2:23 En ese tiempo yo sembraré una cosecha de israelitas y los haré crecer para mí. Demostraré amor a los que antes llamé “no amados”* . Y a los que llamé “no son mi pueblo”* , yo diré: “Ahora son mi pueblo”. Y ellos responderán: “¡Tú eres nuestro Dios!”».
Ose 3:1 Entonces el SEÑOR me dijo: «Ve y ama otra vez a tu esposa, aun cuando ella* comete adulterio con un amante. Esto ilustrará que el SEÑOR aún ama a Israel, aunque se haya vuelto a otros dioses y le encante adorarlos».*
Ose 3:2 Así que la recuperé pagando quince piezas de plata,* doscientos veinte kilos de cebada y una medida de vino.*
Ose 3:3 Entonces le dije: «Tienes que vivir en mi casa por muchos días y dejar la prostitución. Durante este tiempo no tendrás relaciones sexuales con nadie, ni siquiera conmigo».*
Ose 3:4 Esto muestra que Israel estará por mucho tiempo sin rey ni príncipe, sin sacrificios ni columnas sagradas ni sacerdotes,* ¡ni siquiera ídolos!
Ose 3:5 Pero después el pueblo volverá y se dedicará al SEÑOR su Dios y al descendiente de David, su rey.* En los últimos días, temblarán de asombro ante el SEÑOR y su bondad.

viernes, 25 de noviembre de 2016

LECTURA BÍBLICA 25 DE NOVIEMBRE

LECTURA PARA LA MAÑANA

JUAN     13:31-38

Jua 13:31 En cuanto Judas salió del lugar, Jesús dijo: «Ha llegado el momento para que el Hijo del Hombre* entre en su gloria y, por causa de él, Dios será glorificado.
Jua 13:32 Y dado que Dios recibe gloria a causa del Hijo,* pronto le dará gloria al Hijo.
Jua 13:33 Mis queridos hijos, voy a estar con ustedes sólo un poco más de tiempo. Y, como les dije a los líderes judíos, ustedes me buscarán, pero no pueden ir adonde yo voy.
Jua 13:34 Así que ahora les doy un nuevo mandamiento: ámense unos a otros. Tal como yo los he amado, ustedes deben amarse unos a otros.
Jua 13:35 El amor que tengan unos por otros será la prueba ante el mundo de que son mis discípulos».
Jua 13:36 Simón Pedro le preguntó: —Señor, ¿adónde vas? Y Jesús contestó: —Ahora no puedes venir conmigo, pero me seguirás después.
Jua 13:37 —Pero, ¿por qué no puedo ir ahora, Señor? —le preguntó —. Estoy dispuesto a morir por ti.
Jua 13:38 —¿Morir por mí? —le contestó Jesús —. Pedro, te digo la verdad, mañana por la mañana, antes de que cante el gallo, negarás tres veces que me conoces.



 JUDAS  17-25

Jud 1:17 Pero ustedes, mis queridos amigos, deben recordar lo que dijeron los apóstoles de nuestro Señor Jesucristo.
Jud 1:18 Ellos les advirtieron que en los últimos tiempos habría gente burlona cuyo objetivo en la vida es satisfacer sus malos deseos.
Jud 1:19 Estos individuos son los que causan divisiones entre ustedes. Se dejan llevar por sus instintos naturales porque no tienen al Espíritu de Dios en ellos.
Jud 1:20 Pero ustedes, queridos amigos, deben edificarse unos a otros en su más santísima fe, orar en el poder del Espíritu Santo*
Jud 1:21 y esperar la misericordia de nuestro Señor Jesucristo, quien les dará vida eterna. De esta manera, se mantendrán seguros en el amor de Dios.
Jud 1:22 Deben tener compasión de* los que no están firmes en la fe.
Jud 1:23 Rescaten a otros arrebatándolos de las llamas del juicio. Incluso a otros muéstrenles compasión* pero háganlo con mucho cuidado, aborreciendo los pecados que contaminan la vida de ellos.*
Jud 1:24 Y ahora, que toda la gloria sea para Dios, quien es poderoso para evitar que caigan, y para llevarlos sin mancha y con gran alegría a su gloriosa presencia.
Jud 1:25 Que toda la gloria sea para él, quien es el único Dios, nuestro Salvador por medio de Jesucristo nuestro Señor. ¡Toda la gloria, la majestad, el poder y la autoridad le pertenecen a él desde antes de todos los tiempos, en el presente y por toda la eternidad! Amén.




JOB  22

Job 22:1 Entonces Elifaz el temanita respondió:
Job 22:2 «¿Puede una persona hacer algo para ayudar a Dios? ¿Puede aun el sabio ser de ayuda para él?
Job 22:3 ¿Saca algún provecho el Todopoderoso con que tú seas justo? Y si fueras perfecto, ¿le sería de beneficio?
Job 22:4 ¿Acaso él te acusa y trae juicio contra ti porque eres tan piadoso?
Job 22:5 ¡No! ¡Se debe a tu maldad! ¡Tus pecados no tienen límite!
Job 22:6 »Por ejemplo, debes haber prestado dinero a tu amigo y le exigiste alguna prenda como garantía. Sí, lo dejaste desnudo.
Job 22:7 Debes haber negado agua a quien tenía sed y comida al hambriento.
Job 22:8 Probablemente pienses que la tierra le pertenece a los poderosos, ¡y que sólo los privilegiados tienen derecho a ella!
Job 22:9 Debes haber despedido a las viudas con las manos vacías y acabado con las esperanzas de los huérfanos.
Job 22:10 Por eso estás rodeado de trampas y tiemblas de temores repentinos.
Job 22:11 Por eso no puedes ver en la oscuridad y olas de agua te cubren.
Job 22:12 »Dios es grande, más alto que los cielos, está por encima de las estrellas más lejanas;
Job 22:13 pero tú respondes: “¡Por eso Dios no puede ver lo que hago! ¿Cómo puede juzgar a través de las densas tinieblas?
Job 22:14 Pues densas nubes se arremolinan a su alrededor y no puede vernos. Él está allá arriba, caminando en la bóveda del cielo”.
Job 22:15 »¿Seguirás en las antiguas sendas por donde anduvieron los malvados?
Job 22:16 Ellos fueron cortados en la flor de la vida, los cimientos de su vida arrasados como por un río.
Job 22:17 Pues dijeron a Dios: “¡Déjanos en paz! ¿Qué puede hacernos el Todopoderoso?”.
Job 22:18 Sin embargo, él era quien llenaba sus hogares de cosas buenas; así que yo no tendré nada que ver con esa forma de pensar.
Job 22:19 »Los justos se alegrarán al ver la destrucción de los malvados, y los inocentes se reirán con desprecio.
Job 22:20 Dirán: “Miren cómo han sido destruidos nuestros enemigos; los últimos fueron consumidos en el fuego”.
Job 22:21 »Sométete a Dios y tendrás paz, entonces te irá bien.
Job 22:22 Escucha las instrucciones de Dios y guárdalas en tu corazón.
Job 22:23 Si te vuelves al Todopoderoso, serás restaurado, por lo tanto limpia tu vida.
Job 22:24 Si renuncias a tu codicia del dinero y arrojas tu precioso oro al río,
Job 22:25 el Todopoderoso será tu tesoro. ¡Él será tu plata preciosa!».
Job 22:26 »Entonces te deleitarás en el Todopoderoso y levantarás tu mirada a Dios.
Job 22:27 Orarás a él, y te escuchará, y cumplirás los votos que le hiciste.
Job 22:28 Prosperarás en todo lo que decidas hacer y la luz brillará delante de ti en el camino.
Job 22:29 Si la gente tiene problemas y tú dices: “Ayúdalos”, Dios los salvará.
Job 22:30 Hasta los pecadores serán rescatados; serán rescatados porque tienes las manos puras».


LECTURA PARA LA NOCHE

DANIEL  10-12

Dan 10:1 En el tercer año del reinado de Ciro de Persia,* Daniel (también llamado Beltsasar) tuvo otra visión. Comprendió que la visión tenía que ver con sucesos que ciertamente ocurrirían en el futuro, es decir tiempos de guerra y de grandes privaciones.
Dan 10:2 Cuando recibí esta visión, yo, Daniel, había estado de luto durante tres semanas enteras.
Dan 10:3 En todo ese tiempo no comí nada pesado. No probé carne ni vino, ni me puse lociones perfumadas hasta que pasaron esas tres semanas.
Dan 10:4 El 23 de abril,* mientras estaba de pie en la ribera del gran río Tigris,
Dan 10:5 levanté los ojos y vi a un hombre vestido con ropas de lino y un cinto de oro puro alrededor de la cintura.
Dan 10:6 Su cuerpo tenía el aspecto de una piedra preciosa. Su cara destellaba como un rayo y sus ojos ardían como antorchas. Sus brazos y sus pies brillaban como el bronce pulido y su voz era como el bramido de una enorme multitud.
Dan 10:7 Sólo yo, Daniel, vi esta visión. Los hombres que estaban conmigo no vieron nada, pero de pronto tuvieron mucho miedo y corrieron a esconderse.
Dan 10:8 De modo que quedé allí solo para contemplar tan sorprendente visión. Las fuerzas me abandonaron, mi rostro se volvió mortalmente pálido y me sentí muy débil.
Dan 10:9 Entonces oí que el hombre hablaba y cuando oí el sonido de su voz, me desmayé y quedé tendido, con el rostro contra el suelo.
Dan 10:10 En ese momento, una mano me tocó y, aún temblando, me levantó y me puso sobre las manos y las rodillas.
Dan 10:11 Entonces el hombre me dijo: «Daniel, eres muy precioso para Dios, así que presta mucha atención a lo que tengo que decirte. Ponte de pie, porque me enviaron a ti». Cuando me dijo esto, me levanté, todavía temblando.
Dan 10:12 Entonces dijo: «No tengas miedo, Daniel. Desde el primer día que comenzaste a orar para recibir entendimiento y a humillarte delante de tu Dios, tu petición fue escuchada en el cielo. He venido en respuesta a tu oración;
Dan 10:13 pero durante veintiún días el espíritu príncipe* del reino de Persia me impidió el paso. Entonces vino a ayudarme Miguel, uno de los arcángeles,* y lo dejé allí con el espíritu príncipe del reino de Persia.*
Dan 10:14 Ahora estoy aquí para explicar lo que le sucederá en el futuro a tu pueblo, porque esta visión se trata de un tiempo aún por venir».
Dan 10:15 Mientras me hablaba, bajé la vista al suelo, sin poder decir una palabra.
Dan 10:16 Entonces el que se parecía a un hombre* me tocó los labios y abrí la boca y comencé a hablar. Le dije al que estaba de pie frente a mí: —Estoy muy angustiado a causa de la visión que tuve, mi señor, y me siento muy débil.
Dan 10:17 ¿Cómo podría alguien como yo, tu siervo, hablar contigo, mi señor? Mis fuerzas se han ido y apenas puedo respirar.
Dan 10:18 Entonces el que se parecía a un hombre volvió a tocarme y sentí que recuperaba mis fuerzas.
Dan 10:19 —No tengas miedo —dijo—, porque eres muy precioso para Dios. ¡Que tengas paz, ánimo y fuerza! Mientras me decía estas palabras, de pronto me sentí más fuerte y le dije: —Por favor, háblame, señor mío, porque me has fortalecido.
Dan 10:20 —¿Sabes por qué he venido? —respondió él—. Pronto debo regresar a luchar contra el espíritu príncipe del reino de Persia y después de eso vendrá el espíritu príncipe del reino de Grecia.*
Dan 10:21 Mientras tanto, te diré lo que está escrito en el libro de la verdad. (Nadie me ayuda contra esos espíritus príncipes, a excepción de Miguel, el espíritu príncipe de ustedes.*
Dan 11:1 He acompañado a Miguel* para apoyarlo y fortalecerlo desde el primer año del reinado de Darío el medo).
Dan 11:2 »Ahora te daré a conocer la verdad. Reinarán otros tres reyes persas y seguirá un cuarto rey, mucho más rico que los otros. Usará su riqueza para incitar a todos a luchar contra el reino de Grecia.*
Dan 11:3 »Entonces surgirá un rey poderoso que gobernará con gran autoridad y logrará todo lo que se proponga.
Dan 11:4 Pero cuando esté en la cumbre de su poder, su reino será quebrado y dividido en cuatro partes. Este reino no será gobernado por los descendientes del rey, ni tendrá el poder que tuvo antes. Pues su imperio será arrancado de raíz y entregado a otros.
Dan 11:5 »El rey del sur crecerá en poder, pero uno de sus propios funcionarios llegará a ser más poderoso que él y gobernará el reino con gran autoridad.
Dan 11:6 »Algunos años después, se formará una alianza entre el rey del norte y el rey del sur. El rey del sur dará a su hija en matrimonio al rey del norte para asegurar la alianza, pero tanto ella como su padre perderán su influencia sobre el rey. Ella será abandonada junto con todos sus partidarios.
Dan 11:7 No obstante, cuando uno de sus parientes* llegue a ser el rey del sur, éste levantará un ejército, entrará en la fortaleza del rey del norte y lo derrotará.
Dan 11:8 Cuando regrese a Egipto, se llevará consigo los ídolos de ellos, junto con objetos de oro y de plata de incalculable valor. Después de esto, dejará al rey del norte en paz por algunos años.
Dan 11:9 »Más tarde el rey del norte invadirá el imperio del rey del sur pero regresará pronto a su propia tierra.
Dan 11:10 Sin embargo, los hijos del rey del norte reunirán un ejército poderoso que avanzará como una inundación y llevará el combate hasta la fortaleza del enemigo.
Dan 11:11 »Entonces, furioso, el rey del sur saldrá a pelear contra los enormes ejércitos reunidos por el rey del norte y los derrotará.
Dan 11:12 Después de arrasar con el ejército enemigo, el rey del sur se llenará de orgullo y ejecutará a muchos miles de sus enemigos; pero su triunfo no durará mucho tiempo.
Dan 11:13 »Pocos años después, el rey del norte regresará con un ejército bien equipado, mucho más numeroso que antes.
Dan 11:14 En esos días habrá una rebelión general contra el rey del sur. En cumplimiento de esta visión, hombres violentos del pueblo de Israel se unirán a esa rebelión, pero fracasarán.
Dan 11:15 Después llegará el rey del norte y sitiará una ciudad fortificada y la conquistará. Las mejores tropas del sur no podrán hacer frente al ataque.
Dan 11:16 »El rey del norte avanzará sin oposición; nadie podrá contenerlo. Se detendrá en la gloriosa tierra de Israel* decidido a destruirla.
Dan 11:17 Hará planes para avanzar con la fuerza de su reino y formará una alianza con el rey del sur. Le dará en matrimonio a su hija, con la intención de derrotar al reino desde adentro, pero su plan fracasará.
Dan 11:18 »Después, dirigirá su atención a la región de la costa y conquistará muchas ciudades. Sin embargo, un comandante de otra tierra pondrá fin a su insolencia y lo hará retirarse avergonzado.
Dan 11:19 Se refugiará en sus propias fortalezas pero tropezará y caerá y no se le verá más.
Dan 11:20 »El sucesor del rey enviará a un cobrador de impuestos para mantener el esplendor del reino, pero morirá al cabo de un breve reinado, aunque no como resultado del enojo ni en batalla.
Dan 11:21 »El siguiente en subir al poder será un hombre despreciable, quien no está en la línea de sucesión al trono. Cuando menos lo esperen, tomará el control del reino, mediante adulación e intrigas.
Dan 11:22 Arrasará a los grandes ejércitos que se le opongan, incluido un príncipe del pacto.
Dan 11:23 Formará diversas alianzas mediante promesas engañosas. Se volverá fuerte, a pesar de tener sólo un puñado de seguidores.
Dan 11:24 De improviso, invadirá los lugares más ricos del territorio. Luego repartirá entre sus seguidores el botín y las fortunas de los ricos, algo que sus antecesores nunca habían hecho. Hará planes para conquistar las ciudades fortificadas, pero esto durará poco tiempo.
Dan 11:25 »Entonces se armará de valor y levantará un gran ejército en contra del rey del sur. Saldrá a la batalla con un ejército poderoso, pero será en vano, porque habrá intrigas en su contra.
Dan 11:26 Los de su propia casa causarán su derrota. Su ejército será arrasado y muchos morirán.
Dan 11:27 Entonces sin otro propósito que dañarse el uno al otro, estos reyes se sentarán a la mesa de negociaciones y conspirarán el uno contra el otro con el propósito de engañarse mutuamente; pero esto no cambiará nada, porque el fin llegará a la hora señalada.
Dan 11:28 »El rey del norte, entonces, regresará a su territorio con muchas riquezas. En su camino se pondrá en contra del pueblo del pacto sagrado y causará mucho daño antes de seguir su viaje.
Dan 11:29 »Después, a la hora señalada, volverá a invadir el sur, pero esta vez el resultado será diferente.
Dan 11:30 Pues lo espantarán barcos de guerra de las costas del occidente;* se retirará y volverá a su territorio. Sin embargo, descargará su enojo contra el pueblo del pacto sagrado y premiará a los que abandonen el pacto.
Dan 11:31 »Su ejército se apoderará de la fortaleza del templo, contaminará el santuario, pondrá fin a los sacrificios diarios y colocará el objeto sacrílego que causa profanación.*
Dan 11:32 Capturará con adulaciones a quienes desobedecen el pacto. Sin embargo, el pueblo que conoce a su Dios se mantendrá fuerte y lo resistirá.
Dan 11:33 »Los líderes sabios instruirán a muchos, pero esos maestros morirán por fuego y espada o los encarcelarán y les robarán.
Dan 11:34 Durante estas persecuciones, recibirán poca ayuda y muchos de los que se unan a ellos no serán sinceros.
Dan 11:35 Algunos de los sabios serán víctimas de la persecución. De esa manera ellos se perfeccionarán, se limpiarán y se refinarán hasta que llegue el tiempo del fin, porque la hora señalada todavía está por venir.
Dan 11:36 »El rey hará lo que le venga en gana, se exaltará a sí mismo y afirmará ser más grande que todos los dioses, incluso blasfemará contra el Dios de dioses. El éxito lo acompañará, pero sólo hasta que se cumpla el tiempo de la ira, pues lo que se ha establecido, sin lugar a dudas, ocurrirá.
Dan 11:37 No tendrá ningún respeto por los dioses de sus antepasados, ni por el dios querido por las mujeres, ni por ningún otro dios, porque se jactará de ser más grande que todos ellos.
Dan 11:38 En su lugar, rendirá culto al dios de las fortalezas —un dios que sus antepasados jamás conocieron— y lo engrandecerá con oro, plata, piedras preciosas y regalos costosos.
Dan 11:39 Atacará las fortalezas más resistentes, afirmando que cuenta con la ayuda de este dios extranjero. Honrará a quienes se sometan a él, al ponerlos en puestos de autoridad y al repartir la tierra entre ellos como recompensa.*
Dan 11:40 »Luego, al tiempo del fin, el rey del sur atacará al rey del norte. El rey del norte saldrá precipitadamente en carros de guerra con sus conductores y una enorme armada. Invadirá varios territorios y los arrasará como una inundación.
Dan 11:41 Entrará en la gloriosa tierra de Israel* y muchas naciones caerán, pero Moab, Edom y la mayor parte de Amón escaparán de sus manos.
Dan 11:42 Conquistará muchos países y ni siquiera Egipto se salvará.
Dan 11:43 Se apoderará del oro, de la plata y de los tesoros de Egipto; los libios y los etíopes serán sus sirvientes.*
Dan 11:44 »Pero luego lo alarmarán las noticias provenientes del oriente y del norte y saldrá con furia a destruir y a aniquilar a muchos.
Dan 11:45 Se detendrá entre el glorioso monte santo y el mar y allí instalará sus carpas reales, pero mientras esté allí, terminará su tiempo de repente y no habrá quien lo ayude.
Dan 12:1 »En ese tiempo se levantará Miguel, el arcángel* que hace guardia sobre tu nación. Entonces habrá un tiempo de angustia, como no lo hubo desde que existen las naciones. Sin embargo, en ese momento, cada uno de tu pueblo que tiene el nombre escrito en el libro será rescatado.
Dan 12:2 Se levantarán muchos de los que están muertos y enterrados, algunos para vida eterna y otros para vergüenza y deshonra eterna.
Dan 12:3 Los sabios resplandecerán tan brillantes como el cielo y quienes conducen a muchos a la justicia brillarán como estrellas para siempre.
Dan 12:4 Pero tú, Daniel, mantén en secreto esta profecía; sella el libro hasta el tiempo del fin, cuando muchos correrán de aquí para allá y el conocimiento aumentará.
Dan 12:5 Entonces yo, Daniel, vi a otros dos que estaban de pie en lados opuestos del río.
Dan 12:6 Uno de ellos le preguntó al hombre vestido de lino, que estaba de pie sobre el río: —¿Cuánto tiempo pasará hasta que terminen estos espantosos sucesos?
Dan 12:7 El hombre vestido de lino —que estaba de pie sobre el río— levantó ambas manos hacia el cielo e hizo un juramento solemne por aquél que vive para siempre diciendo: —Durará por un tiempo, tiempos y medio tiempo. Cuando finalmente termine el quebrantamiento del pueblo santo, todas estas cosas habrán sucedido.
Dan 12:8 Oí lo que dijo, pero no entendí el significado. Entonces le pregunté: —¿Mi señor, cómo terminará todo esto?
Dan 12:9 Pero él dijo: —Vete ya, Daniel, porque lo que he dicho se mantendrá en secreto y sellado hasta el tiempo del fin.
Dan 12:10 Mediante estas pruebas, muchos serán purificados, limpiados y refinados. Sin embargo, los perversos seguirán en su perversidad y ninguno de ellos entenderá. Sólo los sabios comprenderán lo que significa.
Dan 12:11 »Desde el momento en que se detengan los sacrificios diarios y coloquen el objeto sacrílego que causa profanación* para ser adorado, habrá mil doscientos noventa días.
Dan 12:12 ¡Benditos sean los que esperen y permanezcan hasta el fin de los mil trescientos treinta y cinco días!
Dan 12:13 »En cuanto a ti, sigue tu camino hasta el final. Descansarás y, entonces, al final de los días, te levantarás para recibir la herencia que ha sido guardada para ti.

jueves, 24 de noviembre de 2016

LECTURA BÌBLICA 24 DE NOVIEMBRE

LECTURA PARA LA MAÑANA

JUAN     13:18-30

Jua 13:18 »No les digo estas cosas a todos ustedes; yo conozco a los que he elegido. Pero es para que se cumpla la Escritura que dice: “El que come de mi comida se ha puesto en mi contra”*.
Jua 13:19 Les aviso de antemano, a fin de que, cuando suceda, crean que YO SOY el Mesías.*
Jua 13:20 Les digo la verdad, todo el que recibe a mi mensajero me recibe a mí, y el que me recibe a mí recibe al Padre, quien me envió.
Jua 13:21 Entonces Jesús, muy angustiado,* exclamó: «Les digo la verdad, ¡uno de ustedes va a traicionarme!».
Jua 13:22 Los discípulos se miraron unos a otros sin saber a cuál se refería Jesús.
Jua 13:23 El discípulo a quien Jesús amaba estaba sentado a la mesa a su lado.*
Jua 13:24 Simón Pedro le hizo señas para que le preguntara a quién se refería.
Jua 13:25 Entonces, ese discípulo se inclinó hacia Jesús y le preguntó: —Señor, ¿quién es?
Jua 13:26 Jesús le contestó: —Es aquel a quien le doy el pan que mojo en el plato. Y, después de mojar el pan, se lo dio a Judas, el hijo de Simón Iscariote.
Jua 13:27 Cuando Judas comió el pan, Satanás entró en él. Entonces Jesús le dijo: «Apresúrate a hacer lo que vas a hacer».
Jua 13:28 Ninguno de los demás que estaban a la mesa entendió lo que Jesús quiso decir.
Jua 13:29 Como Judas era el tesorero del grupo, algunos pensaron que Jesús le estaba diciendo que fuera a pagar la comida o que diera algo de dinero a los pobres.
Jua 13:30 Así que Judas se fue enseguida y se internó en la noche.




 JUDAS  8-16

Jud 1:8 De la misma manera, estos individuos —que pretenden tener autoridad por lo que reciben en sueños —llevan una vida inmoral, desafían a la autoridad y se burlan de los seres sobrenaturales.*
Jud 1:9 Pero ni siquiera Miguel, uno de los ángeles más poderosos,* se atrevió a acusar al diablo de blasfemia, sino que simplemente le dijo: «¡Que el Señor te reprenda!». (Esto ocurrió cuando Miguel disputaba con el diablo acerca del cuerpo de Moisés).
Jud 1:10 Pero esa gente se burla de cosas que no entiende. Como animales irracionales, hacen todo lo que les dictan sus instintos y de esta manera provocan su propia destrucción.
Jud 1:11 ¡Qué aflicción les espera! Pues siguen los pasos de Caín, quien mató a su hermano. Al igual que Balaam, engañan a la gente por dinero; y, como Coré, perecen en su propia rebelión.
Jud 1:12 Cuando estos individuos participan con ustedes en sus comidas de compañerismo —las cuales conmemoran el amor del Señor—, son como arrecifes peligrosos que pueden hacerlos naufragar.* Son como pastores que no tienen vergüenza y que sólo se preocupan por sí mismos. Son como nubes que pasan sobre la tierra sin dar lluvia. Son como árboles en el otoño, doblemente muertos, porque no dan fruto y han sido arrancados de raíz.
Jud 1:13 Son como violentas olas del mar que arrojan la espuma de sus actos vergonzosos. Son como estrellas que han perdido su rumbo, condenadas para siempre a la más negra oscuridad.
Jud 1:14 Enoc, quien vivió en la séptima generación después de Adán, profetizó acerca de estas personas. Dijo: «¡Escuchen! El Señor viene con incontables millares de sus santos
Jud 1:15 para ejecutar juicio sobre la gente de este mundo. Declarará culpables a los seres humanos por todos los actos perversos que cada uno haya hecho y a los pecadores rebeldes por todos los insultos que hayan dicho contra él»*.
Jud 1:16 Estos individuos son rezongones, se quejan de todo y viven sólo para satisfacer sus deseos. Son fanfarrones que se jactan de sí mismos y adulan a otros para conseguir lo que quieren.




JOB  21:22-34

Job 21:22 »Pero ¿quién podrá enseñarle algo a Dios, si es él quien juzga aun a los más poderosos?
Job 21:23 Una persona muere próspera, muy cómoda y segura,
Job 21:24 la viva imagen de la salud, en excelente forma y llena de vigor.
Job 21:25 Otra persona muere en amarga pobreza, sin haber saboreado nunca de la buena vida.
Job 21:26 Sin embargo, a los dos se les entierra en el mismo polvo; los mismos gusanos los comen a ambos.
Job 21:27 »Miren, yo sé lo que están pensando; conozco los planes que traman contra mí.
Job 21:28 Me hablarán de gente rica y malvada, cuyas casas desaparecieron a causa de sus pecados;
Job 21:29 pero pregunten a los que han visto mucho mundo y ellos les dirán la verdad.
Job 21:30 Los malvados se salvan en tiempos de calamidad y se les permite escapar del desastre.
Job 21:31 Nadie los critica abiertamente ni les dan su merecido por lo que hicieron.
Job 21:32 Cuando los llevan a la tumba, una guardia de honor vigila su sepultura.
Job 21:33 Un gran cortejo fúnebre va al cementerio. Muchos presentan sus respetos cuando los sepultan y descansan en paz bajo tierra.
Job 21:34 »¿Cómo podrán consolarme sus frases huecas? ¡Todas sus explicaciones son mentiras!».


LECTURA PARA LA NOCHE

DANIEL  9

Dan 9:1 Era el primer año del reinado de Darío, el medo, hijo de Asuero, quien llegó a ser rey de los babilonios.*
Dan 9:2 Durante el primer año de su reinado, yo, Daniel, al estudiar la palabra del SEÑOR, según fue revelada al profeta Jeremías, aprendí que Jerusalén debía quedar en desolación durante setenta años.*
Dan 9:3 Así que dirigí mis ruegos al Señor Dios, en oración y ayuno. También me puse ropa de tela áspera y arrojé cenizas sobre mi cabeza.
Dan 9:4 Oré al SEÑOR mi Dios y le confesé: «¡Oh SEÑOR, tú eres un Dios grande y temible! Siempre cumples tu pacto y tus promesas de amor inagotable con los que te aman y obedecen tus mandatos;
Dan 9:5 pero hemos pecado y hemos hecho lo malo. Nos hemos rebelado contra ti y hemos despreciado tus mandatos y ordenanzas.
Dan 9:6 Nos hemos rehusado a escuchar a tus siervos, los profetas, quienes hablaron bajo tu autoridad a nuestros reyes, príncipes, antepasados y a todo el pueblo de la tierra.
Dan 9:7 »Señor, tú tienes la razón; pero como ves, tenemos el rostro cubierto de vergüenza. Esto nos sucede a todos, tanto a los que están en Judá y en Jerusalén, como a todo el pueblo de Israel disperso en lugares cercanos y lejanos, adondequiera que nos has mandado por nuestra deslealtad a ti.
Dan 9:8 Oh SEÑOR, nosotros y nuestros reyes, príncipes y antepasados estamos cubiertos de vergüenza porque hemos pecado contra ti.
Dan 9:9 Pero el Señor, nuestro Dios, es misericordioso y perdonador, a pesar de habernos rebelado contra él.
Dan 9:10 No hemos obedecido al SEÑOR nuestro Dios, porque no hemos seguido las instrucciones que nos dio por medio de sus siervos, los profetas.
Dan 9:11 Todo Israel ha desobedecido tus instrucciones, te ha dado la espalda y ha rehusado escuchar tu voz. »Entonces ahora, a causa de nuestro pecado, se han derramado sobre nosotros las maldiciones solemnes y los juicios escritos en la ley de Moisés, siervo de Dios.
Dan 9:12 Tú cumpliste tu palabra e hiciste con nosotros y nuestros gobernantes tal como habías advertido. Nunca hubo una calamidad tan grande como la que ocurrió en Jerusalén.
Dan 9:13 Se han cumplido todas las maldiciones de la ley de Moisés escritas contra nosotros. Sin embargo, nos hemos rehusado a buscar la misericordia del SEÑOR nuestro Dios al no reconocer su verdad ni abandonar nuestros pecados.
Dan 9:14 Por lo tanto, el SEÑOR nos ha enviado la calamidad que había preparado. El SEÑOR nuestro Dios tuvo razón en hacer todas esas cosas, porque no lo obedecimos.
Dan 9:15 »Oh Señor nuestro Dios, al rescatar a tu pueblo de Egipto con gran despliegue de poder, le diste honor perpetuo a tu nombre; pero hemos pecado y estamos llenos de maldad.
Dan 9:16 En vista de tus fieles misericordias, por favor, Señor, aparta tu enojo y furor de tu ciudad, Jerusalén, tu monte santo. Todas las naciones vecinas se burlan de Jerusalén y de tu pueblo por causa de nuestros pecados y de los pecados de nuestros antepasados.
Dan 9:17 »¡Oh Dios nuestro, oye la oración de tu siervo! Escucha mientras te hago mis ruegos. Por amor a tu nombre, Señor, vuelve a sonreírle a tu desolado santuario.
Dan 9:18 »Oh Dios mío, inclínate y escúchame. Abre tus ojos y mira nuestra desesperación. Mira cómo tu ciudad —la ciudad que lleva tu nombre— está en ruinas. Esto rogamos, no porque merezcamos tu ayuda, sino debido a tu misericordia.
Dan 9:19 »Oh Señor, óyenos. Oh Señor, perdónanos. ¡Oh Señor, escúchanos y actúa! Por amor a tu nombre, no te demores, oh mi Dios, porque tu pueblo y tu ciudad llevan tu nombre».
Dan 9:20 Yo seguí orando y confesando mi pecado y el pecado de mi pueblo, rogándole al SEÑOR mi Dios por Jerusalén, su monte santo.
Dan 9:21 Mientras oraba, Gabriel, a quien había visto en la visión anterior, se me acercó con rapidez a la hora del sacrificio de la tarde.
Dan 9:22 Él me explicó: «Daniel, he venido hasta aquí para darte percepción y entendimiento.
Dan 9:23 En cuanto comenzaste a orar, se dio una orden y ahora estoy aquí para decírtela, porque eres muy precioso para Dios. Presta mucha atención, para que puedas entender el significado de la visión.
Dan 9:24 »Un período de setenta conjuntos de siete* se ha decretado para tu pueblo y tu ciudad santa para poner fin a su rebelión, para terminar con su pecado, para obtener perdón por su culpa, para traer justicia eterna, para confirmar la visión profética y para ungir el lugar santísimo.*
Dan 9:25 ¡Ahora escucha y entiende! Pasarán siete conjuntos de siete más sesenta y dos conjuntos de siete* desde el momento en que se dé la orden de reconstruir Jerusalén hasta que venga un gobernante, el Ungido.* Jerusalén será reconstruida con calles y fuertes defensas,* a pesar de los tiempos peligrosos.
Dan 9:26 »Después de este período de sesenta y dos conjuntos de siete,* matarán al Ungido sin que parezca haber logrado nada y surgirá un gobernante cuyos ejércitos destruirán la ciudad y el templo. El fin llegará con una inundación; guerra, y la miseria que acarrea, está decretada desde ese momento hasta el fin.
Dan 9:27 El gobernante firmará un tratado con el pueblo por un período de un conjunto de siete,* pero al cumplirse la mitad de ese tiempo, pondrá fin a los sacrificios y a las ofrendas. Como punto culminante de todos sus terribles actos,* colocará un objeto sacrílego que causa profanación* hasta que el destino decretado para este profanador finalmente caiga sobre él».

miércoles, 23 de noviembre de 2016

LECTURA BÍBLICA 23 DE NOVIEMBRE

LECTURA PARA LA MAÑANA

JUAN     13:12-17

Jua 13:12 Después de lavarles los pies, se puso otra vez el manto, se sentó y preguntó: —¿Entienden lo que acabo de hacer?
Jua 13:13 Ustedes me llaman “Maestro” y “Señor” y tienen razón, porque es lo que soy.
Jua 13:14 Y, dado que yo, su Señor y Maestro, les he lavado los pies, ustedes deben lavarse los pies unos a otros.
Jua 13:15 Les di mi ejemplo para que lo sigan. Hagan lo mismo que yo he hecho con ustedes.
Jua 13:16 Les digo la verdad, los esclavos no son superiores a su amo ni el mensajero es más importante que quien envía el mensaje.
Jua 13:17 Ahora que saben estas cosas, Dios los bendecirá por hacerlas.



 JUDAS  1-7

Jud 1:1 Yo, Judas, esclavo de Jesucristo y hermano de Santiago, les escribo esta carta a todos los que han sido llamados por Dios Padre, quien los ama y los protege con el cuidado de Jesucristo.*
Jud 1:2 Que Dios les dé cada vez más misericordia, paz y amor.
Jud 1:3 Queridos amigos, con gran anhelo tenía pensado escribirles acerca de la salvación que compartimos. Sin embargo, ahora me doy cuenta de que debo escribirles sobre otro tema para animarlos a que defiendan la fe que Dios ha confiado una vez y para siempre a su pueblo santo.
Jud 1:4 Les digo esto, porque algunas personas que no tienen a Dios se han infiltrado en sus iglesias diciendo que la maravillosa gracia de Dios nos permite llevar una vida inmoral. La condena de tales personas fue escrita hace mucho tiempo, pues han negado a Jesucristo, nuestro único Dueño y Señor.
Jud 1:5 Aunque ustedes ya saben estas cosas, igual quiero recordarles que Jesús* primero rescató de Egipto a la nación de Israel pero luego destruyó a los que no permanecieron fieles.
Jud 1:6 Y les recuerdo de los ángeles que no se mantuvieron dentro de los límites de autoridad que Dios les puso, sino que abandonaron el lugar al que pertenecían. Dios los ha tenido firmemente encadenados en prisiones de oscuridad, en espera del gran día del juicio.
Jud 1:7 Asimismo no se olviden de Sodoma y Gomorra ni de las ciudades vecinas, las cuales estaban llenas de inmoralidad y de toda clase de perversión sexual. Esas ciudades fueron destruidas con fuego y sirven como advertencia del fuego eterno del juicio de Dios.




JOB  21:1-21

Job 21:1 Entonces Job habló de nuevo:
Job 21:2 «Escuchen con atención lo que digo; es una forma de consolarme.
Job 21:3 Ténganme paciencia y déjenme hablar. Después de que haya hablado, podrán seguir burlándose de mí.
Job 21:4 »Mi queja es con Dios, no con la gente. Tengo buenas razones para estar tan impaciente.
Job 21:5 Mírenme y quédense atónitos; tápense la boca con la mano, totalmente sorprendidos.
Job 21:6 Cuando pienso en lo que estoy diciendo, me estremezco y mi cuerpo tiembla.
Job 21:7 »¿Por qué prosperan los malvados mientras se vuelven viejos y poderosos?
Job 21:8 Llegan a ver a sus hijos crecidos y establecidos, y disfrutan de sus nietos.
Job 21:9 Sus hogares no corren ningún peligro, y Dios no los castiga.
Job 21:10 Sus toros nunca dejan de procrear; sus vacas tienen terneros y nunca pierden sus crías.
Job 21:11 Dejan brincar a sus niños como corderitos; sus pequeños saltan y bailan,
Job 21:12 cantan con panderetas y arpas y celebran al sonido de la flauta.
Job 21:13 Pasan sus días con prosperidad; luego van a la tumba* en paz.
Job 21:14 Sin embargo le dicen a Dios: “Vete, no queremos nada de ti ni de tus caminos.
Job 21:15 ¿Quién es el Todopoderoso y por qué debemos obedecerle? ¿En qué nos beneficiará orar?”.
Job 21:16 (Creen que su prosperidad depende de ellos; pero yo no tendré nada que ver con esa forma de pensar).
Job 21:17 »Sin embargo, la luz de los malvados parece no extinguirse nunca. ¿Alguna vez tienen problemas? ¿Acaso Dios les reparte dolores con enojo?
Job 21:18 ¿Se los lleva el viento como la paja? ¿Los arrastra la tormenta como al heno? ¡De ninguna manera!
Job 21:19 »Ustedes dicen: “Bien, ¡al menos Dios castigará a los hijos de ellos!”; pero yo digo que él debería castigar a los que pecan para que comprendan su juicio.
Job 21:20 Que vean con sus propios ojos su destrucción, y beban en abundancia del enojo del Todopoderoso.
Job 21:21 Pues, después de muertos, no les importará lo que le suceda a su familia.


LECTURA PARA LA NOCHE

DANIEL  7-8

Dan 7:1 Anteriormente, durante el primer año del reinado de Belsasar en Babilonia,* Daniel tuvo un sueño y vio visiones mientras estaba en su cama. Puso el sueño por escrito y esto es lo que vio:
Dan 7:2 Esa noche, en mi visión, yo, Daniel, vi una tempestad que agitaba la superficie de un mar grande, con vientos fuertes soplando de todas direcciones.
Dan 7:3 Del agua surgieron cuatro bestias enormes, cada una diferente de la otra.
Dan 7:4 La primera bestia era como un león con alas de águila. Mientras yo observaba, le fueron arrancadas las alas y quedó de pie en el suelo sobre sus dos patas traseras, como un ser humano; y se le dio una mente humana.
Dan 7:5 Luego vi a una segunda bestia que se parecía a un oso. Se levantó sobre uno de sus costados y llevaba tres costillas entre los dientes; y oí una voz que le decía: «¡Levántate! ¡Devora la carne de mucha gente!».
Dan 7:6 Después apareció la tercera de estas extrañas bestias y se parecía a un leopardo. Tenía cuatro alas de ave sobre la espalda y cuatro cabezas. A esta bestia se le dio gran autoridad.
Dan 7:7 Luego, en mi visión de esa noche, vi a una cuarta bestia, aterradora, espantosa y muy fuerte. Devoraba y aplastaba a sus víctimas con enormes dientes de hierro y pisoteaba los restos bajo sus pies. Era diferente a las demás bestias y tenía diez cuernos.
Dan 7:8 Mientras yo miraba los cuernos, surgió de pronto otro cuerno pequeño entre ellos. Tres de los primeros cuernos fueron arrancados de raíz para darle lugar al nuevo. Este cuerno pequeño tenía ojos que parecían humanos y una boca que presumía con arrogancia.
Dan 7:9 Observé mientras colocaban unos tronos en su lugar, y el Anciano* se sentó a juzgar. Su ropa era blanca como la nieve, su cabello se parecía a la lana más pura. Se sentó sobre un trono ardiente con ruedas en llamas;
Dan 7:10 y un río de fuego brotaba de su presencia. Millones de ángeles le atendían; muchos millones se pusieron de pie para servirle. Entonces comenzó la sesión del tribunal y se abrieron los libros.
Dan 7:11 Yo seguí mirando porque podía oír las palabras arrogantes del cuerno pequeño. Seguí mirando hasta que mataron a la cuarta bestia y su cuerpo fue destruido por el fuego.
Dan 7:12 A las otras tres bestias les quitaron la autoridad, pero se les permitió seguir con vida un poco más.*
Dan 7:13 Mientras continuó mi visión esa noche, vi a alguien parecido a un hijo de hombre* descender con las nubes del cielo. Se acercó al Anciano y lo llevaron ante su presencia.
Dan 7:14 Se le dio autoridad, honra y soberanía sobre todas las naciones del mundo, para que lo obedecieran los de toda raza, nación y lengua. Su gobierno es eterno, no tendrá fin. Su reino jamás será destruido.
Dan 7:15 Yo, Daniel, quedé muy angustiado por todo lo que había visto, y las visiones me aterrorizaron.
Dan 7:16 Así que me acerqué a uno de los que estaban de pie junto al trono y le pregunté lo que significaba todo eso. Entonces me lo explicó así:
Dan 7:17 «Estas cuatro bestias enormes representan a cuatro reinos que surgirán de la tierra;
Dan 7:18 pero al final, el reino será entregado al pueblo santo del Altísimo y los santos gobernarán por siempre y para siempre».
Dan 7:19 Entonces quise conocer el verdadero significado de la cuarta bestia, que era tan diferente a las demás y tan espantosa. Había devorado y aplastado a sus víctimas con dientes de hierro y garras de bronce y pisoteaba los restos bajo sus pies.
Dan 7:20 También pregunté acerca de los diez cuernos que había en la cabeza de la cuarta bestia y por el cuerno pequeño que surgió después y destruyó a tres de los otros cuernos. Este cuerno parecía más grande que los demás y tenía ojos humanos y una boca que presumía con arrogancia.
Dan 7:21 Mientras miraba, ese cuerno hacía guerra contra el pueblo santo de Dios y lo vencía,
Dan 7:22 hasta que vino el Anciano —el Altísimo— y emitió un juicio en favor de su pueblo santo. Entonces llegó el tiempo para que los santos tomaran posesión del reino.
Dan 7:23 Despúes me dijo: «Esta cuarta bestia es la cuarta potencia mundial que gobernará la tierra. Será diferente a todas las demás. Devorará al mundo entero, pisoteando y aplastando todo lo que encuentre a su paso.
Dan 7:24 Sus diez cuernos son diez reyes que gobernarán ese imperio. Luego surgirá otro rey, diferente a los otros diez, y someterá a tres de ellos.
Dan 7:25 Desafiará al Altísimo y oprimirá al pueblo santo del Altísimo. Procurará cambiar las leyes de los santos y sus festivales sagrados y ellos quedarán bajo el dominio de ese rey por un tiempo, tiempos y medio tiempo.
Dan 7:26 »Sin embargo, después el tribunal dictará sentencia, se le quitará todo su poder y quedará totalmente destruido.
Dan 7:27 Entonces se dará al pueblo santo del Altísimo la soberanía, el poder y la grandeza de todos los reinos bajo el cielo. El reino del Altísimo permanecerá para siempre y todos los gobernantes le servirán y obedecerán».
Dan 7:28 Aquí termina la visión. Yo, Daniel, estaba espantado por mis pensamientos y mi rostro estaba pálido de miedo, pero no le dije nada a nadie.
Dan 8:1 * Durante el tercer año del reinado de Belsasar, yo, Daniel, tuve otra visión, después de la que ya se me había aparecido.
Dan 8:2 En esta visión me encontraba en la fortaleza de Susa, en la provincia de Elam, de pie junto al río Ulai.*
Dan 8:3 Cuando levanté los ojos, vi un carnero con dos cuernos largos, de pie junto al río.* Uno de los cuernos era más largo que el otro, a pesar de que le había crecido después.
Dan 8:4 El carnero embestía todo lo que encontraba a su paso hacia el occidente, el norte y el sur. Nadie podía hacerle frente ni ayudar a sus víctimas. El carnero hacía lo que quería y se hizo muy poderoso.
Dan 8:5 Mientras yo observaba, de pronto apareció un chivo desde el occidente y atravesó el campo con tanta rapidez que ni siquiera tocó la tierra. Este chivo, que tenía un cuerno enorme entre los ojos,
Dan 8:6 se dirigió hacia el carnero de dos cuernos que yo había visto parado junto al río y se abalanzó con furia sobre él.
Dan 8:7 El chivo atacó con violencia al carnero y le dio un golpe que le quebró ambos cuernos. El carnero quedó indefenso y el chivo lo derribó y lo pisoteó. Nadie pudo rescatar al carnero del poder del chivo.
Dan 8:8 El chivo se hizo poderoso, pero cuando alcanzó el máximo de su poder, se quebró el enorme cuerno que tenía. En su lugar crecieron cuatro cuernos prominentes que apuntaban hacia los cuatro puntos cardinales.
Dan 8:9 Luego, de uno de los cuernos prominentes salió un cuerno pequeño cuyo poder creció en gran manera. Se extendía hacia el sur y hacia el oriente y hacia el glorioso territorio de Israel.
Dan 8:10 Su poder llegó hasta los cielos, donde atacó al ejército de los cielos y arrojó a la tierra a algunos de los seres celestiales y a algunas de las estrellas y los pisoteó.
Dan 8:11 Incluso desafió al comandante del ejército de los cielos cancelando los sacrificios diarios que le ofrecían al comandante y destruyendo su templo.
Dan 8:12 No se le permitió al ejército de los cielos responder a esta rebelión. Así que se detuvieron los sacrificios diarios y la verdad fue derrocada. El cuerno tuvo éxito en todo lo que hizo.*
Dan 8:13 Entonces oí a dos seres santos que hablaban entre sí. Uno de ellos preguntó: —¿Cuánto tiempo durarán los sucesos de esta visión? ¿Por cuánto tiempo la rebelión que causa profanación detendrá los sacrificios diarios? ¿Por cuánto tiempo pisotearán el templo y al ejército celestial?
Dan 8:14 El otro le contestó: —Pasarán dos mil trescientas noches y mañanas; después el templo será restaurado.
Dan 8:15 Mientras yo, Daniel, procuraba entender el significado de esta visión, alguien que se parecía a un hombre se paró frente a mí.
Dan 8:16 Entonces oí una voz humana que exclamaba desde el río Ulai: «Gabriel, dile a este hombre el significado de su visión».
Dan 8:17 Cuando Gabriel se acercó al lugar donde yo estaba, me aterroricé tanto que caí rostro en tierra. «Hijo de hombre —me dijo—, debes comprender que los sucesos que has visto en tu visión tienen que ver con el tiempo del fin».
Dan 8:18 Mientras él hablaba, me desmayé y quedé tendido con el rostro contra el suelo, pero Gabriel con un toque me despertó y me ayudó a ponerme de pie.
Dan 8:19 Entonces dijo: «Estoy aquí para explicarte lo que sucederá después, en el tiempo de la ira. Lo que has visto pertenece al fin del tiempo.
Dan 8:20 El carnero con los dos cuernos representa a los reyes de Media y de Persia.
Dan 8:21 El chivo peludo representa al rey de Grecia,* y el cuerno enorme que tiene entre los ojos representa al primer rey del imperio griego.
Dan 8:22 Los cuatro cuernos prominentes que reemplazaron el cuerno enorme indican que el imperio griego se dividirá en cuatro reinos, pero que ninguno de ellos será tan grande como el primero.
Dan 8:23 »Al final de sus reinados, cuando el pecado llegue al colmo de su maldad, subirá al poder un rey brutal, un maestro de la intriga.
Dan 8:24 Se volverá muy fuerte, pero no por su propio poder. Provocará una tremenda cantidad de destrucción y tendrá éxito en todo lo que emprenda. Destruirá a líderes poderosos y arrasará al pueblo santo.
Dan 8:25 Será un maestro del engaño y se volverá arrogante; destruirá a muchos de golpe. Hasta entrará en batalla con el Príncipe de príncipes, pero será quebrantado, aunque no por poder humano.
Dan 8:26 »Esta visión sobre las dos mil trescientas noches y mañanas* es verdadera, pero ninguna de esas cosas sucederá sino hasta dentro de mucho tiempo, de modo que mantén esta visión en secreto».
Dan 8:27 Entonces yo, Daniel, quedé abrumado y estuve enfermo durante varios días. Después me levanté y cumplí con mis deberes para con el rey. Sin embargo, la visión me dejó angustiado y no podía entenderla.

martes, 22 de noviembre de 2016

LECTURA BÍBLICA 22 DE NOVIEMBRE

LECTURA PARA LA MAÑANA

JUAN     13:1-11

Jua 13:1 Antes de la celebración de la Pascua, Jesús sabía que había llegado su momento para dejar este mundo y regresar a su Padre. Había amado a sus discípulos durante el ministerio que realizó en la tierra y ahora los amó hasta el final.*
Jua 13:2 Era la hora de cenar, y el diablo ya había incitado a Judas, hijo de Simón Iscariote, para que traicionara* a Jesús.
Jua 13:3 Jesús sabía que el Padre le había dado autoridad sobre todas las cosas y que había venido de Dios y regresaría a Dios.
Jua 13:4 Así que se levantó de la mesa, se quitó el manto, se ató una toalla a la cintura
Jua 13:5 y echó agua en una palangana. Luego comenzó a lavarles los pies a los discípulos y a secárselos con la toalla que tenía en la cintura.
Jua 13:6 Cuando se acercó a Simón Pedro, éste le dijo: —Señor, ¿tú me vas a lavar los pies a mí?
Jua 13:7 Jesús contestó: —Ahora no entiendes lo que hago, pero algún día lo entenderás.
Jua 13:8 —¡No! —protestó Pedro —. ¡Jamás me lavarás los pies! —Si no te lavo —respondió Jesús—, no vas a pertenecerme.
Jua 13:9 —¡Entonces, lávame también las manos y la cabeza, Señor, no sólo los pies! —exclamó Simón Pedro.
Jua 13:10 Jesús respondió: —Una persona que se ha bañado bien no necesita lavarse más que los pies* para estar completamente limpia. Y ustedes, discípulos, están limpios, aunque no todos.
Jua 13:11 Pues Jesús sabía quién lo iba a traicionar. A eso se refería cuando dijo: «No todos están limpios».


 3 JUAN  1-15

3Jn 1:1 Yo, Juan, el anciano,* le escribo esta carta a Gayo, mi querido amigo, a quien amo en la verdad.
3Jn 1:2 Querido amigo, espero que te encuentres bien, y que estés tan saludable en cuerpo así como eres fuerte en espíritu.
3Jn 1:3 Hace poco regresaron algunos de los maestros itinerantes,* y me alegraron mucho cuando me contaron de tu fidelidad y de que vives de acuerdo con la verdad.
3Jn 1:4 No hay nada que me cause más alegría que oír que mis hijos siguen la verdad.
3Jn 1:5 Querido amigo, le eres fiel a Dios cada vez que te pones al servicio de los maestros itinerantes que pasan por ahí aunque no los conozcas.
3Jn 1:6 Ellos le han contado a la iglesia de aquí de tu cariñosa amistad. Te pido que sigas supliendo las necesidades de esos maestros tal como le agrada a Dios;
3Jn 1:7 pues viajan en servicio al Señor* y no aceptan nada de los que no son creyentes.*
3Jn 1:8 Por lo tanto somos nosotros los que debemos apoyarlos y así ser sus colaboradores cuando enseñan la verdad.
3Jn 1:9 Le escribí a la iglesia acerca de esto, pero Diótrefes —a quien le encanta ser el líder —no quiere tener nada que ver con nosotros.
3Jn 1:10 Cuando yo vaya sacaré a relucir las cosas que hace y sus infames acusaciones contra nosotros. No sólo se niega a recibir a los maestros itinerantes, sino que les dice a otros que no los ayuden y, cuando los ayudan, él los expulsa de la iglesia.
3Jn 1:11 Querido amigo, no te dejes influir por ese mal ejemplo. Imita solamente lo bueno. Recuerda que los que hacen lo bueno demuestran que son hijos de Dios, y los que hacen lo malo demuestran que no conocen a Dios.*
3Jn 1:12 Todos, incluso la verdad misma, hablan bien de Demetrio. Nosotros también podemos afirmar lo mismo de él, y ustedes saben que decimos la verdad.
3Jn 1:13 Tengo mucho más que decirte, pero no quiero hacerlo con pluma y tinta,
3Jn 1:14 porque espero verte pronto, y entonces hablaremos cara a cara.
3Jn 1:15 La paz sea contigo. Tus amigos de aquí te mandan saludos. Por favor, dales mis saludos a cada uno de nuestros amigos de ahí.



JOB  20

Job 20:1 Entonces Zofar el naamatita respondió:
Job 20:2 «Debo responder porque estoy muy molesto.
Job 20:3 He tenido que soportar tus insultos, pero ahora mi espíritu me mueve a responder.
Job 20:4 »¿No te das cuenta que desde el principio del tiempo, desde que el hombre fue puesto sobre la tierra por primera vez,
Job 20:5 el triunfo de los malos ha durado poco y la alegría de los que viven sin Dios ha sido pasajera?
Job 20:6 Aunque el orgullo de los incrédulos llegue hasta los cielos y toquen las nubes con la cabeza,
Job 20:7 aun así, ellos desaparecerán para siempre y serán desechados como su propio estiércol. Sus conocidos preguntarán: “¿Dónde están?”.
Job 20:8 Se desvanecerán como un sueño y nadie los encontrará; desaparecerán como una visión nocturna.
Job 20:9 Quienes alguna vez los vieron, no los verán más; sus familias nunca volverán a verlos.
Job 20:10 Sus hijos mendigarán de los pobres porque tendrán que devolver las riquezas que robaron.
Job 20:11 A pesar de ser jóvenes sus huesos yacerán en el polvo.
Job 20:12 »Ellos disfrutaron del dulce sabor de la maldad, dejando que se deshiciera bajo su lengua.
Job 20:13 La saborearon, dejándola mucho tiempo en la boca;
Job 20:14 pero de repente, la comida en su estómago se vuelve ácida, un veneno en su vientre.
Job 20:15 Vomitarán la riqueza que se tragaron; Dios no permitirá que la retengan.
Job 20:16 Chuparán el veneno de cobras y la víbora los matará.
Job 20:17 Nunca más disfrutarán de las corrientes de aceite de oliva ni de los ríos de leche y miel.
Job 20:18 Devolverán todo lo que consiguieron con tanto esfuerzo; su riqueza no les traerá alegría.
Job 20:19 Pues oprimieron a los pobres y los dejaron sin nada; se adueñaron de sus casas.
Job 20:20 Estuvieron siempre llenos de avaricia y nunca quedaron satisfechos; no queda nada de todo lo que soñaron.
Job 20:21 Comen hasta hartarse pero después no les queda nada, por eso, su prosperidad no perdurará.
Job 20:22 »En medio de la abundancia, caerán en dificultades y el sufrimiento se apoderará de ellos.
Job 20:23 Que Dios les llene la vida de problemas; que Dios haga llover su enojo sobre ellos.
Job 20:24 Cuando intenten escapar de un arma de hierro, una flecha de bronce los atravesará.
Job 20:25 Cuando les arranquen la flecha de la espalda la punta brillará con sangre.* El terror de la muerte los invade.
Job 20:26 Sus tesoros serán lanzados a la más densa oscuridad. Un fuego descontrolado devorará sus bienes, y consumirá todo lo que les queda.
Job 20:27 Los cielos pondrán al descubierto su culpa, y la tierra testificará contra ellos.
Job 20:28 La inundación arrasará con su casa; el enojo de Dios descenderá en torrentes sobre ellos.
Job 20:29 Esa es la recompensa que Dios da a los malvados; es la herencia decretada por Dios».

LECTURA PARA LA NOCHE

DANIEL  5-6

Dan 5:1 Muchos años después, el rey Belsasar ofreció un gran banquete a mil de sus nobles y bebió vino con ellos.
Dan 5:2 Mientras Belsasar bebía, mandó traer las copas de oro y plata que su antecesor,* Nabucodonosor, había sacado del templo de Jerusalén. Quería beber en ellas con sus nobles, sus esposas y sus concubinas.
Dan 5:3 Así que trajeron las copas de oro sacadas del templo —la casa de Dios en Jerusalén— y el rey y sus nobles, sus esposas y sus concubinas bebieron en ellas.
Dan 5:4 Mientras bebían en las copas rindieron culto a sus ídolos de oro, plata, bronce, hierro, madera y piedra.
Dan 5:5 De pronto, vieron los dedos de una mano humana que escribía sobre la pared blanqueada del palacio del rey, cerca del candelabro. El propio rey vio la mano mientras escribía
Dan 5:6 y el rostro se le puso pálido del susto. Le temblaron las rodillas a causa del miedo y se le aflojaron las piernas.
Dan 5:7 El rey llamó a gritos que trajeran a los brujos, a los astrólogos* y a los adivinos para que se presentaran ante él. Les dijo a esos sabios babilónicos: «El que pueda leer esta escritura y explicarme lo que significa será vestido con mantos púrpuras, propios de la realeza, y se le pondrá una cadena de oro alrededor del cuello. ¡Será el tercero en importancia en el reino!».
Dan 5:8 Entonces entraron todos los sabios del rey, pero ninguno pudo leer lo que estaba escrito ni decirle al rey lo que significaba.
Dan 5:9 Así que el rey se asustó aún más y se puso pálido. Sus nobles también estaban perturbados.
Dan 5:10 Cuando la reina madre oyó lo que estaba pasando, se dirigió apresuradamente a la sala del banquete y le dijo a Belsasar: «¡Qué viva el rey! No se ponga tan pálido ni tenga miedo.
Dan 5:11 Hay un hombre en su reino en quien vive el espíritu de los dioses santos. Durante el reinado de Nabucodonosor, este hombre demostró percepción, entendimiento y sabiduría como la que tienen los dioses. El rey que precedió a usted, o sea su antecesor, el rey Nabucodonosor, lo nombró jefe de todos los magos, los brujos, los astrólogos y los adivinos de Babilonia.
Dan 5:12 Este hombre, Daniel, a quien el rey le dio por nombre Beltsasar, tiene intelecto excepcional y rebosa de conocimiento y entendimiento divino. Puede interpretar sueños, explicar acertijos y resolver problemas difíciles. Mande llamar a Daniel y él le dirá el significado de lo que está escrito en la pared».
Dan 5:13 Entonces trajeron a Daniel delante del rey y el rey le preguntó: —¿Eres tú ese Daniel, uno de los cautivos traídos de Judá por mi antecesor, el rey Nabucodonosor?
Dan 5:14 He oído que el espíritu de los dioses vive en ti y que tienes mucha percepción, entendimiento y sabiduría.
Dan 5:15 Mis sabios y brujos han intentado leer las palabras escritas en la pared y explicarme su significado, pero no pueden.
Dan 5:16 Me dicen que tú puedes dar interpretaciones y resolver problemas difíciles. Si eres capaz de leer estas palabras y explicarme el significado, te haré vestir con mantos púrpuras, propios de la realeza, y recibirás una cadena de oro en el cuello. ¡Serás el tercero en importancia en el reino!
Dan 5:17 Daniel respondió al rey: —Su Majestad, guarde sus regalos o déselos a otra persona, igual le diré el significado de lo que está escrito en la pared.
Dan 5:18 El Dios Altísimo le dio soberanía, majestad, gloria y honor a su antecesor, Nabucodonosor.
Dan 5:19 Lo hizo tan poderoso que gente de toda raza, nación y lengua temblaba de temor ante él. El rey mataba a quienes quería matar y perdonaba a quienes quería perdonar; honraba a quienes quería honrar y humillaba a quienes quería humillar.
Dan 5:20 Sin embargo, cuando su corazón y su mente se llenaron de arrogancia, le fue quitado el trono real y se le despojó de su gloria.
Dan 5:21 Fue expulsado de la sociedad humana. Se le dio la mente de un animal salvaje y vivió entre los burros salvajes. Comió pasto como el ganado y lo mojó el rocío del cielo, hasta que reconoció que el Dios Altísimo gobierna los reinos del mundo y designa a quien él quiere para que los gobierne.
Dan 5:22 »Oh Belsasar, usted es el sucesor* del rey y sabía todo esto, pero aun así no se ha humillado.
Dan 5:23 Todo lo contrario, usted desafió con soberbia al Señor del cielo y mandó traer ante usted estas copas que pertenecían al templo. Usted, sus nobles, sus esposas y sus concubinas estuvieron bebiendo vino en estas copas mientras rendían culto a dioses de plata, oro, bronce, hierro, madera y piedra, dioses que no pueden ver ni oír, ni saben absolutamente nada. ¡Pero usted no honró al Dios que le da el aliento de vida y controla su destino!
Dan 5:24 Así que Dios envió esa mano para escribir el mensaje.
Dan 5:25 »Este es el mensaje que se escribió: MENE, MENE, TEKEL y PARSIN.
Dan 5:26 Y el significado de las palabras es el siguiente: Mene significa “contado”: Dios ha contado los días de su reinado y le ha puesto fin.
Dan 5:27 Tekel significa “pesado”: usted ha sido pesado en la balanza y no dio la medida.
Dan 5:28 Parsin * significa “dividido”: su reino ha sido dividido y dado a los medos y a los persas.
Dan 5:29 Entonces por orden del rey Belsasar, vistieron a Daniel con mantos púrpuras, le pusieron una cadena de oro en el cuello y lo proclamaron el tercero en importancia en el reino.
Dan 5:30 Esa misma noche mataron* a Belsasar, rey de Babilonia.*
Dan 5:31 * Y Darío el medo se apoderó del reino a los sesenta y dos años de edad.
Dan 6:1 * Darío el medo decidió dividir el reino en ciento veinte provincias y nombró a un alto funcionario para gobernar cada provincia.
Dan 6:2 Asimismo, el rey escogió a Daniel y a dos personas más como administradores para que supervisaran a los altos funcionarios y protegieran los intereses del rey.
Dan 6:3 Pronto Daniel demostró ser más capaz que los otros administradores y altos funcionarios. Debido a la gran destreza administrativa de Daniel, el rey hizo planes para ponerlo frente al gobierno de todo el imperio.
Dan 6:4 Entonces los demás administradores y altos funcionarios comenzaron a buscar alguna falta en la manera en que Daniel conducía los asuntos de gobierno, pero no encontraron nada que pudieran criticar o condenar. Era fiel, siempre responsable y totalmente digno de confianza.
Dan 6:5 Finalmente llegaron a la siguiente conclusión: «Nuestra única posibilidad de encontrar algún motivo para acusar a Daniel será en relación con las normas de su religión».
Dan 6:6 Así que los administradores y los altos funcionarios se presentaron ante el rey y dijeron: «¡Qué viva el rey Darío!
Dan 6:7 Todos nosotros —administradores, autoridades, altos funcionarios, asesores y gobernadores— nos hemos puesto de acuerdo en que el rey apruebe una ley que se haga cumplir estrictamente. Ordene usted que, en los próximos treinta días, todo aquel que ore a quien sea, divino o humano —excepto a usted, su Majestad—, sea arrojado al foso de los leones.
Dan 6:8 Ahora bien, su Majestad, emita y firme esta ley de tal modo que no pueda ser alterada, una ley oficial de los medos y de los persas que no puede ser revocada».
Dan 6:9 Así que el rey Darío firmó la ley.
Dan 6:10 Sin embargo, cuando Daniel oyó que se había firmado la ley, fue a su casa y se arrodilló como de costumbre en la habitación de la planta alta, con las ventanas abiertas que se orientaban hacia Jerusalén. Oraba tres veces al día, tal como siempre lo había hecho, dando gracias a su Dios.
Dan 6:11 Entonces los funcionarios fueron juntos a la casa de Daniel y lo encontraron orando y pidiéndole a Dios que lo ayudara.
Dan 6:12 De manera que fueron directo al rey y le recordaron el decreto. —¿No firmó usted una ley por la cual, durante los próximos treinta días, todo aquel que ore a quien sea, divino o humano —excepto a usted, su Majestad—, sea arrojado al foso de los leones? —Sí —contestó el rey—, esa decisión sigue en pie; es una ley oficial de los medos y de los persas que no puede ser revocada.
Dan 6:13 Entonces le dijeron al rey: —Ese hombre Daniel, uno de los cautivos de Judá, no hace caso a usted ni a su ley. Sigue orando a su Dios tres veces al día.
Dan 6:14 Al oír esto, el rey se angustió mucho y procuró encontrar un modo de salvar a Daniel. Pasó el resto del día buscando una manera de librarlo de ese aprieto.
Dan 6:15 Por la noche, los hombres volvieron a presentarse ante el rey y dijeron: «Su Majestad, usted sabe que según las leyes de los medos y los persas, ninguna ley firmada por el rey puede ser modificada».
Dan 6:16 Entonces, finalmente el rey ordenó que arrestaran a Daniel y lo arrojaran al foso de los leones. El rey le dijo: «Que tu Dios, a quien sirves tan fielmente, te rescate».
Dan 6:17 Así que trajeron una piedra y la colocaron sobre la boca del foso. El rey selló la piedra con su sello real y los sellos de sus nobles para que nadie pudiera rescatar a Daniel.
Dan 6:18 Luego el rey regresó al palacio y pasó la noche en ayuno. Rechazó sus entretenimientos habituales y no pudo dormir en toda la noche.
Dan 6:19 Muy temprano a la mañana siguiente, el rey se levantó y fue deprisa al foso de los leones.
Dan 6:20 Cuando llegó allí, gritó con angustia: —¡Daniel, siervo del Dios viviente! ¿Pudo tu Dios, a quien sirves tan fielmente, rescatarte de los leones?
Dan 6:21 Y Daniel contestó: —¡Qué viva el rey!
Dan 6:22 Mi Dios envió a su ángel para cerrarles la boca a los leones, a fin de que no me hicieran daño, porque fui declarado inocente ante Dios y no he hecho nada malo en contra de usted, su Majestad.
Dan 6:23 El rey se alegró mucho y mandó que sacaran a Daniel del foso. No tenía ningún rasguño, porque había confiado en su Dios.
Dan 6:24 Entonces el rey dio órdenes de que arrestaran a los hombres que maliciosamente habían acusado a Daniel y los hizo echar al foso de los leones, junto con sus esposas y con sus hijos. Los leones saltaron sobre ellos y los despedazaron aun antes de que llegaran al piso del foso.
Dan 6:25 Después el rey Darío envió el siguiente mensaje a la gente de toda raza, nación y lengua en el mundo entero: «¡Paz y prosperidad a todos ustedes!
Dan 6:26 »Ordeno que en mi reino toda persona tiemble con temor delante del Dios de Daniel. Pues él es el Dios viviente, y permanecerá para siempre. Su reino jamás será destruido, y su dominio nunca tendrá fin.
Dan 6:27 Él rescata y salva a su pueblo, realiza señales milagrosas y maravillas en los cielos y en la tierra. Él ha rescatado a Daniel del poder de los leones».
Dan 6:28 Así que Daniel prosperó durante el reinado de Darío y el reinado de Ciro, el persa.*