jueves, 22 de febrero de 2018

LECTURA BÍBLICA 22 DE FEBRERO

LECTURA PARA LA MAÑANA

MATEO    20:1-16

Mat 20:1 »El reino del cielo es como un propietario que salió temprano por la mañana con el fin de contratar trabajadores para su viñedo.
Mat 20:2 Acordó pagar el salario* normal de un día de trabajo y los envió a trabajar.
Mat 20:3 »A las nueve de la mañana, cuando pasaba por la plaza, vio a algunas personas que estaban allí sin hacer nada.
Mat 20:4 Entonces las contrató y les dijo que, al final del día, les pagaría lo que fuera justo.
Mat 20:5 Así que, fueron a trabajar al viñedo. El propietario hizo lo mismo al mediodía y a las tres de la tarde.
Mat 20:6 »A las cinco de la tarde, se encontraba nuevamente en la ciudad y vio a otros que estaban allí. Les preguntó: “¿Por qué ustedes no trabajaron hoy?”.
Mat 20:7 »Ellos contestaron: “Porque nadie nos contrató”. »El propietario les dijo: “Entonces vayan y únanse a los otros en mi viñedo”.
Mat 20:8 »Aquella noche, le dijo al capataz que llamara a los trabajadores y les pagara, comenzando por los últimos que había contratado.
Mat 20:9 Cuando recibieron su paga los que habían sido contratados a las cinco de la tarde, cada uno recibió el salario por una jornada completa.
Mat 20:10 Cuando los que habían sido contratados primero llegaron a recibir su paga, supusieron que recibirían más; pero a ellos también se les pagó el salario de un día.
Mat 20:11 Cuando recibieron la paga, protestaron contra el propietario:
Mat 20:12 “Aquellos trabajaron sólo una hora y, sin embargo, se les ha pagado lo mismo que a nosotros, que trabajamos todo el día bajo el intenso calor”.
Mat 20:13 »Él le respondió a uno de ellos: “Amigo, ¡no he sido injusto! ¿Acaso tú no acordaste conmigo que trabajarías todo el día por el salario acostumbrado?
Mat 20:14 Toma tu dinero y vete. Quise pagarle a este último trabajador lo mismo que a ti.
Mat 20:15 ¿Acaso es contra la ley que yo hago lo que quiero con mi dinero? ¿Te pones celoso porque soy bondadoso con otros?”.
Mat 20:16 »Así que los que ahora son últimos, ese día serán los primeros, y los primeros serán los últimos.



HECHOS 27:1-26

Hch 27:1 Cuando llegó el tiempo, zarpamos hacia Italia. A Pablo y a varios prisioneros más los pusieron bajo la custodia de un oficial romano* llamado Julio, un capitán del regimiento imperial.
Hch 27:2 También nos acompañó Aristarco, un macedonio de Tesalónica. Salimos en un barco matriculado en el puerto de Adramitio, situado en la costa noroeste de la provincia de Asia.* El barco tenía previsto hacer varias paradas en distintos puertos a lo largo de la costa de la provincia.
Hch 27:3 Al día siguiente, cuando atracamos en Sidón, Julio fue muy amable con Pablo y le permitió desembarcar para visitar a sus amigos, a fin de que ellos pudieran proveer sus necesidades.
Hch 27:4 Desde allí nos hicimos a la mar y nos topamos con fuertes vientos de frente que hacían difícil mantener el barco en curso, así que navegamos hacia el norte de Chipre, entre la isla y el continente.
Hch 27:5 Navegando en mar abierto, pasamos por la costa de Cilicia y Panfilia, y desembarcamos en Mira, en la provincia de Licia.
Hch 27:6 Allí, el oficial al mando encontró un barco egipcio, de Alejandría, con destino a Italia, y nos hizo subir a bordo.
Hch 27:7 Tuvimos que navegar despacio por varios días y, después de serias dificultades, por fin nos acercamos a Gnido. Pero teníamos viento en contra, así que cruzamos a la isla de Creta, navegando al resguardo de la costa de la isla con menos viento, frente al cabo de Salmón.
Hch 27:8 Seguimos por la costa con mucha dificultad y finalmente llegamos a Buenos Puertos, cerca de la ciudad de Lasea.
Hch 27:9 Habíamos perdido bastante tiempo. El clima se ponía cada vez más peligroso para viajar por mar, porque el otoño estaba muy avanzado,* y Pablo comentó eso con los oficiales del barco.
Hch 27:10 Les dijo: «Señores, creo que tendremos problemas más adelante si seguimos avanzando: naufragio, pérdida de la carga y también riesgo para nuestras vidas».
Hch 27:11 Pero el oficial a cargo de los prisioneros les hizo más caso al capitán y al dueño del barco que a Pablo.
Hch 27:12 Y, como Buenos Puertos era un puerto desprotegido —un mal lugar para pasar el invierno—, la mayoría de la tripulación quería seguir hasta Fenice, que se encuentra más adelante en la costa de Creta, y pasar el invierno allí. Fenice era un buen puerto, con orientación al suroeste y al noroeste solamente.
Hch 27:13 Cuando un viento suave comenzó a soplar desde el sur, los marineros pensaron que podrían llegar a salvo. Entonces levaron anclas y navegaron cerca de la costa de Creta.
Hch 27:14 Pero el clima cambió abruptamente, y un viento huracanado (llamado «Noreste») sopló sobre la isla y nos empujó a mar abierto.
Hch 27:15 Los marineros no pudieron girar el barco para hacerle frente al viento, así que se dieron por vencidos y se dejaron llevar por la tormenta.
Hch 27:16 Navegamos al resguardo del lado con menos viento de una pequeña isla llamada Cauda,* donde con gran dificultad subimos a bordo el bote salvavidas que era remolcado por el barco.


SALMO 44

Sal 44:1
Para el director del coro: salmo* de los descendientes de Coré.
Oh Dios, lo oímos con nuestros propios oídos, nuestros antepasados nos han contado de todo lo que hiciste en su época, hace mucho tiempo atrás:
Sal 44:2 Con tu poder expulsaste a las naciones paganas y entregaste toda la tierra a nuestros antepasados. Aplastaste a sus enemigos y liberaste a nuestros antepasados.
Sal 44:3 No fue con sus espadas que conquistaron la tierra; ni sus brazos fuertes les dieron la victoria. Fueron tu mano derecha y tu brazo fuerte, y la luz cegadora de tu rostro que los ayudó, porque los amabas.
Sal 44:4 Tú eres mi Rey y mi Dios; tú decretas las victorias de Israel.*
Sal 44:5 Sólo con tu poder hacemos retroceder a nuestros enemigos, sólo en tu nombre podemos pisotear a nuestros adversarios.
Sal 44:6 No confío en mi arco ni dependo en que mi espada me salve.
Sal 44:7 Tú eres el que nos da la victoria sobre nuestros enemigos; avergüenzas a los que nos odian.
Sal 44:8 Oh Dios, todo el día te damos gloria y alabamos tu nombre constantemente. Interludio
Sal 44:9 Pero ahora nos hiciste a un lado en deshonra; ya no estás al frente de nuestros ejércitos en batalla.
Sal 44:10 Nos haces huir en retirada de nuestros enemigos y dejas que los que nos odian saqueen nuestra tierra.
Sal 44:11 Nos has descuartizado como a ovejas, y nos has esparcido entre las naciones.
Sal 44:12 Vendiste a tu precioso pueblo por una miseria y no ganaste nada con la venta.
Sal 44:13 Permites que nuestros vecinos se burlen de nosotros; somos objeto de desprecio y desdén de los que nos rodean.
Sal 44:14 Nos has hecho el blanco de sus bromas; menean la cabeza ante nosotros en señal de desprecio.
Sal 44:15 No podemos escapar de la constante humillación; tenemos la vergüenza dibujada en el rostro.
Sal 44:16 Lo único que oímos son los insultos de los burlones; lo único que vemos es a nuestros enemigos vengativos.
Sal 44:17 Todo esto ocurrió aunque nunca te hemos olvidado ni desobedecimos tu pacto.
Sal 44:18 Nuestro corazón no te abandonó ni nos hemos extraviado de tu camino.
Sal 44:19 Sin embargo, nos aplastaste en el desierto, donde vive el chacal; nos cubriste de oscuridad y muerte.
Sal 44:20 Si nos hubiéramos olvidado del nombre de nuestro Dios o hubiéramos extendido las manos en oración a dioses ajenos,
Sal 44:21 con toda seguridad Dios lo habría sabido, porque conoce los secretos de cada corazón.
Sal 44:22 Pero por tu causa, nos matan cada día; nos tratan como a ovejas en el matadero.
Sal 44:23 ¡Despierta, oh Señor! ¿Por qué duermes? ¡Levántate! No nos rechaces para siempre.
Sal 44:24 ¿Por qué miras para otro lado? ¿Por qué pasas por alto nuestro sufrimiento y opresión?
Sal 44:25 Nos desplomamos en el polvo, quedamos boca abajo en la mugre.
Sal 44:26 ¡Levántate! ¡Ayúdanos! Rescátanos a causa de tu amor inagotable.

LECTURA PARA LA NOCHE

LEVÍTICO 18-20

Lev 18:1 Entonces el SEÑOR le dijo a Moisés:
Lev 18:2 «Da las siguientes instrucciones al pueblo de Israel. Yo soy el SEÑOR su Dios:
Lev 18:3 no se comporten como la gente de Egipto, donde ustedes vivían, o como la gente de Canaán, adonde los llevo. No deberán imitar su estilo de vida.
Lev 18:4 Ustedes deben obedecer todas mis ordenanzas y asegurarse de obedecer mis decretos, porque yo soy el SEÑOR su Dios.
Lev 18:5 Si obedecen mis decretos y mis ordenanzas, encontrarán vida por medio de ellos. Yo soy el SEÑOR.
Lev 18:6 »Nunca deberán tener relaciones sexuales con un pariente cercano, porque yo soy el SEÑOR.
Lev 18:7 »No deshonres a tu padre teniendo relaciones sexuales con tu madre. Ella es tu madre; no deberás tener relaciones sexuales con ella.
Lev 18:8 »No tengas relaciones sexuales con ninguna de las esposas de tu padre, porque eso deshonraría a tu padre.
Lev 18:9 »No tengas relaciones sexuales con tu hermana o media hermana, ya sea la hija de tu padre o de tu madre, sea que haya nacido en tu familia o en otra.
Lev 18:10 »No tengas relaciones sexuales con tu nieta, sea ella la hija de tu hijo o de tu hija, porque eso sería deshonrarte a ti mismo.
Lev 18:11 »No tengas relaciones sexuales con la hija de una mujer que se case con tu padre, porque ella es tu hermana.
Lev 18:12 »No tengas relaciones sexuales con tu tía, la hermana de tu padre, pues es una pariente cercana de tu padre.
Lev 18:13 »No tengas relaciones sexuales con tu tía, la hermana de tu madre, pues es una pariente cercana de tu madre.
Lev 18:14 »No deshonres a tu tío, el hermano de tu padre, al tener relaciones sexuales con su esposa, pues ella es tu tía.
Lev 18:15 »No tengas relaciones sexuales con tu nuera; es la esposa de tu hijo, de modo que no debes tener relaciones sexuales con ella.
Lev 18:16 »No tengas relaciones sexuales con tu cuñada, la esposa de tu hermano, porque esto deshonraría a tu hermano.
Lev 18:17 »No tengas relaciones sexuales con una mujer y su hija, y no tomes a* su nieta, sea la hija de su hijo o de su hija, para tener relaciones sexuales con ella, porque son parientes cercanos, y esto sería un acto perverso.
Lev 18:18 »Mientras viva tu esposa, no te cases con su hermana ni tengas relaciones sexuales con ella, porque serían rivales.
Lev 18:19 »No tengas relaciones sexuales con una mujer durante su período de impureza menstrual.
Lev 18:20 »No te contamines a ti mismo al tener relaciones sexuales con la esposa de tu vecino.
Lev 18:21 »No permitas que ninguno de tus hijos sea ofrecido como sacrificio a Moloc, pues no debes traer vergüenza al nombre de tu Dios. Yo soy el SEÑOR.
Lev 18:22 »No practiques la homosexualidad, al tener relaciones sexuales con un hombre como si fuera una mujer. Es un pecado detestable.
Lev 18:23 »Un hombre no debe contaminarse a sí mismo al tener sexo con un animal. Tampoco una mujer se ofrecerá a un animal macho a fin de tener relaciones sexuales. Eso es un acto perverso.
Lev 18:24 »No se contaminen con ninguna de estas prácticas, porque los pueblos que estoy expulsando delante de ustedes se contaminaron haciendo todas esas prácticas.
Lev 18:25 Debido a que toda la tierra se ha contaminado, voy a castigar a los pueblos que viven en ella. Haré que la tierra los vomite.
Lev 18:26 Ustedes deberán obedecer todos mis decretos y ordenanzas. No deben cometer ninguno de estos pecados detestables. Esto es aplicable tanto para los israelitas de nacimiento como para los extranjeros que viven entre ustedes.
Lev 18:27 »Todas estas actividades detestables las practican los pueblos de la tierra adonde los llevo, y de esta manera la tierra se contaminó.
Lev 18:28 Así que no contaminen la tierra ni le den motivos para que los vomite de ella, así como vomitará a los pueblos que viven allí ahora.
Lev 18:29 Cualquiera que cometa alguno de estos pecados detestables será excluido de la comunidad de Israel.
Lev 18:30 Por lo tanto, obedezcan mis instrucciones, y no se contaminen a sí mismos al cometer cualquiera de estas prácticas detestables que cometieron los pueblos que vivieron en la tierra antes que ustedes. Yo soy el SEÑOR su Dios».
Lev 19:1 El SEÑOR también le dijo a Moisés:
Lev 19:2 «Da las siguientes instrucciones a toda la comunidad de Israel. Sé santo porque yo, el SEÑOR tu Dios, soy santo:
Lev 19:3 cada uno de ustedes tenga gran respeto por su madre y su padre, y siempre guarde mis días de descanso. Yo soy el SEÑOR su Dios.
Lev 19:4 »No pongas tu confianza en ídolos ni te hagas imágenes de dioses hechos de metal. Yo soy el SEÑOR tu Dios.
Lev 19:5 »Cuando sacrifiques una ofrenda de paz al SEÑOR, ofrécela de la forma apropiada para que Dios te acepte.*
Lev 19:6 Deberás comer el sacrificio en el mismo día que lo ofrezcas o al día siguiente. Todo lo que quede hasta el tercer día deberá quemarse por completo.
Lev 19:7 Si al tercer día se come algo del sacrificio, estará contaminado, y no lo aceptaré.
Lev 19:8 Cualquiera que lo coma al tercer día será castigado por contaminar lo que es santo para el SEÑOR y será excluido de la comunidad.
Lev 19:9 »Cuando recojas las cosechas de tu tierra, no siegues el grano en las orillas de tus campos ni levantes lo que caiga de los segadores.
Lev 19:10 Harás lo mismo con la cosecha de la uva, no cortes hasta el último racimo de las vides ni recojas las uvas que caigan al suelo. Déjalas para los pobres y para los extranjeros que viven entre ustedes. Yo soy el SEÑOR tu Dios.
Lev 19:11 »No robes. »No se engañen ni se estafen unos a otros.
Lev 19:12 »No traigas vergüenza al nombre de tu Dios al usarlo para jurar en falso. Yo soy el SEÑOR.
Lev 19:13 »No defraudes ni le robes a tu prójimo. »No retengas hasta el día siguiente el salario de tus obreros contratados.
Lev 19:14 »No insultes al sordo ni hagas tropezar al ciego. Debes temer a tu Dios; yo soy el SEÑOR.
Lev 19:15 »No tuerzas la justicia en asuntos legales al favorecer al pobre ni al ser parcial con el rico y poderoso. Siempre juzga con imparcialidad a las personas.
Lev 19:16 »No disemines chismes difamatorios entre tu pueblo.* »No te quedes con los brazos cruzados cuando la vida de tu prójimo corre peligro. Yo soy el SEÑOR.
Lev 19:17 »No fomentes odio en tu corazón contra ninguno de tus parientes.* Aclara los asuntos con la gente en forma directa, a fin de que no seas culpable de su pecado.
Lev 19:18 »No busques vengarte, ni guardes rencor contra tus hermanos israelitas, sino ama a tu prójimo como a ti mismo. Yo soy el SEÑOR.
Lev 19:19 »Deberás obedecer todos mis decretos. »No cruces dos animales de diferente especie. No siembres tu campo con dos clases distintas de semillas. No uses ropa tejida con dos clases diferentes de hilo.
Lev 19:20 »Si un hombre tiene sexo con una esclava cuya libertad nunca ha sido comprada, pero está prometida a otro en matrimonio, este deberá pagar a su amo la compensación total. Pero ya que la mujer no es libre, ni el hombre ni la esclava serán condenados a muerte.
Lev 19:21 Sin embargo, el hombre tendrá que llevar un carnero como ofrenda por la culpa y presentarlo al SEÑOR a la entrada del tabernáculo.*
Lev 19:22 El sacerdote entonces lo purificará* ante el SEÑOR con el carnero de la ofrenda por la culpa, y al hombre se le perdonará el pecado.
Lev 19:23 »Cuando entres en la tierra y plantes árboles frutales, no recogerás el fruto durante los primeros tres años sino que lo considerarás prohibido;* no lo comas.
Lev 19:24 En el cuarto año, toda la cosecha deberá ser consagrada al SEÑOR como una celebración de alabanza.
Lev 19:25 Por último, en el quinto año podrás comer el fruto. Si lo haces de esta manera, tu cosecha aumentará. Yo soy el SEÑOR tu Dios.
Lev 19:26 »No comas carne sin primero escurrirle la sangre. »No practiques la adivinación ni la brujería.
Lev 19:27 »No te recortes el pelo de las sienes ni de la barba.
Lev 19:28 »No te hagas cortes en el cuerpo por los muertos ni te hagas tatuajes en la piel. Yo soy el SEÑOR.
Lev 19:29 »No deshonres a tu hija convirtiéndola en una prostituta, para que la tierra no se llene de prostitución y de perversidad.
Lev 19:30 »Guarda mis días de descanso y muestra reverencia por mi santuario. Yo soy el SEÑOR.
Lev 19:31 »No te contamines al recurrir a los médiums o a los que consultan con los espíritus de los muertos. Yo soy el SEÑOR tu Dios.
Lev 19:32 »Ponte de pie en la presencia de los ancianos y muestra respeto por las personas de edad. Teme a tu Dios. Yo soy el SEÑOR.
Lev 19:33 »No te aproveches de los extranjeros que viven entre ustedes en la tierra.
Lev 19:34 Trátalos como a israelitas de nacimiento, y ámalos como a ti mismo. Recuerda que una vez fuiste extranjero cuando vivías en Egipto. Yo soy el SEÑOR tu Dios.
Lev 19:35 »No emplees medidas falsas cuando midas la longitud, el peso o la capacidad.
Lev 19:36 Tus balanzas y pesas deben ser exactas. Tus recipientes para medir materiales secos o líquidos deben ser exactos.* Yo soy el SEÑOR tu Dios quien te sacó de la tierra de Egipto.
Lev 19:37 »Asegúrate de obedecer todos mis decretos y mis ordenanzas poniéndolos en práctica. Yo soy el Señor».
Lev 20:1 El SEÑOR le dijo a Moisés:
Lev 20:2 «Da las siguientes instrucciones al pueblo de Israel. Estas son aplicables tanto para los israelitas de nacimiento como para los extranjeros que viven en Israel: si alguno de ellos ofrece a sus hijos en sacrificio a Moloc, será ejecutado. Los miembros de la comunidad lo matarán a pedradas.
Lev 20:3 Me pondré en contra de esa persona y la eliminaré de la comunidad, porque al ofrecer a sus hijos a Moloc contaminó mi santuario y deshonró mi santo nombre.
Lev 20:4 Si los miembros de la comunidad hacen la vista gorda ante aquellos que ofrecen a sus hijos a Moloc, y se niegan a ejecutarlos,
Lev 20:5 yo mismo me pondré en contra de ellos y de sus familias y los eliminaré de la comunidad. Esto le sucederá a todos los que cometen prostitución espiritual al rendir culto a Moloc.
Lev 20:6 »También me pondré en contra de todos los que se entregan a la prostitución espiritual al confiar en médiums o en los que consultan a los espíritus de los muertos. Los eliminaré de la comunidad.
Lev 20:7 Así que consagren su vida para ser santos, porque yo soy el SEÑOR su Dios.
Lev 20:8 Guarden todos mis decretos poniéndolos en práctica, porque yo soy el SEÑOR quien los hace santos.
Lev 20:9 »Cualquiera que deshonre* a su padre o a su madre será ejecutado. Esa persona es culpable de un delito de muerte.
Lev 20:10 »Si un hombre comete adulterio con la esposa de su vecino, tanto el hombre como la mujer que cometieron adulterio serán ejecutados.
Lev 20:11 »Si un hombre deshonra a su padre al tener sexo con una de las esposas de su padre, tanto el hombre como la mujer serán ejecutados, pues son culpables de un delito de muerte.
Lev 20:12 »Si un hombre tiene sexo con su nuera, los dos serán ejecutados. Han cometido una gran perversidad y son culpables de un delito de muerte.
Lev 20:13 »Si un hombre practica la homosexualidad, al tener relaciones sexuales con otro hombre como si fuera una mujer, ambos han cometido un acto detestable. Ambos serán ejecutados, pues son culpables de un delito de muerte.
Lev 20:14 »Si un hombre se casa con una mujer y también con la madre de ella, ha cometido un acto perverso. Tanto el hombre como ambas mujeres deberán morir quemados para eliminar semejante perversidad de entre ustedes.
Lev 20:15 »Si un hombre tiene sexo con un animal, será ejecutado, y deberán matar al animal.
Lev 20:16 »Si una mujer se entrega a un animal macho para tener relaciones sexuales con él, tanto ella como el animal serán ejecutados. Deberán matar a ambos, pues son culpables de un delito de muerte.
Lev 20:17 »Si un hombre se casa con su hermana, la hija de su padre o de su madre, y tiene relaciones sexuales con ella, es un acto vergonzoso. Serán excluidos públicamente de la comunidad. Puesto que el hombre ha deshonrado a su hermana, se le castigará por su pecado.
Lev 20:18 »Si un hombre tiene relaciones sexuales con una mujer durante su período menstrual, ambos serán excluidos de la comunidad, pues juntos expusieron la fuente de su flujo de sangre.
Lev 20:19 »No tengas relaciones sexuales con tu tía, ya sea hermana de tu madre o de tu padre. Eso deshonraría a un pariente cercano. Ambos son culpables y serán castigados por su pecado.
Lev 20:20 »Si un hombre tiene relaciones sexuales con la esposa de su tío, ha deshonrado a su tío. Tanto el hombre como la mujer serán castigados por su pecado, y morirán sin tener hijos.
Lev 20:21 »Si un hombre le quita la esposa a su hermano, es un acto de impureza. Ha deshonrado a su hermano, y la pareja culpable quedará sin descendencia.
Lev 20:22 »Debes guardar todos mis decretos y mis ordenanzas poniéndolos en práctica; de lo contrario la tierra a la cual te llevo para que sea tu nuevo hogar te vomitará.
Lev 20:23 No vivas conforme a las costumbres de los pueblos que voy expulsando de delante de ti. Yo los detesto debido a que hacen estas cosas vergonzosas.
Lev 20:24 Sin embargo, a ustedes les he prometido: “Poseerás la tierra de ellos porque yo te la daré a ti como posesión, es una tierra donde fluyen la leche y la miel”. Yo soy el SEÑOR tu Dios, quien te ha separado de las demás naciones.
Lev 20:25 »Por lo tanto, debes distinguir entre los animales ceremonialmente puros y los impuros, y entre las aves puras e impuras. No te contamines al comer alguno de estos animales impuros, aves o criaturas que corran por el suelo. Los he identificado como impuros para ti.
Lev 20:26 Sé santo porque yo, el SEÑOR, soy santo. Te he separado de las demás naciones para que seas mío.
Lev 20:27 »Los hombres o las mujeres entre ustedes que actúen como médiums o que consulten a los espíritus de los muertos, deberán morir apedreados. Son culpables de un delito de muerte».

miércoles, 21 de febrero de 2018

LECTURA BÍBLICA 21 DE FEBRERO

LECTURA PARA LA MAÑANA

MATEO    19:16-30

Mat 19:16 Alguien se acercó a Jesús con la siguiente pregunta: —Maestro,* ¿qué buena acción tengo que hacer para tener la vida eterna?
Mat 19:17 —¿Por qué me preguntas a mí sobre lo que es bueno? —respondió Jesús —. Sólo hay Uno que es bueno. Pero, para contestar a tu pregunta, si deseas recibir la vida eterna, cumple* los mandamientos.
Mat 19:18 —¿Cuáles? —preguntó el hombre. Y Jesús le contestó: —“No cometas asesinato; no cometas adulterio; no robes; no des falso testimonio;
Mat 19:19 honra a tu padre y a tu madre; ama a tu prójimo como a ti mismo”*.
Mat 19:20 —He obedecido todos esos mandamientos —respondió el joven —. ¿Qué más debo hacer?
Mat 19:21 Jesús le dijo: —Si deseas ser perfecto, anda, vende todas tus posesiones y entrega el dinero a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo. Después ven y sígueme.
Mat 19:22 Pero, cuando el joven escuchó lo que Jesús le dijo, se fue triste porque tenía muchas posesiones.
Mat 19:23 Entonces Jesús dijo a sus discípulos: «Les digo la verdad, es muy difícil que una persona rica entre en el reino del cielo.
Mat 19:24 Lo repito: es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja que un rico entre en el reino de Dios».
Mat 19:25 Los discípulos quedaron atónitos. —Entonces, ¿quién podrá ser salvo? —preguntaron.
Mat 19:26 Jesús los miró fijamente y dijo: —Humanamente hablando es imposible, pero para Dios todo es posible.
Mat 19:27 Entonces Pedro le dijo: —Nosotros hemos dejado todo para seguirte. ¿Qué recibiremos a cambio?
Mat 19:28 Jesús contestó: —Les aseguro que, cuando el mundo se renueve* y el Hijo del Hombre* se siente sobre su trono glorioso, ustedes, que han sido mis seguidores, también se sentarán en doce tronos para juzgar a las doce tribus de Israel.
Mat 19:29 Y todo el que haya dejado casas o hermanos o hermanas o padre o madre o hijos o bienes por mi causa recibirá cien veces más a cambio y heredará la vida eterna.
Mat 19:30 Pero muchos que ahora son los más importantes, en ese día serán los menos importantes, y aquellos que ahora parecen menos importantes, en ese día serán los más importantes.*


HECHOS 26:19-32

Hch 26:19 »Por lo tanto, rey Agripa, obedecí esa visión del cielo.
Hch 26:20 Primero les prediqué a los de Damasco, luego en Jerusalén y por toda Judea, y también a los gentiles: que todos tienen que arrepentirse de sus pecados y volver a Dios, y demostrar que han cambiado por medio de las cosas buenas que hacen.
Hch 26:21 Unos judíos me arrestaron en el templo por predicar esto y trataron de matarme.
Hch 26:22 Pero Dios me ha protegido hasta este mismo momento para que yo pueda dar testimonio a todos, desde el menos importante hasta el más importante. Yo no enseño nada fuera de lo que los profetas y Moisés dijeron que sucedería:
Hch 26:23 que el Mesías sufriría y que sería el primero en resucitar de los muertos, y de esta forma anunciaría la luz de Dios tanto a judíos como a gentiles por igual».
Hch 26:24 De repente Festo gritó: —Pablo, estás loco. ¡Tanto estudio te ha llevado a la locura!
Hch 26:25 Pero Pablo respondió: —No estoy loco, excelentísimo Festo. Lo que digo es la pura verdad.
Hch 26:26 Y el rey Agripa sabe de estas cosas. Yo hablo con atrevimiento, porque estoy seguro de que todos estos acontecimientos le son familiares, ¡pues no se hicieron en un rincón!
Hch 26:27 Rey Agripa, ¿usted les cree a los profetas? Yo sé que sí.
Hch 26:28 Agripa lo interrumpió: —¿Acaso piensas que puedes persuadirme para que me convierta en cristiano en tan poco tiempo?*
Hch 26:29 Pablo contestó: —Sea en poco tiempo o en mucho, le pido a Dios en oración que tanto usted como todos los presentes en este lugar lleguen a ser como yo, excepto por estas cadenas.
Hch 26:30 Entonces el rey, el gobernador, Berenice y todos los demás se pusieron de pie y se retiraron.
Hch 26:31 Mientras salían, hablaron del tema y acordaron: «Este hombre no ha hecho nada que merezca la muerte o la cárcel».
Hch 26:32 Y Agripa le dijo a Festo: «Podría ser puesto en libertad si no hubiera apelado al César».



SALMO 43

Sal 43:1 ¡Declárame inocente, oh Dios! Defiéndeme contra esta gente que vive sin ti; rescátame de estos mentirosos injustos.
Sal 43:2 Pues tú eres Dios, mi único refugio seguro. ¿Por qué me hiciste a un lado? ¿Por qué tengo que andar angustiado, oprimido por mis enemigos?
Sal 43:3 Envía tu luz y tu verdad, que ellas me guíen. Que me lleven a tu monte santo, al lugar donde vives.
Sal 43:4 Allí iré al altar de Dios, a Dios mismo, la fuente de toda mi alegría. Te alabaré con mi arpa, ¡oh Dios, mi Dios!
Sal 43:5 ¿Por qué estoy desanimado? ¿Por qué está tan triste mi corazón? ¡Pondré mi esperanza en Dios! Lo alabaré otra vez, ¡mi Salvador y mi Dios!

LECTURA PARA LA NOCHE

LEVÍTICO 16-17

Lev 16:1 El SEÑOR le habló a Moisés después de la muerte de los dos hijos de Aarón, quienes murieron luego de haber entrado y quemado un fuego equivocado en la presencia del SEÑOR.
Lev 16:2 El SEÑOR le dijo a Moisés: «Advierte a tu hermano Aarón que no entre cuando quiera en el Lugar Santísimo que está detrás de la cortina interior; si lo hace, morirá. Pues allí está la tapa del arca —el lugar de la expiación—, y yo mismo estoy presente en la nube que está sobre la tapa de la expiación.
Lev 16:3 »Cuando Aarón entre en la zona del santuario, deberá seguir fielmente estas instrucciones: deberá llevar un becerro para una ofrenda por el pecado y un carnero para una ofrenda quemada.
Lev 16:4 Tiene que vestirse con la túnica de lino y la ropa interior de lino que se usa directamente sobre la piel. Amarrará la faja de lino a su cintura y se pondrá sobre la cabeza el turbante de lino. Estas son vestiduras sagradas, por lo que deberá bañarse con agua antes de ponérselas.
Lev 16:5 Aarón deberá tomar de la comunidad de Israel dos chivos para la ofrenda por el pecado y un carnero para la ofrenda quemada.
Lev 16:6 »Aarón presentará su propio becerro como ofrenda por el pecado para purificarse a sí mismo y a su familia, y así serán justos ante el SEÑOR.*
Lev 16:7 Luego deberá tomar los dos chivos y los presentará ante el SEÑOR a la entrada del tabernáculo.*
Lev 16:8 Después hará un sorteo sagrado para determinar qué chivo será apartado como ofrenda para el SEÑOR y cuál llevará los pecados del pueblo al desierto de Azazel.
Lev 16:9 Después Aarón presentará como ofrenda por el pecado el chivo escogido por sorteo para el SEÑOR.
Lev 16:10 Al otro chivo, el chivo expiatorio, escogido por sorteo para ser enviado al desierto, lo mantendrán con vida delante del SEÑOR. Cuando sea enviado a Azazel en el desierto, el pueblo será purificado y así serán justos ante el SEÑOR.*
Lev 16:11 »Aarón presentará su propio becerro como ofrenda por el pecado para purificarse a sí mismo y a su familia, y así serán justos ante el SEÑOR. Después de haber matado el becerro como ofrenda por el pecado,
Lev 16:12 tomará un incensario y lo llenará con brasas ardientes del altar que está delante del SEÑOR. Luego tomará dos puñados de incienso aromático en polvo y llevará el incensario y el incienso detrás de la cortina interior.
Lev 16:13 Allí, en la presencia del SEÑOR, pondrá el incienso sobre las brasas encendidas a fin de que una nube de incienso se eleve sobre la tapa del arca —el lugar de la expiación— que está sobre el arca del pacto.* Si sigue estas instrucciones, no morirá.
Lev 16:14 Después tomará un poco de la sangre del becerro, mojará su dedo en ella, y la rociará en el lado oriental de la tapa de la expiación. También rociará la sangre siete veces con su dedo delante de la tapa de la expiación.
Lev 16:15 »Luego, Aarón matará el primer chivo como ofrenda por el pecado del pueblo y llevará su sangre detrás de la cortina interior. Allí rociará la sangre del chivo sobre y delante de la tapa de la expiación, tal como lo hizo con la sangre del becerro.
Lev 16:16 Mediante este proceso, purificará* el Lugar Santísimo, y hará lo mismo con todo el tabernáculo, a causa de la contaminación por el pecado y la rebelión de los israelitas.
Lev 16:17 A nadie más se le permitirá estar dentro del tabernáculo cuando Aarón entre para la ceremonia de purificación en el Lugar Santísimo. Nadie podrá entrar hasta que él salga, después de haberse purificado a sí mismo, a su familia y a toda la congregación de Israel, haciéndolos justos ante el SEÑOR.
Lev 16:18 »Luego Aarón saldrá para purificar el altar que está delante del SEÑOR. Tomará un poco de la sangre del becerro y del chivo y la pondrá en cada uno de los cuernos del altar.
Lev 16:19 Después rociará la sangre con su dedo siete veces sobre el altar. De esta manera lo purificará de la contaminación de Israel y lo hará santo.
Lev 16:20 »Cuando Aarón haya terminado de purificar el Lugar Santísimo, el tabernáculo y el altar, presentará el chivo vivo.
Lev 16:21 Pondrá ambas manos encima de la cabeza del chivo y confesará sobre él toda la perversidad, la rebelión y los pecados del pueblo de Israel. De esta forma, traspasará los pecados del pueblo a la cabeza del chivo. Después un hombre, especialmente seleccionado para la tarea, llevará el chivo al desierto.
Lev 16:22 Al irse el chivo al desierto, llevará todos los pecados del pueblo sobre sí mismo a una tierra desolada.
Lev 16:23 »Cuando Aarón vuelva a entrar en el tabernáculo se quitará las vestiduras de lino que llevaba cuando entró en el Lugar Santísimo, y dejará las prendas allí.
Lev 16:24 Luego tendrá que bañarse con agua en un lugar sagrado, se pondrá sus vestiduras normales y saldrá para sacrificar una ofrenda quemada por sí mismo y una ofrenda quemada por el pueblo. Mediante este proceso se purificará a sí mismo y también purificará al pueblo, haciéndolos justos ante el SEÑOR.
Lev 16:25 Después deberá quemar sobre el altar toda la grasa de la ofrenda por el pecado.
Lev 16:26 »El hombre seleccionado para llevar el chivo expiatorio al desierto de Azazel deberá lavar su ropa y bañarse con agua antes de regresar al campamento.
Lev 16:27 »El becerro y el chivo presentados como ofrendas por el pecado, cuya sangre Aarón lleva dentro del Lugar Santísimo para la ceremonia de purificación, se sacarán fuera del campamento. La piel, las vísceras y el estiércol de los animales serán quemados.
Lev 16:28 El hombre que los queme deberá lavar su ropa y bañarse con agua antes de regresar al campamento.
Lev 16:29 »En el décimo día del mes señalado a comienzos del otoño,* deben negarse a sí mismos.* Ni los israelitas de nacimiento ni los extranjeros que vivan entre ustedes harán ninguna clase de trabajo. Esta es una ley perpetua para ustedes.
Lev 16:30 En ese día, se presentarán ofrendas de purificación por ustedes,* y serán purificados de todos sus pecados en la presencia del SEÑOR.
Lev 16:31 Será un día de descanso absoluto en el que se negarán a sí mismos. Esta es una ley perpetua para ustedes.
Lev 16:32 En generaciones futuras, la ceremonia de purificación* la llevará a cabo el sacerdote que fue ungido y ordenado para servir como sumo sacerdote en lugar de su antepasado Aarón. Se pondrá las vestiduras sagradas de lino
Lev 16:33 y purificará el Lugar Santísimo, el tabernáculo, el altar, a los sacerdotes y a toda la comunidad.
Lev 16:34 Esta es una ley perpetua para ustedes a fin de purificar al pueblo de Israel de sus pecados, haciéndolos justos ante el SEÑOR una vez cada año». Moisés siguió todas estas instrucciones exactamente como el SEÑOR se lo había ordenado.
Lev 17:1 Entonces el SEÑOR le dijo a Moisés:
Lev 17:2 «Da las siguientes instrucciones a Aarón, a sus hijos y a todo el pueblo de Israel. Esto ha ordenado el SEÑOR:
Lev 17:3 si algún israelita de nacimiento sacrifica un toro,* un cordero o una cabra, dentro o fuera del campamento
Lev 17:4 en vez de llevarlo a la entrada del tabernáculo* para presentarlo como una ofrenda al SEÑOR, esa persona será tan culpable como un asesino.* Esa persona ha derramado sangre y será excluida de la comunidad.
Lev 17:5 El propósito de esta regla es evitar que los israelitas sacrifiquen animales en campo abierto; asegurará que lleven sus sacrificios al sacerdote a la entrada del tabernáculo, para que él pueda presentar los animales al SEÑOR como ofrendas de paz.
Lev 17:6 Entonces el sacerdote podrá salpicar la sangre sobre el altar del SEÑOR a la entrada del tabernáculo, y podrá quemar la grasa como un aroma agradable al SEÑOR.
Lev 17:7 El pueblo ya no debe serle infiel al SEÑOR al ofrecer sacrificios a ídolos que tienen forma de cabra.* Esta es una ley perpetua para el pueblo, tendrá que obedecerla de generación en generación.
Lev 17:8 »Dales también este mandamiento: si algún israelita de nacimiento o extranjero que viva entre ustedes ofrece una ofrenda quemada o un sacrificio,
Lev 17:9 pero no lo lleva a la entrada del tabernáculo para ofrecerlo al SEÑOR, esa persona será excluida de la comunidad.
Lev 17:10 »Si algún israelita de nacimiento o extranjero que viva entre ustedes come o bebe sangre en cualquier forma, yo me pondré en contra de esa persona y la excluiré de la comunidad,
Lev 17:11 porque la vida del cuerpo está en la sangre. Les he dado la sangre sobre el altar con el fin de purificarlos, para hacerlos justos ante el SEÑOR.* Es la sangre, dada a cambio de una vida, la que hace posible la purificación.
Lev 17:12 Por esta razón le he dicho al pueblo de Israel: “Nunca coman ni beban sangre, ni ustedes ni los extranjeros que vivan entre ustedes”.
Lev 17:13 »Si algún israelita de nacimiento o extranjero que viva entre ustedes va de caza y mata un animal o ave que se permite comer, deberá escurrirle la sangre y cubrirla con tierra.
Lev 17:14 La vida de toda criatura está en su sangre. Por eso he dicho al pueblo de Israel: “Nunca coman ni beban sangre, porque la vida de toda criatura está en su sangre”. Así que cualquiera que consuma sangre será excluido de la comunidad.
Lev 17:15 »Y si algún israelita de nacimiento o extranjero come la carne de un animal que murió de forma natural o fue despedazado por animales salvajes, deberá lavar su ropa y bañarse con agua. Permanecerá ceremonialmente impuro hasta el anochecer, después de eso quedará puro;
Lev 17:16 pero si no lava su ropa y no se baña, será castigado por su pecado».

martes, 20 de febrero de 2018

LECTURA BÍBLICA 20 DE FEBRERO

LECTURA PARA LA MAÑANA

MATEO    19:1-15

Mat 19:1 Cuando Jesús terminó de decir esas cosas, salió de Galilea y descendió a la región de Judea, al oriente del río Jordán.
Mat 19:2 Grandes multitudes lo siguieron, y él sanó a los enfermos.
Mat 19:3 Unos fariseos se acercaron y trataron de tenderle una trampa con la siguiente pregunta: —¿Se permite que un hombre se divorcie de su esposa por cualquier motivo?
Mat 19:4 Jesús respondió: —¿No han leído las Escrituras? Allí está escrito que, desde el principio, “Dios los hizo hombre y mujer”*.
Mat 19:5 Y agregó: “Esto explica por qué el hombre deja a su padre y a su madre, y se une a su esposa, y los dos se convierten en uno solo”*.
Mat 19:6 Como ya no son dos sino uno, que nadie separe lo que Dios ha unido.
Mat 19:7 —Entonces —preguntaron —¿por qué dice Moisés en la ley que un hombre podría darle a su esposa un aviso de divorcio por escrito y despedirla?*
Mat 19:8 Jesús contestó: —Moisés permitió el divorcio sólo como una concesión ante la dureza del corazón de ustedes, pero no fue la intención original de Dios.
Mat 19:9 Y les digo lo siguiente: el que se divorcia de su esposa y se casa con otra comete adulterio, a menos que la esposa le haya sido infiel.*
Mat 19:10 Entonces los discípulos le dijeron: —Si así son las cosas, ¡será mejor no casarse!
Mat 19:11 —No todos pueden aceptar esta palabra —dijo Jesús —. Sólo aquellos que reciben la ayuda de Dios.
Mat 19:12 Algunos nacen como eunucos, a otros los hacen eunucos, y otros optan por no casarse* por amor al reino del cielo. El que pueda, que lo acepte.
Mat 19:13 Cierto día, algunos padres llevaron a sus niños a Jesús para que pusiera sus manos sobre ellos y orara por ellos. Pero los discípulos regañaron a los padres por molestar a Jesús.
Mat 19:14 Pero Jesús dijo: «Dejen que los niños vengan a mí. ¡No los detengan! Pues el reino del cielo pertenece a los que son como estos niños».
Mat 19:15 Y les puso las manos sobre la cabeza y los bendijo antes de irse.


HECHOS 26:1-18

Hch 26:1 Entonces Agripa le dijo a Pablo: «Tienes permiso para hablar en tu defensa». Así que Pablo, haciendo una seña con la mano, comenzó su defensa:
Hch 26:2 «Me considero afortunado, rey Agripa, de que sea usted quien oye hoy mi defensa en contra de todas estas acusaciones que han hecho los líderes judíos,
Hch 26:3 porque sé que usted es un experto en costumbres y controversias judías. Ahora, por favor, escúcheme con paciencia.
Hch 26:4 »Como bien saben los líderes judíos, desde mi temprana infancia recibí una completa capacitación judía entre mi propia gente y también en Jerusalén.
Hch 26:5 Ellos saben, si quisieran admitirlo, que he sido miembro de los fariseos, la secta más estricta de nuestra religión.
Hch 26:6 Ahora se me juzga por la esperanza en el cumplimiento de la promesa que Dios les hizo a nuestros antepasados.
Hch 26:7 De hecho, ésta es la razón por la cual las doce tribus de Israel adoran a Dios con celo día y noche, y participan de la misma esperanza que yo tengo. Aun así, Su Majestad, ¡ellos me acusan por tener esta esperanza!
Hch 26:8 ¿Por qué les parece increíble a todos ustedes que Dios pueda resucitar a los muertos?
Hch 26:9 »Yo solía creer que mi obligación era hacer todo lo posible para oponerme al nombre de Jesús de Nazaret.*
Hch 26:10 Por cierto, eso fue justo lo que hice en Jerusalén. Con la autorización de los sacerdotes principales, hice que muchos creyentes* de allí fueran enviados a la cárcel. Di mi voto en contra de ellos cuando los condenaban a muerte.
Hch 26:11 Muchas veces hice que los castigaran en las sinagogas para que maldijeran* a Jesús. Estaba tan violentamente en contra de ellos que los perseguí hasta en ciudades extranjeras.
Hch 26:12 »Cierto día, yo me dirigía a Damasco para cumplir esa misión respaldado por la autoridad y el encargo de los sacerdotes principales.
Hch 26:13 Cerca del mediodía, Su Majestad, mientras iba de camino, una luz del cielo, más intensa que el sol, brilló sobre mí y mis compañeros.
Hch 26:14 Todos caímos al suelo y escuché una voz que me decía en arameo*: “Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues? Es inútil que luches contra mi voluntad”*.
Hch 26:15 »“¿Quién eres, señor?” —pregunté. Y el Señor contestó: “Yo soy Jesús, a quien tú persigues.
Hch 26:16 Ahora, ¡levántate! Pues me aparecí ante ti para designarte como mi siervo y testigo. Deberás contarle al mundo lo que has visto y lo que te mostraré en el futuro.
Hch 26:17 Y yo te rescataré de tu propia gente y de los gentiles*. Sí, te envío a los gentiles,
Hch 26:18 para que les abras los ojos, a fin de que pasen de la oscuridad a la luz, y del poder de Satanás a Dios. Entonces recibirán el perdón de sus pecados y se les dará un lugar entre el pueblo de Dios, el cual es apartado por la fe en mí”.



SALMO 42

Sal 42:1 Como el ciervo anhela las corrientes de las aguas, así te anhelo a ti, oh Dios.
Sal 42:2 Tengo sed de Dios, del Dios viviente. ¿Cuándo podré ir para estar delante de él?
Sal 42:3 Día y noche sólo me alimento de lágrimas, mientras que mis enemigos se burlan continuamente de mí diciendo: «¿Dónde está ese Dios tuyo?».
Sal 42:4 Se me destroza el corazón al recordar cómo solían ser las cosas: yo caminaba entre la multitud de adoradores, encabezaba una gran procesión hacia la casa de Dios, cantando de alegría y dando gracias en medio del sonido de una gran celebración.
Sal 42:5 ¿Por qué estoy desanimado? ¿Por qué está tan triste mi corazón? ¡Pondré mi esperanza en Dios! Lo alabaré otra vez, ¡mi Salvador y
Sal 42:6 mi Dios! Ahora estoy profundamente desalentado, pero me acordaré de ti, aun desde el lejano monte Hermón, donde nace el Jordán, desde la tierra del monte Mizar.
Sal 42:7 Oigo el tumulto de los embravecidos mares, mientras tus olas y las crecientes mareas me arrasan.
Sal 42:8 Pero cada día el SEÑOR derrama su amor inagotable sobre mí, y todas las noches entono sus cánticos y oro a Dios, que me da vida.
Sal 42:9 «¡Oh Dios, roca mía! —clamo—, ¿por qué me has olvidado? ¿Por qué tengo que andar angustiado, oprimido por mis enemigos?».
Sal 42:10 Sus insultos me parten los huesos. Se burlan diciendo: «¿Dónde está ese Dios tuyo?».
Sal 42:11 ¿Por qué estoy desanimado? ¿Por qué está tan triste mi corazón? ¡Pondré mi esperanza en Dios! Lo alabaré otra vez, ¡mi Salvador y mi Dios!

LECTURA PARA LA NOCHE

LEVÍTICO 14-15

Lev 14:1 El SEÑOR le dijo a Moisés:
Lev 14:2 «Las siguientes instrucciones son para los que buscan la purificación ceremonial de una enfermedad cutánea:* los que han sido sanados deben ser llevados al sacerdote,
Lev 14:3 quien los examinará en un lugar fuera del campamento. Si el sacerdote comprueba que alguien ha sanado de una enfermedad grave de la piel,
Lev 14:4 llevará a cabo una ceremonia de purificación, usando para ello dos aves vivas que estén ceremonialmente puras, un palo de cedro,* un hilo escarlata y una rama de hisopo.
Lev 14:5 El sacerdote mandará matar una de las aves sobre una vasija de barro llena de agua fresca.
Lev 14:6 Tomará el ave viva, el palo de cedro, el hilo escarlata y la rama de hisopo, y los mojará en la sangre del ave muerta sobre el agua fresca.
Lev 14:7 Luego el sacerdote rociará la sangre del ave muerta siete veces sobre la persona que está siendo purificada de la enfermedad cutánea. Después de purificar a la persona, el sacerdote soltará al ave viva en el campo abierto.
Lev 14:8 »Entonces, aquellos que están siendo purificados deberán lavar su ropa, rasurarse todo el cuerpo y bañarse con agua; así quedarán ceremonialmente puros y podrán regresar al campamento. Sin embargo, tendrán que permanecer fuera de su carpa durante siete días.
Lev 14:9 Al séptimo día, nuevamente deberán rasurarse todo el pelo de su cabeza, incluidas la barba y las cejas. También deberán lavar su ropa y bañarse con agua; entonces quedarán ceremonialmente puros.
Lev 14:10 »Al octavo día, cada persona que está siendo purificada debe llevar dos corderos sin defecto y una cordera de un año sin defecto, junto con una ofrenda de grano de seis kilos* de harina selecta humedecida con aceite de oliva, y un tercio de litro* de aceite de oliva.
Lev 14:11 Después el sacerdote oficiante presentará a la persona que será purificada, junto con las ofrendas, ante el SEÑOR a la entrada del tabernáculo.*
Lev 14:12 El sacerdote tomará uno de los corderos y el aceite de oliva y los ofrecerá como una ofrenda por la culpa y los levantará como una ofrenda especial ante el SEÑOR.
Lev 14:13 Luego matará al cordero en el área sagrada donde se matan las ofrendas por el pecado y las ofrendas quemadas. Al igual que la ofrenda por el pecado, la ofrenda por la culpa le pertenece al sacerdote; es una ofrenda sumamente santa.
Lev 14:14 Luego el sacerdote tomará un poco de la sangre de la ofrenda por la culpa y la untará en el lóbulo de la oreja derecha, en el pulgar de la mano derecha y en el dedo gordo del pie derecho de la persona que está siendo purificada.
Lev 14:15 »Después el sacerdote derramará un poco del aceite de oliva en la palma de su propia mano izquierda.
Lev 14:16 Mojará el dedo derecho en el aceite que tiene en la palma y rociará un poco del aceite siete veces ante el SEÑOR.
Lev 14:17 A continuación untará un poco del aceite que está en la palma sobre la sangre de la ofrenda por la culpa que está en el lóbulo de la oreja derecha, en el pulgar de la mano derecha y en el dedo gordo del pie derecho de la persona que está siendo purificada.
Lev 14:18 El sacerdote untará el resto del aceite que le quede en la mano sobre la cabeza del que está siendo purificado. Mediante este proceso el sacerdote purificará* a la persona ante el SEÑOR.
Lev 14:19 »Luego el sacerdote deberá presentar la ofrenda por el pecado para purificar a la persona que fue sanada de la enfermedad de la piel. Después, el sacerdote matará al animal que se usará para la ofrenda quemada
Lev 14:20 y la presentará sobre el altar junto con la ofrenda de grano. Mediante este proceso, el sacerdote purificará al que fue sanado y quedará ceremonialmente puro.
Lev 14:21 »Aquel que sea demasiado pobre y no tenga para comprar estas ofrendas podrá llevar un cordero para la ofrenda por la culpa, para que se levante como una ofrenda especial para purificación. También deberá llevar dos kilos* de harina selecta humedecida con aceite de oliva para la ofrenda de grano y una taza de aceite de oliva.
Lev 14:22 La ofrenda también debe incluir dos tórtolas o dos pichones de paloma, según sus posibilidades. Una de ellas deberá ser usada para la ofrenda por el pecado y la otra para la ofrenda quemada.
Lev 14:23 Al octavo día de la ceremonia de la purificación, la persona que está siendo purificada debe llevar las ofrendas al sacerdote en la presencia del SEÑOR a la entrada del tabernáculo.
Lev 14:24 Entonces el sacerdote tomará el cordero para la ofrenda por la culpa, junto con el aceite de oliva, y los levantará como una ofrenda especial para el SEÑOR.
Lev 14:25 Después matará al cordero para la ofrenda por la culpa. Tomará un poco de la sangre y la untará en el lóbulo de la oreja derecha, en el pulgar de la mano derecha y en el dedo gordo del pie derecho de la persona que se purifica.
Lev 14:26 »El sacerdote también derramará un poco del aceite de oliva en la palma de su propia mano izquierda.
Lev 14:27 Mojará el dedo derecho en el aceite de la palma y lo rociará siete veces ante el SEÑOR.
Lev 14:28 A continuación untará un poco del aceite que está en la palma de la mano sobre la sangre de la ofrenda por la culpa que está en el lóbulo de la oreja derecha, en el pulgar de la mano derecha y en el dedo gordo del pie derecho de la persona que está siendo purificada.
Lev 14:29 El sacerdote untará el resto del aceite que le quede en la mano sobre la cabeza del que está siendo purificado. Mediante este proceso, el sacerdote purificará a la persona ante el SEÑOR.
Lev 14:30 »Después el sacerdote ofrecerá las dos tórtolas o los dos pichones de paloma, según lo que la persona pueda pagar.
Lev 14:31 Una de las aves es una ofrenda por el pecado y la otra, una ofrenda quemada; serán presentadas junto con la ofrenda de grano. Mediante este proceso, el sacerdote purificará a la persona ante el SEÑOR.
Lev 14:32 Estas son las instrucciones para la purificación de los que se han recuperado de una enfermedad grave de la piel, pero no les alcanza para llevar las ofrendas que se requieren normalmente para la ceremonia de purificación».
Lev 14:33 Luego el SEÑOR les dijo a Moisés y Aarón:
Lev 14:34 «Cuando lleguen a Canaán, la tierra que les doy como posesión, puede que yo contamine con moho* algunas de las casas de su tierra.
Lev 14:35 El propietario de una casa así deberá acudir al sacerdote y decirle: “Parece que mi casa tiene algún tipo de moho”.
Lev 14:36 Antes que el sacerdote entre a inspeccionar la casa, deberá vaciarla con el fin de que nada de lo que hay dentro sea declarado ceremonialmente impuro.
Lev 14:37 Entonces el sacerdote entrará en la casa y examinará el moho de las paredes. Si encuentra manchas verdosas o rojizas y la contaminación parece estar más profunda que la superficie de la pared,
Lev 14:38 el sacerdote saldrá por la puerta y pondrá la casa en cuarentena durante siete días.
Lev 14:39 Al séptimo día, el sacerdote regresará para inspeccionarla nuevamente. Si encuentra que el moho de las paredes se ha extendido,
Lev 14:40 mandará quitar las piedras de las áreas contaminadas. Luego, el material contaminado será llevado fuera de la ciudad a un lugar designado como ceremonialmente impuro.
Lev 14:41 Entonces se deberá raspar a fondo las paredes de todo el interior de la casa y tirar el material raspado en el lugar impuro fuera de la ciudad.
Lev 14:42 Se traerán piedras nuevas en lugar de las que se han quitado y volverán a cubrirse las paredes con yeso.
Lev 14:43 »Sin embargo, si el moho vuelve a aparecer después de que todas las piedras hayan sido reemplazadas y las paredes hayan sido raspadas y recubiertas con yeso,
Lev 14:44 el sacerdote deberá regresar a la casa y examinarla de nuevo. Si encuentra que el moho se ha extendido, es evidente que las paredes han sido afectadas con un moho grave, y la casa está totalmente contaminada.
Lev 14:45 Deberá ser demolida y todas sus piedras, maderas y yeso deberán ser llevados fuera de la ciudad al lugar designado como ceremonialmente impuro.
Lev 14:46 Los que entren en la casa durante el tiempo de cuarentena quedarán ceremonialmente impuros hasta el anochecer,
Lev 14:47 y todos los que duerman o coman en la casa deberán lavar su ropa.
Lev 14:48 »Si el sacerdote regresa para su inspección y encuentra que el moho no ha vuelto a aparecer en la casa después de haber sido cubiertas las paredes con yeso, declarará pura la casa porque es evidente que el moho ha desaparecido.
Lev 14:49 Para purificar la casa, el sacerdote deberá tomar dos aves, un palo de cedro, un poco de hilo escarlata y una rama de hisopo.
Lev 14:50 Matará una de las aves sobre una vasija de barro llena de agua fresca.
Lev 14:51 Tomará el palo de cedro, la rama de hisopo, el hilo escarlata y el ave viva, y los mojará en la sangre del ave muerta y en el agua fresca. Luego rociará la casa siete veces.
Lev 14:52 Cuando el sacerdote haya purificado la casa exactamente de esta forma,
Lev 14:53 soltará al ave viva en el campo abierto fuera de la ciudad. Mediante este proceso, el sacerdote purificará la casa y quedará ceremonialmente pura.
Lev 14:54 »Estas son las instrucciones para tratar enfermedades graves de la piel,* que incluyen llagas costrosas,
Lev 14:55 moho* —tanto sobre la ropa como en una casa—,
Lev 14:56 hinchazón de la piel, erupciones, o decoloración de la piel.
Lev 14:57 Este procedimiento determinará si una persona u objeto es ceremonialmente puro o impuro. »Estas son las instrucciones con respecto a las enfermedades de la piel y al moho».
Lev 15:1 El SEÑOR les dijo a Moisés y a Aarón:
Lev 15:2 «Den las siguientes instrucciones al pueblo de Israel: cualquier hombre que tenga una secreción corporal es ceremonialmente impuro.
Lev 15:3 Su secreción causa contaminación, ya sea que esta continúe o pare. En cualquiera de los dos casos, el hombre es impuro.
Lev 15:4 Cualquier cama en la que duerma el hombre con la secreción y cualquier cosa sobre la que se siente será ceremonialmente impura.
Lev 15:5 De modo que si alguien toca la cama de ese hombre, tendrá que lavar su ropa y bañarse con agua, y permanecerá impuro hasta el anochecer.
Lev 15:6 Si alguien se sienta donde el hombre con la secreción se sentó, entonces tendrá que lavar su ropa y bañarse con agua, y permanecerá impuro hasta el anochecer.
Lev 15:7 Si toca al hombre con la secreción, tendrá que lavar su ropa y bañarse con agua, y permanecerá impuro hasta el anochecer.
Lev 15:8 Si el hombre escupe a alguien, esa persona tendrá que lavar su ropa y bañarse con agua, y permanecerá impura hasta el anochecer.
Lev 15:9 Cualquier manta de montar sobre la que cabalgue el hombre con la secreción quedará ceremonialmente impura.
Lev 15:10 Si alguien toca cualquier cosa que haya estado debajo de él, quedará impuro hasta el anochecer. Tendrá que lavar su ropa y bañarse con agua, y permanecerá impuro hasta el anochecer.
Lev 15:11 Si el hombre toca a alguien sin primero haberse enjuagado las manos, esa persona tendrá que lavar su ropa y bañarse con agua, y permanecerá impuro hasta el anochecer.
Lev 15:12 Cualquier vasija de barro que el hombre toque tendrá que romperse, cualquier utensilio de madera que toque, deberá enjuagarse con agua.
Lev 15:13 »Cuando el hombre con la secreción sane, deberá contar siete días para el período de purificación. Luego tendrá que lavar su ropa y se bañará con agua fresca, y quedará ceremonialmente puro.
Lev 15:14 Al octavo día tomará dos tórtolas o dos pichones de paloma e irá ante el SEÑOR a la entrada del tabernáculo* y dará sus ofrendas al sacerdote.
Lev 15:15 Entonces el sacerdote presentará una de las aves como ofrenda por el pecado y la otra como ofrenda quemada. Mediante este proceso el sacerdote purificará* al hombre ante el SEÑOR por su secreción.
Lev 15:16 »Siempre que un hombre tenga una emisión de semen, deberá lavar todo su cuerpo con agua, y permanecerá ceremonialmente impuro hasta el próximo anochecer.*
Lev 15:17 Cualquier ropa o cuero que tenga semen tendrá que lavarse con agua, y permanecerá impuro hasta el anochecer.
Lev 15:18 Después de que un hombre y una mujer hayan tenido relaciones sexuales, los dos deberán lavarse con agua, y permanecerán impuros hasta el próximo anochecer.
Lev 15:19 »Cada vez que una mujer tenga su período menstrual, quedará ceremonialmente impura durante siete días. Cualquiera que la toque durante ese tiempo quedará impuro hasta el anochecer.
Lev 15:20 Cualquier cosa sobre la que se acueste o se siente la mujer durante su período menstrual quedará impura.
Lev 15:21 Si alguien llega a tocar la cama de la mujer, tendrá que lavar su ropa y bañarse con agua, y permanecerá impuro hasta el anochecer.
Lev 15:22 Si alguien toca algún objeto sobre el cual ella se sentó, tendrá que lavar su ropa y bañarse con agua, y permanecerá impuro hasta el anochecer.
Lev 15:23 Esto incluye la cama o cualquier objeto sobre el que ella se haya sentado; si alguien lo toca, quedará impuro hasta el anochecer.
Lev 15:24 Si un hombre tiene relaciones sexuales con ella y su sangre lo toca, la impureza menstrual se le transmitirá a él. Permanecerá impuro durante siete días, y cualquier cama sobre la que él se acueste será impura.
Lev 15:25 »Si una mujer tiene durante muchos días un flujo de sangre que no está relacionado con su período menstrual, o si el sangrado continúa más tiempo de su período normal, es ceremonialmente impura. Al igual que durante su período menstrual, la mujer permanecerá impura todo el tiempo que le dure la secreción.
Lev 15:26 Cualquier cama sobre la que ella se acueste o cualquier objeto sobre el cual ella se siente durante ese tiempo quedará impuro, al igual que durante su período menstrual normal.
Lev 15:27 Cualquiera de ustedes que toque estas cosas quedará ceremonialmente impuro. Tendrá que lavar su ropa y bañarse con agua, y permanecerá impuro hasta el anochecer.
Lev 15:28 »Cuando termine el sangrado, ella deberá contar siete días y después quedará ceremonialmente pura.
Lev 15:29 Al octavo día llevará dos tórtolas o dos pichones de paloma y los entregará al sacerdote a la entrada del tabernáculo.
Lev 15:30 El sacerdote ofrecerá una tórtola como ofrenda por el pecado y la otra como ofrenda quemada. Mediante este proceso, el sacerdote la purificará ante el SEÑOR por la impureza ceremonial causada por su sangrado.
Lev 15:31 »Así es cómo ustedes protegerán al pueblo de Israel de la impureza ceremonial. De lo contrario, ellos morirían, porque su impureza contaminaría mi tabernáculo que está en medio de ellos.
Lev 15:32 Estas son las instrucciones que tienen que ver con todo el que tiene secreciones corporales: un hombre que queda impuro a causa de una emisión de semen
Lev 15:33 o una mujer durante su período menstrual. Son aplicables a cualquier hombre o mujer que tenga una secreción corporal, y a un hombre que tenga relaciones sexuales con una mujer que esté ceremonialmente impura».

lunes, 19 de febrero de 2018

LECTURA BÍBLICA 19 DE FEBRERO

LECTURA PARA LA MAÑANA

MATEO    18:15-35

Mat 18:15 »Si un creyente* peca contra ti,* háblale en privado y hazle ver su falta. Si te escucha y confiesa el pecado, has recuperado a esa persona.
Mat 18:16 Pero, si no te hace caso, toma a uno o dos más contigo y vuelve a hablarle, para que los dos o tres testigos puedan confirmar todo lo que digas.
Mat 18:17 Si aún así la persona se niega a escuchar, lleva el caso ante la iglesia. Luego, si la persona no acepta la decisión de la iglesia, trata a esa persona como a un pagano o como a un corrupto cobrador de impuestos.
Mat 18:18 »Les digo la verdad, todo lo que prohíban* en la tierra será prohibido en el cielo, y todo lo que permitan* en la tierra será permitido en el cielo.
Mat 18:19 »También les digo lo siguiente: si dos de ustedes se ponen de acuerdo aquí en la tierra con respecto a cualquier cosa que pidan, mi Padre que está en el cielo lo hará.
Mat 18:20 Pues donde se reúnen dos o tres en mi nombre, yo estoy allí entre ellos.
Mat 18:21 Luego Pedro se le acercó y preguntó: —Señor, ¿cuántas veces debo perdonar a alguien* que peca contra mí? ¿Siete veces?
Mat 18:22 —No siete veces —respondió Jesús—, sino setenta veces siete.*
Mat 18:23 »Por lo tanto, el reino del cielo se puede comparar a un rey que decidió poner al día las cuentas con los siervos que le habían pedido prestado dinero.
Mat 18:24 En el proceso, le trajeron a uno de sus deudores que le debía millones de monedas de plata.*
Mat 18:25 No podía pagar, así que su amo ordenó que lo vendieran —junto con su esposa, sus hijos y todo lo que poseía —para pagar la deuda.
Mat 18:26 »Pero el hombre cayó de rodillas ante su amo y le suplicó: “Por favor, tenme paciencia y te lo pagaré todo”.
Mat 18:27 Entonces el amo sintió mucha lástima por él, y lo liberó y le perdonó la deuda.
Mat 18:28 »Pero, cuando el hombre salió de la presencia del rey, fue a buscar a un compañero, también siervo, que le debía unos pocos miles de monedas de plata.* Lo tomó del cuello y le exigió que le pagara de inmediato.
Mat 18:29 »El compañero cayó de rodillas ante él y le rogó que le diera un poco más de tiempo. “Ten paciencia conmigo, y yo te pagaré”, le suplicó.
Mat 18:30 Pero el acreedor no estaba dispuesto a esperar. Hizo arrestar al hombre y lo puso en prisión hasta que pagara toda la deuda.
Mat 18:31 »Cuando algunos de los otros siervos vieron eso, se disgustaron mucho. Fueron ante el rey y le contaron todo lo que había sucedido.
Mat 18:32 Entonces el rey llamó al hombre al que había perdonado y le dijo: “¡Siervo malvado! Te perdoné esa tremenda deuda porque me lo rogaste.
Mat 18:33 ¿No deberías haber tenido compasión de tu compañero así como yo tuve compasión de ti?”.
Mat 18:34 Entonces el rey, enojado, envió al hombre a la prisión para que lo torturaran hasta que pagara toda la deuda.
Mat 18:35 »Eso es lo que les hará mi Padre celestial a ustedes si se niegan a perdonar de corazón a sus hermanos.

HECHOS 25:13-27

Hch 25:13 Unos días más tarde el rey Agripa llegó con su hermana, Berenice,* a presentar sus respetos a Festo.
Hch 25:14 Durante su visita de varios días, Festo conversó con el rey acerca del caso de Pablo. —Aquí hay un prisionero —le dijo —cuyo caso me dejó Félix.
Hch 25:15 Cuando yo estaba en Jerusalén, los sacerdotes principales y los ancianos judíos presentaron cargos en su contra y me pidieron que yo lo condenara.
Hch 25:16 Les hice ver que la ley romana no declara culpable a nadie sin antes tener un juicio. El acusado debe tener una oportunidad para que confronte a sus acusadores y se defienda.
Hch 25:17 »Cuando los acusadores de Pablo llegaron aquí para el juicio, yo no me demoré. Convoqué al tribunal el día siguiente y di órdenes para que trajeran a Pablo.
Hch 25:18 Pero las acusaciones que hicieron en su contra no correspondían a ninguno de los delitos que yo esperaba.
Hch 25:19 En cambio, tenían algo que ver con su religión y con un hombre muerto llamado Jesús, quien —según Pablo —está vivo.
Hch 25:20 No sabía cómo investigar estas cuestiones, así que le pregunté si él estaba dispuesto a ser juzgado por estos cargos en Jerusalén.
Hch 25:21 Pero Pablo apeló al emperador para que resuelva su caso. Así que di órdenes de que lo mantuvieran bajo custodia hasta que yo pudiera hacer los arreglos necesarios para enviarlo al César.
Hch 25:22 —Me gustaría oír personalmente a ese hombre —dijo Agripa. Y Festo respondió: —¡Mañana lo oirá!
Hch 25:23 Así que, al día siguiente, Agripa y Berenice llegaron al auditorio con gran pompa, acompañados por oficiales militares y hombres prominentes de la ciudad. Festo dio órdenes de que trajeran a Pablo.
Hch 25:24 Después Festo dijo: «Rey Agripa y los demás presentes, éste es el hombre a quien todos los judíos tanto aquí como en Jerusalén quieren ver muerto.
Hch 25:25 Pero, en mi opinión, él no ha hecho nada que merezca la muerte. Sin embargo, como apeló al emperador, decidí enviarlo a Roma.
Hch 25:26 »¿Pero qué debo escribirle al emperador?, pues no hay ningún cargo concreto en su contra. Así que lo he traído ante todos ustedes —especialmente ante ti, rey Agripa —para tener algo que escribir después de que lo interroguemos.
Hch 25:27 ¡Pues no tiene sentido enviarle un prisionero al emperador sin especificar los cargos que hay en su contra!


SALMO 41

Sal 41:1 ¡Qué alegría hay para los que tratan bien a los pobres! El SEÑOR los rescata cuando están en apuros.
Sal 41:2 El SEÑOR los protege y los mantiene con vida; los prospera en la tierra y los rescata de sus enemigos.
Sal 41:3 El SEÑOR los atiende cuando están enfermos y les devuelve la salud.
Sal 41:4 «Oh SEÑOR, ten misericordia de mí —pedí en oración—, sáname, porque contra ti he pecado».
Sal 41:5 Pero mis enemigos sólo hablan mal de mí. Preguntan: «¿Falta mucho para que se muera y pase al olvido?».
Sal 41:6 Me visitan como si fueran mis amigos, pero mientras tanto juntan chismes y, cuando se van, los divulgan a los cuatro vientos.
Sal 41:7 Los que me odian susurran cosas acerca de mí y se imaginan lo peor.
Sal 41:8 «Tiene alguna enfermedad fatal —dicen —. ¡Jamás se levantará de la cama!».
Sal 41:9 Hasta mi mejor amigo, en quien tenía plena confianza, quien compartía mi comida, se ha puesto en mi contra.
Sal 41:10 SEÑOR, ten misericordia de mí. ¡Devuélveme la salud para que pueda darles su merecido!
Sal 41:11 Sé que soy de tu agrado, porque no permitiste que mis enemigos triunfaran sobre mí.
Sal 41:12 Has preservado mi vida porque soy inocente; me has traído a tu presencia y eso es para siempre.
Sal 41:13 Alaben al SEÑOR, Dios de Israel, quien vive desde la eternidad hasta la eternidad. ¡Amén y amén!

LECTURA PARA LA NOCHE

LEVÍTICO 11-13

Lev 11:1 Luego el SEÑOR les dijo a Moisés y a Aarón:
Lev 11:2 «Den las siguientes instrucciones al pueblo de Israel: de todos los animales de la tierra, estos son los que puedes usar para alimento:
Lev 11:3 puedes comer cualquier animal rumiante y que tenga las pezuñas totalmente partidas.
Lev 11:4 Sin embargo, no puedes comer los siguientes animales* que tienen las pezuñas partidas o que rumian, pero no ambas cosas. El camello rumia, pero no tiene pezuñas partidas, así que es ceremonialmente impuro para ti.
Lev 11:5 El damán* rumia, pero no tiene pezuñas partidas, por lo tanto es impuro.
Lev 11:6 La liebre rumia, pero no tiene pezuñas partidas, así que es impura.
Lev 11:7 El cerdo tiene pezuñas partidas de manera pareja, pero no rumia, también es impuro.
Lev 11:8 No puedes comer la carne de estos animales, ni siquiera tocar el cadáver. Son ceremonialmente impuros para ti.
Lev 11:9 »De todos los animales que viven en el agua, estos son los que puedes usar como alimento: puedes comer cualquier animal del agua que tenga tanto aletas como escamas, sea que procedan de agua salada o de los arroyos.
Lev 11:10 Sin embargo, nunca comas ningún animal del mar o de los ríos que no tenga aletas y escamas. Son detestables para ti. Esto incluye tanto a las criaturas pequeñas que viven en aguas poco profundas como a todas las criaturas que viven en aguas profundas.
Lev 11:11 Siempre serán detestables para ti. Nunca deberás comer su carne, ni siquiera tocar su cadáver.
Lev 11:12 Todo animal del agua que no tenga tanto aletas como escamas es detestable para ti.
Lev 11:13 »Estas son las aves que son detestables para ti y no deberás comerlas: el buitre grifón, el quebrantahuesos, el buitre de cabeza negra,
Lev 11:14 el milano, los halcones de toda clase,
Lev 11:15 los cuervos de toda clase,
Lev 11:16 el búho real, la lechuza campestre, la gaviota, los gavilanes de toda clase,
Lev 11:17 el búho pequeño, el cuervo marino, el búho grande,
Lev 11:18 la lechuza común, la lechuza del desierto, el buitre egipcio,
Lev 11:19 la cigüeña, la garza de toda clase, la abubilla y el murciélago.
Lev 11:20 »No debes comer insectos alados que caminan por el suelo; son detestables para ti.
Lev 11:21 Sin embargo, puedes comer insectos alados que caminan por el suelo y que tengan articulaciones para poder saltar.
Lev 11:22 Los insectos que se te permite comer incluyen toda clase de langostas, langostones, grillos y saltamontes.
Lev 11:23 Todos los demás insectos alados que caminan sobre el suelo son detestables para ti.
Lev 11:24 »Las siguientes criaturas te harán ceremonialmente impuro; cualquiera que toque el cadáver de uno de esos animales quedará contaminado hasta el anochecer;
Lev 11:25 y si levanta el cadáver deberá lavar su ropa, y quedará contaminado hasta el anochecer:
Lev 11:26 todo animal que tenga pezuñas pero que no estén partidas de manera pareja y que no rumie es impuro para ti. Cualquiera que toque el cadáver de dicho animal quedará contaminado.
Lev 11:27 De los animales que caminan en cuatro patas, los que se apoyan sobre sus plantas son impuros. Cualquiera que toque el cadáver de dicho animal quedará contaminado hasta el anochecer.
Lev 11:28 Si alguien levanta el cadáver, deberá lavar su ropa, y permanecerá contaminado hasta el anochecer. Estos animales son impuros para ti.
Lev 11:29 »De los animales pequeños que corren por el suelo, estos serán impuros para ti: la rata-topo, la rata, los lagartos grandes de toda clase,
Lev 11:30 el geco, el varano, el lagarto común, la lagartija de arena y el camaleón.
Lev 11:31 Todos estos animales pequeños son impuros para ti. Cualquiera que toque el cadáver de dichos animales, quedará contaminado hasta el anochecer.
Lev 11:32 Si alguno de estos animales muere y cae sobre algo, ese objeto será impuro; ya sea un objeto hecho de madera, de tela, de cuero o de tela áspera. Cualquiera que sea su uso, deberá sumergirse en agua, y quedará contaminado hasta el anochecer. Después de esto, quedará ceremonialmente puro y podrá usarse de nuevo.
Lev 11:33 »Si uno de estos animales cae en una olla de barro, todo lo que haya en la olla quedará contaminado, y habrá que romper la olla.
Lev 11:34 Si el agua de dicho recipiente cae sobre cualquier alimento, este quedará contaminado; y cualquier bebida que haya en el recipiente quedará contaminada.
Lev 11:35 Cualquier objeto sobre el que caiga el cadáver de dichos animales quedará contaminado. Si es un horno o un fogón, deberá ser destruido porque está contaminado, y debes tratarlo como tal.
Lev 11:36 »Sin embargo, si el cadáver de uno de estos animales cae en un manantial o en una cisterna, el agua permanecerá pura pero cualquiera que toque el cadáver quedará contaminado.
Lev 11:37 Si el cadáver cae sobre la semilla que será sembrada en el campo, aun así, la semilla será considerada pura;
Lev 11:38 pero si la semilla está húmeda cuando el cadáver cae sobre ella, la semilla quedará contaminada.
Lev 11:39 »Si un animal que te está permitido comer muere, y alguien toca el cadáver, esa persona quedará contaminada hasta el anochecer.
Lev 11:40 Si come de su carne o se lleva el cadáver, deberá lavar su ropa y permanecerá contaminada hasta el anochecer.
Lev 11:41 »Todos los animales pequeños que corren por el suelo son detestables, y nunca deberás comerlos.
Lev 11:42 Esto incluye todos los animales que se deslizan sobre el vientre, como también los de cuatro patas y los de muchas patas. Todos esos animales que corren por el suelo son detestables, y nunca deberás comerlos.
Lev 11:43 No te contamines a ti mismo al tocarlos. No te hagas ceremonialmente impuro a causa de ellos.
Lev 11:44 Pues yo soy el SEÑOR tu Dios. Debes consagrarte y ser santo, porque yo soy santo. Así que no te contamines al tocar cualquiera de estos animales pequeños que corren por el suelo.
Lev 11:45 Pues yo, el SEÑOR, soy quien te sacó de la tierra de Egipto para ser tu Dios; por lo tanto, sé santo porque yo soy santo.
Lev 11:46 »Estas son las instrucciones con respecto a los animales terrestres, las aves, los seres marinos y los animales que corren por el suelo.
Lev 11:47 Mediante estas instrucciones sabrás lo que es impuro y lo que es puro, y también los animales que puedes comer y los que no puedes comer».
Lev 12:1 El SEÑOR le dijo a Moisés: «Da las siguientes instrucciones al pueblo de Israel:
Lev 12:2 si una mujer queda embarazada y da a luz un varón, será ceremonialmente impura por siete días, así como es impura durante su período menstrual.
Lev 12:3 Al octavo día, circunciden el prepucio del niño.
Lev 12:4 Después de esperar treinta y tres días, ella quedará purificada del flujo de sangre del parto. Durante este tiempo de purificación, no debe tocar nada que haya sido consagrado ni tampoco entrar en el santuario hasta que haya terminado su tiempo de purificación.
Lev 12:5 Si una mujer da a luz una hija, quedará ceremonialmente impura durante dos semanas, así como es impura durante su período menstrual. Después de esperar sesenta y seis días, ella quedará purificada del flujo de sangre del parto.
Lev 12:6 »Cuando se cumpla el tiempo de la purificación, ya sea por haber tenido un hijo o una hija, la mujer deberá llevar un cordero de un año como ofrenda quemada y un pichón de paloma o una tórtola como ofrenda de purificación. Deberá llevar sus ofrendas al sacerdote a la entrada del tabernáculo.*
Lev 12:7 Luego el sacerdote las presentará al SEÑOR para purificarla.* Entonces ella volverá a estar ceremonialmente pura después del flujo de sangre del parto. Estas son las instrucciones para una mujer después del nacimiento de un hijo o una hija.
Lev 12:8 »Si a la mujer no le alcanza para comprar un cordero, deberá llevar un par de tórtolas o dos pichones de paloma. Uno será para la ofrenda quemada y el otro para la ofrenda de purificación. El sacerdote los sacrificará para purificarla a ella, y quedará ceremonialmente pura».
Lev 13:1 El SEÑOR les dijo a Moisés y a Aarón:
Lev 13:2 «Si alguien tiene una hinchazón, una erupción o una decoloración de la piel que pueda convertirse en una enfermedad grave de la piel,* esa persona debe ser llevada al sacerdote Aarón, o a uno de sus hijos.*
Lev 13:3 El sacerdote examinará la zona afectada de la piel, y si el vello de la zona afectada se ha vuelto blanco y el problema parece estar más profundo que la piel, esta es una enfermedad cutánea grave, y el sacerdote que la examina debe declarar a la persona ceremonialmente impura.
Lev 13:4 »Sin embargo, si la zona afectada de la piel es sólo una decoloración blanca y no parece estar más profunda que la piel, y si el vello en la mancha no se ha vuelto blanco, el sacerdote pondrá a la persona en cuarentena durante siete días.
Lev 13:5 Al séptimo día el sacerdote la volverá a examinar, y si encuentra que la zona afectada no ha cambiado y que el problema no se ha extendido en la piel, el sacerdote la pondrá en cuarentena por siete días más.
Lev 13:6 Una vez cumplidos los siete días, el sacerdote la examinará de nuevo, y si encuentra que la zona afectada ha disminuido y no se ha extendido, el sacerdote declarará a la persona ceremonialmente pura; era solamente una erupción. Entonces, la persona lavará su ropa y quedará ceremonialmente pura;
Lev 13:7 pero si la erupción continúa extendiéndose después de que la persona fue examinada por el sacerdote y declarada pura, la persona infectada deberá regresar para ser examinada nuevamente.
Lev 13:8 Si el sacerdote encuentra que la erupción se ha extendido, debe declarar a la persona ceremonialmente impura, porque ciertamente es una enfermedad de la piel.
Lev 13:9 »Cualquiera que contrae una enfermedad grave de la piel deberá acudir al sacerdote para ser examinado.
Lev 13:10 Si el sacerdote encuentra una hinchazón blanca en la piel, y el vello en la mancha se ha vuelto blanco y hay una llaga abierta en la zona afectada,
Lev 13:11 es una enfermedad crónica de la piel y el sacerdote deberá declarar a la persona ceremonialmente impura. En tales casos, no es necesario poner a la persona en cuarentena porque es evidente que la piel está contaminada por la enfermedad.
Lev 13:12 »Ahora bien, supongamos que la enfermedad se ha extendido por toda la piel de la persona y cubre todo su cuerpo de pies a cabeza.
Lev 13:13 Cuando el sacerdote examine a la persona infectada y encuentre que la enfermedad cubre todo su cuerpo, la declarará ceremonialmente pura. Dado que la piel se ha vuelto completamente blanca, la persona es pura.
Lev 13:14 Pero si aparecen llagas abiertas, la persona infectada será declarada ceremonialmente impura.
Lev 13:15 El sacerdote deberá hacer esta declaración tan pronto como vea una llaga abierta, ya que las llagas abiertas indican la presencia de una enfermedad de la piel.
Lev 13:16 Sin embargo, si la llagas abiertas sanan y se vuelven blancas como el resto de la piel, la persona deberá regresar al sacerdote
Lev 13:17 para ser examinada de nuevo. Si las zonas afectadas efectivamente se han vuelto blancas, el sacerdote declarará ceremonialmente pura a la persona al decir: “¡Eres pura!”.
Lev 13:18 »Si alguien tiene una llaga purulenta en la piel que ha empezado a sanar,
Lev 13:19 pero en el mismo sitio aparece una hinchazón blanca o una mancha blanca rojiza, la persona deberá acudir al sacerdote para que la examine.
Lev 13:20 Si el sacerdote, al examinarla, ve que el problema está más profundo que la piel y si el vello en el área afectada se ha vuelto blanco, el sacerdote deberá declarar a la persona ceremonialmente impura; la llaga purulenta se ha convertido en una enfermedad grave de la piel.
Lev 13:21 Sin embargo, si el sacerdote no encuentra vello blanco en la zona afectada y ve que el problema no parece estar más profundo que la piel y ha ido disminuyendo, el sacerdote deberá poner a la persona en cuarentena por siete días.
Lev 13:22 Si durante ese tiempo el mal del área afectada se extiende por la piel, el sacerdote deberá declarar a la persona ceremonialmente impura, porque es una enfermedad grave;
Lev 13:23 pero si la zona afectada no crece ni se extiende, es simplemente la cicatriz de la llaga, y el sacerdote declarará a la persona ceremonialmente pura.
Lev 13:24 »Si alguien sufre una quemadura en la piel y la zona quemada cambia de color, poniéndose blanca rojiza o blanca brillante,
Lev 13:25 el sacerdote deberá examinarla. Si encuentra que el vello en la zona afectada se ha vuelto blanco y que el problema parece estar más profundo que la piel, entonces ha surgido en la quemadura una enfermedad de la piel. El sacerdote deberá declarar a la persona ceremonialmente impura, porque sin duda se trata de una enfermedad grave de la piel.
Lev 13:26 Sin embargo, si el sacerdote no encuentra vello blanco en la zona afectada y ve que el problema no parece estar más profundo que la piel y ha disminuido, el sacerdote deberá poner a la persona en cuarentena por siete días.
Lev 13:27 Al séptimo día, el sacerdote deberá examinarla de nuevo. Si la zona afectada se ha extendido en la piel, el sacerdote deberá declarar a la persona ceremonialmente impura, porque es sin duda una enfermedad grave de la piel;
Lev 13:28 pero si la zona afectada no ha cambiado ni se ha extendido por la piel, sino que ha disminuido, es simplemente una hinchazón causada por la quemadura. Luego el sacerdote declarará a la persona ceremonialmente pura, porque es simplemente la cicatriz de la quemadura.
Lev 13:29 »Si alguien, sea hombre o mujer, tiene una llaga en la cabeza o en la barbilla,
Lev 13:30 el sacerdote deberá examinar la llaga. Si encuentra que está más profunda que la piel y contiene vello delgado y amarillo, el sacerdote deberá declarar a la persona ceremonialmente impura. Se trata de una llaga costrosa en la cabeza o en la barbilla.
Lev 13:31 Si el sacerdote, al examinar la llaga costrosa, encuentra que no está más profunda que la piel, pero no tiene vello negro, deberá poner a la persona en cuarentena por siete días.
Lev 13:32 Cumplidos los siete días, el sacerdote deberá examinar la llaga de nuevo. Si encuentra que la llaga costrosa no se ha extendido y que no contiene vello amarillo y que no parece estar más profunda que la piel,
Lev 13:33 la persona deberá afeitarse totalmente, con excepción de la zona afectada. Luego el sacerdote deberá poner a la persona en cuarentena durante otros siete días.
Lev 13:34 Al séptimo día examinará la llaga de nuevo. Si no se ha extendido y no parece estar más profunda que la piel, el sacerdote declarará a la persona ceremonialmente pura. Entonces la persona lavará su ropa y quedará ceremonialmente pura.
Lev 13:35 Sin embargo, si la llaga costrosa empieza a extenderse después de haber sido declarada pura,
Lev 13:36 el sacerdote deberá examinarla de nuevo. Si encuentra que la llaga se ha extendido, no hace falta que el sacerdote busque el vello amarillo; la persona infectada quedará ceremonialmente impura.
Lev 13:37 Pero si el color de la llaga costrosa no ha cambiado y ha crecido el vello negro, la llaga se ha curado. Entonces el sacerdote declarará a la persona ceremonialmente pura.
Lev 13:38 »Si alguien, sea hombre o mujer, tiene manchas blancas brillantes en la piel,
Lev 13:39 el sacerdote deberá examinar la zona afectada. Si descubre que las manchas brillantes son de un tono blanco opaco, no es nada más que una erupción de la piel, y la persona quedará ceremonialmente pura.
Lev 13:40 »Si a un hombre se le cae el cabello y queda calvo, sigue ceremonialmente puro.
Lev 13:41 Si pierde el cabello de la frente, y simplemente quedó calvo de la frente; sigue siendo puro.
Lev 13:42 Sin embargo, si aparece una llaga de color blanco rojizo en la zona calva, sea de la parte superior o posterior de la cabeza, es una enfermedad de la piel.
Lev 13:43 El sacerdote deberá examinarlo, y si descubre hinchazón alrededor de la llaga blanca rojiza, en cualquier parte de la cabeza del hombre, y tiene la apariencia de una enfermedad de la piel,
Lev 13:44 el hombre ciertamente está infectado con una enfermedad de la piel y es impuro. Entonces el sacerdote deberá declararlo ceremonialmente impuro debido a la llaga de la cabeza.
Lev 13:45 »Los que sufran de una enfermedad grave de la piel deberán rasgar su ropa y dejar su cabello sin peinar.* Tienen que cubrirse la boca y gritar: “¡Impuro! ¡Impuro!”.
Lev 13:46 Permanecerán ceremonialmente impuros todo el tiempo que les dure esa enfermedad grave, y deberán vivir aislados en un lugar fuera del campamento.
Lev 13:47 »Ahora, supongamos que el moho* contamina alguna prenda de vestir de lana o de lino,
Lev 13:48 alguna tela de lana o de lino, la piel de un animal o cualquier objeto hecho de cuero.
Lev 13:49 Si la zona afectada de la ropa, de la piel del animal, de la tela o del artículo de cuero se ha vuelto verdosa o rojiza, está contaminada de moho y tendrá que ser mostrada al sacerdote.
Lev 13:50 Después de haber examinado la parte afectada, el sacerdote pondrá el artículo en cuarentena por siete días.
Lev 13:51 Al séptimo día el sacerdote lo examinará de nuevo. Si la zona afectada se ha extendido, la ropa o la tela o el cuero sin ninguna duda está contaminado de un moho grave y queda ceremonialmente impuro.
Lev 13:52 El sacerdote deberá quemar el objeto —la prenda de vestir, la tela de lana o de lino o el artículo de cuero— pues ha sido contaminado con un moho grave. Tendrá que ser totalmente destruido por fuego.
Lev 13:53 »Si, al examinarlo de nuevo, el sacerdote descubre que la zona contaminada no se ha extendido en la prenda de vestir, en la tela o en el cuero,
Lev 13:54 ordenará que se lave el objeto y luego lo pondrá en cuarentena durante otros siete días.
Lev 13:55 Entonces el sacerdote lo examinará otra vez. Si ve que la zona afectada no ha cambiado de color después de haber sido lavado, aunque no se haya extendido, el objeto está contaminado. Tendrá que quemarlo por completo, sin importar si la mancha* está por dentro o por fuera.
Lev 13:56 Sin embargo, si el sacerdote lo examina después de haber sido lavado y ve que la zona afectada se ha desteñido, entonces cortará esa parte de la prenda de vestir, de la tela o del cuero.
Lev 13:57 Si la mancha reaparece en la prenda de vestir, en la tela o en el artículo de cuero, es evidente que el moho está extendiéndose, y el objeto contaminado tendrá que ser quemado;
Lev 13:58 pero si la mancha desaparece de la ropa, de la tela o del artículo de cuero después de haber sido lavado, este se debe lavar nuevamente; y entonces quedará ceremonialmente puro.
Lev 13:59 »Estas son las instrucciones acerca de cómo tratar con el moho que contamina una prenda de vestir de lana o de lino, o tela o cualquier objeto hecho de cuero. Esta es la manera en que el sacerdote determinará si estos artículos son ceremonialmente puros o impuros».

domingo, 18 de febrero de 2018

LECTURA BÍBLICA 18 DE FEBRERO

LECTURA PARA LA MAÑANA

MATEO    18:1-14

Mat 18:1 Por ese tiempo, los discípulos se acercaron a Jesús y le preguntaron: —¿Quién es el más importante en el reino del cielo?
Mat 18:2 Jesús llamó a un niño pequeño y lo puso en medio de ellos.
Mat 18:3 Entonces dijo: —Les digo la verdad, a menos que se aparten de sus pecados y se vuelvan como niños, nunca entrarán en el reino del cielo.
Mat 18:4 Así que el que se vuelva tan humilde como este pequeño, es el más importante en el reino del cielo.
Mat 18:5 »Y todo el que recibe de mi parte* a un niño pequeño como éste, me recibe a mí.
Mat 18:6 Pero, si hacen que uno de estos pequeños que confía en mí caiga en pecado, sería mejor para ustedes que se aten una gran piedra de molino alrededor del cuello y se ahoguen en las profundidades del mar.
Mat 18:7 »¡Qué aflicción le espera al mundo, porque tienta a la gente a pecar! Las tentaciones son inevitables, ¡pero qué aflicción le espera al que provoca la tentación!
Mat 18:8 Por lo tanto, si tu mano o tu pie te hace pecar, córtatelo y tíralo. Es preferible entrar en la vida eterna con una sola mano o un solo pie que ser arrojado al fuego eterno con las dos manos y los dos pies.
Mat 18:9 Y, si tu ojo te hace pecar, sácatelo y tíralo. Es preferible entrar en la vida eterna con un solo ojo que tener los dos ojos y ser arrojado al fuego del infierno.*
Mat 18:10 »Cuidado con despreciar a cualquiera de estos pequeños. Les digo que, en el cielo, sus ángeles siempre están en la presencia de mi Padre celestial.*
Mat 18:11 -.-
Mat 18:12 »Si un hombre tiene cien ovejas y una de ellas se extravía, ¿qué hará? ¿No dejará las otras noventa y nueve en las colinas y saldrá a buscar la perdida?
Mat 18:13 Y, si la encuentra, les digo la verdad, se alegrará más por esa que por las noventa y nueve que no se extraviaron.
Mat 18:14 De la misma manera, no es la voluntad de mi Padre celestial que ni siquiera uno de estos pequeñitos perezca.


HECHOS 25:1-12

Hch 25:1 Tres días después de que Festo llegó a Cesarea para asumir sus nuevas funciones, partió hacia Jerusalén,
Hch 25:2 donde los sacerdotes principales y otros líderes judíos se reunieron con él y le presentaron sus acusaciones contra Pablo.
Hch 25:3 Le pidieron a Festo que les hiciera el favor de trasladar a Pablo a Jerusalén (ya que tenían pensado tenderle una emboscada y matarlo en el camino).
Hch 25:4 Pero Festo respondió que Pablo estaba en Cesarea y que pronto él mismo iba a regresar allí.
Hch 25:5 Así que les dijo: «Algunos de ustedes que tengan autoridad pueden volver conmigo. Si Pablo ha hecho algo malo, entonces podrán presentar sus acusaciones».
Hch 25:6 Unos ocho o diez días después, Festo regresó a Cesarea y, al día siguiente, tomó su lugar en la corte y ordenó que trajeran a Pablo.
Hch 25:7 Cuando Pablo llegó, los líderes judíos de Jerusalén lo rodearon e hicieron muchas acusaciones graves que no podían probar.
Hch 25:8 Pablo negó los cargos. «No soy culpable de ningún delito contra las leyes judías, ni contra el templo, ni contra el gobierno romano» —dijo.
Hch 25:9 Entonces Festo, queriendo complacer a los judíos, le preguntó: —¿Estás dispuesto a ir a Jerusalén y ser juzgado ante mí allá?
Hch 25:10 Pero Pablo contestó: —¡No! Ésta es la corte oficial romana, por lo tanto, debo ser juzgado aquí mismo. Usted sabe muy bien que no soy culpable de hacer daño a los judíos.
Hch 25:11 Si he hecho algo digno de muerte, no me niego a morir. Pero, si soy inocente, nadie tiene el derecho de entregarme a estos hombres para que me maten. ¡Apelo al César!
Hch 25:12 Festo consultó con sus consejeros y después respondió: —¡Muy bien! Has apelado al César, ¡y al César irás!


SALMO 40

Sal 40:1 Con paciencia esperé que el SEÑOR me ayudara, y él se fijo en mí y oyó mi clamor.
Sal 40:2 Me sacó del foso de desesperación, del lodo y del fango. Puso mis pies sobre suelo firme y a medida que yo caminaba, me estabilizó.
Sal 40:3 Me dio un canto nuevo para entonar, un himno de alabanza a nuestro Dios. Muchos verán lo que él hizo y quedarán asombrados; pondrán su confianza en el SEÑOR.
Sal 40:4 Ah, qué alegría para los que confían en el SEÑOR, que no confían en los orgullosos ni en aquellos que rinden culto a ídolos.
Sal 40:5 Oh SEÑOR mi Dios, has realizado muchas maravillas a nuestro favor. Son tantos tus planes para nosotros que resulta imposible enumerarlos. No hay nadie como tú. Si tratara de mencionar todas tus obras maravillosas, no terminaría jamás.
Sal 40:6 No te deleitas en las ofrendas ni en los sacrificios. Ahora que me hiciste escuchar, finalmente comprendo:* tú no exiges ofrendas quemadas ni ofrendas por el pecado.
Sal 40:7 Entonces dije: «Aquí estoy. Como está escrito acerca de mí en las Escrituras:
Sal 40:8 me complace hacer tu voluntad, Dios mío, pues tus enseñanzas están escritas en mi corazón».
Sal 40:9 A todo tu pueblo le conté de tu justicia. No tuve temor de hablar con libertad, como tú bien lo sabes, oh SEÑOR.
Sal 40:10 No oculté en mi corazón las buenas noticias acerca de tu justicia; hablé de tu fidelidad y de tu poder salvador. A todos en la gran asamblea les conté de tu fidelidad y tu amor inagotable.
Sal 40:11 SEÑOR, no me prives de tus tiernas misericordias; que tu amor inagotable y tu fidelidad siempre me protejan.
Sal 40:12 Pues me rodean las dificultades, ¡son demasiadas para contar! Es tal la acumulación de mis pecados que no puedo ver una salida. Suman más que los cabellos de mi cabeza y he perdido toda mi valentía.
Sal 40:13 Por favor, SEÑOR, ¡rescátame! Ven pronto, SEÑOR, y ayúdame.
Sal 40:14 Que los que tratan de destruirme sean humillados y avergonzados; que los que se deleitan en mis dificultades retrocedan con deshonra;
Sal 40:15 que su vergüenza los horrorice, porque dijeron: «¡Ajá! ¡Ahora sí lo atrapamos!».
Sal 40:16 Pero que todos los que te buscan sean llenos de alegría y felicidad en ti; que los que aman tu salvación griten una y otra vez: «¡El SEÑOR es grande!».
Sal 40:17 En cuanto a mí, pobre y necesitado, que el Señor me tenga en sus pensamientos. Tú eres mi ayudador y mi salvador; oh Dios mío, no te demores.

LECTURA PARA LA NOCHE

LEVÍTICO 8-10

Lev 8:1 Entonces el SEÑOR le dijo a Moisés:
Lev 8:2 «Trae a Aarón y a sus hijos, junto con sus vestiduras sagradas, el aceite de la unción, el becerro para la ofrenda por el pecado, los dos carneros y la cesta con el pan preparado sin levadura,
Lev 8:3 y convoca a toda la comunidad de Israel para que se reúna a la entrada del tabernáculo».*
Lev 8:4 Así que Moisés siguió las instrucciones del SEÑOR, y toda la comunidad se reunió a la entrada del tabernáculo.
Lev 8:5 Moisés les anunció: «¡Esto es lo que el SEÑOR nos ha ordenado que hagamos!».
Lev 8:6 Después presentó a Aarón y a sus hijos y los lavó con agua.
Lev 8:7 A Aarón le puso la túnica oficial y lo ciñó con una faja alrededor de la cintura. Lo vistió con el manto, le puso encima el efod bien asegurado con la faja decorativa.
Lev 8:8 Después Moisés puso el pectoral sobre Aarón y colocó adentro el Urim y el Tumim.
Lev 8:9 Además puso el turbante sobre la cabeza de Aarón y, en la parte delantera del turbante, sujetó la medalla de oro —el símbolo de santidad— tal como el SEÑOR le había ordenado.
Lev 8:10 Después Moisés tomó el aceite de la unción y ungió el tabernáculo y todo lo que había en él, y así los santificó.
Lev 8:11 Roció el altar siete veces con el aceite, de esta manera lo ungió junto con todos los utensilios, al igual que el lavamanos y su base, para santificarlos.
Lev 8:12 Luego derramó un poco de aceite de la unción sobre la cabeza de Aarón, y de esta manera lo ungió y lo santificó para su labor.
Lev 8:13 Después, Moisés presentó a los hijos de Aarón. Los vistió con sus túnicas, las ató con las fajas y les colocó los gorros especiales, tal como el SEÑOR le había ordenado.
Lev 8:14 Luego Moisés presentó el becerro para la ofrenda por el pecado. Aarón y sus hijos pusieron sus manos sobre la cabeza del becerro.
Lev 8:15 Moisés lo mató y tomó parte de la sangre y, con su dedo, la untó sobre los cuatro cuernos del altar para purificarlo. Derramó el resto de la sangre al pie del altar. Mediante este proceso, al purificarlo,* el altar quedó consagrado.
Lev 8:16 Después Moisés tomó toda la grasa que rodea las vísceras, el lóbulo largo del hígado, los dos riñones junto con la grasa que los rodea, y lo quemó todo sobre el altar.
Lev 8:17 Luego tomó el resto del becerro —incluidos la piel, la carne y el estiércol— y lo quemó en el fuego fuera del campamento, tal como el SEÑOR le había ordenado.
Lev 8:18 Luego Moisés presentó el carnero para la ofrenda quemada. Aarón y sus hijos pusieron sus manos sobre la cabeza del carnero,
Lev 8:19 y Moisés lo mató. Después tomó la sangre del carnero y la salpicó por todos los lados del altar.
Lev 8:20 Luego cortó el carnero en pedazos, quemó la cabeza, algunos de los pedazos y la grasa en el altar.
Lev 8:21 Después de lavar las vísceras y las patas con agua, Moisés quemó todo el carnero sobre el altar como una ofrenda quemada. Fue un aroma agradable, una ofrenda especial presentada al SEÑOR, tal como el SEÑOR le había ordenado.
Lev 8:22 Después, Moisés presentó el otro carnero, el de la ordenación. Aarón y sus hijos pusieron sus manos sobre la cabeza del carnero,
Lev 8:23 y Moisés lo mató. Después tomó un poco de la sangre y se la untó a Aarón en el lóbulo de la oreja derecha, en el pulgar de la mano derecha y en el dedo gordo de su pie derecho.
Lev 8:24 A continuación, Moisés presentó a los hijos de Aarón y les untó un poco de la sangre en el lóbulo de la oreja derecha, en el pulgar de la mano derecha y en el dedo gordo del pie derecho. Luego salpicó el resto de la sangre por todos los lados del altar.
Lev 8:25 Acto seguido, Moisés tomó la grasa del carnero, que incluye la grasa de la cola gorda, la que rodea las vísceras, el lóbulo largo del hígado, los dos riñones con la grasa que los rodea, junto con el muslo derecho.
Lev 8:26 Encima de estos puso un pan plano preparado sin levadura, un pan mezclado con aceite de oliva y una oblea untada con aceite de oliva. Estos panes los tomó de la cesta de los panes preparados sin levadura que se había colocado en la presencia del SEÑOR.
Lev 8:27 Entonces, Moisés puso todo esto en las manos de Aarón y sus hijos, y los levantó al SEÑOR como una ofrenda especial.
Lev 8:28 Luego Moisés les quitó de las manos todas estas ofrendas y las quemó sobre el altar, encima de la ofrenda quemada. Esta era la ofrenda de ordenación; era un aroma agradable, una ofrenda especial presentada al SEÑOR.
Lev 8:29 Después Moisés tomó el pecho y lo levantó como una ofrenda especial al SEÑOR. Esta era la porción que le pertenecía a Moisés del carnero de la ordenación, tal como el SEÑOR le había ordenado.
Lev 8:30 A continuación Moisés tomó un poco del aceite de la unción y algo de la sangre que estaba en el altar y los roció sobre Aarón y sus vestiduras y sobre los hijos de Aarón y sus vestiduras. De esta manera, hizo santos a Aarón y a sus hijos junto con sus vestiduras.
Lev 8:31 Después Moisés les dijo a Aarón y a sus hijos: «Hiervan el resto de la carne de las ofrendas a la entrada del tabernáculo, y cómanla ahí mismo, junto con el pan que está en la cesta de las ofrendas para la ordenación, tal como lo ordené cuando dije: “Aarón y sus hijos se lo comerán”.
Lev 8:32 Quemen todo lo sobrante de la carne y del pan.
Lev 8:33 No salgan de la entrada del tabernáculo durante siete días, porque hasta entonces habrá terminado la ceremonia de la ordenación.
Lev 8:34 Todo lo que hemos hecho hoy fue ordenado por el SEÑOR con el fin de purificarlos y hacerlos justos ante él.*
Lev 8:35 Ahora permanezcan a la entrada del tabernáculo día y noche durante siete días y hagan todo lo que el SEÑOR exige. Si no lo hacen, morirán, porque esto es lo que el SEÑOR ha ordenado».
Lev 8:36 Entonces Aarón y sus hijos hicieron todo lo que el SEÑOR había ordenado por medio de Moisés.
Lev 9:1 Al octavo día, después de la ceremonia de ordenación, Moisés reunió a Aarón, a sus hijos y a los ancianos de Israel.
Lev 9:2 Le dijo a Aarón: «Toma un ternero para una ofrenda por el pecado y un carnero para una ofrenda quemada, ambos sin defecto, y preséntalos al SEÑOR.
Lev 9:3 Luego dile a los israelitas: “Tomen un chivo como ofrenda por el pecado, y también tomen un ternero y un cordero, ambos de un año y sin defecto, para una ofrenda quemada.
Lev 9:4 También tomen un toro* y un carnero para una ofrenda de paz, y harina humedecida con aceite de oliva para una ofrenda de grano. Presenten todas estas ofrendas al SEÑOR, porque hoy el SEÑOR, se aparecerá a ustedes”».
Lev 9:5 Así que los israelitas presentaron todas estas cosas a la entrada del tabernáculo,* tal como Moisés lo había mandado. Entonces toda la comunidad se acercó y permaneció de pie ante el SEÑOR.
Lev 9:6 Y Moisés dijo: «Esto es lo que el SEÑOR les ha ordenado que hagan para que la gloria del SEÑOR se aparezca ante ustedes».
Lev 9:7 Luego Moisés le dijo a Aarón: «Acércate al altar y sacrifica tu ofrenda por el pecado y tu ofrenda quemada para purificarte a ti y al pueblo. Luego presenta las ofrendas del pueblo para purificarlos a ellos y hacerlos justos ante el SEÑOR,* tal como él lo ha ordenado».
Lev 9:8 De manera que Aarón fue al altar y mató al ternero como ofrenda por el pecado por sí mismo.
Lev 9:9 Entonces sus hijos le llevaron la sangre, él mojó su dedo en ella y la puso en los cuernos del altar, y después derramó el resto de la sangre al pie del altar.
Lev 9:10 Luego quemó sobre el altar la grasa, los riñones y el lóbulo largo del hígado de la ofrenda por el pecado, tal como el SEÑOR se lo había ordenado a Moisés.
Lev 9:11 Sin embargo, quemó la carne y la piel fuera del campamento.
Lev 9:12 A continuación, Aarón mató al animal para la ofrenda quemada, y sus hijos le llevaron la sangre, y él la salpicó por todos los lados del altar.
Lev 9:13 Luego ellos le entregaron cada uno de los pedazos de la ofrenda quemada, incluida la cabeza, y los quemó en el altar.
Lev 9:14 Después lavó las vísceras y las patas y las quemó en el altar junto con el resto de la ofrenda quemada.
Lev 9:15 Después Aarón presentó las ofrendas del pueblo. Mató al chivo del pueblo y lo presentó como una ofrenda por el pecado, tal como lo había hecho con la ofrenda por su propio pecado.
Lev 9:16 Luego presentó la ofrenda quemada y la sacrificó en la forma establecida.
Lev 9:17 También presentó la ofrenda de grano y quemó un puñado de la mezcla de harina en el altar, además de la ofrenda quemada habitual de la mañana.
Lev 9:18 Después Aarón mató al toro y al carnero como ofrenda de paz del pueblo, y sus hijos le llevaron la sangre, y él la salpicó por todos los lados del altar.
Lev 9:19 Luego tomó la grasa del toro y del carnero —la grasa de la cola gorda y de la que rodea las vísceras— junto con los riñones y el lóbulo largo del hígado.
Lev 9:20 Puso estas porciones de grasa encima del pecho de estos animales y las quemó en el altar.
Lev 9:21 Luego Aarón levantó los pechos y los muslos derechos de los animales como una ofrenda especial al SEÑOR, tal como Moisés lo había ordenado.
Lev 9:22 Después Aarón levantó las manos hacia el pueblo y lo bendijo. Después de presentar la ofrenda por el pecado, la ofrenda quemada y la ofrenda de paz, se bajó del altar.
Lev 9:23 Después Moisés y Aarón entraron en el tabernáculo y, cuando salieron, volvieron a bendecir al pueblo, y la gloria del SEÑOR se apareció a toda la comunidad.
Lev 9:24 Un fuego ardiente salió de la presencia del SEÑOR y consumió la ofrenda quemada y la grasa que estaba sobre el altar. Cuando los israelitas lo vieron, gritaron de alegría y se postraron rostro en tierra.
Lev 10:1 Nadab y Abiú, hijos de Aarón, pusieron carbones encendidos en sus incensarios y encima esparcieron incienso. De esta manera, desobedecieron al SEÑOR al quemar ante él un fuego equivocado, diferente al que él había ordenado.
Lev 10:2 Como consecuencia, un fuego ardiente salió de la presencia del SEÑOR y los consumió por completo, y murieron ahí ante el SEÑOR.
Lev 10:3 Así que Moisés le dijo a Aarón: «Esto quiso decir el SEÑOR cuando dijo: “Demostraré mi santidad por medio de los que se acercan a mí. Demostraré mi gloria ante todo el pueblo”». Y Aarón guardó silencio.
Lev 10:4 Después Moisés llamó a Misael y a Elzafán, primos de Aarón e hijos de Uziel —que era tío de Aarón— y les dijo: «Vengan y llévense los cuerpos de sus parientes de delante del santuario a un lugar fuera del campamento».
Lev 10:5 Entonces se acercaron, los agarraron por la ropa y los llevaron fuera del campamento, tal como Moisés lo había mandado.
Lev 10:6 Luego Moisés les dijo a Aarón y a sus hijos Eleazar e Itamar: «No rasguen su ropa ni dejen de peinarse* en señal de dolor. Si lo hacen morirán, y el enojo del SEÑOR herirá a toda la comunidad de Israel. Sin embargo, el resto de los israelitas, sus parientes, podrán hacer duelo a causa de la destrucción por fuego de Nadab y Abiú que hizo el SEÑOR.
Lev 10:7 Pero no salgan de la entrada del tabernáculo* o morirán, porque ustedes fueron ungidos con el aceite de unción del SEÑOR». Entonces hicieron lo que Moisés les ordenó.
Lev 10:8 Después el SEÑOR le dijo a Aarón:
Lev 10:9 «Tú y tus descendientes nunca deben beber vino ni ninguna otra bebida alcohólica antes de entrar en el tabernáculo. Si lo hacen, morirán. Esta es una ley perpetua para ustedes, que se cumplirá de generación en generación.
Lev 10:10 Deben distinguir entre lo sagrado y lo común, entre lo que es ceremonialmente impuro y lo que es puro.
Lev 10:11 Y deben enseñarles a los israelitas todos los decretos que el SEÑOR les ha dado por medio de Moisés».
Lev 10:12 Luego Moisés les dijo a Aarón y a los hijos que le quedaban, Eleazar e Itamar: «Tomen lo que queda de la ofrenda de grano, después de que se haya presentado una porción como ofrenda especial al SEÑOR, y cómanla junto al altar. Es sumamente santa, por lo tanto asegúrense de que no contenga levadura.
Lev 10:13 Deberán comerla en un lugar sagrado, porque se les dio a ustedes y a sus descendientes como su porción de las ofrendas especiales que se presentan al SEÑOR. Estos son los mandatos que me fueron dados.
Lev 10:14 Sin embargo, el pecho y el muslo que fueron levantados como ofrenda especial podrán comérselos en cualquier lugar que sea ceremonialmente puro. Estas partes se te han dado a ti y a tus descendientes como su porción de las ofrendas de paz presentadas por el pueblo de Israel.
Lev 10:15 Deberán levantar el muslo y el pecho como ofrenda especial al SEÑOR, junto con la grasa de las ofrendas especiales. Estas partes te pertenecerán a ti y a tus descendientes, tal como el SEÑOR ha ordenado».
Lev 10:16 Luego Moisés les preguntó qué había sucedido con el chivo de la ofrenda por el pecado. Cuando descubrió que había sido quemado, se enojó mucho con Eleazar e Itamar, los hijos que le quedaban a Aarón.
Lev 10:17 —¿Por qué no comieron la ofrenda por el pecado en el lugar sagrado? —les preguntó—. ¡Es una ofrenda santa! El SEÑOR se la dio a ustedes para quitar la culpa de la comunidad y purificar al pueblo, y hacerlo justo ante el SEÑOR.*
Lev 10:18 Puesto que la sangre del animal no fue llevada al Lugar Santo, ustedes debieron haberse comido la carne en el lugar sagrado, como lo ordené.
Lev 10:19 Aarón le contestó a Moisés: —Hoy, mis hijos presentaron al SEÑOR tanto su ofrenda por el pecado como su ofrenda quemada. No obstante, me ocurrió esta tragedia. ¿Le habría agradado al SEÑOR si yo hubiera comido la ofrenda por el pecado del pueblo en un día tan trágico como éste?
Lev 10:20 Cuando Moisés escuchó esto, quedó satisfecho.