lunes, 14 de agosto de 2017

LECTURA BÍBLICA 14 DE AGOSTO

LECTURA PARA LA MAÑANA

LUCAS    17:20-37

Luc 17:20 Un día, los fariseos le preguntaron a Jesús: —¿Cuándo vendrá el reino de Dios? Jesús contestó: —No pueden descubrir el reino de Dios por medio de señales visibles.*
Luc 17:21 Nunca podrán decir: “¡Aquí está!” o “¡Está por allí!”, porque el reino de Dios ya está entre ustedes.*
Luc 17:22 Entonces dijo a sus discípulos: «Se acerca el tiempo en que desearán ver el día que el Hijo del Hombre regrese,* pero no lo verán.
Luc 17:23 Algunos les dirán: “Miren, allí está el Hijo del Hombre” o “Aquí está”, pero no los sigan.
Luc 17:24 Pues, así como el relámpago destella e ilumina el cielo de un extremo a otro, así será el día cuando venga el Hijo del Hombre.
Luc 17:25 Pero primero el Hijo del Hombre tiene que sufrir terriblemente* y ser rechazado por esta generación.
Luc 17:26 »Cuando el Hijo del Hombre regrese, será como en los días de Noé.
Luc 17:27 En esos días, la gente disfrutaba de banquetes, fiestas y casamientos, hasta el momento en que Noé entró en su barco y llegó el diluvio y destruyó a todos.
Luc 17:28 »Y el mundo será como en los días de Lot, cuando las personas se ocupaban de sus quehaceres diarios —comían y bebían, compraban y vendían, cultivaban y edificaban —
Luc 17:29 hasta la mañana en que Lot salió de Sodoma. Entonces llovió del cielo fuego y azufre ardiente, y destruyó a todos.
Luc 17:30 Sí, será “todo como siempre” hasta el día en que se manifieste el Hijo del Hombre.
Luc 17:31 Ese día, la persona que esté en la azotea no baje a la casa para empacar. La persona que esté en el campo no regrese a su casa.
Luc 17:32 ¡Recuerden lo que le pasó a la esposa de Lot!
Luc 17:33 Si se aferran a su vida, la perderán; pero, si dejan de aferrarse a su vida, la salvarán.
Luc 17:34 Esa noche, dos personas estarán durmiendo en una misma cama; una será llevada y la otra, dejada.
Luc 17:35 Dos mujeres estarán moliendo harina juntas en un molino; una será llevada, la otra será dejada».*
Luc 17:36 -.-
Luc 17:37 Los discípulos le preguntaron: —¿Dónde sucederá eso, Señor?* Jesús les contestó: —Así como los buitres, cuando se juntan, indican que hay un cadáver cerca, de la misma manera, esas señales revelan que el fin está cerca.*




2 TIMOTEO 2:14-26

2Ti 2:14 Recuérdales estas cosas a todos y ordénales en presencia de Dios que dejen de pelearse por palabras. Esos altercados son inútiles y pueden destruir a los que los oyen.
2Ti 2:15 Esfuérzate para poder presentarte delante de Dios y recibir su aprobación. Sé un buen obrero, alguien que no tiene de qué avergonzarse y que explica correctamente la palabra de verdad.
2Ti 2:16 Evita las conversaciones inútiles y necias, que sólo llevan a una conducta cada vez más mundana.
2Ti 2:17 Este tipo de conversaciones se extienden como el cáncer,* así como en el caso de Himeneo y Fileto.
2Ti 2:18 Ellos han abandonado el camino de la verdad al afirmar que la resurrección de los muertos ya ocurrió; de esa manera, desviaron de la fe a algunas personas.
2Ti 2:19 Pero la verdad de Dios se mantiene firme como una piedra de cimiento con la siguiente inscripción: «El SEÑOR conoce a los que son suyos»*, y «Todos los que pertenecen al SEÑOR deben apartarse de la maldad»*.
2Ti 2:20 En una casa de ricos, algunos utensilios son de oro y plata, y otros son de madera y barro. Los utensilios costosos se usan en ocasiones especiales, mientras que los baratos son para el uso diario.
2Ti 2:21 Si te mantienes puro, serás un utensilio especial para uso honorable. Tu vida será limpia, y estarás listo para que el Maestro te use en toda buena obra.
2Ti 2:22 Huye de todo lo que estimule las pasiones juveniles. En cambio, sigue la vida recta, la fidelidad, el amor y la paz. Disfruta del compañerismo de los que invocan al Señor con un corazón puro.
2Ti 2:23 Te repito: no te metas en discusiones necias y sin sentido que sólo inician pleitos.
2Ti 2:24 Un siervo del Señor no debe andar peleando, sino que debe ser bondadoso con todos, capaz de enseñar y paciente con las personas difíciles.
2Ti 2:25 Instruye con ternura a los que se oponen a la verdad. Tal vez Dios les cambie el corazón, y aprendan la verdad.
2Ti 2:26 Entonces entrarán en razón y escaparán de la trampa del diablo. Pues él los ha tenido cautivos, para que hagan lo que él quiere.




PROVERBIOS 12:1-14

Pro 12:1 Para aprender, hay que amar la disciplina; es tonto despreciar la corrección.
Pro 12:2 El SEÑOR aprueba a los que son buenos, pero condena a quienes traman el mal.
Pro 12:3 La perversidad nunca produce estabilidad, pero los justos tienen raíces profundas.
Pro 12:4 Una esposa digna es una corona para su marido, pero la desvergonzada es como cáncer a sus huesos.
Pro 12:5 Los planes de los rectos son justos, pero el consejo de los perversos es traicionero.
Pro 12:6 Las palabras de los perversos son como una emboscada mortal, pero las palabras de los justos salvan vidas.
Pro 12:7 Los perversos mueren y no dejan rastro, mientras que la familia de los justos permanece firme.
Pro 12:8 La persona sensata gana admiración, pero la persona con la mente retorcida recibe desprecio.
Pro 12:9 Más vale ser una persona ordinaria con sirvientes, que darse aires de grandeza y no tener para comer.
Pro 12:10 Los justos cuidan de sus animales, pero los perversos siempre son crueles.
Pro 12:11 El que se esfuerza en su trabajo tiene comida en abundancia, pero el que persigue fantasías no tiene sentido común.
Pro 12:12 Cada ladrón envidia el botín del otro, pero los justos están bien arraigados y dan su propio fruto.
Pro 12:13 Los perversos quedan atrapados por sus propias palabras, pero los justos escapan de semejante enredo.
Pro 12:14 Las palabras sabias producen muchos beneficios, y el arduo trabajo trae recompensas.



LECTURA PARA LA NOCHE

NEHEMÍAS 8

Neh 8:1 En octubre,* cuando los israelitas ya se habían establecido en sus ciudades,
8:1 todo el pueblo se reunió con un mismo propósito en la plaza, justo dentro de la Puerta del Agua. Le pidieron al escriba Esdras que sacara el libro de la ley de Moisés, la cual el SEÑOR había dado a Israel para que la obedeciera.
Neh 8:2 Así que el 8 de octubre* el sacerdote Esdras llevó el libro de la ley ante la asamblea, que incluía a los hombres y a las mujeres y a todos los niños con edad suficiente para entender.
Neh 8:3 Se puso frente a la plaza, justo dentro de la entrada de la Puerta del Agua, desde temprano por la mañana hasta el mediodía y leyó en voz alta a todos los que podían entender. Todo el pueblo escuchó atentamente la lectura del libro de la ley.
Neh 8:4 El escriba Esdras estaba de pie sobre una plataforma de madera que se había construido para la ocasión. A su derecha se encontraban Matatías, Sema, Anías, Urías, Hilcías y Maaseías. A su izquierda estaban Pedaías, Misael, Malquías, Hasum, Hasbadana, Zacarías y Mesulam.
Neh 8:5 Esdras estaba de pie en la plataforma a plena vista de todo el pueblo. Cuando vieron que abría el libro, se pusieron todos de pie.
Neh 8:6 Entonces Esdras alabó al SEÑOR, el gran Dios, y todo el pueblo, con las manos levantadas, exclamó: «¡Amén! ¡Amén!». Luego se inclinaron y, con el rostro en tierra, adoraron al SEÑOR.
Neh 8:7 Entonces los levitas —Jesúa, Bani, Serebías, Jamín, Acub, Sabetai, Hodías, Maaseías, Kelita, Azarías, Jozabed, Hanán y Pelaías— instruyeron al pueblo en la ley mientras todos permanecían en sus lugares.
Neh 8:8 Leían del libro de la ley de Dios y explicaban con claridad el significado de lo que se leía, así ayudaban al pueblo a comprender cada pasaje.
Neh 8:9 Luego Nehemías, el gobernador, Esdras, el sacerdote y escriba, y los levitas que interpretaban para el pueblo dijeron: —¡No se lamenten ni lloren en un día como este! Pues hoy es un día sagrado delante del SEÑOR su Dios. Pues todo el pueblo había estado llorando mientras escuchaba las palabras de la ley.
Neh 8:10 Nehemías* continuó diciendo: «Vayan y festejen con un banquete de deliciosos alimentos y bebidas dulces, y regalen porciones de comida a los que no tienen nada preparado. Este es un día sagrado delante de nuestro Señor. ¡No se desalienten ni entristezcan, porque el gozo del SEÑOR es su fuerza!».
Neh 8:11 También los levitas clamaban al pueblo y decían: «¡Cállense! ¡No lloren! Pues este es un día sagrado».
Neh 8:12 Así que el pueblo se fue a comer y a beber en una gran fiesta, a compartir porciones de la comida y a celebrar con gran alegría porque habían oído y entendido las palabras de Dios.
Neh 8:13 El 9 de octubre* los jefes de familia de todo el pueblo, junto con los sacerdotes y los levitas, se reunieron con el escriba Esdras para repasar la ley más detalladamente.
Neh 8:14 Mientras estudiaban la ley descubrieron que el SEÑOR había ordenado, por medio de Moisés, que los israelitas debían vivir en enramadas durante el festival a celebrarse durante ese mes.*
Neh 8:15 Él había dicho que debía proclamarse al pueblo en todas sus ciudades y en Jerusalén, que fueran a las colinas a buscar ramas de olivo, olivo silvestre,* mirto, palmeras y otros árboles frondosos. Con esas ramas debían construirse enramadas para que habitaran en ellas durante el festival, como está establecido en la ley.
Neh 8:16 Así que el pueblo salió y cortó ramas y las usó para levantar enramadas en las azoteas de sus casas, en sus patios, en los atrios del templo de Dios o en las plazas justo dentro de la Puerta del Agua y de la Puerta de Efraín.
Neh 8:17 Entonces todos los que habían regresado del cautiverio vivieron en las enramadas durante el festival, ¡y todos ellos se llenaron de alegría! Los israelitas no habían celebrado de esa forma desde los días de Josué,* hijo de Nun.
Neh 8:18 Esdras leyó del libro de la ley de Dios en cada uno de los siete días del festival. Luego, al octavo día, realizaron una asamblea solemne, tal como lo exigía la ley.

No hay comentarios:

Publicar un comentario