jueves, 16 de noviembre de 2017

LECTURA BÍBLICA 16 DE NOVIEMBRE

LECTURA PARA LA MAÑANA

JUAN     11:38-44

Jua 11:38 Jesús todavía estaba enojado cuando llegó a la tumba, una cueva con una piedra que tapaba la entrada.
Jua 11:39 «Corran la piedra a un lado» —les dijo Jesús. Pero Marta, la hermana del muerto, protestó: —Señor, hace cuatro días que murió. Debe de haber un olor espantoso.
Jua 11:40 Jesús respondió: —¿No te dije que, si crees, verás la gloria de Dios?
Jua 11:41 Así que corrieron la piedra a un lado. Entonces Jesús miró al cielo y dijo: «Padre, gracias por haberme oído.
Jua 11:42 Tú siempre me oyes, pero lo dije en voz alta por el bien de toda esta gente que está aquí, para que crean que tú me enviaste».
Jua 11:43 Entonces Jesús gritó: «¡Lázaro, sal de ahí!».
Jua 11:44 Y el muerto salió de la tumba con las manos y los pies envueltos con vendas de entierro y la cabeza enrollada en un lienzo. Jesús les dijo: «¡Quítenle las vendas y déjenlo ir!».



 1 JUAN  3:19-24

1Jn 3:19 Nuestras acciones demostrarán que pertenecemos a la verdad, entonces estaremos confiados cuando estemos delante de Dios.
1Jn 3:20 Aun si nos sentimos culpables, Dios es superior a nuestros sentimientos y él lo sabe todo.
1Jn 3:21 Queridos amigos, si no nos sentimos culpables, podemos acercarnos a Dios con plena confianza.
1Jn 3:22 Y recibiremos de él todo lo que le pidamos porque lo obedecemos y hacemos las cosas que le agradan.
1Jn 3:23 Y su mandamiento es el siguiente: debemos creer en el nombre de su Hijo, Jesucristo, y amarnos unos a otros, así como él nos lo ordenó.
1Jn 3:24 Los que obedecen los mandamientos de Dios permanecen en comunión con él, y él permanece en comunión con ellos. Y sabemos que él vive en nosotros, porque el Espíritu que nos dio vive en nosotros.



JOB  15:1-16

Job 15:1 Luego Elifaz el temanita respondió:
Job 15:2 «¡Un hombre sabio no contestaría con tanta palabrería! No eres más que un charlatán.
Job 15:3 Los sabios no se enredan en palabras vanas. ¿De qué sirven tales palabras?
Job 15:4 ¿No tienes temor de Dios ni reverencia a él?
Job 15:5 Tus pecados le dicen a tu boca qué decir, y tus palabras se basan en el astuto engaño.
Job 15:6 Tu propia boca te condena, no yo; tus propios labios testifican contra ti.
Job 15:7 »¿Acaso eres la primera persona que nació? ¿Naciste antes de que fueran creadas las colinas?
Job 15:8 ¿Estuviste presente durante el concilio secreto de Dios? ¿Tienes tú el monopolio de la sabiduría?
Job 15:9 ¿Qué sabes tú que no sepamos nosotros? ¿Qué entiendes tú que no entendamos nosotros?
Job 15:10 De nuestro lado están los hombres de edad y de canas, ¡más ancianos que tu padre!
Job 15:11 »¿Es el consuelo de Dios demasiado poco para ti? ¿No te es suficiente su palabra amable?
Job 15:12 ¿Qué te ha quitado la razón? ¿Qué ha debilitado tu visión,*
Job 15:13 para que te vuelvas en contra de Dios y digas estas cosas malvadas?
Job 15:14 ¿Acaso puede algún mortal ser puro? ¿Puede alguien nacido de mujer ser justo?
Job 15:15 Mira, Dios ni siquiera confía en los ángeles.* Ni los cielos son completamente puros a sus ojos,
Job 15:16 ¡mucho menos una persona corrupta y pecadora que tiene sed de maldad!


LECTURA PARA LA NOCHE

EZEQUIEL 40-41

Eze 40:1 El 28 de abril,* durante el año veinticinco de nuestra cautividad —catorce años después de la caída de Jerusalén—, el SEÑOR puso su mano sobre mí.
Eze 40:2 En una visión que provenía de Dios, él me llevó a la tierra de Israel y me puso sobre una montaña muy alta. Desde allí pude ver hacia el sur lo que parecía ser una ciudad.
Eze 40:3 A medida que me acercaba, vi a un hombre de pie junto a una puerta de entrada y su rostro brillaba como el bronce. En la mano tenía una cuerda de medir hecha de lino y una vara para medir.
Eze 40:4 Me dijo: «Hijo de hombre, observa y escucha. Presta mucha atención a todo lo que te voy a mostrar. Te he traído aquí para enseñarte muchas cosas. Después regresarás y le contarás al pueblo de Israel todo lo que has visto».
Eze 40:5 Pude ver un muro que rodeaba por completo la zona del templo. El hombre tomó una vara que medía tres metros con veinte centímetros* de largo y midió el muro, y el muro tenía tres metros con veinte centímetros* de espesor y tres metros con veinte centímetros de alto.
Eze 40:6 Luego se dirigió a la puerta oriental. Subió los escalones y midió el umbral de la puerta; tenía tres metros con veinte centímetros de fondo.*
Eze 40:7 También había cuartos de vigilancia construidos a cada lado del pasillo de la entrada. Cada cuarto formaba un cuadrado de tres metros con veinte centímetros de lado; entre cuarto y cuarto había una distancia de dos metros con setenta centímetros,* a lo largo de la pared del pasillo. El umbral interior de la puerta, que conducía a la antesala, en el extremo interior del pasillo de la entrada, tenía tres metros con veinte centímetros de fondo.
Eze 40:8 También midió la antesala de la entrada.*
Eze 40:9 Tenía cuatro metros con veinte centímetros* de un extremo a otro y columnas de apoyo de un metro con diez centímetros* de espesor. Esa antesala estaba en el extremo interior de la estructura de la entrada y daba al templo.
Eze 40:10 Había tres cuartos de vigilancia a cada lado del pasillo de la entrada. Todos medían lo mismo y las paredes divisorias entre ellos también eran idénticas.
Eze 40:11 El hombre midió la puerta de entrada; medía cinco metros con treinta centímetros* de ancho en la abertura y seis metros con noventa centímetros* de ancho en el pasillo.
Eze 40:12 Delante de cada cuarto de vigilancia había un muro bajo de cincuenta y tres centímetros.* Los cuartos mismos medían tres metros con veinte centímetros* de lado.
Eze 40:13 Luego el hombre midió la anchura total de la entrada tomando la distancia desde la pared del fondo de un cuarto hasta la pared del fondo del cuarto del lado opuesto; daba trece metros con treinta centímetros.*
Eze 40:14 También midió las paredes divisorias a lo largo del interior de la entrada hasta la antesala de la entrada; la distancia era de treinta y un metros con ochenta centímetros.*
Eze 40:15 La longitud total del pasillo de la entrada era de veintiséis metros con cincuenta centímetros* desde un extremo al otro.
Eze 40:16 En los muros de los cuartos de vigilancia y en sus paredes divisorias había ventanas empotradas que se angostaban hacia adentro. También había ventanas en la antesala y las superficies de las paredes divisorias estaban decoradas con palmeras talladas.
Eze 40:17 Luego el hombre me llevó por la entrada al atrio exterior del templo. A lo largo de los muros del atrio se extendía un empedrado y había treinta habitaciones construidas contra los muros, todas daban al empedrado.
Eze 40:18 El empedrado flanqueaba las puertas y su distancia desde los muros hasta el atrio era equivalente a la puerta de entrada. Ese era el empedrado de abajo.
Eze 40:19 Luego el hombre midió la distancia a lo ancho del atrio exterior del templo entre la entrada exterior y la interior; era de cincuenta y tres metros.*
Eze 40:20 El hombre midió la puerta norte, igual como midió la del oriente.
Eze 40:21 En esta entrada también había tres cuartos de vigilancia a cada lado, con paredes divisorias y una antesala. Todas las medidas coincidían con las de la puerta oriental. El pasillo de la entrada tenía veintiséis metros con cinco centímetros de largo y trece metros con treinta centímetros de ancho entre las paredes del fondo de los cuartos de vigilancia de lados opuestos.
Eze 40:22 Las ventanas, la antesala y las decoraciones de palmeras eran idénticas a las de la entrada oriental. Había siete escalones que conducían a la puerta de la entrada y la antesala estaba situada en el extremo interior del pasillo de la entrada.
Eze 40:23 En el lado norte, tal como en el lado oriental, había otra puerta, que conducía al atrio interior del templo, la cual estaba en dirección opuesta a esta entrada exterior. La distancia de puerta a puerta era de cincuenta y tres metros.
Eze 40:24 Luego el hombre me llevó hacia la puerta sur y midió sus diversas partes, las cuales eran exactamente iguales a las de las otras puertas.
Eze 40:25 Tenía ventanas en las paredes, como las otras, y había una antesala mediante la cual el pasillo de la entrada salía al atrio exterior. Y como en las demás, el pasillo de la entrada tenía veintiséis metros con cincuenta centímetros de largo, y trece metros con treinta centímetros de ancho entre las paredes del fondo de los cuartos de vigilancia en lados opuestos.
Eze 40:26 Esta entrada también tenía una escalera de siete escalones que conducía a la puerta, así como una antesala en el extremo interior y decoraciones de palmeras en las paredes divisorias.
Eze 40:27 Asimismo, en dirección opuesta a la entrada exterior, había otra puerta que conducía al atrio interior. La distancia entre puerta y puerta era de cincuenta y tres metros.
Eze 40:28 Luego el hombre me llevó a la puerta sur que conducía al atrio interior. La midió y tenía las mismas medidas que las demás puertas.
Eze 40:29 Los cuartos de vigilancia, las paredes divisorias y la antesala eran del mismo tamaño que en las otras. También tenía ventanas en las paredes y en la antesala. Y como las demás, el pasillo de la entrada tenía veintiséis metros con cincuenta centímetros de largo y trece metros con treinta centímetros de ancho.
Eze 40:30 (Las antesalas de las entradas que conducían al atrio interior medían cuatro metros con veinte centímetros* de ancho y trece metros con treinta centímetros de largo).
Eze 40:31 La antesala de la puerta sur daba al atrio exterior. Tenía decoraciones de palmeras en sus columnas y había ocho escalones que conducían a la entrada.
Eze 40:32 Luego el hombre me llevó a la puerta oriental que conducía al atrio interior. La midió y tenía las mismas medidas que las demás puertas.
Eze 40:33 Los cuartos de vigilancia, las paredes divisorias y la antesala eran del mismo tamaño que en las otras. También había ventanas en las paredes y en la antesala. El pasillo de la entrada medía veintiséis metros con cincuenta centímetros de largo y trece metros con treinta centímetros de ancho.
Eze 40:34 La antesala daba al atrio exterior. Tenía decoraciones de palmeras en sus columnas y había ocho escalones que conducían a la entrada.
Eze 40:35 Luego me llevó a la puerta norte que conducía al atrio interior. La midió y tenía las mismas medidas que las demás puertas.
Eze 40:36 Los cuartos de vigilancia, las paredes divisorias y la antesala de esta entrada medían lo mismo que en las otras y tenían la misma disposición de ventanas. El pasillo de la entrada medía veintiséis metros con cincuenta centímetros de largo y trece metros con treinta centímetros de ancho.
Eze 40:37 La antesala daba al atrio exterior y tenía decoraciones de palmeras en las columnas; también había ocho escalones que conducían a la entrada.
Eze 40:38 En la antesala de una de las entradas interiores, había una puerta que conducía a una habitación lateral donde se lavaba la carne para los sacrificios.
Eze 40:39 A cada lado de esta antesala había dos mesas, en las cuales se mataban los animales sacrificiales para las ofrendas quemadas, las ofrendas por el pecado y las ofrendas por la culpa.
Eze 40:40 Afuera de la antesala, a cada lado de la escalera que subía hacia la puerta norte, había dos mesas más.
Eze 40:41 De modo que había en total ocho mesas —cuatro adentro y cuatro afuera— donde se cortaban y preparaban los sacrificios.
Eze 40:42 También había cuatro mesas de piedra labrada, que se usaban para preparar las ofrendas quemadas; cada una formaba un cuadrado de ochenta centímetros de lado y cincuenta y tres centímetros de alto.* Sobre esas mesas se colocaban los cuchillos y demás utensilios para matar a los animales del sacrificio.
Eze 40:43 Había ganchos de ocho centímetros* de largo, sujetados a las paredes del vestíbulo y la carne para los sacrificios se colocaba sobre las mesas.
Eze 40:44 Dentro del atrio interior había dos habitaciones,* una ubicaba junto a la entrada norte, que daba al sur, y la otra ubicada junto a la entrada sur,* que daba al norte.
Eze 40:45 Entonces el hombre me dijo: «La habitación que está junto a la entrada interior del lado norte es para los sacerdotes que supervisan el mantenimiento del templo.
Eze 40:46 La habitación junto a la entrada interior del lado sur es para los sacerdotes encargados del altar —los descendientes de Sadoc—, pues ellos son los únicos levitas que pueden acercarse al SEÑOR para servirlo».
Eze 40:47 Luego el hombre midió el atrio interior y era un cuadrado de cincuenta y tres metros de ancho por cincuenta y tres metros de largo. El altar estaba ubicado en el atrio, delante del templo.
Eze 40:48 Después me llevó a la antesala del templo. Midió los muros a cada lado de la abertura de entrada a la antesala y tenían dos metros con setenta centímetros de espesor. La entrada misma medía siete metros con cuarenta centímetros de ancho y los muros a cada lado de la entrada tenían un metro con sesenta centímetros* más de largo.
Eze 40:49 La antesala tenía diez metros con sesenta centímetros* de ancho y siete metros con cuarenta centímetros* de fondo. Había diez escalones que conducían a la antesala y una columna a cada lado de la entrada.
Eze 41:1 Después el hombre me llevó al santuario del templo. Midió el espesor de los muros a cada lado del portal y era de tres metros con veinte centímetros.*
Eze 41:2 El portal medía cinco metros con treinta centímetros* de ancho y los muros a cada lado tenían una longitud de dos metros con setenta centímetros.* El santuario en sí era de veintiún metros con veinte centímetros de largo y diez metros con sesenta centímetros de ancho.*
Eze 41:3 Luego él pasó del santuario a la sala interior. Midió los muros a cada lado de la entrada y tenían un espesor de un metro con diez centímetros.* La entrada medía tres metros con veinte centímetros de ancho y los muros a cada lado de la entrada tenían una longitud de tres metros con setenta centímetros.*
Eze 41:4 La sala interior del santuario medía diez metros con sesenta centímetros* de largo y diez metros con sesenta centímetros de ancho. El hombre me dijo: «Este es el Lugar Santísimo».
Eze 41:5 Luego midió el muro del templo y tenía un espesor de tres metros con veinte centímetros. Había una hilera de habitaciones a lo largo del muro exterior; cada habitación medía dos metros con diez centímetros* de ancho.
Eze 41:6 Esas habitaciones laterales estaban construidas en tres pisos, uno encima del otro, y había treinta habitaciones en cada piso. Las vigas de esas habitaciones laterales se apoyaban sobre cornisas exteriores que sobresalían del muro del templo; no estaban empotradas en el muro.
Eze 41:7 El muro del templo era más estrecho a medida que aumentaba su altura y por eso cada piso era más ancho que el de abajo. Una escalera subía desde el piso de abajo por el piso intermedio hacia el piso de arriba.
Eze 41:8 Vi que el templo estaba construido sobre una plataforma elevada, la cual servía de base para las habitaciones laterales. La plataforma tenía una altura de tres metros con veinte centímetros.*
Eze 41:9 La pared exterior de las habitaciones laterales del templo tenía un espesor de dos metros con setenta centímetros, lo cual dejaba un espacio libre entre las habitaciones laterales
Eze 41:10 y la hilera de habitaciones a lo largo del muro exterior del atrio interior. Ese espacio libre tenía diez metros con sesenta centímetros de ancho y rodeaba todo el templo.
Eze 41:11 De las habitaciones laterales salían dos puertas al atrio del terraplén, que tenía dos metros con setenta centímetros de ancho. Una puerta daba al norte y la otra daba al sur.
Eze 41:12 Por el occidente había un gran edificio, cuyo frente daba al atrio del templo. De ancho medía treinta y siete metros con diez centímetros, de largo cuarenta y siete metros con setenta centímetros; sus muros tenían dos metros con setenta centímetros* de espesor.
Eze 41:13 Luego el hombre midió la longitud del templo y era de cincuenta y tres metros.* El atrio que rodeaba el edificio con los muros incluidos, tenía de largo cincuenta y tres metros más.
Eze 41:14 El atrio interior al oriente del templo también tenía cincuenta y tres metros de ancho.
Eze 41:15 El edificio al occidente, con sus dos muros incluidos, también tenía cincuenta y tres metros de ancho. El santuario, la sala interior y la antesala del templo
Eze 41:16 tenían un revestimiento de madera, al igual que los marcos de las ventanas empotradas. Los muros interiores del templo estaban revestidos con madera por encima y por debajo de las ventanas.
Eze 41:17 También estaban revestidos de madera el espacio sobre la puerta que daba a la habitación interior y sus paredes, por dentro y por fuera.
Eze 41:18 Todas las paredes estaban decoradas con querubines tallados, cada uno con dos caras, y había una palmera tallada entre cada querubín.
Eze 41:19 Una cara —que era de hombre— miraba hacia la palmera de un lado; la otra cara —de un león joven— miraba hacia la palmera del otro lado. Las figuras estaban talladas por todo el interior del templo,
Eze 41:20 desde el piso hasta la parte superior de las paredes, incluido el muro exterior del santuario.
Eze 41:21 En la entrada al santuario había columnas cuadradas y eran similares a las que había en la entrada del Lugar Santísimo.
Eze 41:22 Había también un altar de madera, que medía un metro con sesenta centímetros de alto y un metro con diez centímetros de ancho.* Las esquinas, la base y los costados del altar estaban hechos de madera. El hombre me dijo: «Esta es la mesa que está delante de la presencia del SEÑOR».
Eze 41:23 Tanto el santuario como el Lugar Santísimo tenían doble entrada
Eze 41:24 y cada entrada consistía de dos puertas giratorias.
Eze 41:25 Las puertas que conducían al santuario estaban decoradas con querubines tallados y palmeras talladas, como las de los muros. Había un techo de madera frente a la antesala del templo.
Eze 41:26 A ambos lados de la antesala había ventanas empotradas, decoradas con palmeras talladas. Las habitaciones laterales a lo largo del muro exterior también tenían techos.

miércoles, 15 de noviembre de 2017

LECTURA BÍBLICA 15 DE NOVIEMBRE

LECTURA PARA LA MAÑANA

JUAN     11:17-37

Jua 11:17 Cuando Jesús llegó a Betania, le dijeron que Lázaro ya llevaba cuatro días en la tumba.
Jua 11:18 Betania quedaba sólo a unos pocos kilómetros* de Jerusalén,
Jua 11:19 y muchos se habían acercado para consolar a Marta y a María por la pérdida de su hermano.
Jua 11:20 Cuando Marta se enteró de que Jesús estaba por llegar, salió a su encuentro, pero María se quedó en la casa.
Jua 11:21 Marta le dijo a Jesús: —Señor, si tan sólo hubieras estado aquí, mi hermano no habría muerto.
Jua 11:22 Pero, aun ahora, yo sé que Dios te dará todo lo que pidas.
Jua 11:23 Jesús le dijo: —Tu hermano resucitará.
Jua 11:24 —Es cierto —respondió Marta—, resucitará cuando resuciten todos, en el día final.
Jua 11:25 Jesús le dijo: —Yo soy la resurrección y la vida.* El que cree en mí vivirá aun después de haber muerto.
Jua 11:26 Todo el que vive en mí y cree en mí jamás morirá. ¿Lo crees, Marta?
Jua 11:27 —Sí, Señor —le dijo ella —. Siempre he creído que tú eres el Mesías, el Hijo de Dios, el que ha venido de Dios al mundo.
Jua 11:28 Luego Marta regresó adonde estaba María y los que se lamentaban. La llamó aparte y le dijo: «El Maestro está aquí y quiere verte».
Jua 11:29 Entonces María salió enseguida a su encuentro.
Jua 11:30 Jesús todavía estaba fuera de la aldea, en el lugar donde se había encontrado con Marta.
Jua 11:31 Cuando los que estaban en la casa consolando a María la vieron salir con tanta prisa, creyeron que iba a la tumba de Lázaro a llorar. Así que la siguieron.
Jua 11:32 Cuando María llegó y vio a Jesús, cayó a sus pies y dijo: —Señor, si tan sólo hubieras estado aquí, mi hermano no habría muerto.
Jua 11:33 Cuando Jesús la vio llorando y vio que los demás se lamentaban con ella, se enojó en su interior* y se conmovió profundamente.
Jua 11:34 —¿Dónde lo pusieron? —les preguntó. Ellos le dijeron: —Señor, ven a verlo.
Jua 11:35 Entonces Jesús lloró.
Jua 11:36 Las personas que estaban cerca dijeron: «¡Miren cuánto lo amaba!».
Jua 11:37 Pero otros decían: «Este hombre sanó a un ciego. ¿Acaso no podía impedir que Lázaro muriera?».



 1 JUAN  3:11-18

1Jn 3:11 Éste es el mensaje que ustedes han oído desde el principio: que nos amemos unos a otros.
1Jn 3:12 No debemos ser como Caín, quien pertenecía al maligno y mató a su hermano. ¿Y por qué lo mató? Porque Caín hacía lo malo y su hermano lo recto.
1Jn 3:13 Así que, amados hermanos, no se sorprendan si el mundo los odia.
1Jn 3:14 Si amamos a nuestros hermanos en Cristo,* eso demuestra que hemos pasado de muerte a vida. Pero el que no tiene amor sigue muerto.
1Jn 3:15 Todo el que odia a un hermano, en el fondo de su corazón es un asesino, y ustedes saben que ningún asesino tiene la vida eterna en él.
1Jn 3:16 Conocemos lo que es el amor verdadero, porque Jesús entregó su vida por nosotros. De manera que nosotros también tenemos que dar la vida por nuestros hermanos.
1Jn 3:17 Si alguien tiene suficiente dinero para vivir bien y ve a un hermano en necesidad pero no le muestra compasión, ¿cómo puede estar el amor de Dios en esa persona?
1Jn 3:18 Queridos hijos, que nuestro amor no quede sólo en palabras; mostremos la verdad por medio de nuestras acciones.




JOB  14

Job 14:1 »¡Qué frágil es el ser humano! ¡Qué breve es la vida, tan llena de dificultades!
Job 14:2 Brotamos como una flor y después nos marchitamos; desaparecemos como una sombra pasajera.
Job 14:3 ¿Tienes que vigilar a una criatura tan frágil y exiges que yo te rinda cuentas?
Job 14:4 ¿Quién podrá sacar pureza de una persona impura? ¡Nadie!
Job 14:5 Tú has determinado la duración de nuestra vida. Tú sabes cuántos meses viviremos, y no se nos concederá ni un minuto más.
Job 14:6 Así que, ¡déjanos tranquilos, déjanos descansar! Somos como los jornaleros, entonces déjanos terminar nuestro trabajo en paz.
Job 14:7 »¡Hasta un árbol tiene más esperanza! Si lo cortan, volverá a brotar y le saldrán nuevas ramas.
Job 14:8 Aunque sus raíces hayan envejecido en la tierra y su tocón esté podrido,
Job 14:9 al sentir el agua renacerá y echará nuevos brotes como un árbol recién plantado.
Job 14:10 »En cambio, cuando los seres humanos mueren, pierden su fuerza; dan su último suspiro, y después, ¿dónde están?
Job 14:11 Como el agua se evapora de un lago y el río desaparece en la sequía,
Job 14:12 así mismo la gente yace en la tumba y jamás se levanta. Hasta que los cielos dejen de existir, nadie despertará ni será perturbado de su sueño.
Job 14:13 »¡Cómo quisiera que me escondieras en la tumba* y que allí me dejaras olvidado hasta que pase tu enojo! ¡Pero anota en tu calendario para que te acuerdes de mí!
Job 14:14 ¿Pueden los muertos volver a vivir? De ser así, esto me daría esperanza durante todos mis años de lucha y con anhelo esperaría la liberación de la muerte.
Job 14:15 Me llamarías y yo te respondería, y tú me añorarías a mí, la obra de tus manos.
Job 14:16 Entonces, cuidarías mis pasos en lugar de vigilar mis pecados.
Job 14:17 Mis pecados estarían sellados en una bolsa y cubrirías mi culpa.
Job 14:18 »En cambio, de la manera que las montañas caen y se derrumban y como las rocas se despeñan por el precipicio,
Job 14:19 como el agua desgasta las piedras y las inundaciones arrastran la tierra, así mismo tú destruyes la esperanza de la gente.
Job 14:20 Tú siempre puedes más que ellos, y desaparecen de la escena. Los desfiguras cuando mueren y los despides.
Job 14:21 Ellos nunca saben si sus hijos crecen con honor o si se hunden en el olvido.
Job 14:22 Sufren con dolor; su vida está llena de desgracia».

LECTURA PARA LA NOCHE

EZEQUIEL 38-39

Eze 38:1 Este es otro mensaje que recibí del SEÑOR:
Eze 38:2 «Hijo de hombre, ponte de cara a Gog, de la tierra de Magog, el príncipe que gobierna a las naciones de Mesec y Tubal, y profetiza contra él.
Eze 38:3 Dale este mensaje de parte del SEÑOR Soberano: “¡Gog, yo soy tu enemigo!
Eze 38:4 Te haré regresar y te pondré garfios en las mandíbulas para sacarte junto con todo tu ejército: tus caballos y tus conductores de carros con toda su armadura y una inmensa multitud armada con escudos y espadas.
Eze 38:5 Además te acompañarán Persia, Etiopía y Libia* con todas sus armas.
Eze 38:6 También se sumarán Gomer y todos sus ejércitos, junto con los ejércitos de Bet-togarmá desde el lejano norte y muchos otros.
Eze 38:7 »”¡Prepárate; alístate! Mantén movilizados a todos los ejércitos que te rodean y toma el mando de ellos.
Eze 38:8 Al cabo de mucho tiempo, recibirás la orden de entrar en combate. En un futuro lejano, caerás en picada sobre la tierra de Israel, la cual estará disfrutando de paz, después de haberse recuperado de la guerra y luego de que su gente haya regresado de otras tierras hacia los montes de Israel.
Eze 38:9 Tú y todos tus aliados —un inmenso y temible ejército— descenderán sobre Israel como una tormenta y cubrirán la tierra como una nube.
Eze 38:10 »”Esto dice el SEÑOR Soberano: en ese tiempo, te vendrán a la mente malos pensamientos y tramarás una estrategia perversa.
Eze 38:11 Dirás: ‘¡Israel es un país sin protección, lleno de aldeas sin murallas! ¡Marcharé contra Israel y destruiré a su pueblo, que vive tan confiado!
Eze 38:12 Iré a esas ciudades que antes estaban desoladas y que ahora están repletas de gente que regresó del destierro de muchas naciones. Las saquearé y me llevaré un enorme botín porque ahora los habitantes son ricos en animales y en otras posesiones. ¡Piensan que el mundo gira a su alrededor!’.
Eze 38:13 Sin embargo, los de Saba y Dedán, y los mercaderes de Tarsis preguntarán: ‘¿De verdad piensas que los ejércitos que has juntado podrán robarles la plata y el oro? ¿Piensas que puedes llevarte los animales, apoderarte de sus bienes y saquear su riqueza?’ ”.
Eze 38:14 »Por lo tanto, hijo de hombre, profetiza contra Gog. Dale este mensaje de parte del SEÑOR Soberano: “Cuando mi pueblo viva en paz en su país, entonces tú te despertarás.*
Eze 38:15 Vendrás desde tu tierra natal, en el lejano norte, con tu inmensa caballería y tu poderoso ejército,
Eze 38:16 atacarás a mi pueblo Israel y cubrirás su tierra como una nube. En ese futuro lejano, te traeré contra mi tierra ante la vista de todos y se demostrará mi santidad, Gog, por medio de lo que te suceda a ti. Luego todas las naciones sabrán que yo soy el SEÑOR.
Eze 38:17 »”Esto pregunta el SEÑOR Soberano: ¿eres tú de quien yo hablé hace mucho tiempo, cuando anuncié mediante los profetas de Israel que en el futuro te enviaría contra mi pueblo?
Eze 38:18 Pero esto dice el SEÑOR Soberano: cuando Gog invada la tierra de Israel, ¡herviré de furia!
Eze 38:19 En mis celos y en mi enojo ardiente prometo que ese día habrá una violenta sacudida en el territorio de Israel.
Eze 38:20 Todos los seres vivientes —los peces en el mar, las aves del cielo, los animales del campo, los pequeños animales que corren por el suelo y toda la gente de la tierra— temblarán de terror ante mi presencia. Se derrumbarán las montañas, se desintegrarán los acantilados y las murallas caerán al suelo.
Eze 38:21 Convocaré contra ti a la espada en todas las colinas de Israel, dice el SEÑOR Soberano. Tus hombres se atacarán con la espada unos contra otros.
Eze 38:22 Te castigaré a ti y a tus ejércitos con enfermedades y derramamiento de sangre; ¡enviaré lluvias torrenciales, granizo, fuego y azufre ardiente!
Eze 38:23 De ese modo, mostraré mi grandeza y santidad, y me daré a conocer a todas las naciones del mundo. Entonces sabrán que yo soy el SEÑOR”.
Eze 39:1 »Hijo de hombre, profetiza contra Gog. Dale este mensaje de parte del SEÑOR Soberano: “Yo soy tu enemigo, oh Gog, gobernante de las naciones de Mesec y Tubal.
Eze 39:2 Te haré regresar, te traeré desde el lejano norte y te llevaré hacia las montañas de Israel.
Eze 39:3 Te quitaré el arco de la mano izquierda y las flechas de la mano derecha y te dejaré indefenso.
Eze 39:4 Tú, tu ejército y tus aliados morirán sobre las montañas. Te haré comida para los buitres y los animales salvajes.
Eze 39:5 Caerás en campo abierto, porque yo he hablado, dice el SEÑOR Soberano.
Eze 39:6 Haré llover fuego sobre Magog y sobre todos tus aliados que viven seguros en las costas. Entonces sabrán que yo soy el SEÑOR.
Eze 39:7 »”De ese modo, daré a conocer mi santo nombre en medio de mi pueblo Israel. No permitiré que nadie deshonre mi nombre; y las naciones también sabrán que yo soy el SEÑOR, el Santo de Israel.
Eze 39:8 Ese día de juicio llegará, dice el SEÑOR Soberano. Todo sucederá tal como lo he declarado.
Eze 39:9 »”Entonces los habitantes de las ciudades de Israel saldrán a recoger tus escudos pequeños y grandes, tus arcos y flechas, tus jabalinas y tus lanzas, y lo usarán todo como leña. ¡Habrá suficiente para que les dure siete años!
Eze 39:10 No será necesario cortar leña de los campos ni de los bosques, porque de esas armas obtendrán toda la leña que necesiten. Saquearán a quienes pensaban saquearlos y robarán a quienes pensaban robarles, dice el SEÑOR Soberano.
Eze 39:11 »”Prepararé un inmenso cementerio para Gog y sus multitudes en el valle de los Viajeros, al oriente del mar Muerto.* Ese lugar impedirá el paso de quienes viajen por allí y el lugar pasará a llamarse valle de las Multitudes de Gog.
Eze 39:12 Les llevará siete meses a los israelitas enterrar los cuerpos y limpiar la tierra.
Eze 39:13 Todo el pueblo colaborará, pues será una victoria gloriosa para Israel ese día, cuando demuestre mi gloria, dice el SEÑOR Soberano.
Eze 39:14 »”Pasados los siete meses, se nombrarán grupos de hombres que exploren la tierra en busca de esqueletos para enterrar y así la tierra quedará limpia de nuevo.
Eze 39:15 Donde encuentren huesos pondrán un indicador para que los equipos encargados de enterrarlos los trasladen al valle de las Multitudes de Gog y los sepulten allí.
Eze 39:16 (Habrá allí una ciudad llamada Hamona, que significa ‘multitud’). Así por fin quedará limpia la tierra”.
Eze 39:17 »Ahora, hijo de hombre, esto dice el SEÑOR Soberano: llama a las aves y a los animales salvajes y diles: “Reúnanse para mi gran banquete sacrificial. ¡Vengan de lejos y de cerca a los montes de Israel y coman allí carne y beban sangre!
Eze 39:18 ¡Coman la carne de hombres valientes y beban la sangre de príncipes como si fueran carneros, corderos, cabras y toros; todos animales engordados de Basán!
Eze 39:19 Devoren la carne hasta quedar hastiados; beban la sangre hasta embriagarse. Es el banquete sacrificial que he preparado para ustedes.
Eze 39:20 Sáciense de la mesa de mi banquete; devoren caballos y conductores de carros, hombres poderosos y toda clase de guerreros valientes, dice el SEÑOR Soberano”.
Eze 39:21 »De ese modo, mostraré mi gloria a las naciones. Todos verán el castigo que les impuse y el poder de mi puño cuando golpeo.
Eze 39:22 A partir de entonces, el pueblo de Israel sabrá que yo soy el SEÑOR su Dios.
Eze 39:23 Luego las naciones sabrán por qué los israelitas fueron enviados al destierro, fue el castigo por su pecado, porque fueron infieles a su Dios. Por lo tanto, les di la espalda y dejé que sus enemigos los destruyeran.
Eze 39:24 Les di la espalda y los castigué por su contaminación y por sus pecados.
Eze 39:25 »Ahora bien, esto dice el SEÑOR Soberano: pondré fin a la cautividad de mi pueblo.* ¡Tendré misericordia de todo Israel, pues yo protejo celosamente mi santa reputación!
Eze 39:26 Una vez que regresen a su propia tierra para vivir en paz, donde nadie los molestará, asumirán la responsabilidad de* la deshonra e infidelidad que cometieron.
Eze 39:27 Cuando los haga regresar de las tierras de sus enemigos, mostraré mi santidad en medio de ellos para que la vean todas las naciones.
Eze 39:28 Entonces mi pueblo sabrá que yo soy el SEÑOR su Dios, porque los envié al destierro y los regresé a su hogar. No abandonaré a ninguno de mi pueblo.
Eze 39:29 Nunca más esconderé mi rostro de ellos, pues derramaré mi Espíritu sobre el pueblo de Israel. ¡Yo, el SEÑOR Soberano, he hablado!».

martes, 14 de noviembre de 2017

LECTURA BÍBLICA 14 DE NOVIEMBRE

LECTURA PARA LA MAÑANA

JUAN     11:1-16

Jua 11:1 Un hombre llamado Lázaro estaba enfermo. Vivía en Betania con sus hermanas María y Marta.
Jua 11:2 María era la misma mujer que tiempo después derramó el perfume costoso sobre los pies del Señor y los secó con su cabello.* Su hermano, Lázaro, estaba enfermo.
Jua 11:3 Así que las dos hermanas le enviaron un mensaje a Jesús que decía: «Señor, tu querido amigo está muy enfermo».
Jua 11:4 Pero, cuando Jesús oyó la noticia, dijo: «La enfermedad de Lázaro no acabará en muerte. Al contrario, sucedió para la gloria de Dios, a fin de que el Hijo de Dios reciba gloria como resultado».
Jua 11:5 Y, aunque Jesús amaba a Marta, a María y a Lázaro,
Jua 11:6 se quedó donde estaba dos días más.
Jua 11:7 Pasado ese tiempo, les dijo a sus discípulos: —Volvamos a Judea.
Jua 11:8 Pero sus discípulos se opusieron diciendo: —Rabí,* hace sólo unos días, la gente* de Judea trató de apedrearte. ¿Irás allí de nuevo?
Jua 11:9 Jesús contestó: —Cada día tiene doce horas de luz. Durante el día, la gente puede andar segura y puede ver porque tiene la luz de este mundo.
Jua 11:10 Pero, de noche, se corre el peligro de tropezar, porque no hay luz.
Jua 11:11 Nuestro amigo Lázaro se ha dormido —agregó después—, pero ahora iré a despertarlo.
Jua 11:12 —Señor —dijeron los discípulos—, si se ha dormido, ¡pronto se pondrá mejor!
Jua 11:13 Ellos pensaron que Jesús había querido decir que Lázaro sólo estaba dormido, pero Jesús se refería a que Lázaro había muerto.
Jua 11:14 Por eso les dijo claramente: —Lázaro está muerto.
Jua 11:15 Y, por el bien de ustedes, me alegro de no haber estado allí, porque ahora ustedes van a creer de verdad. Vamos a verlo.
Jua 11:16 Tomás, al que apodaban el Gemelo,* les dijo a los otros discípulos: «Vamos nosotros también y moriremos con Jesús».



 1 JUAN  3:1-10

1Jn 3:1 Miren con cuánto amor nos ama nuestro Padre que nos llama sus hijos, ¡y eso es lo que somos! Pero la gente de este mundo no reconoce que somos hijos de Dios, porque no lo conocen a él.
1Jn 3:2 Queridos amigos, ya somos hijos de Dios, pero él todavía no nos ha mostrado lo que seremos cuando Cristo venga. Pero sí sabemos que seremos como él, porque lo veremos tal como él es.
1Jn 3:3 Y todos los que tienen esta gran expectativa se mantendrán puros, así como él es puro.
1Jn 3:4 Todo el que peca viola la ley de Dios, porque todo pecado va en contra de la ley de Dios.
1Jn 3:5 Y ustedes saben que Jesús vino para quitar nuestros pecados, y en él no hay pecado.
1Jn 3:6 Todo el que siga viviendo en él no pecará; pero todo el que sigue pecando no lo conoce ni entiende quién es él.
1Jn 3:7 Queridos hijos, no dejen que nadie los engañe acerca de lo siguiente: cuando una persona hace lo correcto, demuestra que es justa, así como Cristo es justo.
1Jn 3:8 Sin embargo, cuando alguien sigue pecando, demuestra que pertenece al diablo, el cual peca desde el principio. Pero el Hijo de Dios vino para destruir las obras del diablo.
1Jn 3:9 Los que han nacido en la familia de Dios no se caracterizan por practicar el pecado, porque la vida de Dios* está en ellos. Así que no pueden seguir pecando, porque son hijos de Dios.
1Jn 3:10 Por lo tanto, podemos identificar quiénes son hijos de Dios y quiénes son hijos del diablo. Todo el que no se conduce con rectitud y no ama a los creyentes* no pertenece a Dios.



JOB  13

Job 13:1 »Miren, he visto todo esto con mis propios ojos, y lo he escuchado con mis propios oídos y ahora comprendo.
Job 13:2 Tengo tanto conocimiento como ustedes; no son mejores que yo.
Job 13:3 En cuanto a mí, hablaría directamente con el Todopoderoso; quiero defender mi caso ante Dios mismo.
Job 13:4 En cuanto a ustedes, me calumnian con mentiras. Como médicos, son unos matasanos inútiles.
Job 13:5 ¡Si tan sólo se quedaran callados! Es lo más sabio que podrían hacer.
Job 13:6 Escuchen los cargos que presento; presten atención a mis argumentos.
Job 13:7 »¿Acaso defienden a Dios con mentiras? ¿Presentan argumentos engañosos en su nombre?
Job 13:8 ¿Mostrarán parcialidad en su testimonio a favor de él? ¿Serán los abogados defensores de Dios?
Job 13:9 ¿Qué ocurrirá cuando descubra lo que hacen? ¿Creen que pueden engañarlo tan fácilmente como lo hacen con la gente?
Job 13:10 Si en secreto hacen inclinar los testimonios a su favor, ciertamente se meterán en problemas con él.
Job 13:11 ¿No les da terror su majestad? ¿No los deja abrumados el temor que sienten por él?
Job 13:12 Sus frases vacías valen tanto como las cenizas; su defensa es tan frágil como una vasija de barro.
Job 13:13 »Ahora quédense en silencio y déjenme en paz. Permítanme hablar y afrontaré las consecuencias.
Job 13:14 Así es, me jugaré la vida y diré lo que realmente pienso.
Job 13:15 Dios podría matarme, pero es mi única esperanza;* voy a presentar mi caso ante él.
Job 13:16 Esto es lo que me salvará: no soy ningún impío. Si lo fuera, no podría estar delante de él.
Job 13:17 »Presten mucha atención a lo que voy a decir; escúchenme hasta el final.
Job 13:18 He preparado mi defensa; seré declarado inocente.
Job 13:19 ¿Quién puede discutir conmigo sobre esto? Y si demuestran que estoy equivocado, me quedaré callado y moriré.
Job 13:20 »Oh, Dios, concédeme estas dos cosas y entonces podré enfrentarme contigo:
Job 13:21 quítame de encima tu mano dura y no me atemorices con tu temible presencia.
Job 13:22 Ahora llámame, ¡y te responderé! O deja que te hable y contéstame tú.
Job 13:23 Dime, ¿qué he hecho mal? Muéstrame mi rebelión y mi pecado.
Job 13:24 ¿Por qué te alejas de mí? ¿Por qué me tratas como a tu enemigo?
Job 13:25 ¿Atemorizarías a una hoja llevada por el viento? ¿Perseguirías a la paja seca?
Job 13:26 »Escribes amargas acusaciones en mi contra y sacas a relucir todos los pecados de mi juventud.
Job 13:27 Pones mis pies en el cepo, examinas todos mis caminos y rastreas todas mis pisadas.
Job 13:28 Me consumo como madera que se pudre, como un abrigo carcomido por la polilla.

LECTURA PARA LA NOCHE

EZEQUIEL 35-37

Eze 35:1 Nuevamente recibí un mensaje del SEÑOR:
Eze 35:2 «Hijo de hombre, ponte de cara al monte Seir y profetiza contra sus habitantes.
Eze 35:3 Dales este mensaje de parte del SEÑOR Soberano: »“Oh monte Seir, yo soy tu enemigo y levantaré mi puño contra ti para destruirte por completo.
Eze 35:4 Demoleré tus ciudades y te dejaré desolado. Entonces sabrás que yo soy el SEÑOR.
Eze 35:5 »”Tu eterno odio por los israelitas te llevó a masacrarlos cuando estaban indefensos, cuando ya los había castigado por todos sus pecados.
Eze 35:6 Tan cierto como que yo vivo, dice el SEÑOR Soberano, ya que no muestras rechazo alguno a la sangre, te daré tu propio baño de sangre. ¡Ahora te toca a ti!
Eze 35:7 Haré del monte Seir una desolación total; mataré a los que traten de escapar y a cualquiera que regrese.
Eze 35:8 Llenaré tus montes con los cadáveres. Tus colinas, valles y barrancos se colmarán de gente masacrada a espada.
Eze 35:9 Te dejaré desolado para siempre; tus ciudades jamás se reconstruirán. Entonces sabrás que yo soy el SEÑOR.
Eze 35:10 »”Pues dijiste: ‘Los territorios de Israel y Judá serán míos; me apoderaré de ellos. ¡Qué me importa que el SEÑOR esté allí!’.
Eze 35:11 Por lo tanto, tan cierto como que yo vivo, dice el SEÑOR Soberano, te pagaré todos tus actos de enojo con los míos. Te castigaré por todos tus actos de enojo, envidia y odio; y me daré a conocer a Israel* por medio de lo que yo te haga a ti.
Eze 35:12 Entonces sabrás que yo, el SEÑOR, he oído cada palabra de desprecio que pronunciaste contra los montes de Israel. Pues dijiste: ‘¡Están desolados; nos fueron entregados para que los comamos!’.
Eze 35:13 ¡Al decir eso, se jactaron con arrogancia contra mí y lo oí todo!
Eze 35:14 »”Esto dice el SEÑOR Soberano: todo el mundo se alegrará cuando te deje hecho un lugar desolado.
Eze 35:15 Tú te alegraste cuando el territorio de Israel fue devastado. ¡Ahora yo me alegraré de tu desolación! ¡Serán exterminados, ustedes, pueblo del monte Seir y todos los que viven en Edom! Entonces sabrán que yo soy el SEÑOR”.
Eze 36:1 »Hijo de hombre, profetiza a los montes de Israel y dales este mensaje: “¡Oh montañas de Israel, oigan la palabra del SEÑOR!
Eze 36:2 Esto dice el SEÑOR Soberano: sus enemigos se mofaron de ustedes diciendo: ‘¡Ajá, ahora las alturas antiguas nos pertenecen!’ ”.
Eze 36:3 Por lo tanto, hijo de hombre, da este mensaje a los montes de Israel de parte del SEÑOR Soberano: “Sus enemigos los atacaron por todas partes, los hicieron propiedad de muchas naciones y objeto de mucha burla y calumnia.
Eze 36:4 Por lo tanto, montes de Israel, oigan la palabra del SEÑOR Soberano. Él habla a las colinas y a los montes; a los barrancos y a los valles; a las asoladas tierras baldías y a las ciudades abandonadas de hace tiempo, que fueron destruidas y burladas por naciones vecinas.
Eze 36:5 Esto dice el SEÑOR Soberano: el enojo de mis celos arde contra esas naciones, especialmente contra Edom, porque me trataron con total desprecio cuando, con aires de triunfo, se apoderaron de mi tierra y la tomaron como botín”.
Eze 36:6 »Por lo tanto, profetiza a las colinas y a los montes, a los barrancos y a los valles de Israel. Esto dice el SEÑOR Soberano: “Estoy furioso porque pasaron vergüenza ante las naciones vecinas.
Eze 36:7 Por lo tanto, esto dice el SEÑOR Soberano: he jurado solemnemente que pronto esas naciones tendrán que soportar su propia vergüenza.
Eze 36:8 »”Sin embargo, los montes de Israel producirán abundantes cosechas de frutos para mi pueblo, ¡que ya pronto regresará a casa!
Eze 36:9 Ya ven, ustedes me importan y les prestaré atención. Su suelo será arado y se sembrarán cultivos.
Eze 36:10 Aumentaré en gran manera la población de Israel y las ciudades en ruinas se reconstruirán y se llenarán de gente.
Eze 36:11 No sólo aumentaré el número de habitantes, sino también de animales. Oh montes de Israel, traeré gente para que vuelva a habitarlos. Los haré aun más prósperos que antes. Así sabrán que yo soy el SEÑOR.
Eze 36:12 Haré que mi pueblo vuelva a transitarlos y ustedes formarán parte de su territorio. Nunca más privarán ustedes a mi pueblo de sus hijos.
Eze 36:13 »”Esto dice el SEÑOR Soberano: las demás naciones se mofan de ti al decir: ‘¡Israel es una tierra que devora a su propia gente y deja a la nación sin hijos!’;
Eze 36:14 pero nunca más devorarás a tu gente ni los dejarás sin hijos, dice el SEÑOR Soberano.
Eze 36:15 No permitiré que oigas los insultos de las otras naciones y ellas dejarán de burlarse de ti. No serás una tierra que provoque la caída de su propia nación, dice el SEÑOR Soberano”».
Eze 36:16 Luego recibí este otro mensaje del SEÑOR:
Eze 36:17 «Hijo de hombre, cuando los israelitas vivían en su propia tierra, la contaminaron con su mala manera de vivir. Para mí, su conducta fue tan impura como el paño menstrual de una mujer.
Eze 36:18 Contaminaron la tierra con homicidios y con la adoración de ídolos,* por eso derramé mi furia sobre ellos.
Eze 36:19 Los esparcí por varios países a fin de castigarlos por su mala manera de vivir;
Eze 36:20 pero esparcidos entre las naciones, deshonraron mi santo nombre. Pues las naciones decían: “¡Estos son el pueblo del SEÑOR, pero él no pudo protegerlos en su propia tierra!”.
Eze 36:21 Entonces me preocupé por mi santo nombre, al cual mi pueblo trajo vergüenza entre las naciones.
Eze 36:22 »Por lo tanto, da este mensaje a los israelitas de parte del SEÑOR Soberano: “Los llevaré de regreso a su tierra, pero no porque lo merezcan sino para proteger mi santo nombre, que deshonraron mientras estaban esparcidos entre las naciones.
Eze 36:23 Mostraré cuán santo es mi gran nombre, el nombre que deshonraron entre las naciones. Cuando revele mi santidad por medio de ustedes ante los ojos de las naciones, dice el SEÑOR Soberano, entonces ellas sabrán que yo soy el SEÑOR.
Eze 36:24 Pues los recogeré de entre todas las naciones y los haré regresar a su tierra.
Eze 36:25 »”Entonces los rociaré con agua pura y quedarán limpios. Lavaré su inmundicia y dejarán de rendir culto a ídolos.
Eze 36:26 Les daré un corazón nuevo y pondré un espíritu nuevo dentro de ustedes. Les quitaré ese terco corazón de piedra y les daré un corazón tierno y receptivo.*
Eze 36:27 Pondré mi Espíritu en ustedes para que sigan mis decretos y se aseguren de obedecer mis ordenanzas.
Eze 36:28 »”Vivirán en Israel, la tierra que hace mucho tiempo di a sus antepasados. Ustedes serán mi pueblo y yo seré su Dios.
Eze 36:29 Los limpiaré de su conducta inmunda. Les daré buenas cosechas de grano y no enviaré más hambrunas a su tierra.
Eze 36:30 Les daré abundantes cosechas de sus árboles frutales y sus campos, y nunca más las naciones vecinas podrán burlarse de su tierra a causa de las hambrunas.
Eze 36:31 Entonces recordarán los pecados que cometieron en el pasado y se avergonzarán de ustedes mismos por todas las cosas detestables que hicieron.
Eze 36:32 Sin embargo, recuerden, dice el SEÑOR Soberano, que no lo hago porque lo merezcan. ¡Oh Israel, pueblo mío, ustedes deberían estar totalmente avergonzados por todo lo que hicieron!
Eze 36:33 »”Esto dice el SEÑOR Soberano: cuando yo los limpie de sus pecados, volveré a poblar sus ciudades y se reconstruirán las ruinas.
Eze 36:34 Los campos que estaban vacíos y desolados, a la vista de todos, se cultivarán de nuevo.
Eze 36:35 Cuando los regrese a su tierra, la gente dirá: ‘¡Esta tierra era baldía y ahora se parece al jardín del Edén! ¡Las ciudades abandonadas y en ruinas ahora tienen murallas fuertes y están llenas de gente!’.
Eze 36:36 Entonces las naciones vecinas que hayan sobrevivido sabrán que yo, el SEÑOR, reedifiqué lo que estaba en ruinas y volví a sembrar la tierra baldía. Pues yo, el SEÑOR, lo he dicho, y cumpliré mi palabra.
Eze 36:37 »”Esto dice el SEÑOR Soberano: estoy dispuesto a escuchar las oraciones de Israel y a aumentar su población como un rebaño.
Eze 36:38 Los israelitas serán tan numerosos como los rebaños sagrados que llenan las calles de Jerusalén en tiempos de los festivales. Las ciudades que estaban en ruinas estarán repletas de gente una vez más y todos sabrán que yo soy el SEÑOR”».
Eze 37:1 El SEÑOR puso su mano sobre mí y fui llevado por el Espíritu del SEÑOR hasta un valle que estaba lleno de huesos.
Eze 37:2 El SEÑOR me condujo por entre los huesos que cubrían el fondo del valle. Estaban desparramados en el suelo por todas partes y completamente secos.
Eze 37:3 Luego me preguntó: —Hijo de hombre, ¿podrán estos huesos volver a convertirse en personas vivas? —Oh Soberano SEÑOR —respondí—, sólo tú sabes la respuesta.
Eze 37:4 Entonces me dijo: —Anuncia un mensaje profético a estos huesos y diles: “¡Huesos secos, escuchen la palabra del SEÑOR!
Eze 37:5 Esto dice el SEÑOR Soberano: ‘¡Atención! ¡Pondré aliento dentro de ustedes y haré que vuelvan a vivir!
Eze 37:6 Les pondré carne y músculos y los recubriré con piel. Pondré aliento en ustedes y revivirán. Entonces sabrán que yo soy el SEÑOR’ ”.
Eze 37:7 Así que yo anuncié el mensaje, tal como él me dijo. De repente, mientras yo hablaba, se oyó un ruido, un traqueteo por todo el valle. Se juntaron los huesos de cada cuerpo y volvieron a unirse hasta formar esqueletos enteros.
Eze 37:8 Mientras yo observaba, vi que se formaron músculos y apareció carne sobre los huesos. Después se formó piel para recubrir los cuerpos, pero aún no tenían aliento de vida.
Eze 37:9 Luego me dijo: «Hijo de hombre, anuncia un mensaje profético a los vientos. Anuncia un mensaje profético y di: “Esto dice el SEÑOR Soberano: ‘¡Ven, oh aliento, ven de los cuatro vientos y sopla en estos cuerpos muertos para que vuelvan a vivir’ ”».
Eze 37:10 Así que yo anuncié el mensaje como él me ordenó y entró aliento en los cuerpos. Todos volvieron a la vida y se pusieron de pie; era un gran ejército.
Eze 37:11 Luego me dijo: «Hijo de hombre, estos huesos representan al pueblo de Israel. Ellos dicen: “Nos hemos vuelto huesos viejos y secos; hemos perdido toda esperanza. Nuestra nación está acabada”.
Eze 37:12 Por lo tanto, profetiza y diles: “Esto dice el SEÑOR Soberano: ‘Oh pueblo mío, abriré las tumbas del destierro y haré que te levantes. Luego te regresaré a la tierra de Israel.
Eze 37:13 Cuando eso suceda, pueblo mío, sabrás que yo soy el SEÑOR.
Eze 37:14 Pondré mi Espíritu en ti, volverás a vivir y regresarás a tu propia tierra. Entonces sabrás que yo, el SEÑOR, he hablado y que he cumplido mi palabra. ¡Sí, el SEÑOR ha hablado!’ ”».
Eze 37:15 Nuevamente recibí un mensaje del SEÑOR:
Eze 37:16 «Hijo de hombre, toma un trozo de madera y grábale estas palabras: “Esto representa a Judá y a sus tribus aliadas”. Luego toma otro trozo y graba en él estas palabras: “Esto representa a Efraín y a las tribus del norte de Israel”* .
Eze 37:17 Ahora toma ambos trozos en tu mano como si fueran una sola pieza de madera.
Eze 37:18 Cuando la gente te pregunte qué significa lo que haces,
Eze 37:19 diles: “Esto dice el SEÑOR Soberano: ‘Tomaré a Efraín y a las tribus del norte y las uniré a Judá. Las convertiré en una sola pieza de madera en mi mano’ ”.
Eze 37:20 »Luego coloca, a la vista del pueblo, los trozos de madera que has grabado, para que todos puedan verlos.
Eze 37:21 Dales este mensaje de parte del SEÑOR Soberano: “Reuniré al pueblo de Israel de entre las naciones. Los regresaré a su propia tierra desde los lugares adonde fueron esparcidos.
Eze 37:22 Los unificaré para que formen una sola nación sobre los montes de Israel. Un rey los gobernará a todos; ya no estarán divididos en dos naciones o en dos reinos.
Eze 37:23 Nunca más se contaminarán con ídolos* ni con imágenes repugnantes ni rebelión, porque los salvaré de recaer en el pecado y los limpiaré. Entonces serán verdaderamente mi pueblo y yo seré su Dios.
Eze 37:24 »Mi siervo David será su rey y tendrán un solo pastor. Obedecerán mis ordenanzas y se asegurarán de cumplir mis decretos.
Eze 37:25 Vivirán en la tierra que le di a mi siervo Jacob, la tierra donde vivieron sus antepasados. Tanto ellos como sus hijos y sus nietos vivirán allí para siempre, de generación en generación; y mi siervo David será su príncipe por siempre.
Eze 37:26 Haré con ellos un pacto de paz, un pacto eterno. Les daré su tierra y aumentaré su población,* y pondré mi templo en medio de ellos para siempre.
Eze 37:27 Haré mi hogar entre ellos. Yo seré su Dios y ellos serán mi pueblo.
Eze 37:28 Y cuando mi templo esté en medio de ellos para siempre, las naciones sabrán que yo soy el SEÑOR, quien hace santo a Israel».

lunes, 13 de noviembre de 2017

LECTURA BÍBLICA 13 DENOVIEMBRE

LECTURA PARA LA MAÑANA

JUAN     10:22-42

Jua 10:22 Ya era invierno, y Jesús estaba en Jerusalén durante el tiempo de Januká, el Festival de la Dedicación.
Jua 10:23 Se encontraba en el templo, caminando por la parte conocida como el pórtico de Salomón.
Jua 10:24 Algunas personas lo rodearon y le preguntaron: —¿Hasta cuándo nos tendrás en suspenso? Si tú eres el Mesías, dínoslo sin vueltas.
Jua 10:25 Jesús les contestó: —Yo ya les dije, y ustedes no me creen. La prueba es la obra que hago en nombre de mi Padre,
Jua 10:26 pero ustedes no me creen porque no son mis ovejas.
Jua 10:27 Mis ovejas escuchan mi voz; yo las conozco, y ellas me siguen.
Jua 10:28 Les doy vida eterna, y nunca perecerán. Nadie puede quitármelas,
Jua 10:29 porque mi Padre me las ha dado, y él es más poderoso que todos.* Nadie puede quitarlas de la mano del Padre.
Jua 10:30 El Padre y yo somos uno.
Jua 10:31 Una vez más, las personas tomaron piedras para matarlo.
Jua 10:32 Jesús dijo: —Bajo la dirección de mi Padre, he realizado muchas buenas acciones. ¿Por cuál de todas ellas me van a apedrear?
Jua 10:33 —No te apedreamos por ninguna buena acción, ¡sino por blasfemia! —contestaron —. Tú, un hombre común y corriente, afirmas ser Dios.
Jua 10:34 Jesús respondió: —En sus propias Escrituras* está registrado que Dios les dijo a ciertos líderes del pueblo: “Yo digo que ustedes son dioses”*.
Jua 10:35 Y ustedes bien saben que las Escrituras no pueden ser modificadas. Así que, si a las personas que recibieron el mensaje de Dios se les llamó “dioses”,
Jua 10:36 ¿por qué ustedes me acusan de blasfemar cuando digo: “Soy el Hijo de Dios”? Después de todo, el Padre me separó y me envió al mundo.
Jua 10:37 No me crean a menos que lleve a cabo las obras de mi Padre.
Jua 10:38 Pero, si hago su trabajo, entonces crean en las obras milagrosas que he hecho aunque no me crean a mí. Entonces sabrán y entenderán que el Padre está en mí y yo estoy en el Padre.
Jua 10:39 Una vez más trataron de arrestarlo, pero él se escapó y los dejó.
Jua 10:40 Se fue al otro lado del río Jordán, cerca del lugar donde Juan bautizaba al principio, y se quedó un tiempo allí.
Jua 10:41 Y muchos lo siguieron. «Juan no hacía señales milagrosas —se comentaban unos a otros—, pero todo lo que dijo acerca de este hombre resultó ser cierto».
Jua 10:42 Y muchos de los que estaban allí creyeron en Jesús.


 1 JUAN  2:24-29

1Jn 2:24 Por lo tanto, ustedes deben seguir fieles a lo que se les ha enseñado desde el principio. Si lo hacen, permanecerán en comunión con el Hijo y con el Padre;
1Jn 2:25 y en esta comunión disfrutamos de la vida eterna que él nos prometió.
1Jn 2:26 Les escribo estas cosas para advertirles acerca de los que quieren apartarlos del camino.
1Jn 2:27 Pero ustedes han recibido al Espíritu Santo,* y él vive dentro de cada uno de ustedes, así que no necesitan que nadie les enseñe lo que es la verdad. Pues el Espíritu* les enseña todo lo que necesitan saber, y lo que él enseña es verdad, no mentira. Así que, tal como él les ha enseñado, permanezcan en comunión con Cristo.
1Jn 2:28 Y ahora, queridos hijos, permanezcan en comunión con Cristo para que, cuando él regrese, estén llenos de valor y no se alejen de él avergonzados.
1Jn 2:29 Ya que sabemos que Cristo es justo, también sabemos que todos los que hacen lo que es justo son hijos de Dios.


JOB  12

Job 12:1 Entonces Job habló de nuevo:
Job 12:2 «Ustedes sí que lo saben todo, ¿no es cierto? Y cuando mueran, ¡la sabiduría morirá con ustedes!
Job 12:3 Ahora bien, yo también sé algunas cosas, y ustedes no son mejores que yo. ¿Quién no sabe estas cosas que acaban de decir?
Job 12:4 Sin embargo, mis amigos se ríen de mí porque clamo a Dios y espero una respuesta. Soy un hombre justo e intachable, sin embargo, se ríen de mí.
Job 12:5 La gente que está tranquila se burla de los que están en dificultades. Le da un empujón a los que tropiezan.
Job 12:6 Los ladrones están en paz y los que provocan a Dios viven seguros, aunque todavía siguen bajo el control de Dios.
Job 12:7 »Sólo pregunten a los animales, y ellos les enseñarán; pregunten a los pájaros del cielo, y ellos les contarán.
Job 12:8 Hablen a la tierra, y ella los instruirá; dejen que los peces del mar les hablen.
Job 12:9 Pues todos ellos saben que mi desgracia* ha venido de la mano del SEÑOR,
Job 12:10 ya que la vida de todo ser viviente está en sus manos, así como el aliento de todo ser humano.
Job 12:11 El oído pone a prueba las palabras que oye igual que la boca distingue los sabores.
Job 12:12 La sabiduría pertenece a los ancianos, y el entendimiento a los mayores.
Job 12:13 »Pero la verdadera sabiduría y el poder se encuentran en Dios; el consejo y el entendimiento le pertenecen.
Job 12:14 Lo que él destruye no se puede volver a construir. Cuando él mete a alguien en la cárcel, no hay escapatoria.
Job 12:15 Si él detiene la lluvia, la tierra se convierte en un desierto; si libera las aguas, se inunda la tierra.
Job 12:16 Así es, la fuerza y la sabiduría le pertenecen a él; los que engañan y los engañados, los dos están bajo su poder.
Job 12:17 Él se lleva a los consejeros y les quita el buen juicio; los jueces sabios se vuelven necios.
Job 12:18 Él despoja a los reyes del manto real y son llevados lejos con cuerdas alrededor de la cintura.
Job 12:19 Él se lleva lejos a los sacerdotes, despojados de su posición; derroca a los que llevan muchos años en el poder.
Job 12:20 Él hace callar al consejero de confianza y quita la percepción a los ancianos.
Job 12:21 Él derrama deshonra sobre los príncipes y desarma a los fuertes.
Job 12:22 »Él descubre los misterios escondidos en la oscuridad; trae luz a la más profunda penumbra.
Job 12:23 Él levanta naciones y las destruye; hace crecer a las naciones y las abandona.
Job 12:24 Él quita el entendimiento a los reyes, y los deja vagando en un desierto sin salida.
Job 12:25 Ellos andan a tientas en la oscuridad sin una luz; él los hace tambalear como borrachos.

LECTURA PARA LA NOCHE

EZEQUIEL 33-34

Eze 33:1 Una vez más recibí un mensaje del SEÑOR:
Eze 33:2 «Hijo de hombre, da este mensaje a tu pueblo: “Cuando yo envío a un ejército contra un país, los habitantes de ese país escogen a uno de los suyos para que sea el centinela.
Eze 33:3 Cuando el centinela ve acercarse al enemigo, toca la alarma para advertir a los habitantes.
Eze 33:4 Entonces, si los que oyen la alarma se niegan a actuar y resulta que los matan, ellos mismos tendrán la culpa de su muerte.
Eze 33:5 Oyeron la alarma pero no le hicieron caso, así que la responsabilidad es de ellos. Si hubieran prestado atención a la advertencia, podrían haber salvado sus vidas.
Eze 33:6 Ahora bien si el centinela ve acercarse al enemigo y no toca la alarma para advertir a la gente, él será responsable de la cautividad del pueblo. Todos morirán en sus pecados, pero haré responsable al centinela por la muerte de ellos”.
Eze 33:7 »Ahora, hijo de hombre, te pongo por centinela del pueblo de Israel. Por lo tanto, escucha lo que digo y adviérteles de mi parte.
Eze 33:8 Si yo anuncio que unos malvados de cierto morirán y tú no les dices que cambien su manera de vivir, entonces ellos morirán en sus pecados y te haré a ti responsable de su muerte.
Eze 33:9 En cambio, si les adviertes que se arrepientan y no lo hacen, morirán en sus pecados, pero tú te habrás salvado.
Eze 33:10 »Hijo de hombre, da este mensaje al pueblo de Israel: “Ustedes dicen: ‘Nuestros pecados son una carga pesada; ¡nos consumimos poco a poco! ¿Cómo sobreviviremos?’.
Eze 33:11 Tan cierto como que yo vivo, dice el SEÑOR Soberano, no me complace la muerte de los perversos. Sólo quiero que se aparten de su conducta perversa para que vivan. ¡Arrepiéntanse! ¡Apártense de su maldad, oh pueblo de Israel! ¿Por qué habrían de morir?”.
Eze 33:12 »Hijo de hombre, da este mensaje a tu pueblo: “La conducta recta de los justos no los salvará si se entregan al pecado, ni la mala conducta de los malvados los destruirá si se arrepienten y abandonan sus pecados.
Eze 33:13 Cuando les digo a los justos que vivirán, pero después pecan y piensan que se salvarán por haber sido justos anteriormente, entonces no se tomará en cuenta ninguno de sus actos de justicia. Los destruiré por sus pecados.
Eze 33:14 Y supongamos que les digo a unas personas malvadas que de cierto morirán, pero después abandonan sus pecados y hacen lo que es justo y recto.
Eze 33:15 Por ejemplo, podrían devolverle la garantía a un deudor, restituir lo que habían robado y obedecer mis leyes que dan vida dejando de hacer lo malo; si así lo hacen, entonces de cierto vivirán y no morirán.
Eze 33:16 No se sacará a relucir ninguno de sus pecados pasados, porque hicieron lo que es justo y recto, por eso ciertamente vivirán.
Eze 33:17 »”Tu pueblo dice: ‘El Señor no hace lo correcto’, pero son ellos quienes no hacen lo correcto.
Eze 33:18 Pues reitero, si los justos abandonan su conducta recta y pecan, morirán.
Eze 33:19 Sin embargo, si los malvados se apartan de su maldad y hacen lo que es justo y recto, vivirán.
Eze 33:20 Oh pueblo de Israel, ustedes dicen: ‘El Señor no hace lo correcto’; pero yo juzgo a cada uno de ustedes según sus acciones”».
Eze 33:21 El 8 de enero,* durante el año doce de nuestra cautividad, un sobreviviente de Jerusalén vino a verme y me dijo: «¡Ha caído la ciudad!».
Eze 33:22 La noche anterior, el SEÑOR había puesto su mano sobre mí y me había devuelto la voz. De modo que pude hablar cuando llegó ese hombre a la mañana siguiente.
Eze 33:23 Luego recibí el siguiente mensaje del SEÑOR:
Eze 33:24 «Hijo de hombre, el remanente de Judá, que vive disperso en las ciudades destruidas, sigue diciendo: “Abraham era un solo hombre y, sin embargo, llegó a poseer toda la tierra. Nosotros somos muchos; sin duda se nos ha entregado la tierra como posesión.”
Eze 33:25 Por lo tanto, diles a esas personas: “Esto dice el SEÑOR Soberano: ‘Ustedes comen carne con sangre, rinden culto a ídolos* y asesinan a los inocentes. ¿De veras piensan que la tierra debería ser suya?
Eze 33:26 ¡Asesinos! ¡Idólatras! ¡Adúlteros! ¿Acaso la tierra habría de pertenecerles?’ ”.
Eze 33:27 »Diles: “Esto dice el SEÑOR Soberano: ‘Tan cierto como que yo vivo, los que vivan en las ruinas morirán a filo de espada y enviaré animales salvajes para que devoren a los que vivan en campo abierto. Los que se escondan en fuertes y cuevas morirán de enfermedades.
Eze 33:28 Destruiré la tierra por completo y destrozaré su orgullo. Se acabará su poder arrogante. Las montañas de Israel quedarán tan desiertas que nadie siquiera pasará por ellas.
Eze 33:29 Cuando yo haya destruido la tierra por completo a causa de los pecados detestables que cometieron, entonces sabrán que yo soy el SEÑOR’ ”.
Eze 33:30 »Hijo de hombre, los de tu pueblo hablan de ti en sus casas y murmuran acerca de ti junto a las puertas. Se dicen unos a otros: “¡Vayamos a oír lo que el profeta tiene para contarnos de parte del SEÑOR!”.
Eze 33:31 Entonces ellos se acercan fingiendo sinceridad y se sientan delante de ti. Escuchan tus palabras pero no tienen ninguna intención de hacer lo que tú les dices. Tienen la boca llena de palabras sensuales y en su corazón sólo buscan dinero.
Eze 33:32 Les resultas muy entretenido, como alguien que les canta canciones de amor con una hermosa voz o les toca buena música con un instrumento. ¡Oyen lo que les dices, pero se niegan a hacerlo!
Eze 33:33 Sin embargo, cuando les sucedan todas estas cosas terribles —que sin duda les sucederán—, entonces sabrán que hubo un profeta entre ellos».
Eze 34:1 Después recibí este mensaje del SEÑOR:
Eze 34:2 «Hijo de hombre, profetiza contra los pastores, los líderes de Israel. Dales este mensaje de parte del SEÑOR Soberano: “¡Qué aflicción les espera a ustedes, pastores, que se alimentan a sí mismos en lugar de alimentar a sus rebaños! ¿Acaso los pastores no deben alimentar a sus ovejas?
Eze 34:3 Ustedes beben la leche, se visten con la lana y matan a los mejores animales, pero dejan que sus rebaños pasen hambre.
Eze 34:4 No han cuidado de las débiles; no se han ocupado de las enfermas ni han vendado las heridas; no salieron a buscar a las descarriadas y perdidas. En cambio, las gobernaron con mano dura y con crueldad.
Eze 34:5 Por eso mis ovejas se dispersaron sin pastor y son presa fácil de cualquier animal salvaje.
Eze 34:6 Han deambulado por todas las montañas y las colinas sobre la faz de la tierra; sin embargo, nadie salió a buscarlas.
Eze 34:7 »”Por lo tanto, pastores, oigan la palabra del SEÑOR:
Eze 34:8 tan cierto como que yo vivo, dice el SEÑOR Soberano, ustedes abandonaron a mi rebaño y lo expusieron al ataque de toda clase de animales salvajes. Aunque ustedes eran mis pastores, no salieron a buscar a mis ovejas cuando ellas se extraviaron. Se ocuparon de sí mismos y dejaron que las ovejas pasaran hambre.
Eze 34:9 Por lo tanto, pastores, oigan la palabra del SEÑOR.
Eze 34:10 Esto dice el SEÑOR Soberano: ahora me declaro enemigo de esos pastores y los haré responsables de lo que le sucedió a mi rebaño. Les quitaré el derecho de alimentar al rebaño y no dejaré que sigan alimentándose a sí mismos. Rescataré de su boca a mi rebaño; las ovejas ya no serán su presa.
Eze 34:11 »”Esto dice el SEÑOR Soberano: yo mismo saldré a buscar a mis ovejas y las encontraré.
Eze 34:12 Seré como un pastor que busca al rebaño esparcido. Encontraré a mis ovejas y las rescataré de todos los lugares por donde quedaron esparcidas ese día oscuro y nublado.
Eze 34:13 Las sacaré de entre los demás pueblos y naciones y las traeré de regreso a casa, a su propia tierra. Las alimentaré en las montañas de Israel, junto a los ríos y en todos los lugares habitados.
Eze 34:14 Así es, les daré buenos pastizales en las altas colinas de Israel. Descansarán en lugares agradables y se alimentarán con los abundantes pastizales verdes de las colinas.
Eze 34:15 Yo mismo cuidaré de mis ovejas y les daré un lugar para que se recuesten en paz, dice el SEÑOR Soberano.
Eze 34:16 Buscaré a mis perdidas y las traeré sanas y salvas de regreso a casa. Vendaré a las heridas y fortaleceré a las débiles. Sin embargo, destruiré a las gordas y poderosas; ¡a ellas también les daré de comer, pero juicio!
Eze 34:17 »”En cuanto a ti, rebaño mío, esto dice el SEÑOR Soberano a su pueblo: juzgaré entre un animal del rebaño y otro, y separaré a las ovejas de las cabras.
Eze 34:18 ¿No les basta quedarse con los mejores pastizales? ¿También tienen que pisotear lo que queda? ¿No les basta con beber el agua cristalina? ¿También tienen que enturbiar con las patas el resto del agua?
Eze 34:19 ¿Por qué mi rebaño tiene que comer lo que ustedes han pisoteado y beber el agua que han ensuciado?
Eze 34:20 »”Por lo tanto, esto dice el SEÑOR Soberano: sin duda alguna, juzgaré entre las ovejas gordas y las ovejas escuálidas.
Eze 34:21 Pues ustedes, las ovejas gordas, han empujado, embestido y desplazado a mi rebaño enfermo y hambriento hasta esparcirlo por tierras lejanas.
Eze 34:22 Así que yo rescataré a mi rebaño y ya no será maltratado. Juzgaré entre un animal del rebaño y otro.
Eze 34:23 Sobre ellos pondré un solo pastor, a mi siervo David. Él las alimentará y será su pastor.
Eze 34:24 Yo, el SEÑOR, seré su Dios y mi siervo David será un príncipe en medio de mi pueblo. ¡Yo, el SEÑOR, he hablado!
Eze 34:25 »”Haré un pacto de paz con mi pueblo y alejaré de la tierra a los animales peligrosos. Entonces los israelitas podrán acampar seguros en los lugares más silvestres y dormir sin temor en el bosque.
Eze 34:26 Bendeciré a mi pueblo y a sus hogares alrededor de mi colina sagrada. En la temporada oportuna les enviaré las lluvias que necesiten; habrá lluvias de bendición.
Eze 34:27 Los huertos y los campos de mi pueblo darán cosechas abundantes y todos vivirán seguros. Una vez que yo rompa las cadenas de su esclavitud y los rescate de quienes los esclavizaron, entonces ellos sabrán que yo soy el SEÑOR.
Eze 34:28 Ya no serán presa de otras naciones, ni animales salvajes los devorarán. Vivirán seguros y nadie los atemorizará.
Eze 34:29 »”Haré que su tierra sea famosa por sus cosechas, para que mi pueblo nunca más pase hambre ni sufra los insultos de naciones extranjeras.
Eze 34:30 De ese modo, sabrán que yo, el SEÑOR su Dios, estoy con ellos y sabrán que ellos —los israelitas— son mi pueblo, dice el SEÑOR Soberano.
Eze 34:31 Ustedes son mi rebaño, las ovejas de mi prado. Ustedes son mi pueblo y yo soy su Dios. ¡Yo, el SEÑOR Soberano, he hablado!”».

domingo, 12 de noviembre de 2017

LECTURA BÍBLICA 12 DE NOVIEMBRE

LECTURA PARA LA MAÑANA

JUAN     10:11-21

Jua 10:11 »Yo soy el buen pastor. El buen pastor da su vida en sacrificio por las ovejas.
Jua 10:12 El que trabaja a sueldo sale corriendo cuando ve que se acerca un lobo; abandona las ovejas, porque no son suyas y él no es su pastor. Entonces el lobo ataca el rebaño y lo dispersa.
Jua 10:13 El cuidador contratado sale corriendo porque trabaja sólo por el dinero y, en realidad, no le importan las ovejas.
Jua 10:14 »Yo soy el buen pastor; conozco a mis ovejas, y ellas me conocen a mí,
Jua 10:15 como también mi Padre me conoce a mí, y yo conozco al Padre. Así que sacrifico mi vida por las ovejas.
Jua 10:16 Además, tengo otras ovejas que no están en este redil, también las debo traer. Ellas escucharán mi voz, y habrá un solo rebaño con un solo pastor.
Jua 10:17 »El Padre me ama, porque sacrifico mi vida para poder tomarla de nuevo.
Jua 10:18 Nadie puede quitarme la vida sino que yo la entrego voluntariamente en sacrificio. Pues tengo la autoridad para entregarla cuando quiera y también para volver a tomarla. Esto es lo que ordenó mi Padre».
Jua 10:19 Al oírlo decir esas cosas, la gente* volvió a dividirse en cuanto a su opinión sobre Jesús.
Jua 10:20 Algunos decían: «Está loco y endemoniado, ¿para qué escuchar a un hombre así?».
Jua 10:21 Otros decían: «¡No suena como alguien poseído por un demonio! ¿Acaso un demonio puede abrir los ojos de los ciegos?».



 1 JUAN  2:18-23

1Jn 2:18 Queridos hijos, llegó la última hora. Ustedes han oído que el Anticristo viene, y ya han surgido muchos anticristos. Por eso sabemos que la última hora ha llegado.
1Jn 2:19 Esas personas salieron de nuestras iglesias pero, en realidad, nunca fueron parte de nosotros; de haber sido así, se habrían quedado con nosotros. Al irse demostraron que no eran parte de nosotros.
1Jn 2:20 Pero ustedes no son así, porque el Santo les ha dado su Espíritu,* y todos ustedes conocen la verdad.
1Jn 2:21 Así que les escribo no porque no conozcan la verdad, sino porque conocen la diferencia entre la verdad y la mentira.
1Jn 2:22 ¿Y quién es un mentiroso? El que dice que Jesús no es el Cristo.* El que niega al Padre y al Hijo es un anticristo.*
1Jn 2:23 El que niega al Hijo tampoco tiene al Padre; pero el que confiesa al Hijo tiene al Padre también.




JOB  11

Job 11:1 Entonces Zofar el naamatita respondió a Job:
Job 11:2 «¿No debería alguien responder a este torrente de palabras? ¿Se declara inocente a una persona sólo porque habla mucho?
Job 11:3 ¿Debo quedarme en silencio mientras tú sigues parloteando? Cuando te burlas de Dios, ¿no debería alguien hacerte sentir vergüenza?
Job 11:4 Tú afirmas: “Mis creencias son puras” y “estoy limpio a los ojos de Dios”.
Job 11:5 Si tan sólo Dios hablara; ¡si tan sólo te dijera lo que piensa!
Job 11:6 Si tan sólo te declarara los secretos de la sabiduría, porque la verdadera sabiduría no es un asunto sencillo. ¡Escucha! ¡Sin duda Dios te está castigando mucho menos de lo que mereces!
Job 11:7 »¿Puedes tú resolver los misterios de Dios? ¿Puedes descubrir todo acerca del Todopoderoso?
Job 11:8 Tal conocimiento es más alto que los cielos y tú, ¿quién eres? Es más profundo que el averno* ¿y qué sabes tú?
Job 11:9 Es más extenso que la tierra y más ancho que el mar.
Job 11:10 Si Dios pasa por aquí y mete a alguien en la cárcel o llama al orden a los tribunales, ¿quién puede detenerlo?
Job 11:11 Pues él sabe quiénes son los impostores y toma nota de todos sus pecados.
Job 11:12 El que tiene la cabeza hueca no llegará a ser sabio como tampoco un burro salvaje puede dar a luz un niño.*
Job 11:13 »¡Si tan sólo prepararas tu corazón y levantaras tus manos a él en oración!
Job 11:14 Abandona tus pecados y deja atrás toda iniquidad.
Job 11:15 Entonces tu rostro se iluminará con inocencia; serás fuerte y estarás libre de temor.
Job 11:16 Olvidarás tu sufrimiento; será como agua que corre.
Job 11:17 Tu vida será más radiante que el mediodía; y aun la oscuridad brillará como la mañana.
Job 11:18 Tener esperanza te dará valentía. Estarás protegido y descansarás seguro.
Job 11:19 Te acostarás sin temor; muchos buscarán tu ayuda.
Job 11:20 Pero los malos serán cegados; no tendrán escapatoria; su única esperanza es la muerte».


LECTURA PARA LA NOCHE

EZEQUIEL 31-32

Eze 31:1 El 21 de junio,* durante el año once de cautividad del rey Joaquín, recibí este mensaje del SEÑOR:
Eze 31:2 «Hijo de hombre, dale este mensaje al faraón, rey de Egipto, y a todas sus multitudes: »“¿Con quién compararás tu grandeza?
Eze 31:3 Eres como la poderosa Asiria, que alguna vez fue como un cedro del Líbano, con hermosas ramas que daban una intensa sombra al bosque y su copa llegaba hasta las nubes.
Eze 31:4 Los manantiales profundos lo regaban y lo ayudaban a crecer alto y frondoso. El agua corría a su alrededor como un río y fluía hacia todos los árboles cercanos.
Eze 31:5 Este gran árbol se elevaba muy por encima de los demás árboles que lo rodeaban. Creció y desarrolló ramas gruesas y largas por el agua abundante que recibían sus raíces.
Eze 31:6 Las aves anidaban en sus ramas y bajo su sombra parían los animales salvajes. Todas las grandes naciones del mundo vivían bajo su sombra.
Eze 31:7 Era fuerte y hermoso, con ramas que se extendían ampliamente porque sus raíces llegaban a lo profundo, donde había agua en abundancia.
Eze 31:8 Ningún otro cedro del jardín de Dios podía hacerle competencia. Ningún ciprés tenía ramas como las suyas; ningún plátano oriental tenía ramas comparables. Ningún árbol del jardín de Dios tenía una belleza parecida.
Eze 31:9 Como hice tan hermoso este árbol y le di un follaje tan magnífico, era la envidia de los demás árboles del Edén, el jardín de Dios.
Eze 31:10 »”Por lo tanto, esto dice el SEÑOR Soberano: como Egipto se volvió* vanidoso y arrogante, y porque se puso tan por encima de los demás que su copa llegaba a las nubes,
Eze 31:11 lo entregaré en manos de una nación poderosa para que lo destruya como merece su perversidad. Ya lo he desechado.
Eze 31:12 Un ejército extranjero —el terror de las naciones— lo taló y lo dejó tendido en el suelo. Sus ramas quedaron esparcidas por las montañas, los valles y los barrancos de la tierra. Todos los que vivían bajo su sombra se fueron y lo dejaron allí tirado.
Eze 31:13 »”Las aves se posan en el tronco caído, y los animales salvajes se tienden entre sus ramas.
Eze 31:14 Que ningún árbol de ninguna otra nación se envanezca por su propia grandeza, aunque supere la altura de las nubes y reciba agua de lo profundo. Pues todos están condenados a morir y a descender a las profundidades de la tierra. Caerán a la fosa junto con el resto del mundo.
Eze 31:15 »”Esto dice el SEÑOR Soberano: cuando Asiria descendió a la tumba,* hice que los manantiales profundos se lamentaran. Detuve el curso de sus ríos y sequé su abundante agua. Vestí de negro el Líbano e hice que se marchitaran los árboles del campo.
Eze 31:16 Hice que las naciones temblaran de miedo al sonido de su caída, porque la envié a la tumba junto con todos los que descienden a la fosa. Los demás árboles vanidosos del Edén, los mejores y más hermosos del Líbano, aquellos que hundían sus raíces profundamente en el agua, se consolaron al encontrar a este árbol allí con ellos en las profundidades de la tierra.
Eze 31:17 También sus aliados fueron destruidos y estaban muertos. Habían descendido a la tumba todas esas naciones que una vez vivieron bajo su sombra.
Eze 31:18 »”Oh Egipto, ¿a cuál de los árboles del Edén compararás tu fortaleza y tu gloria? Tú también serás enviado a las profundidades con todas esas naciones. Quedarás tendido entre los paganos* que murieron a espada. Ese será el destino del faraón y de todas sus multitudes. ¡Yo, el SEÑOR Soberano, he hablado!”».
Eze 32:1 El 3 de marzo,* durante el año doce de cautividad del rey Joaquín, recibí este mensaje del SEÑOR:
Eze 32:2 «Hijo de hombre, laméntate por el faraón, rey de Egipto, y dale este mensaje: »“Te crees un león joven y fuerte entre las naciones, pero en realidad sólo eres un monstruo marino que se retuerce en sus propios ríos y revuelve el lodo con las patas.
Eze 32:3 Por lo tanto, esto dice el SEÑOR Soberano: enviaré a muchas personas para que te atrapen con mi red y te arrastren fuera del agua.
Eze 32:4 Te dejaré abandonado en tierra para que mueras. Todas las aves de los cielos se posarán sobre ti y los animales salvajes de toda la tierra te comerán hasta saciarse.
Eze 32:5 Esparciré tu carne por las colinas y llenaré los valles con tus huesos.
Eze 32:6 Empaparé la tierra con la sangre que brote de ti que correrá hasta las montañas y llenará los barrancos hasta el borde.
Eze 32:7 Cuando yo borre tu existencia, cubriré los cielos y oscureceré las estrellas. Taparé el sol con una nube y la luna no te dará su luz.
Eze 32:8 Oscureceré las estrellas brillantes en lo alto y cubriré tu territorio con tinieblas. ¡Yo, el SEÑOR Soberano, he hablado!
Eze 32:9 »”Inquietaré el corazón de muchos cuando haga que se enteren de tu caída en naciones lejanas que no conocías.
Eze 32:10 Así es, espantaré a muchos países y sus reyes quedarán aterrados al conocer tu destino. Temblarán de miedo por su vida cuando yo esgrima mi espada ante ellos el día de tu caída.
Eze 32:11 Esto dice el SEÑOR Soberano: »“La espada del rey de Babilonia vendrá contra ti.
Eze 32:12 Destruiré a tus multitudes con las espadas de poderosos guerreros, el terror de las naciones. Destrozaré el orgullo de Egipto y todas sus multitudes quedarán destruidas.
Eze 32:13 Destruiré todos tus rebaños y manadas que pastan junto a los arroyos. Nunca más ni personas ni animales enturbiarán esas aguas con sus pies.
Eze 32:14 Luego dejaré que las aguas de Egipto se aquieten de nuevo, y fluirán tranquilas, como se desliza el aceite de oliva, dice el SEÑOR Soberano.
Eze 32:15 Cuando yo destruya a Egipto y te arranque todas tus posesiones y hiera de muerte a todo tu pueblo, entonces sabrás que yo soy el SEÑOR.
Eze 32:16 Sí, este es el canto fúnebre que entonarán para Egipto. Que todas las naciones hagan luto. Que se lamenten por Egipto y sus multitudes. ¡Yo, el SEÑOR Soberano, he hablado!”».
Eze 32:17 El 17 de marzo,* durante el año doce, recibí otro mensaje del SEÑOR:
Eze 32:18 «Hijo de hombre, laméntate por las multitudes de Egipto y por las demás naciones poderosas.* Pues los enviaré al mundo de abajo, junto con los que descienden a la fosa.
Eze 32:19 Diles: »“Oh Egipto, ¿acaso eres más bella que las otras naciones? ¡No! Así que desciende a la fosa y quédate allí, entre los paganos* ”.
Eze 32:20 Los egipcios caerán junto a todos los que murieron a espada, pues la espada se ha desenvainado contra ellos. Egipto y sus multitudes irán arrastrados a su juicio.
Eze 32:21 En lo profundo de la tumba,* líderes poderosos, en tono de burla, darán la bienvenida a Egipto y a sus aliados diciendo: “Ya descendieron; yacen entre los paganos, entre multitudes masacradas a espada”.
Eze 32:22 »Allí está Asiria rodeada por las tumbas de sus soldados, los que fueron masacrados a espada.
Eze 32:23 Sus tumbas están en lo más hondo de la fosa, rodeadas por las de sus aliados. Antes infundían terror en el corazón de muchos por todas partes, ahora han sido masacrados a espada.
Eze 32:24 »Allí está Elam, rodeado por las tumbas de todas sus multitudes, los que fueron masacrados a espada. Antes infundían terror en el corazón de muchos por todas partes, ahora descendieron como paganos al mundo de abajo. Ahora yacen en la fosa, con la misma vergüenza de los que murieron antes que ellos.
Eze 32:25 Tienen un lugar de descanso entre los masacrados, rodeados por las tumbas de todas sus multitudes. Sí, en vida aterrorizaban a las naciones, pero ahora quedaron avergonzados junto con los demás de la fosa, todos paganos, masacrados a filo de espada.
Eze 32:26 »Allí están Mesec y Tubal, rodeados por las tumbas de todas sus multitudes. Antes infundían terror por todas partes en el corazón de muchos; pero ahora son paganos, todos masacrados a espada.
Eze 32:27 No fueron enterrados con honores, como sus héroes caídos, quienes descendieron a la tumba* con sus armas: con el cuerpo cubierto por su escudo* y con la espada debajo de la cabeza. Ellos cargan con la culpa porque en vida aterrorizaban a todos.
Eze 32:28 »También tú, Egipto, yacerás aplastado y destruido entre los paganos, todos masacrados a espada.
Eze 32:29 »Edom está allí con sus reyes y príncipes. Aunque eran poderosos, también yacen entre los masacrados a espada, entre los paganos que descendieron a la fosa.
Eze 32:30 »Todos los príncipes del norte y los sidonios están allí junto a otros que han muerto. Antes sembraban el terror, ahora son avergonzados. Yacen como paganos junto a otros que fueron masacrados a espada; y cargan con la misma vergüenza de todos los que descendieron a la fosa.
Eze 32:31 »Cuando llegue el faraón con todo su ejército, se consolará al ver que no fue el único que perdió a sus multitudes en batalla, dice el SEÑOR Soberano.
Eze 32:32 Aunque hice que sembrara el terror entre todos los seres vivientes, el faraón y sus multitudes yacerán en medio de los paganos que fueron masacrados a espada. ¡Yo, el SEÑOR Soberano, he hablado!».

sábado, 11 de noviembre de 2017

LECTURA BÍBLICA 11 DE NOVIEMBRE

LECTURA PARA LA MAÑANA

JUAN     10:1-10

Jua 10:1 »Les digo la verdad, el que trepa por la pared de un redil a escondidas en lugar de entrar por la puerta, ¡con toda seguridad es un ladrón y un bandido!
Jua 10:2 Pero el que entra por la puerta es el pastor de las ovejas.
Jua 10:3 El portero le abre la puerta, y las ovejas reconocen la voz del pastor y se le acercan. Él llama a cada una de sus ovejas por su nombre y las lleva fuera del redil.
Jua 10:4 Una vez reunido su propio rebaño, camina delante de las ovejas, y ellas lo siguen porque conocen su voz.
Jua 10:5 Nunca seguirán a un desconocido; al contrario, huirán de él porque no conocen su voz.
Jua 10:6 Los que oyeron a Jesús usar este ejemplo no entendieron lo que quiso decir,
Jua 10:7 entonces les dio la explicación: «Les digo la verdad, yo soy la puerta de las ovejas.
Jua 10:8 Todos los que vinieron antes que yo* eran ladrones y bandidos, pero las verdaderas ovejas no los escucharon.
Jua 10:9 Yo soy la puerta; los que entren a través de mí serán salvos.* Entrarán y saldrán libremente y encontrarán buenos pastos.
Jua 10:10 El propósito del ladrón es robar y matar y destruir; mi propósito es darles una vida plena y abundante.



 1 JUAN  2:12-17

1Jn 2:12 Les escribo a ustedes, que son hijos de Dios, porque sus pecados han sido perdonados por medio de Jesús.*
1Jn 2:13 Les escribo a ustedes, los que son maduros en la fe,* porque conocen a Cristo, quien existe desde el principio. Les escribo a ustedes, los que son jóvenes en la fe, porque han ganado la batalla contra el maligno.
1Jn 2:14 Les he escrito a ustedes, que son hijos de Dios, porque conocen al Padre. Les he escrito a ustedes, los que son maduros en la fe, porque conocen a Cristo, quien existe desde el principio. Les he escrito a ustedes, los que son jóvenes en la fe, porque son fuertes; la palabra de Dios vive en sus corazones, y han ganado la batalla contra el maligno.
1Jn 2:15 No amen este mundo ni las cosas que les ofrece porque, cuando aman al mundo, no tienen el amor del Padre en ustedes.
1Jn 2:16 Pues el mundo sólo ofrece un intenso deseo por el placer físico, un deseo insaciable por todo lo que vemos y el orgullo de nuestros logros y posesiones. Nada de eso proviene del Padre, sino que viene del mundo;
1Jn 2:17 y este mundo se acaba junto con todo lo que la gente tanto desea. Pero el que hace lo que a Dios le agrada vivirá para siempre.




JOB  10

Job 10:1 »Estoy harto de mi vida. Dejen que desahogue mis quejas abiertamente, mi alma llena de amargura debe quejarse.
Job 10:2 Le diré a Dios: “No me condenes de plano, dime qué cargos tienes en mi contra.
Job 10:3 ¿Qué ganas con oprimirme? ¿Por qué me rechazas, siendo yo obra de tus manos, mientras miras con favor los planes de los malvados?
Job 10:4 ¿Son tus ojos como los de un ser humano? ¿Ves las cosas de la misma manera que la gente?
Job 10:5 ¿Dura tu vida lo mismo que la nuestra? ¿Es tu vida tan corta
Job 10:6 que tienes tengas que apurarte a descubrir mi culpa y a buscar mi pecado?
Job 10:7 Aunque sabes que no soy culpable, no hay quien me rescate de tus manos.
Job 10:8 »”Tú me formaste con tus manos; tú me hiciste, sin embargo, ahora me destruyes por completo.
Job 10:9 Recuerda que me hiciste del polvo, ¿me harás volver tan pronto al polvo?
Job 10:10 Tú guiaste mi concepción y me formaste en el vientre.*
Job 10:11 Me vestiste con piel y carne y tejiste mis huesos junto con mis tendones.
Job 10:12 Me diste vida y me mostraste tu amor inagotable, y con tu cuidado preservaste mi vida.
Job 10:13 »”Sin embargo, tu verdadero motivo —tu verdadera intención—
Job 10:14 era vigilarme y, si cometía pecado, no perdonar mi culpa.
Job 10:15 Si soy culpable, mala suerte para mí; aun si soy inocente, no puedo mantener mi cabeza en alto porque estoy lleno de vergüenza y sufrimiento.
Job 10:16 Y si mantengo mi cabeza en alto, tú me persigues como un león y despliegas contra mí tu imponente poder.
Job 10:17 Una y otra vez testificas en mi contra; derramas sobre mí tu creciente enojo y desplazas tropas de relevo contra mí.
Job 10:18 »”¿Por qué entonces me sacaste del vientre de mi madre? ¿Por qué no me dejaste morir al nacer?
Job 10:19 Sería como si nunca hubiera existido; habría ido directamente del vientre a la tumba.
Job 10:20 Me quedan pocos días, así que déjame en paz para que tenga un momento de consuelo
Job 10:21 antes de irme —para nunca más volver— a la tierra de oscuridad y penumbra absoluta.
Job 10:22 Es una tierra tan oscura como la medianoche, una tierra de penumbra y confusión donde aun la luz es tan oscura como la medianoche”».


LECTURA PARA LA NOCHE

EZEQUIEL 29-30

Eze 29:1 El 7 de enero,* durante el décimo año de cautividad del rey Joaquín, recibí este mensaje del SEÑOR:
Eze 29:2 «Hijo de hombre, ponte de cara a Egipto y profetiza contra su rey —el faraón— y contra todo el pueblo egipcio.
Eze 29:3 Dales este mensaje de parte del SEÑOR Soberano: »“Yo soy tu enemigo, oh faraón, rey de Egipto, monstruo enorme que acechas en las corrientes del Nilo. Pues has dicho: ‘El Nilo es mío; lo hice para mí’.
Eze 29:4 Te pondré garfios en las mandíbulas y te arrastraré hasta tierra firme con peces pegados a tus escamas.
Eze 29:5 Te dejaré a ti y a tus peces abandonados en el desierto para que mueran. Quedarás sin sepultura tirado en campo abierto, pues te daré como comida a los animales salvajes y a las aves.
Eze 29:6 Todos los habitantes de Egipto sabrán que yo soy el SEÑOR, pues para Israel no fuiste más que una vara de juncos.
Eze 29:7 Cuando Israel se apoyó en ti, te astillaste y te rompiste y te clavaste en su axila. Cuando Israel dejó caer su peso sobre ti, te quebraste y se dislocó la espalda.
Eze 29:8 »”Por lo tanto, esto dice el SEÑOR Soberano: oh Egipto, enviaré un ejército contra ti y destruiré tanto a la gente como a los animales.
Eze 29:9 La tierra de Egipto se convertirá en una desolada tierra baldía y los egipcios sabrán que yo soy el SEÑOR. »”Debido a que dijiste: ‘El Nilo es mío; yo lo hice’,
Eze 29:10 ahora soy enemigo tuyo y de tu río. Haré de Egipto una tierra totalmente desolada y baldía, desde Migdol hasta Asuán, y tan al sur como la frontera con Etiopía.*
Eze 29:11 Durante cuarenta años nadie pasará por allí, ni personas ni animales. Quedará totalmente despoblada.
Eze 29:12 Haré de Egipto un lugar desolado, rodeado por otras naciones desoladas. Sus ciudades quedarán vacías y desoladas durante cuarenta años, rodeadas por otras ciudades en ruinas. Esparciré a los egipcios por tierras lejanas.
Eze 29:13 »”Esto también dice el SEÑOR Soberano: pasados los cuarenta años traeré a los egipcios nuevamente a su patria de entre las naciones donde fueron esparcidos.
Eze 29:14 Restauraré la prosperidad de Egipto y haré volver a sus habitantes a la tierra de Patros, en el sur de Egipto, de donde provenían. Sin embargo, Egipto seguirá siendo un reino menor y sin importancia.
Eze 29:15 Será la más insignificante de todas las naciones y nunca volverá a destacarse por encima de las naciones vecinas.
Eze 29:16 »Entonces Israel ya no tendrá la tentación de confiar en la ayuda de Egipto. Egipto quedará tan devastado que servirá para recordarle a Israel la magnitud del pecado que cometió al haber confiado en Egipto en tiempos pasados. Entonces Israel sabrá que yo soy el SEÑOR Soberano».
Eze 29:17 El 26 de abril, el primer día del año nuevo,* durante el año veintisiete de cautividad del rey Joaquín, recibí este mensaje del SEÑOR:
Eze 29:18 «Hijo de hombre, el ejército del rey Nabucodonosor* de Babilonia combatió tan ferozmente contra Tiro que los guerreros quedaron con la cabeza calva y los hombros llagados y ampollados; pero ni Nabucodonosor ni su ejército recibieron botín en recompensa por todo su esfuerzo.
Eze 29:19 Por lo tanto, esto dice el SEÑOR Soberano: le entregaré el territorio de Egipto a Nabucodonosor, rey de Babilonia. Se llevará la riqueza de Egipto saqueando todo lo que haya para poder pagarle a su ejército.
Eze 29:20 Así es, le he entregado la tierra de Egipto como recompensa por su esfuerzo, dice el SEÑOR Soberano, porque trabajaba para mí cuando destruyó a Tiro.
Eze 29:21 »Llegará el día cuando haré revivir la antigua gloria de Israel,* y por fin, Ezequiel, respetarán tus palabras. Entonces sabrán que yo soy el SEÑOR».
Eze 30:1 Este es otro mensaje que recibí del SEÑOR:
Eze 30:2 «Hijo de hombre, profetiza y comunica este mensaje de parte del SEÑOR Soberano: »“Lloren y giman por ese día,
Eze 30:3 porque ya se acerca el día terrible, ¡el día del SEÑOR! Será un día de nubes y de penumbra, un día de desesperación para las naciones.
Eze 30:4 Vendrá una espada contra Egipto y los masacrados cubrirán el suelo. Se llevarán sus riquezas y destruirán sus cimientos. La tierra de Etiopía* será saqueada.
Eze 30:5 Etiopía, Libia, Lidia, toda Arabia* y sus demás aliadas serán destruidas en esa guerra.
Eze 30:6 »”Esto dice el SEÑOR: caerán todos los aliados de Egipto y acabará la soberbia de su poder. Desde Migdol hasta Asuán* serán masacrados a filo de espada, dice el SEÑOR Soberano.
Eze 30:7 Egipto quedará desolado, rodeado de naciones desoladas, y sus ciudades quedarán en ruinas, rodeadas de otras ciudades en ruinas.
Eze 30:8 Los egipcios sabrán que yo soy el SEÑOR cuando le prenda fuego a Egipto y destruya a todos sus aliados.
Eze 30:9 En ese tiempo enviaré veloces mensajeros por barco para aterrorizar a los tan confiados etíopes. Un gran pánico se apoderará de ellos el día de la indudable destrucción de Egipto. ¡Espérenlo! ¡Sin falta, llegará!
Eze 30:10 »”Esto dice el SEÑOR Soberano: con el poder del rey Nabucodonosor* de Babilonia, destruiré a las multitudes de Egipto.
Eze 30:11 Él y sus ejércitos —los más despiadados de todos— serán enviados para destruir el país. Harán guerra contra Egipto hasta cubrir el suelo con egipcios masacrados.
Eze 30:12 Secaré el río Nilo y venderé el país a hombres perversos. Haré destruir la tierra de Egipto y todo lo que haya allí por manos de extranjeros. ¡Yo, el SEÑOR, he hablado!
Eze 30:13 »”Esto dice el SEÑOR Soberano: rompe en pedazos los ídolos* de Egipto y las imágenes que están en Menfis.* Ya no quedarán gobernantes en Egipto; el terror se apoderará del país.
Eze 30:14 Destruiré el sur de Egipto,* prenderé fuego a Zoán y traeré juicio sobre Tebas.*
Eze 30:15 Derramaré mi furia sobre Pelusio,* la fortaleza más fuerte de Egipto, y pisotearé a las multitudes de Tebas.
Eze 30:16 ¡Sí, le prenderé fuego a todo Egipto! Pelusio se retorcerá de dolor; Tebas será despedazada; Menfis vivirá en constante terror.
Eze 30:17 Los jóvenes de Heliópolis y Bubastis* morirán en batalla, y las mujeres* serán llevadas como esclavas.
Eze 30:18 Cuando yo quiebre el orgullo de la fuerza de Egipto, también será un día oscuro para Tafnes Una nube oscura cubrirá Tafnes, y sus hijas serán llevadas cautivas.
Eze 30:19 Así traeré un gran castigo sobre Egipto y los egipcios sabrán que yo soy el SEÑOR”».
Eze 30:20 El 29 de abril,* durante el año once de cautividad del rey Joaquín, recibí este mensaje del SEÑOR:
Eze 30:21 «Hijo de hombre, le he roto el brazo al faraón, rey de Egipto. No le han enyesado el brazo para que se cure, ni se lo han entablillado para que pueda sostener una espada.
Eze 30:22 Por lo tanto, esto dice el SEÑOR Soberano: ¡yo soy enemigo del faraón, rey de Egipto! Le romperé ambos brazos —el que tiene sano y el que tiene roto— y haré que se le caiga la espada.
Eze 30:23 Esparciré a los egipcios por muchos países alrededor del mundo.
Eze 30:24 Fortaleceré los brazos al rey de Babilonia y le pondré mi espada en la mano. En cambio, le romperé los brazos al faraón, rey de Egipto, y quedará tendido, herido de muerte, gimiendo de dolor.
Eze 30:25 Fortaleceré los brazos del rey de Babilonia, mientras los brazos del faraón caerán inservibles a ambos lados de su cuerpo. Cuando ponga mi espada en la mano del rey de Babilonia y él la levante contra la tierra de Egipto, Egipto sabrá que yo soy el SEÑOR.
Eze 30:26 Esparciré a los egipcios entre las naciones; los dispersaré por todo el mundo. Entonces sabrán que yo soy el SEÑOR».