viernes, 25 de noviembre de 2016

LECTURA BÍBLICA 25 DE NOVIEMBRE

LECTURA PARA LA MAÑANA

JUAN     13:31-38

Jua 13:31 En cuanto Judas salió del lugar, Jesús dijo: «Ha llegado el momento para que el Hijo del Hombre* entre en su gloria y, por causa de él, Dios será glorificado.
Jua 13:32 Y dado que Dios recibe gloria a causa del Hijo,* pronto le dará gloria al Hijo.
Jua 13:33 Mis queridos hijos, voy a estar con ustedes sólo un poco más de tiempo. Y, como les dije a los líderes judíos, ustedes me buscarán, pero no pueden ir adonde yo voy.
Jua 13:34 Así que ahora les doy un nuevo mandamiento: ámense unos a otros. Tal como yo los he amado, ustedes deben amarse unos a otros.
Jua 13:35 El amor que tengan unos por otros será la prueba ante el mundo de que son mis discípulos».
Jua 13:36 Simón Pedro le preguntó: —Señor, ¿adónde vas? Y Jesús contestó: —Ahora no puedes venir conmigo, pero me seguirás después.
Jua 13:37 —Pero, ¿por qué no puedo ir ahora, Señor? —le preguntó —. Estoy dispuesto a morir por ti.
Jua 13:38 —¿Morir por mí? —le contestó Jesús —. Pedro, te digo la verdad, mañana por la mañana, antes de que cante el gallo, negarás tres veces que me conoces.



 JUDAS  17-25

Jud 1:17 Pero ustedes, mis queridos amigos, deben recordar lo que dijeron los apóstoles de nuestro Señor Jesucristo.
Jud 1:18 Ellos les advirtieron que en los últimos tiempos habría gente burlona cuyo objetivo en la vida es satisfacer sus malos deseos.
Jud 1:19 Estos individuos son los que causan divisiones entre ustedes. Se dejan llevar por sus instintos naturales porque no tienen al Espíritu de Dios en ellos.
Jud 1:20 Pero ustedes, queridos amigos, deben edificarse unos a otros en su más santísima fe, orar en el poder del Espíritu Santo*
Jud 1:21 y esperar la misericordia de nuestro Señor Jesucristo, quien les dará vida eterna. De esta manera, se mantendrán seguros en el amor de Dios.
Jud 1:22 Deben tener compasión de* los que no están firmes en la fe.
Jud 1:23 Rescaten a otros arrebatándolos de las llamas del juicio. Incluso a otros muéstrenles compasión* pero háganlo con mucho cuidado, aborreciendo los pecados que contaminan la vida de ellos.*
Jud 1:24 Y ahora, que toda la gloria sea para Dios, quien es poderoso para evitar que caigan, y para llevarlos sin mancha y con gran alegría a su gloriosa presencia.
Jud 1:25 Que toda la gloria sea para él, quien es el único Dios, nuestro Salvador por medio de Jesucristo nuestro Señor. ¡Toda la gloria, la majestad, el poder y la autoridad le pertenecen a él desde antes de todos los tiempos, en el presente y por toda la eternidad! Amén.




JOB  22

Job 22:1 Entonces Elifaz el temanita respondió:
Job 22:2 «¿Puede una persona hacer algo para ayudar a Dios? ¿Puede aun el sabio ser de ayuda para él?
Job 22:3 ¿Saca algún provecho el Todopoderoso con que tú seas justo? Y si fueras perfecto, ¿le sería de beneficio?
Job 22:4 ¿Acaso él te acusa y trae juicio contra ti porque eres tan piadoso?
Job 22:5 ¡No! ¡Se debe a tu maldad! ¡Tus pecados no tienen límite!
Job 22:6 »Por ejemplo, debes haber prestado dinero a tu amigo y le exigiste alguna prenda como garantía. Sí, lo dejaste desnudo.
Job 22:7 Debes haber negado agua a quien tenía sed y comida al hambriento.
Job 22:8 Probablemente pienses que la tierra le pertenece a los poderosos, ¡y que sólo los privilegiados tienen derecho a ella!
Job 22:9 Debes haber despedido a las viudas con las manos vacías y acabado con las esperanzas de los huérfanos.
Job 22:10 Por eso estás rodeado de trampas y tiemblas de temores repentinos.
Job 22:11 Por eso no puedes ver en la oscuridad y olas de agua te cubren.
Job 22:12 »Dios es grande, más alto que los cielos, está por encima de las estrellas más lejanas;
Job 22:13 pero tú respondes: “¡Por eso Dios no puede ver lo que hago! ¿Cómo puede juzgar a través de las densas tinieblas?
Job 22:14 Pues densas nubes se arremolinan a su alrededor y no puede vernos. Él está allá arriba, caminando en la bóveda del cielo”.
Job 22:15 »¿Seguirás en las antiguas sendas por donde anduvieron los malvados?
Job 22:16 Ellos fueron cortados en la flor de la vida, los cimientos de su vida arrasados como por un río.
Job 22:17 Pues dijeron a Dios: “¡Déjanos en paz! ¿Qué puede hacernos el Todopoderoso?”.
Job 22:18 Sin embargo, él era quien llenaba sus hogares de cosas buenas; así que yo no tendré nada que ver con esa forma de pensar.
Job 22:19 »Los justos se alegrarán al ver la destrucción de los malvados, y los inocentes se reirán con desprecio.
Job 22:20 Dirán: “Miren cómo han sido destruidos nuestros enemigos; los últimos fueron consumidos en el fuego”.
Job 22:21 »Sométete a Dios y tendrás paz, entonces te irá bien.
Job 22:22 Escucha las instrucciones de Dios y guárdalas en tu corazón.
Job 22:23 Si te vuelves al Todopoderoso, serás restaurado, por lo tanto limpia tu vida.
Job 22:24 Si renuncias a tu codicia del dinero y arrojas tu precioso oro al río,
Job 22:25 el Todopoderoso será tu tesoro. ¡Él será tu plata preciosa!».
Job 22:26 »Entonces te deleitarás en el Todopoderoso y levantarás tu mirada a Dios.
Job 22:27 Orarás a él, y te escuchará, y cumplirás los votos que le hiciste.
Job 22:28 Prosperarás en todo lo que decidas hacer y la luz brillará delante de ti en el camino.
Job 22:29 Si la gente tiene problemas y tú dices: “Ayúdalos”, Dios los salvará.
Job 22:30 Hasta los pecadores serán rescatados; serán rescatados porque tienes las manos puras».


LECTURA PARA LA NOCHE

DANIEL  10-12

Dan 10:1 En el tercer año del reinado de Ciro de Persia,* Daniel (también llamado Beltsasar) tuvo otra visión. Comprendió que la visión tenía que ver con sucesos que ciertamente ocurrirían en el futuro, es decir tiempos de guerra y de grandes privaciones.
Dan 10:2 Cuando recibí esta visión, yo, Daniel, había estado de luto durante tres semanas enteras.
Dan 10:3 En todo ese tiempo no comí nada pesado. No probé carne ni vino, ni me puse lociones perfumadas hasta que pasaron esas tres semanas.
Dan 10:4 El 23 de abril,* mientras estaba de pie en la ribera del gran río Tigris,
Dan 10:5 levanté los ojos y vi a un hombre vestido con ropas de lino y un cinto de oro puro alrededor de la cintura.
Dan 10:6 Su cuerpo tenía el aspecto de una piedra preciosa. Su cara destellaba como un rayo y sus ojos ardían como antorchas. Sus brazos y sus pies brillaban como el bronce pulido y su voz era como el bramido de una enorme multitud.
Dan 10:7 Sólo yo, Daniel, vi esta visión. Los hombres que estaban conmigo no vieron nada, pero de pronto tuvieron mucho miedo y corrieron a esconderse.
Dan 10:8 De modo que quedé allí solo para contemplar tan sorprendente visión. Las fuerzas me abandonaron, mi rostro se volvió mortalmente pálido y me sentí muy débil.
Dan 10:9 Entonces oí que el hombre hablaba y cuando oí el sonido de su voz, me desmayé y quedé tendido, con el rostro contra el suelo.
Dan 10:10 En ese momento, una mano me tocó y, aún temblando, me levantó y me puso sobre las manos y las rodillas.
Dan 10:11 Entonces el hombre me dijo: «Daniel, eres muy precioso para Dios, así que presta mucha atención a lo que tengo que decirte. Ponte de pie, porque me enviaron a ti». Cuando me dijo esto, me levanté, todavía temblando.
Dan 10:12 Entonces dijo: «No tengas miedo, Daniel. Desde el primer día que comenzaste a orar para recibir entendimiento y a humillarte delante de tu Dios, tu petición fue escuchada en el cielo. He venido en respuesta a tu oración;
Dan 10:13 pero durante veintiún días el espíritu príncipe* del reino de Persia me impidió el paso. Entonces vino a ayudarme Miguel, uno de los arcángeles,* y lo dejé allí con el espíritu príncipe del reino de Persia.*
Dan 10:14 Ahora estoy aquí para explicar lo que le sucederá en el futuro a tu pueblo, porque esta visión se trata de un tiempo aún por venir».
Dan 10:15 Mientras me hablaba, bajé la vista al suelo, sin poder decir una palabra.
Dan 10:16 Entonces el que se parecía a un hombre* me tocó los labios y abrí la boca y comencé a hablar. Le dije al que estaba de pie frente a mí: —Estoy muy angustiado a causa de la visión que tuve, mi señor, y me siento muy débil.
Dan 10:17 ¿Cómo podría alguien como yo, tu siervo, hablar contigo, mi señor? Mis fuerzas se han ido y apenas puedo respirar.
Dan 10:18 Entonces el que se parecía a un hombre volvió a tocarme y sentí que recuperaba mis fuerzas.
Dan 10:19 —No tengas miedo —dijo—, porque eres muy precioso para Dios. ¡Que tengas paz, ánimo y fuerza! Mientras me decía estas palabras, de pronto me sentí más fuerte y le dije: —Por favor, háblame, señor mío, porque me has fortalecido.
Dan 10:20 —¿Sabes por qué he venido? —respondió él—. Pronto debo regresar a luchar contra el espíritu príncipe del reino de Persia y después de eso vendrá el espíritu príncipe del reino de Grecia.*
Dan 10:21 Mientras tanto, te diré lo que está escrito en el libro de la verdad. (Nadie me ayuda contra esos espíritus príncipes, a excepción de Miguel, el espíritu príncipe de ustedes.*
Dan 11:1 He acompañado a Miguel* para apoyarlo y fortalecerlo desde el primer año del reinado de Darío el medo).
Dan 11:2 »Ahora te daré a conocer la verdad. Reinarán otros tres reyes persas y seguirá un cuarto rey, mucho más rico que los otros. Usará su riqueza para incitar a todos a luchar contra el reino de Grecia.*
Dan 11:3 »Entonces surgirá un rey poderoso que gobernará con gran autoridad y logrará todo lo que se proponga.
Dan 11:4 Pero cuando esté en la cumbre de su poder, su reino será quebrado y dividido en cuatro partes. Este reino no será gobernado por los descendientes del rey, ni tendrá el poder que tuvo antes. Pues su imperio será arrancado de raíz y entregado a otros.
Dan 11:5 »El rey del sur crecerá en poder, pero uno de sus propios funcionarios llegará a ser más poderoso que él y gobernará el reino con gran autoridad.
Dan 11:6 »Algunos años después, se formará una alianza entre el rey del norte y el rey del sur. El rey del sur dará a su hija en matrimonio al rey del norte para asegurar la alianza, pero tanto ella como su padre perderán su influencia sobre el rey. Ella será abandonada junto con todos sus partidarios.
Dan 11:7 No obstante, cuando uno de sus parientes* llegue a ser el rey del sur, éste levantará un ejército, entrará en la fortaleza del rey del norte y lo derrotará.
Dan 11:8 Cuando regrese a Egipto, se llevará consigo los ídolos de ellos, junto con objetos de oro y de plata de incalculable valor. Después de esto, dejará al rey del norte en paz por algunos años.
Dan 11:9 »Más tarde el rey del norte invadirá el imperio del rey del sur pero regresará pronto a su propia tierra.
Dan 11:10 Sin embargo, los hijos del rey del norte reunirán un ejército poderoso que avanzará como una inundación y llevará el combate hasta la fortaleza del enemigo.
Dan 11:11 »Entonces, furioso, el rey del sur saldrá a pelear contra los enormes ejércitos reunidos por el rey del norte y los derrotará.
Dan 11:12 Después de arrasar con el ejército enemigo, el rey del sur se llenará de orgullo y ejecutará a muchos miles de sus enemigos; pero su triunfo no durará mucho tiempo.
Dan 11:13 »Pocos años después, el rey del norte regresará con un ejército bien equipado, mucho más numeroso que antes.
Dan 11:14 En esos días habrá una rebelión general contra el rey del sur. En cumplimiento de esta visión, hombres violentos del pueblo de Israel se unirán a esa rebelión, pero fracasarán.
Dan 11:15 Después llegará el rey del norte y sitiará una ciudad fortificada y la conquistará. Las mejores tropas del sur no podrán hacer frente al ataque.
Dan 11:16 »El rey del norte avanzará sin oposición; nadie podrá contenerlo. Se detendrá en la gloriosa tierra de Israel* decidido a destruirla.
Dan 11:17 Hará planes para avanzar con la fuerza de su reino y formará una alianza con el rey del sur. Le dará en matrimonio a su hija, con la intención de derrotar al reino desde adentro, pero su plan fracasará.
Dan 11:18 »Después, dirigirá su atención a la región de la costa y conquistará muchas ciudades. Sin embargo, un comandante de otra tierra pondrá fin a su insolencia y lo hará retirarse avergonzado.
Dan 11:19 Se refugiará en sus propias fortalezas pero tropezará y caerá y no se le verá más.
Dan 11:20 »El sucesor del rey enviará a un cobrador de impuestos para mantener el esplendor del reino, pero morirá al cabo de un breve reinado, aunque no como resultado del enojo ni en batalla.
Dan 11:21 »El siguiente en subir al poder será un hombre despreciable, quien no está en la línea de sucesión al trono. Cuando menos lo esperen, tomará el control del reino, mediante adulación e intrigas.
Dan 11:22 Arrasará a los grandes ejércitos que se le opongan, incluido un príncipe del pacto.
Dan 11:23 Formará diversas alianzas mediante promesas engañosas. Se volverá fuerte, a pesar de tener sólo un puñado de seguidores.
Dan 11:24 De improviso, invadirá los lugares más ricos del territorio. Luego repartirá entre sus seguidores el botín y las fortunas de los ricos, algo que sus antecesores nunca habían hecho. Hará planes para conquistar las ciudades fortificadas, pero esto durará poco tiempo.
Dan 11:25 »Entonces se armará de valor y levantará un gran ejército en contra del rey del sur. Saldrá a la batalla con un ejército poderoso, pero será en vano, porque habrá intrigas en su contra.
Dan 11:26 Los de su propia casa causarán su derrota. Su ejército será arrasado y muchos morirán.
Dan 11:27 Entonces sin otro propósito que dañarse el uno al otro, estos reyes se sentarán a la mesa de negociaciones y conspirarán el uno contra el otro con el propósito de engañarse mutuamente; pero esto no cambiará nada, porque el fin llegará a la hora señalada.
Dan 11:28 »El rey del norte, entonces, regresará a su territorio con muchas riquezas. En su camino se pondrá en contra del pueblo del pacto sagrado y causará mucho daño antes de seguir su viaje.
Dan 11:29 »Después, a la hora señalada, volverá a invadir el sur, pero esta vez el resultado será diferente.
Dan 11:30 Pues lo espantarán barcos de guerra de las costas del occidente;* se retirará y volverá a su territorio. Sin embargo, descargará su enojo contra el pueblo del pacto sagrado y premiará a los que abandonen el pacto.
Dan 11:31 »Su ejército se apoderará de la fortaleza del templo, contaminará el santuario, pondrá fin a los sacrificios diarios y colocará el objeto sacrílego que causa profanación.*
Dan 11:32 Capturará con adulaciones a quienes desobedecen el pacto. Sin embargo, el pueblo que conoce a su Dios se mantendrá fuerte y lo resistirá.
Dan 11:33 »Los líderes sabios instruirán a muchos, pero esos maestros morirán por fuego y espada o los encarcelarán y les robarán.
Dan 11:34 Durante estas persecuciones, recibirán poca ayuda y muchos de los que se unan a ellos no serán sinceros.
Dan 11:35 Algunos de los sabios serán víctimas de la persecución. De esa manera ellos se perfeccionarán, se limpiarán y se refinarán hasta que llegue el tiempo del fin, porque la hora señalada todavía está por venir.
Dan 11:36 »El rey hará lo que le venga en gana, se exaltará a sí mismo y afirmará ser más grande que todos los dioses, incluso blasfemará contra el Dios de dioses. El éxito lo acompañará, pero sólo hasta que se cumpla el tiempo de la ira, pues lo que se ha establecido, sin lugar a dudas, ocurrirá.
Dan 11:37 No tendrá ningún respeto por los dioses de sus antepasados, ni por el dios querido por las mujeres, ni por ningún otro dios, porque se jactará de ser más grande que todos ellos.
Dan 11:38 En su lugar, rendirá culto al dios de las fortalezas —un dios que sus antepasados jamás conocieron— y lo engrandecerá con oro, plata, piedras preciosas y regalos costosos.
Dan 11:39 Atacará las fortalezas más resistentes, afirmando que cuenta con la ayuda de este dios extranjero. Honrará a quienes se sometan a él, al ponerlos en puestos de autoridad y al repartir la tierra entre ellos como recompensa.*
Dan 11:40 »Luego, al tiempo del fin, el rey del sur atacará al rey del norte. El rey del norte saldrá precipitadamente en carros de guerra con sus conductores y una enorme armada. Invadirá varios territorios y los arrasará como una inundación.
Dan 11:41 Entrará en la gloriosa tierra de Israel* y muchas naciones caerán, pero Moab, Edom y la mayor parte de Amón escaparán de sus manos.
Dan 11:42 Conquistará muchos países y ni siquiera Egipto se salvará.
Dan 11:43 Se apoderará del oro, de la plata y de los tesoros de Egipto; los libios y los etíopes serán sus sirvientes.*
Dan 11:44 »Pero luego lo alarmarán las noticias provenientes del oriente y del norte y saldrá con furia a destruir y a aniquilar a muchos.
Dan 11:45 Se detendrá entre el glorioso monte santo y el mar y allí instalará sus carpas reales, pero mientras esté allí, terminará su tiempo de repente y no habrá quien lo ayude.
Dan 12:1 »En ese tiempo se levantará Miguel, el arcángel* que hace guardia sobre tu nación. Entonces habrá un tiempo de angustia, como no lo hubo desde que existen las naciones. Sin embargo, en ese momento, cada uno de tu pueblo que tiene el nombre escrito en el libro será rescatado.
Dan 12:2 Se levantarán muchos de los que están muertos y enterrados, algunos para vida eterna y otros para vergüenza y deshonra eterna.
Dan 12:3 Los sabios resplandecerán tan brillantes como el cielo y quienes conducen a muchos a la justicia brillarán como estrellas para siempre.
Dan 12:4 Pero tú, Daniel, mantén en secreto esta profecía; sella el libro hasta el tiempo del fin, cuando muchos correrán de aquí para allá y el conocimiento aumentará.
Dan 12:5 Entonces yo, Daniel, vi a otros dos que estaban de pie en lados opuestos del río.
Dan 12:6 Uno de ellos le preguntó al hombre vestido de lino, que estaba de pie sobre el río: —¿Cuánto tiempo pasará hasta que terminen estos espantosos sucesos?
Dan 12:7 El hombre vestido de lino —que estaba de pie sobre el río— levantó ambas manos hacia el cielo e hizo un juramento solemne por aquél que vive para siempre diciendo: —Durará por un tiempo, tiempos y medio tiempo. Cuando finalmente termine el quebrantamiento del pueblo santo, todas estas cosas habrán sucedido.
Dan 12:8 Oí lo que dijo, pero no entendí el significado. Entonces le pregunté: —¿Mi señor, cómo terminará todo esto?
Dan 12:9 Pero él dijo: —Vete ya, Daniel, porque lo que he dicho se mantendrá en secreto y sellado hasta el tiempo del fin.
Dan 12:10 Mediante estas pruebas, muchos serán purificados, limpiados y refinados. Sin embargo, los perversos seguirán en su perversidad y ninguno de ellos entenderá. Sólo los sabios comprenderán lo que significa.
Dan 12:11 »Desde el momento en que se detengan los sacrificios diarios y coloquen el objeto sacrílego que causa profanación* para ser adorado, habrá mil doscientos noventa días.
Dan 12:12 ¡Benditos sean los que esperen y permanezcan hasta el fin de los mil trescientos treinta y cinco días!
Dan 12:13 »En cuanto a ti, sigue tu camino hasta el final. Descansarás y, entonces, al final de los días, te levantarás para recibir la herencia que ha sido guardada para ti.

jueves, 24 de noviembre de 2016

LECTURA BÌBLICA 24 DE NOVIEMBRE

LECTURA PARA LA MAÑANA

JUAN     13:18-30

Jua 13:18 »No les digo estas cosas a todos ustedes; yo conozco a los que he elegido. Pero es para que se cumpla la Escritura que dice: “El que come de mi comida se ha puesto en mi contra”*.
Jua 13:19 Les aviso de antemano, a fin de que, cuando suceda, crean que YO SOY el Mesías.*
Jua 13:20 Les digo la verdad, todo el que recibe a mi mensajero me recibe a mí, y el que me recibe a mí recibe al Padre, quien me envió.
Jua 13:21 Entonces Jesús, muy angustiado,* exclamó: «Les digo la verdad, ¡uno de ustedes va a traicionarme!».
Jua 13:22 Los discípulos se miraron unos a otros sin saber a cuál se refería Jesús.
Jua 13:23 El discípulo a quien Jesús amaba estaba sentado a la mesa a su lado.*
Jua 13:24 Simón Pedro le hizo señas para que le preguntara a quién se refería.
Jua 13:25 Entonces, ese discípulo se inclinó hacia Jesús y le preguntó: —Señor, ¿quién es?
Jua 13:26 Jesús le contestó: —Es aquel a quien le doy el pan que mojo en el plato. Y, después de mojar el pan, se lo dio a Judas, el hijo de Simón Iscariote.
Jua 13:27 Cuando Judas comió el pan, Satanás entró en él. Entonces Jesús le dijo: «Apresúrate a hacer lo que vas a hacer».
Jua 13:28 Ninguno de los demás que estaban a la mesa entendió lo que Jesús quiso decir.
Jua 13:29 Como Judas era el tesorero del grupo, algunos pensaron que Jesús le estaba diciendo que fuera a pagar la comida o que diera algo de dinero a los pobres.
Jua 13:30 Así que Judas se fue enseguida y se internó en la noche.




 JUDAS  8-16

Jud 1:8 De la misma manera, estos individuos —que pretenden tener autoridad por lo que reciben en sueños —llevan una vida inmoral, desafían a la autoridad y se burlan de los seres sobrenaturales.*
Jud 1:9 Pero ni siquiera Miguel, uno de los ángeles más poderosos,* se atrevió a acusar al diablo de blasfemia, sino que simplemente le dijo: «¡Que el Señor te reprenda!». (Esto ocurrió cuando Miguel disputaba con el diablo acerca del cuerpo de Moisés).
Jud 1:10 Pero esa gente se burla de cosas que no entiende. Como animales irracionales, hacen todo lo que les dictan sus instintos y de esta manera provocan su propia destrucción.
Jud 1:11 ¡Qué aflicción les espera! Pues siguen los pasos de Caín, quien mató a su hermano. Al igual que Balaam, engañan a la gente por dinero; y, como Coré, perecen en su propia rebelión.
Jud 1:12 Cuando estos individuos participan con ustedes en sus comidas de compañerismo —las cuales conmemoran el amor del Señor—, son como arrecifes peligrosos que pueden hacerlos naufragar.* Son como pastores que no tienen vergüenza y que sólo se preocupan por sí mismos. Son como nubes que pasan sobre la tierra sin dar lluvia. Son como árboles en el otoño, doblemente muertos, porque no dan fruto y han sido arrancados de raíz.
Jud 1:13 Son como violentas olas del mar que arrojan la espuma de sus actos vergonzosos. Son como estrellas que han perdido su rumbo, condenadas para siempre a la más negra oscuridad.
Jud 1:14 Enoc, quien vivió en la séptima generación después de Adán, profetizó acerca de estas personas. Dijo: «¡Escuchen! El Señor viene con incontables millares de sus santos
Jud 1:15 para ejecutar juicio sobre la gente de este mundo. Declarará culpables a los seres humanos por todos los actos perversos que cada uno haya hecho y a los pecadores rebeldes por todos los insultos que hayan dicho contra él»*.
Jud 1:16 Estos individuos son rezongones, se quejan de todo y viven sólo para satisfacer sus deseos. Son fanfarrones que se jactan de sí mismos y adulan a otros para conseguir lo que quieren.




JOB  21:22-34

Job 21:22 »Pero ¿quién podrá enseñarle algo a Dios, si es él quien juzga aun a los más poderosos?
Job 21:23 Una persona muere próspera, muy cómoda y segura,
Job 21:24 la viva imagen de la salud, en excelente forma y llena de vigor.
Job 21:25 Otra persona muere en amarga pobreza, sin haber saboreado nunca de la buena vida.
Job 21:26 Sin embargo, a los dos se les entierra en el mismo polvo; los mismos gusanos los comen a ambos.
Job 21:27 »Miren, yo sé lo que están pensando; conozco los planes que traman contra mí.
Job 21:28 Me hablarán de gente rica y malvada, cuyas casas desaparecieron a causa de sus pecados;
Job 21:29 pero pregunten a los que han visto mucho mundo y ellos les dirán la verdad.
Job 21:30 Los malvados se salvan en tiempos de calamidad y se les permite escapar del desastre.
Job 21:31 Nadie los critica abiertamente ni les dan su merecido por lo que hicieron.
Job 21:32 Cuando los llevan a la tumba, una guardia de honor vigila su sepultura.
Job 21:33 Un gran cortejo fúnebre va al cementerio. Muchos presentan sus respetos cuando los sepultan y descansan en paz bajo tierra.
Job 21:34 »¿Cómo podrán consolarme sus frases huecas? ¡Todas sus explicaciones son mentiras!».


LECTURA PARA LA NOCHE

DANIEL  9

Dan 9:1 Era el primer año del reinado de Darío, el medo, hijo de Asuero, quien llegó a ser rey de los babilonios.*
Dan 9:2 Durante el primer año de su reinado, yo, Daniel, al estudiar la palabra del SEÑOR, según fue revelada al profeta Jeremías, aprendí que Jerusalén debía quedar en desolación durante setenta años.*
Dan 9:3 Así que dirigí mis ruegos al Señor Dios, en oración y ayuno. También me puse ropa de tela áspera y arrojé cenizas sobre mi cabeza.
Dan 9:4 Oré al SEÑOR mi Dios y le confesé: «¡Oh SEÑOR, tú eres un Dios grande y temible! Siempre cumples tu pacto y tus promesas de amor inagotable con los que te aman y obedecen tus mandatos;
Dan 9:5 pero hemos pecado y hemos hecho lo malo. Nos hemos rebelado contra ti y hemos despreciado tus mandatos y ordenanzas.
Dan 9:6 Nos hemos rehusado a escuchar a tus siervos, los profetas, quienes hablaron bajo tu autoridad a nuestros reyes, príncipes, antepasados y a todo el pueblo de la tierra.
Dan 9:7 »Señor, tú tienes la razón; pero como ves, tenemos el rostro cubierto de vergüenza. Esto nos sucede a todos, tanto a los que están en Judá y en Jerusalén, como a todo el pueblo de Israel disperso en lugares cercanos y lejanos, adondequiera que nos has mandado por nuestra deslealtad a ti.
Dan 9:8 Oh SEÑOR, nosotros y nuestros reyes, príncipes y antepasados estamos cubiertos de vergüenza porque hemos pecado contra ti.
Dan 9:9 Pero el Señor, nuestro Dios, es misericordioso y perdonador, a pesar de habernos rebelado contra él.
Dan 9:10 No hemos obedecido al SEÑOR nuestro Dios, porque no hemos seguido las instrucciones que nos dio por medio de sus siervos, los profetas.
Dan 9:11 Todo Israel ha desobedecido tus instrucciones, te ha dado la espalda y ha rehusado escuchar tu voz. »Entonces ahora, a causa de nuestro pecado, se han derramado sobre nosotros las maldiciones solemnes y los juicios escritos en la ley de Moisés, siervo de Dios.
Dan 9:12 Tú cumpliste tu palabra e hiciste con nosotros y nuestros gobernantes tal como habías advertido. Nunca hubo una calamidad tan grande como la que ocurrió en Jerusalén.
Dan 9:13 Se han cumplido todas las maldiciones de la ley de Moisés escritas contra nosotros. Sin embargo, nos hemos rehusado a buscar la misericordia del SEÑOR nuestro Dios al no reconocer su verdad ni abandonar nuestros pecados.
Dan 9:14 Por lo tanto, el SEÑOR nos ha enviado la calamidad que había preparado. El SEÑOR nuestro Dios tuvo razón en hacer todas esas cosas, porque no lo obedecimos.
Dan 9:15 »Oh Señor nuestro Dios, al rescatar a tu pueblo de Egipto con gran despliegue de poder, le diste honor perpetuo a tu nombre; pero hemos pecado y estamos llenos de maldad.
Dan 9:16 En vista de tus fieles misericordias, por favor, Señor, aparta tu enojo y furor de tu ciudad, Jerusalén, tu monte santo. Todas las naciones vecinas se burlan de Jerusalén y de tu pueblo por causa de nuestros pecados y de los pecados de nuestros antepasados.
Dan 9:17 »¡Oh Dios nuestro, oye la oración de tu siervo! Escucha mientras te hago mis ruegos. Por amor a tu nombre, Señor, vuelve a sonreírle a tu desolado santuario.
Dan 9:18 »Oh Dios mío, inclínate y escúchame. Abre tus ojos y mira nuestra desesperación. Mira cómo tu ciudad —la ciudad que lleva tu nombre— está en ruinas. Esto rogamos, no porque merezcamos tu ayuda, sino debido a tu misericordia.
Dan 9:19 »Oh Señor, óyenos. Oh Señor, perdónanos. ¡Oh Señor, escúchanos y actúa! Por amor a tu nombre, no te demores, oh mi Dios, porque tu pueblo y tu ciudad llevan tu nombre».
Dan 9:20 Yo seguí orando y confesando mi pecado y el pecado de mi pueblo, rogándole al SEÑOR mi Dios por Jerusalén, su monte santo.
Dan 9:21 Mientras oraba, Gabriel, a quien había visto en la visión anterior, se me acercó con rapidez a la hora del sacrificio de la tarde.
Dan 9:22 Él me explicó: «Daniel, he venido hasta aquí para darte percepción y entendimiento.
Dan 9:23 En cuanto comenzaste a orar, se dio una orden y ahora estoy aquí para decírtela, porque eres muy precioso para Dios. Presta mucha atención, para que puedas entender el significado de la visión.
Dan 9:24 »Un período de setenta conjuntos de siete* se ha decretado para tu pueblo y tu ciudad santa para poner fin a su rebelión, para terminar con su pecado, para obtener perdón por su culpa, para traer justicia eterna, para confirmar la visión profética y para ungir el lugar santísimo.*
Dan 9:25 ¡Ahora escucha y entiende! Pasarán siete conjuntos de siete más sesenta y dos conjuntos de siete* desde el momento en que se dé la orden de reconstruir Jerusalén hasta que venga un gobernante, el Ungido.* Jerusalén será reconstruida con calles y fuertes defensas,* a pesar de los tiempos peligrosos.
Dan 9:26 »Después de este período de sesenta y dos conjuntos de siete,* matarán al Ungido sin que parezca haber logrado nada y surgirá un gobernante cuyos ejércitos destruirán la ciudad y el templo. El fin llegará con una inundación; guerra, y la miseria que acarrea, está decretada desde ese momento hasta el fin.
Dan 9:27 El gobernante firmará un tratado con el pueblo por un período de un conjunto de siete,* pero al cumplirse la mitad de ese tiempo, pondrá fin a los sacrificios y a las ofrendas. Como punto culminante de todos sus terribles actos,* colocará un objeto sacrílego que causa profanación* hasta que el destino decretado para este profanador finalmente caiga sobre él».

miércoles, 23 de noviembre de 2016

LECTURA BÍBLICA 23 DE NOVIEMBRE

LECTURA PARA LA MAÑANA

JUAN     13:12-17

Jua 13:12 Después de lavarles los pies, se puso otra vez el manto, se sentó y preguntó: —¿Entienden lo que acabo de hacer?
Jua 13:13 Ustedes me llaman “Maestro” y “Señor” y tienen razón, porque es lo que soy.
Jua 13:14 Y, dado que yo, su Señor y Maestro, les he lavado los pies, ustedes deben lavarse los pies unos a otros.
Jua 13:15 Les di mi ejemplo para que lo sigan. Hagan lo mismo que yo he hecho con ustedes.
Jua 13:16 Les digo la verdad, los esclavos no son superiores a su amo ni el mensajero es más importante que quien envía el mensaje.
Jua 13:17 Ahora que saben estas cosas, Dios los bendecirá por hacerlas.



 JUDAS  1-7

Jud 1:1 Yo, Judas, esclavo de Jesucristo y hermano de Santiago, les escribo esta carta a todos los que han sido llamados por Dios Padre, quien los ama y los protege con el cuidado de Jesucristo.*
Jud 1:2 Que Dios les dé cada vez más misericordia, paz y amor.
Jud 1:3 Queridos amigos, con gran anhelo tenía pensado escribirles acerca de la salvación que compartimos. Sin embargo, ahora me doy cuenta de que debo escribirles sobre otro tema para animarlos a que defiendan la fe que Dios ha confiado una vez y para siempre a su pueblo santo.
Jud 1:4 Les digo esto, porque algunas personas que no tienen a Dios se han infiltrado en sus iglesias diciendo que la maravillosa gracia de Dios nos permite llevar una vida inmoral. La condena de tales personas fue escrita hace mucho tiempo, pues han negado a Jesucristo, nuestro único Dueño y Señor.
Jud 1:5 Aunque ustedes ya saben estas cosas, igual quiero recordarles que Jesús* primero rescató de Egipto a la nación de Israel pero luego destruyó a los que no permanecieron fieles.
Jud 1:6 Y les recuerdo de los ángeles que no se mantuvieron dentro de los límites de autoridad que Dios les puso, sino que abandonaron el lugar al que pertenecían. Dios los ha tenido firmemente encadenados en prisiones de oscuridad, en espera del gran día del juicio.
Jud 1:7 Asimismo no se olviden de Sodoma y Gomorra ni de las ciudades vecinas, las cuales estaban llenas de inmoralidad y de toda clase de perversión sexual. Esas ciudades fueron destruidas con fuego y sirven como advertencia del fuego eterno del juicio de Dios.




JOB  21:1-21

Job 21:1 Entonces Job habló de nuevo:
Job 21:2 «Escuchen con atención lo que digo; es una forma de consolarme.
Job 21:3 Ténganme paciencia y déjenme hablar. Después de que haya hablado, podrán seguir burlándose de mí.
Job 21:4 »Mi queja es con Dios, no con la gente. Tengo buenas razones para estar tan impaciente.
Job 21:5 Mírenme y quédense atónitos; tápense la boca con la mano, totalmente sorprendidos.
Job 21:6 Cuando pienso en lo que estoy diciendo, me estremezco y mi cuerpo tiembla.
Job 21:7 »¿Por qué prosperan los malvados mientras se vuelven viejos y poderosos?
Job 21:8 Llegan a ver a sus hijos crecidos y establecidos, y disfrutan de sus nietos.
Job 21:9 Sus hogares no corren ningún peligro, y Dios no los castiga.
Job 21:10 Sus toros nunca dejan de procrear; sus vacas tienen terneros y nunca pierden sus crías.
Job 21:11 Dejan brincar a sus niños como corderitos; sus pequeños saltan y bailan,
Job 21:12 cantan con panderetas y arpas y celebran al sonido de la flauta.
Job 21:13 Pasan sus días con prosperidad; luego van a la tumba* en paz.
Job 21:14 Sin embargo le dicen a Dios: “Vete, no queremos nada de ti ni de tus caminos.
Job 21:15 ¿Quién es el Todopoderoso y por qué debemos obedecerle? ¿En qué nos beneficiará orar?”.
Job 21:16 (Creen que su prosperidad depende de ellos; pero yo no tendré nada que ver con esa forma de pensar).
Job 21:17 »Sin embargo, la luz de los malvados parece no extinguirse nunca. ¿Alguna vez tienen problemas? ¿Acaso Dios les reparte dolores con enojo?
Job 21:18 ¿Se los lleva el viento como la paja? ¿Los arrastra la tormenta como al heno? ¡De ninguna manera!
Job 21:19 »Ustedes dicen: “Bien, ¡al menos Dios castigará a los hijos de ellos!”; pero yo digo que él debería castigar a los que pecan para que comprendan su juicio.
Job 21:20 Que vean con sus propios ojos su destrucción, y beban en abundancia del enojo del Todopoderoso.
Job 21:21 Pues, después de muertos, no les importará lo que le suceda a su familia.


LECTURA PARA LA NOCHE

DANIEL  7-8

Dan 7:1 Anteriormente, durante el primer año del reinado de Belsasar en Babilonia,* Daniel tuvo un sueño y vio visiones mientras estaba en su cama. Puso el sueño por escrito y esto es lo que vio:
Dan 7:2 Esa noche, en mi visión, yo, Daniel, vi una tempestad que agitaba la superficie de un mar grande, con vientos fuertes soplando de todas direcciones.
Dan 7:3 Del agua surgieron cuatro bestias enormes, cada una diferente de la otra.
Dan 7:4 La primera bestia era como un león con alas de águila. Mientras yo observaba, le fueron arrancadas las alas y quedó de pie en el suelo sobre sus dos patas traseras, como un ser humano; y se le dio una mente humana.
Dan 7:5 Luego vi a una segunda bestia que se parecía a un oso. Se levantó sobre uno de sus costados y llevaba tres costillas entre los dientes; y oí una voz que le decía: «¡Levántate! ¡Devora la carne de mucha gente!».
Dan 7:6 Después apareció la tercera de estas extrañas bestias y se parecía a un leopardo. Tenía cuatro alas de ave sobre la espalda y cuatro cabezas. A esta bestia se le dio gran autoridad.
Dan 7:7 Luego, en mi visión de esa noche, vi a una cuarta bestia, aterradora, espantosa y muy fuerte. Devoraba y aplastaba a sus víctimas con enormes dientes de hierro y pisoteaba los restos bajo sus pies. Era diferente a las demás bestias y tenía diez cuernos.
Dan 7:8 Mientras yo miraba los cuernos, surgió de pronto otro cuerno pequeño entre ellos. Tres de los primeros cuernos fueron arrancados de raíz para darle lugar al nuevo. Este cuerno pequeño tenía ojos que parecían humanos y una boca que presumía con arrogancia.
Dan 7:9 Observé mientras colocaban unos tronos en su lugar, y el Anciano* se sentó a juzgar. Su ropa era blanca como la nieve, su cabello se parecía a la lana más pura. Se sentó sobre un trono ardiente con ruedas en llamas;
Dan 7:10 y un río de fuego brotaba de su presencia. Millones de ángeles le atendían; muchos millones se pusieron de pie para servirle. Entonces comenzó la sesión del tribunal y se abrieron los libros.
Dan 7:11 Yo seguí mirando porque podía oír las palabras arrogantes del cuerno pequeño. Seguí mirando hasta que mataron a la cuarta bestia y su cuerpo fue destruido por el fuego.
Dan 7:12 A las otras tres bestias les quitaron la autoridad, pero se les permitió seguir con vida un poco más.*
Dan 7:13 Mientras continuó mi visión esa noche, vi a alguien parecido a un hijo de hombre* descender con las nubes del cielo. Se acercó al Anciano y lo llevaron ante su presencia.
Dan 7:14 Se le dio autoridad, honra y soberanía sobre todas las naciones del mundo, para que lo obedecieran los de toda raza, nación y lengua. Su gobierno es eterno, no tendrá fin. Su reino jamás será destruido.
Dan 7:15 Yo, Daniel, quedé muy angustiado por todo lo que había visto, y las visiones me aterrorizaron.
Dan 7:16 Así que me acerqué a uno de los que estaban de pie junto al trono y le pregunté lo que significaba todo eso. Entonces me lo explicó así:
Dan 7:17 «Estas cuatro bestias enormes representan a cuatro reinos que surgirán de la tierra;
Dan 7:18 pero al final, el reino será entregado al pueblo santo del Altísimo y los santos gobernarán por siempre y para siempre».
Dan 7:19 Entonces quise conocer el verdadero significado de la cuarta bestia, que era tan diferente a las demás y tan espantosa. Había devorado y aplastado a sus víctimas con dientes de hierro y garras de bronce y pisoteaba los restos bajo sus pies.
Dan 7:20 También pregunté acerca de los diez cuernos que había en la cabeza de la cuarta bestia y por el cuerno pequeño que surgió después y destruyó a tres de los otros cuernos. Este cuerno parecía más grande que los demás y tenía ojos humanos y una boca que presumía con arrogancia.
Dan 7:21 Mientras miraba, ese cuerno hacía guerra contra el pueblo santo de Dios y lo vencía,
Dan 7:22 hasta que vino el Anciano —el Altísimo— y emitió un juicio en favor de su pueblo santo. Entonces llegó el tiempo para que los santos tomaran posesión del reino.
Dan 7:23 Despúes me dijo: «Esta cuarta bestia es la cuarta potencia mundial que gobernará la tierra. Será diferente a todas las demás. Devorará al mundo entero, pisoteando y aplastando todo lo que encuentre a su paso.
Dan 7:24 Sus diez cuernos son diez reyes que gobernarán ese imperio. Luego surgirá otro rey, diferente a los otros diez, y someterá a tres de ellos.
Dan 7:25 Desafiará al Altísimo y oprimirá al pueblo santo del Altísimo. Procurará cambiar las leyes de los santos y sus festivales sagrados y ellos quedarán bajo el dominio de ese rey por un tiempo, tiempos y medio tiempo.
Dan 7:26 »Sin embargo, después el tribunal dictará sentencia, se le quitará todo su poder y quedará totalmente destruido.
Dan 7:27 Entonces se dará al pueblo santo del Altísimo la soberanía, el poder y la grandeza de todos los reinos bajo el cielo. El reino del Altísimo permanecerá para siempre y todos los gobernantes le servirán y obedecerán».
Dan 7:28 Aquí termina la visión. Yo, Daniel, estaba espantado por mis pensamientos y mi rostro estaba pálido de miedo, pero no le dije nada a nadie.
Dan 8:1 * Durante el tercer año del reinado de Belsasar, yo, Daniel, tuve otra visión, después de la que ya se me había aparecido.
Dan 8:2 En esta visión me encontraba en la fortaleza de Susa, en la provincia de Elam, de pie junto al río Ulai.*
Dan 8:3 Cuando levanté los ojos, vi un carnero con dos cuernos largos, de pie junto al río.* Uno de los cuernos era más largo que el otro, a pesar de que le había crecido después.
Dan 8:4 El carnero embestía todo lo que encontraba a su paso hacia el occidente, el norte y el sur. Nadie podía hacerle frente ni ayudar a sus víctimas. El carnero hacía lo que quería y se hizo muy poderoso.
Dan 8:5 Mientras yo observaba, de pronto apareció un chivo desde el occidente y atravesó el campo con tanta rapidez que ni siquiera tocó la tierra. Este chivo, que tenía un cuerno enorme entre los ojos,
Dan 8:6 se dirigió hacia el carnero de dos cuernos que yo había visto parado junto al río y se abalanzó con furia sobre él.
Dan 8:7 El chivo atacó con violencia al carnero y le dio un golpe que le quebró ambos cuernos. El carnero quedó indefenso y el chivo lo derribó y lo pisoteó. Nadie pudo rescatar al carnero del poder del chivo.
Dan 8:8 El chivo se hizo poderoso, pero cuando alcanzó el máximo de su poder, se quebró el enorme cuerno que tenía. En su lugar crecieron cuatro cuernos prominentes que apuntaban hacia los cuatro puntos cardinales.
Dan 8:9 Luego, de uno de los cuernos prominentes salió un cuerno pequeño cuyo poder creció en gran manera. Se extendía hacia el sur y hacia el oriente y hacia el glorioso territorio de Israel.
Dan 8:10 Su poder llegó hasta los cielos, donde atacó al ejército de los cielos y arrojó a la tierra a algunos de los seres celestiales y a algunas de las estrellas y los pisoteó.
Dan 8:11 Incluso desafió al comandante del ejército de los cielos cancelando los sacrificios diarios que le ofrecían al comandante y destruyendo su templo.
Dan 8:12 No se le permitió al ejército de los cielos responder a esta rebelión. Así que se detuvieron los sacrificios diarios y la verdad fue derrocada. El cuerno tuvo éxito en todo lo que hizo.*
Dan 8:13 Entonces oí a dos seres santos que hablaban entre sí. Uno de ellos preguntó: —¿Cuánto tiempo durarán los sucesos de esta visión? ¿Por cuánto tiempo la rebelión que causa profanación detendrá los sacrificios diarios? ¿Por cuánto tiempo pisotearán el templo y al ejército celestial?
Dan 8:14 El otro le contestó: —Pasarán dos mil trescientas noches y mañanas; después el templo será restaurado.
Dan 8:15 Mientras yo, Daniel, procuraba entender el significado de esta visión, alguien que se parecía a un hombre se paró frente a mí.
Dan 8:16 Entonces oí una voz humana que exclamaba desde el río Ulai: «Gabriel, dile a este hombre el significado de su visión».
Dan 8:17 Cuando Gabriel se acercó al lugar donde yo estaba, me aterroricé tanto que caí rostro en tierra. «Hijo de hombre —me dijo—, debes comprender que los sucesos que has visto en tu visión tienen que ver con el tiempo del fin».
Dan 8:18 Mientras él hablaba, me desmayé y quedé tendido con el rostro contra el suelo, pero Gabriel con un toque me despertó y me ayudó a ponerme de pie.
Dan 8:19 Entonces dijo: «Estoy aquí para explicarte lo que sucederá después, en el tiempo de la ira. Lo que has visto pertenece al fin del tiempo.
Dan 8:20 El carnero con los dos cuernos representa a los reyes de Media y de Persia.
Dan 8:21 El chivo peludo representa al rey de Grecia,* y el cuerno enorme que tiene entre los ojos representa al primer rey del imperio griego.
Dan 8:22 Los cuatro cuernos prominentes que reemplazaron el cuerno enorme indican que el imperio griego se dividirá en cuatro reinos, pero que ninguno de ellos será tan grande como el primero.
Dan 8:23 »Al final de sus reinados, cuando el pecado llegue al colmo de su maldad, subirá al poder un rey brutal, un maestro de la intriga.
Dan 8:24 Se volverá muy fuerte, pero no por su propio poder. Provocará una tremenda cantidad de destrucción y tendrá éxito en todo lo que emprenda. Destruirá a líderes poderosos y arrasará al pueblo santo.
Dan 8:25 Será un maestro del engaño y se volverá arrogante; destruirá a muchos de golpe. Hasta entrará en batalla con el Príncipe de príncipes, pero será quebrantado, aunque no por poder humano.
Dan 8:26 »Esta visión sobre las dos mil trescientas noches y mañanas* es verdadera, pero ninguna de esas cosas sucederá sino hasta dentro de mucho tiempo, de modo que mantén esta visión en secreto».
Dan 8:27 Entonces yo, Daniel, quedé abrumado y estuve enfermo durante varios días. Después me levanté y cumplí con mis deberes para con el rey. Sin embargo, la visión me dejó angustiado y no podía entenderla.

martes, 22 de noviembre de 2016

LECTURA BÍBLICA 22 DE NOVIEMBRE

LECTURA PARA LA MAÑANA

JUAN     13:1-11

Jua 13:1 Antes de la celebración de la Pascua, Jesús sabía que había llegado su momento para dejar este mundo y regresar a su Padre. Había amado a sus discípulos durante el ministerio que realizó en la tierra y ahora los amó hasta el final.*
Jua 13:2 Era la hora de cenar, y el diablo ya había incitado a Judas, hijo de Simón Iscariote, para que traicionara* a Jesús.
Jua 13:3 Jesús sabía que el Padre le había dado autoridad sobre todas las cosas y que había venido de Dios y regresaría a Dios.
Jua 13:4 Así que se levantó de la mesa, se quitó el manto, se ató una toalla a la cintura
Jua 13:5 y echó agua en una palangana. Luego comenzó a lavarles los pies a los discípulos y a secárselos con la toalla que tenía en la cintura.
Jua 13:6 Cuando se acercó a Simón Pedro, éste le dijo: —Señor, ¿tú me vas a lavar los pies a mí?
Jua 13:7 Jesús contestó: —Ahora no entiendes lo que hago, pero algún día lo entenderás.
Jua 13:8 —¡No! —protestó Pedro —. ¡Jamás me lavarás los pies! —Si no te lavo —respondió Jesús—, no vas a pertenecerme.
Jua 13:9 —¡Entonces, lávame también las manos y la cabeza, Señor, no sólo los pies! —exclamó Simón Pedro.
Jua 13:10 Jesús respondió: —Una persona que se ha bañado bien no necesita lavarse más que los pies* para estar completamente limpia. Y ustedes, discípulos, están limpios, aunque no todos.
Jua 13:11 Pues Jesús sabía quién lo iba a traicionar. A eso se refería cuando dijo: «No todos están limpios».


 3 JUAN  1-15

3Jn 1:1 Yo, Juan, el anciano,* le escribo esta carta a Gayo, mi querido amigo, a quien amo en la verdad.
3Jn 1:2 Querido amigo, espero que te encuentres bien, y que estés tan saludable en cuerpo así como eres fuerte en espíritu.
3Jn 1:3 Hace poco regresaron algunos de los maestros itinerantes,* y me alegraron mucho cuando me contaron de tu fidelidad y de que vives de acuerdo con la verdad.
3Jn 1:4 No hay nada que me cause más alegría que oír que mis hijos siguen la verdad.
3Jn 1:5 Querido amigo, le eres fiel a Dios cada vez que te pones al servicio de los maestros itinerantes que pasan por ahí aunque no los conozcas.
3Jn 1:6 Ellos le han contado a la iglesia de aquí de tu cariñosa amistad. Te pido que sigas supliendo las necesidades de esos maestros tal como le agrada a Dios;
3Jn 1:7 pues viajan en servicio al Señor* y no aceptan nada de los que no son creyentes.*
3Jn 1:8 Por lo tanto somos nosotros los que debemos apoyarlos y así ser sus colaboradores cuando enseñan la verdad.
3Jn 1:9 Le escribí a la iglesia acerca de esto, pero Diótrefes —a quien le encanta ser el líder —no quiere tener nada que ver con nosotros.
3Jn 1:10 Cuando yo vaya sacaré a relucir las cosas que hace y sus infames acusaciones contra nosotros. No sólo se niega a recibir a los maestros itinerantes, sino que les dice a otros que no los ayuden y, cuando los ayudan, él los expulsa de la iglesia.
3Jn 1:11 Querido amigo, no te dejes influir por ese mal ejemplo. Imita solamente lo bueno. Recuerda que los que hacen lo bueno demuestran que son hijos de Dios, y los que hacen lo malo demuestran que no conocen a Dios.*
3Jn 1:12 Todos, incluso la verdad misma, hablan bien de Demetrio. Nosotros también podemos afirmar lo mismo de él, y ustedes saben que decimos la verdad.
3Jn 1:13 Tengo mucho más que decirte, pero no quiero hacerlo con pluma y tinta,
3Jn 1:14 porque espero verte pronto, y entonces hablaremos cara a cara.
3Jn 1:15 La paz sea contigo. Tus amigos de aquí te mandan saludos. Por favor, dales mis saludos a cada uno de nuestros amigos de ahí.



JOB  20

Job 20:1 Entonces Zofar el naamatita respondió:
Job 20:2 «Debo responder porque estoy muy molesto.
Job 20:3 He tenido que soportar tus insultos, pero ahora mi espíritu me mueve a responder.
Job 20:4 »¿No te das cuenta que desde el principio del tiempo, desde que el hombre fue puesto sobre la tierra por primera vez,
Job 20:5 el triunfo de los malos ha durado poco y la alegría de los que viven sin Dios ha sido pasajera?
Job 20:6 Aunque el orgullo de los incrédulos llegue hasta los cielos y toquen las nubes con la cabeza,
Job 20:7 aun así, ellos desaparecerán para siempre y serán desechados como su propio estiércol. Sus conocidos preguntarán: “¿Dónde están?”.
Job 20:8 Se desvanecerán como un sueño y nadie los encontrará; desaparecerán como una visión nocturna.
Job 20:9 Quienes alguna vez los vieron, no los verán más; sus familias nunca volverán a verlos.
Job 20:10 Sus hijos mendigarán de los pobres porque tendrán que devolver las riquezas que robaron.
Job 20:11 A pesar de ser jóvenes sus huesos yacerán en el polvo.
Job 20:12 »Ellos disfrutaron del dulce sabor de la maldad, dejando que se deshiciera bajo su lengua.
Job 20:13 La saborearon, dejándola mucho tiempo en la boca;
Job 20:14 pero de repente, la comida en su estómago se vuelve ácida, un veneno en su vientre.
Job 20:15 Vomitarán la riqueza que se tragaron; Dios no permitirá que la retengan.
Job 20:16 Chuparán el veneno de cobras y la víbora los matará.
Job 20:17 Nunca más disfrutarán de las corrientes de aceite de oliva ni de los ríos de leche y miel.
Job 20:18 Devolverán todo lo que consiguieron con tanto esfuerzo; su riqueza no les traerá alegría.
Job 20:19 Pues oprimieron a los pobres y los dejaron sin nada; se adueñaron de sus casas.
Job 20:20 Estuvieron siempre llenos de avaricia y nunca quedaron satisfechos; no queda nada de todo lo que soñaron.
Job 20:21 Comen hasta hartarse pero después no les queda nada, por eso, su prosperidad no perdurará.
Job 20:22 »En medio de la abundancia, caerán en dificultades y el sufrimiento se apoderará de ellos.
Job 20:23 Que Dios les llene la vida de problemas; que Dios haga llover su enojo sobre ellos.
Job 20:24 Cuando intenten escapar de un arma de hierro, una flecha de bronce los atravesará.
Job 20:25 Cuando les arranquen la flecha de la espalda la punta brillará con sangre.* El terror de la muerte los invade.
Job 20:26 Sus tesoros serán lanzados a la más densa oscuridad. Un fuego descontrolado devorará sus bienes, y consumirá todo lo que les queda.
Job 20:27 Los cielos pondrán al descubierto su culpa, y la tierra testificará contra ellos.
Job 20:28 La inundación arrasará con su casa; el enojo de Dios descenderá en torrentes sobre ellos.
Job 20:29 Esa es la recompensa que Dios da a los malvados; es la herencia decretada por Dios».

LECTURA PARA LA NOCHE

DANIEL  5-6

Dan 5:1 Muchos años después, el rey Belsasar ofreció un gran banquete a mil de sus nobles y bebió vino con ellos.
Dan 5:2 Mientras Belsasar bebía, mandó traer las copas de oro y plata que su antecesor,* Nabucodonosor, había sacado del templo de Jerusalén. Quería beber en ellas con sus nobles, sus esposas y sus concubinas.
Dan 5:3 Así que trajeron las copas de oro sacadas del templo —la casa de Dios en Jerusalén— y el rey y sus nobles, sus esposas y sus concubinas bebieron en ellas.
Dan 5:4 Mientras bebían en las copas rindieron culto a sus ídolos de oro, plata, bronce, hierro, madera y piedra.
Dan 5:5 De pronto, vieron los dedos de una mano humana que escribía sobre la pared blanqueada del palacio del rey, cerca del candelabro. El propio rey vio la mano mientras escribía
Dan 5:6 y el rostro se le puso pálido del susto. Le temblaron las rodillas a causa del miedo y se le aflojaron las piernas.
Dan 5:7 El rey llamó a gritos que trajeran a los brujos, a los astrólogos* y a los adivinos para que se presentaran ante él. Les dijo a esos sabios babilónicos: «El que pueda leer esta escritura y explicarme lo que significa será vestido con mantos púrpuras, propios de la realeza, y se le pondrá una cadena de oro alrededor del cuello. ¡Será el tercero en importancia en el reino!».
Dan 5:8 Entonces entraron todos los sabios del rey, pero ninguno pudo leer lo que estaba escrito ni decirle al rey lo que significaba.
Dan 5:9 Así que el rey se asustó aún más y se puso pálido. Sus nobles también estaban perturbados.
Dan 5:10 Cuando la reina madre oyó lo que estaba pasando, se dirigió apresuradamente a la sala del banquete y le dijo a Belsasar: «¡Qué viva el rey! No se ponga tan pálido ni tenga miedo.
Dan 5:11 Hay un hombre en su reino en quien vive el espíritu de los dioses santos. Durante el reinado de Nabucodonosor, este hombre demostró percepción, entendimiento y sabiduría como la que tienen los dioses. El rey que precedió a usted, o sea su antecesor, el rey Nabucodonosor, lo nombró jefe de todos los magos, los brujos, los astrólogos y los adivinos de Babilonia.
Dan 5:12 Este hombre, Daniel, a quien el rey le dio por nombre Beltsasar, tiene intelecto excepcional y rebosa de conocimiento y entendimiento divino. Puede interpretar sueños, explicar acertijos y resolver problemas difíciles. Mande llamar a Daniel y él le dirá el significado de lo que está escrito en la pared».
Dan 5:13 Entonces trajeron a Daniel delante del rey y el rey le preguntó: —¿Eres tú ese Daniel, uno de los cautivos traídos de Judá por mi antecesor, el rey Nabucodonosor?
Dan 5:14 He oído que el espíritu de los dioses vive en ti y que tienes mucha percepción, entendimiento y sabiduría.
Dan 5:15 Mis sabios y brujos han intentado leer las palabras escritas en la pared y explicarme su significado, pero no pueden.
Dan 5:16 Me dicen que tú puedes dar interpretaciones y resolver problemas difíciles. Si eres capaz de leer estas palabras y explicarme el significado, te haré vestir con mantos púrpuras, propios de la realeza, y recibirás una cadena de oro en el cuello. ¡Serás el tercero en importancia en el reino!
Dan 5:17 Daniel respondió al rey: —Su Majestad, guarde sus regalos o déselos a otra persona, igual le diré el significado de lo que está escrito en la pared.
Dan 5:18 El Dios Altísimo le dio soberanía, majestad, gloria y honor a su antecesor, Nabucodonosor.
Dan 5:19 Lo hizo tan poderoso que gente de toda raza, nación y lengua temblaba de temor ante él. El rey mataba a quienes quería matar y perdonaba a quienes quería perdonar; honraba a quienes quería honrar y humillaba a quienes quería humillar.
Dan 5:20 Sin embargo, cuando su corazón y su mente se llenaron de arrogancia, le fue quitado el trono real y se le despojó de su gloria.
Dan 5:21 Fue expulsado de la sociedad humana. Se le dio la mente de un animal salvaje y vivió entre los burros salvajes. Comió pasto como el ganado y lo mojó el rocío del cielo, hasta que reconoció que el Dios Altísimo gobierna los reinos del mundo y designa a quien él quiere para que los gobierne.
Dan 5:22 »Oh Belsasar, usted es el sucesor* del rey y sabía todo esto, pero aun así no se ha humillado.
Dan 5:23 Todo lo contrario, usted desafió con soberbia al Señor del cielo y mandó traer ante usted estas copas que pertenecían al templo. Usted, sus nobles, sus esposas y sus concubinas estuvieron bebiendo vino en estas copas mientras rendían culto a dioses de plata, oro, bronce, hierro, madera y piedra, dioses que no pueden ver ni oír, ni saben absolutamente nada. ¡Pero usted no honró al Dios que le da el aliento de vida y controla su destino!
Dan 5:24 Así que Dios envió esa mano para escribir el mensaje.
Dan 5:25 »Este es el mensaje que se escribió: MENE, MENE, TEKEL y PARSIN.
Dan 5:26 Y el significado de las palabras es el siguiente: Mene significa “contado”: Dios ha contado los días de su reinado y le ha puesto fin.
Dan 5:27 Tekel significa “pesado”: usted ha sido pesado en la balanza y no dio la medida.
Dan 5:28 Parsin * significa “dividido”: su reino ha sido dividido y dado a los medos y a los persas.
Dan 5:29 Entonces por orden del rey Belsasar, vistieron a Daniel con mantos púrpuras, le pusieron una cadena de oro en el cuello y lo proclamaron el tercero en importancia en el reino.
Dan 5:30 Esa misma noche mataron* a Belsasar, rey de Babilonia.*
Dan 5:31 * Y Darío el medo se apoderó del reino a los sesenta y dos años de edad.
Dan 6:1 * Darío el medo decidió dividir el reino en ciento veinte provincias y nombró a un alto funcionario para gobernar cada provincia.
Dan 6:2 Asimismo, el rey escogió a Daniel y a dos personas más como administradores para que supervisaran a los altos funcionarios y protegieran los intereses del rey.
Dan 6:3 Pronto Daniel demostró ser más capaz que los otros administradores y altos funcionarios. Debido a la gran destreza administrativa de Daniel, el rey hizo planes para ponerlo frente al gobierno de todo el imperio.
Dan 6:4 Entonces los demás administradores y altos funcionarios comenzaron a buscar alguna falta en la manera en que Daniel conducía los asuntos de gobierno, pero no encontraron nada que pudieran criticar o condenar. Era fiel, siempre responsable y totalmente digno de confianza.
Dan 6:5 Finalmente llegaron a la siguiente conclusión: «Nuestra única posibilidad de encontrar algún motivo para acusar a Daniel será en relación con las normas de su religión».
Dan 6:6 Así que los administradores y los altos funcionarios se presentaron ante el rey y dijeron: «¡Qué viva el rey Darío!
Dan 6:7 Todos nosotros —administradores, autoridades, altos funcionarios, asesores y gobernadores— nos hemos puesto de acuerdo en que el rey apruebe una ley que se haga cumplir estrictamente. Ordene usted que, en los próximos treinta días, todo aquel que ore a quien sea, divino o humano —excepto a usted, su Majestad—, sea arrojado al foso de los leones.
Dan 6:8 Ahora bien, su Majestad, emita y firme esta ley de tal modo que no pueda ser alterada, una ley oficial de los medos y de los persas que no puede ser revocada».
Dan 6:9 Así que el rey Darío firmó la ley.
Dan 6:10 Sin embargo, cuando Daniel oyó que se había firmado la ley, fue a su casa y se arrodilló como de costumbre en la habitación de la planta alta, con las ventanas abiertas que se orientaban hacia Jerusalén. Oraba tres veces al día, tal como siempre lo había hecho, dando gracias a su Dios.
Dan 6:11 Entonces los funcionarios fueron juntos a la casa de Daniel y lo encontraron orando y pidiéndole a Dios que lo ayudara.
Dan 6:12 De manera que fueron directo al rey y le recordaron el decreto. —¿No firmó usted una ley por la cual, durante los próximos treinta días, todo aquel que ore a quien sea, divino o humano —excepto a usted, su Majestad—, sea arrojado al foso de los leones? —Sí —contestó el rey—, esa decisión sigue en pie; es una ley oficial de los medos y de los persas que no puede ser revocada.
Dan 6:13 Entonces le dijeron al rey: —Ese hombre Daniel, uno de los cautivos de Judá, no hace caso a usted ni a su ley. Sigue orando a su Dios tres veces al día.
Dan 6:14 Al oír esto, el rey se angustió mucho y procuró encontrar un modo de salvar a Daniel. Pasó el resto del día buscando una manera de librarlo de ese aprieto.
Dan 6:15 Por la noche, los hombres volvieron a presentarse ante el rey y dijeron: «Su Majestad, usted sabe que según las leyes de los medos y los persas, ninguna ley firmada por el rey puede ser modificada».
Dan 6:16 Entonces, finalmente el rey ordenó que arrestaran a Daniel y lo arrojaran al foso de los leones. El rey le dijo: «Que tu Dios, a quien sirves tan fielmente, te rescate».
Dan 6:17 Así que trajeron una piedra y la colocaron sobre la boca del foso. El rey selló la piedra con su sello real y los sellos de sus nobles para que nadie pudiera rescatar a Daniel.
Dan 6:18 Luego el rey regresó al palacio y pasó la noche en ayuno. Rechazó sus entretenimientos habituales y no pudo dormir en toda la noche.
Dan 6:19 Muy temprano a la mañana siguiente, el rey se levantó y fue deprisa al foso de los leones.
Dan 6:20 Cuando llegó allí, gritó con angustia: —¡Daniel, siervo del Dios viviente! ¿Pudo tu Dios, a quien sirves tan fielmente, rescatarte de los leones?
Dan 6:21 Y Daniel contestó: —¡Qué viva el rey!
Dan 6:22 Mi Dios envió a su ángel para cerrarles la boca a los leones, a fin de que no me hicieran daño, porque fui declarado inocente ante Dios y no he hecho nada malo en contra de usted, su Majestad.
Dan 6:23 El rey se alegró mucho y mandó que sacaran a Daniel del foso. No tenía ningún rasguño, porque había confiado en su Dios.
Dan 6:24 Entonces el rey dio órdenes de que arrestaran a los hombres que maliciosamente habían acusado a Daniel y los hizo echar al foso de los leones, junto con sus esposas y con sus hijos. Los leones saltaron sobre ellos y los despedazaron aun antes de que llegaran al piso del foso.
Dan 6:25 Después el rey Darío envió el siguiente mensaje a la gente de toda raza, nación y lengua en el mundo entero: «¡Paz y prosperidad a todos ustedes!
Dan 6:26 »Ordeno que en mi reino toda persona tiemble con temor delante del Dios de Daniel. Pues él es el Dios viviente, y permanecerá para siempre. Su reino jamás será destruido, y su dominio nunca tendrá fin.
Dan 6:27 Él rescata y salva a su pueblo, realiza señales milagrosas y maravillas en los cielos y en la tierra. Él ha rescatado a Daniel del poder de los leones».
Dan 6:28 Así que Daniel prosperó durante el reinado de Darío y el reinado de Ciro, el persa.*

lunes, 21 de noviembre de 2016

LECTURA BÍBLICA 21 DE NOVIEMBRE

LECTURA PARA LA MAÑANA

JUAN     12:37-50

Jua 12:37 Pero, a pesar de todas las señales milagrosas que Jesús había hecho, la mayoría de la gente aún no creía en él.
Jua 12:38 Eso era precisamente lo que el profeta Isaías había predicho: «SEÑOR, ¿quién ha creído nuestro mensaje? ¿A quién ha revelado el SEÑOR su brazo poderoso?»*.
Jua 12:39 Pero la gente no podía creer, porque como también dijo Isaías:
Jua 12:40 «El Señor les ha cegado los ojos y les ha endurecido el corazón, para que sus ojos no puedan ver y sus corazones no puedan entender y ellos no puedan regresar a mí para que yo los sane»*.
Jua 12:41 Isaías se refería a Jesús cuando dijo esas palabras, porque vio el futuro y habló de la gloria del Mesías.
Jua 12:42 Sin embargo, hubo muchos que sí creyeron en él, entre ellos, algunos líderes judíos; pero no lo admitían por temor a que los fariseos los expulsaran de la sinagoga;
Jua 12:43 porque amaban más la aprobación humana que la aprobación de Dios.
Jua 12:44 Jesús le gritó a la multitud: «Si confían en mí, no confían sólo en mí, sino también en Dios, quien me envió.
Jua 12:45 Pues, cuando me ven a mí, están viendo al que me envió.
Jua 12:46 Yo he venido como una luz para brillar en este mundo de oscuridad, a fin de que todos los que pongan su confianza en mí no queden más en la oscuridad.
Jua 12:47 No voy a juzgar a los que me oyen pero no me obedecen, porque he venido para salvar al mundo y no para juzgarlo.
Jua 12:48 Pero todos los que me rechazan a mí y rechazan mi mensaje serán juzgados el día del juicio por la verdad que yo he hablado.
Jua 12:49 Yo no hablo con autoridad propia; el Padre, quien me envió, me ha ordenado qué decir y cómo decirlo.
Jua 12:50 Y sé que sus mandatos llevan a la vida eterna; por eso digo todo lo que el Padre me indica que diga».

 2 JUAN  1-13

2Jn 1:1 Yo, Juan, el anciano,* les escribo esta carta a la señora elegida y a sus hijos,* a quienes amo en la verdad —y no sólo yo sino también todos los que conocen la verdad—,
2Jn 1:2 porque la verdad vive en nosotros y estará con nosotros para siempre.
2Jn 1:3 La gracia, la misericordia y la paz que provienen de Dios Padre y de Jesucristo —el Hijo del Padre —permanecerán con nosotros, los que vivimos en la verdad y el amor.
2Jn 1:4 ¡Qué contento me puse al encontrarme con algunos de tus hijos y ver que viven de acuerdo con la verdad, tal como el Padre lo ordenó!
2Jn 1:5 Les escribo para recordarles, queridos amigos,* que nos amemos unos a otros. Este mandamiento no es nuevo, sino que lo hemos tenido desde el principio.
2Jn 1:6 El amor consiste en hacer lo que Dios nos ha ordenado, y él nos ha ordenado que nos amemos unos a otros, tal como ustedes lo oyeron desde el principio.
2Jn 1:7 Les digo esto, porque muchos engañadores han salido por el mundo. Ellos niegan que Jesucristo vino* en un cuerpo humano. Tales personas son engañadores y anticristos.
2Jn 1:8 Tengan cuidado de no perder lo que hemos* logrado con tanto trabajo. Sean diligentes para que reciban una recompensa completa.
2Jn 1:9 Todo el que se desvía de esta enseñanza no tiene ninguna relación con Dios; pero el que permanece en la enseñanza de Cristo tiene una relación tanto con el Padre como con el Hijo.
2Jn 1:10 Si a sus reuniones llegara alguien que no enseña la verdad acerca de Cristo, no lo inviten a su casa ni le den ninguna clase de apoyo.
2Jn 1:11 Cualquiera que apoye a ese tipo de gente se hace cómplice de sus malas acciones.
2Jn 1:12 Tengo mucho más que decirles, pero no quiero hacerlo con papel y tinta. Pues espero visitarlos pronto y hablarles cara a cara. Entonces nuestra alegría será completa.
2Jn 1:13 Recibe saludos de los hijos de tu hermana,* la elegida por Dios.



JOB  19

Job 19:1 Entonces Job volvió a hablar:
Job 19:2 «¿Hasta cuándo me torturarán? ¿Hasta cuándo intentarán aplastarme con sus palabras?
Job 19:3 Ya me han insultado diez veces. Deberían avergonzarse de tratarme tan mal.
Job 19:4 Aunque yo hubiera pecado, eso es asunto mío y no de ustedes.
Job 19:5 Creen que son mejores que yo al usar mi humillación como prueba de mi pecado;
Job 19:6 pero es Dios quien me hizo daño cuando me atrapó en su red.*
Job 19:7 »Yo clamo: “¡Socorro!” pero nadie me responde; protesto, pero no hay justicia.
Job 19:8 Dios ha cerrado mi camino para que no pueda moverme; hundió mi senda en oscuridad.
Job 19:9 Me ha despojado del honor y ha quitado la corona de mi cabeza.
Job 19:10 Por todos lados me ha destruido, y estoy acabado. Arrancó de raíz mi esperanza como un árbol caído.
Job 19:11 Su furia arde contra mí; me considera un enemigo.
Job 19:12 Sus tropas avanzan y construyen caminos para atacarme; acampan alrededor de mi carpa.
Job 19:13 »Mis familiares se mantienen lejos, y mis amigos se han puesto en mi contra.
Job 19:14 Mi familia se ha ido y mis amigos íntimos se olvidaron de mí.
Job 19:15 Mis sirvientes y mis criadas me consideran un extraño; para ellos soy como un extranjero.
Job 19:16 Cuando llamo a mi sirviente, no viene, ¡tengo que rogarle!
Job 19:17 Mi aliento le da asco a mi esposa; mi propia familia me rechaza.
Job 19:18 Hasta los niños me menosprecian; cuando me levanto para hablar, me vuelven la espalda.
Job 19:19 Mis amigos íntimos me detestan; los que yo amaba se han puesto en mi contra.
Job 19:20 Quedé reducido a piel y huesos y he escapado de la muerte por un pelo.
Job 19:21 »Tengan misericordia de mí, amigos míos, tengan misericordia; porque la mano de Dios me ha golpeado.
Job 19:22 ¿Me perseguirán ustedes también como lo hace Dios? ¿Ya no me han despellejado bastante?
Job 19:23 »Oh, que mis palabras fueran grabadas; oh, que quedaran escritas en un monumento,
Job 19:24 talladas con cincel de hierro y rellenas de plomo, y labradas en la roca para siempre.
Job 19:25 »Pero en cuanto a mí, sé que mi Redentor vive, y un día por fin estará sobre la tierra.
Job 19:26 Y después que mi cuerpo se haya descompuesto, ¡todavía en mi cuerpo veré a Dios!*
Job 19:27 Yo mismo lo veré; así es, lo veré con mis propios ojos. ¡Este pensamiento me llena de asombro!
Job 19:28 »¿Cómo se atreven a seguir persiguiéndome, diciendo: “Es su propia culpa”?
Job 19:29 Ustedes mismos deben tener temor al castigo, pues su actitud lo merece. Entonces sabrán que de verdad hay un juicio».

LECTURA PARA LA NOCHE

DANIEL  3-4

Dan 3:1 El rey Nabucodonosor hizo una estatua de oro que medía veintisiete metros de altura y dos metros y medio de ancho* y la levantó sobre la llanura de Dura, en la provincia de Babilonia.
Dan 3:2 Luego envió mensajes a los altos funcionarios, autoridades, gobernadores, asesores, tesoreros, jueces y magistrados y a todos los funcionarios provinciales para que asistieran a la dedicación de la estatua que había levantado.
Dan 3:3 De modo que todas estas autoridades* vinieron y se pusieron de pie ante la estatua que el rey Nabucodonosor había levantado.
Dan 3:4 Entonces un vocero proclamó: «¡Gente de todas las razas, naciones y lenguas escuchen el mandato del rey!
Dan 3:5 Cuando oigan tocar la trompeta, la flauta, la cítara, la lira, el arpa, la zampoña y otros instrumentos musicales,* inclínense rostro en tierra y rindan culto a la estatua de oro del rey Nabucodonosor.
Dan 3:6 ¡Cualquiera que se rehúse a obedecer, será arrojado inmediatamente a un horno ardiente!».
Dan 3:7 Así que al sonido de los instrumentos musicales,* toda la gente, de cualquier raza, nación o lengua, se inclinó rostro en tierra y rindió culto a la estatua de oro que había levantado el rey Nabucodonosor.
Dan 3:8 Sin embargo, algunos de los astrólogos* se presentaron ante el rey y denunciaron a los judíos.
Dan 3:9 Dijeron al rey Nabucodonosor: «¡Qué viva el rey!
Dan 3:10 Usted emitió un decreto que exige a todo el pueblo inclinarse y rendir culto a la estatua de oro al oír tocar la trompeta, la flauta, la cítara, la lira, el arpa, la zampoña y otros instrumentos musicales.
Dan 3:11 Ese decreto también establece que quienes se rehúsen a obedecer serán arrojados dentro de un horno ardiente.
Dan 3:12 Pues hay algunos judíos —Sadrac, Mesac y Abed-nego— a los que usted puso a cargo de la provincia de Babilonia que no le prestan atención, su Majestad. Se niegan a servir a los dioses de su Majestad y no rinden culto a la estatua de oro que usted ha levantado».
Dan 3:13 Entonces Nabucodonosor se enfureció y ordenó que trajeran ante él a Sadrac, Mesac y Abed-nego. Cuando los trajeron,
Dan 3:14 Nabucodonosor les preguntó: —¿Es cierto, Sadrac, Mesac y Abed-nego, que ustedes se rehúsan a servir a mis dioses y a rendir culto a la estatua de oro que he levantado?
Dan 3:15 Les daré una oportunidad más para inclinarse y rendir culto a la estatua que he hecho cuando oigan el sonido de los instrumentos musicales.* Sin embargo, si se niegan, serán inmediatamente arrojados al horno ardiente y entonces, ¿qué dios podrá rescatarlos de mi poder?
Dan 3:16 Sadrac, Mesac y Abed-nego contestaron: —Oh Nabucodonosor, no necesitamos defendernos delante de usted.
Dan 3:17 Si nos arrojan al horno ardiente, el Dios a quien servimos es capaz de salvarnos. Él nos rescatará de su poder, su Majestad;
Dan 3:18 pero aunque no lo hiciera, deseamos dejar en claro ante usted que jamás serviremos a sus dioses ni rendiremos culto a la estatua de oro que usted ha levantado.
Dan 3:19 Entonces Nabucodonosor se enfureció tanto con Sadrac, Mesac y Abed-nego que el rostro se le desfiguró a causa de la ira. Mandó calentar el horno siete veces más de lo habitual.
Dan 3:20 Entonces ordenó que algunos de los hombres más fuertes de su ejército ataran a Sadrac, Mesac y Abed-nego y los arrojaran al horno ardiente.
Dan 3:21 Así que los ataron y los arrojaron al horno, totalmente vestidos con sus pantalones, turbantes, túnicas y demás ropas.
Dan 3:22 Ya que el rey, en su enojo, había exigido que el horno estuviera bien caliente, las llamas mataron a los soldados mientras arrojaban dentro a los tres hombres.
Dan 3:23 De esa forma Sadrac, Mesac y Abed-nego, firmemente atados, cayeron a las rugientes llamas.
Dan 3:24 De pronto, Nabucodonosor, lleno de asombro, se puso de pie de un salto y exclamó a sus asesores: —¿No eran tres los hombres que atamos y arrojamos dentro del horno? —Sí, su Majestad, así es —le contestaron.
Dan 3:25 —¡Miren! —gritó Nabucodonosor—. ¡Yo veo a cuatro hombres desatados que caminan en medio del fuego sin sufrir daño! ¡Y el cuarto hombre se parece a un dios!*
Dan 3:26 Entonces Nabucodonosor se acercó tanto como pudo a la puerta del horno en llamas y gritó: «¡Sadrac, Mesac y Abed-nego, siervos del Dios Altísimo, salgan y vengan aquí!». Así que Sadrac, Mesac y Abed-nego salieron del fuego.
Dan 3:27 Entonces los altos funcionarios, autoridades, gobernadores y asesores los rodearon y vieron que el fuego no los había tocado. No se les había chamuscado ni un cabello, ni se les había estropeado la ropa. ¡Ni siquiera olían a humo!
Dan 3:28 Entonces Nabucodonosor dijo: «¡Alabado sea el Dios de Sadrac, Mesac y Abed-nego! Envió a su ángel para rescatar a sus siervos que confiaron en él. Desafiaron el mandato del rey y estuvieron dispuestos a morir en lugar de servir o rendir culto a otro dios que no fuera su propio Dios.
Dan 3:29 Por lo tanto, yo decreto: si alguien, cualquiera sea su raza, nación o lengua, habla en contra del Dios de Sadrac, Mesac y Abed-nego, será despedazado y su casa será reducida a un montón de escombros. ¡No hay otro dios que pueda rescatar de esta manera!».
Dan 3:30 Luego el rey ascendió a Sadrac, Mesac y Abed-nego a puestos aún más altos en la provincia de Babilonia.
Dan 4:1 * El rey Nabucodonosor envió el siguiente mensaje a la gente de todas las razas, naciones y lenguas del mundo: «¡Paz y prosperidad a todos!
Dan 4:2 Quiero que todos conozcan las señales milagrosas y las maravillas que el Dios Altísimo ha realizado en mi favor.
Dan 4:3 ¡Cuán grandiosas son sus señales y cuán poderosas sus maravillas! Su reino durará para siempre, y su dominio por todas las generaciones.
Dan 4:4 * »Yo, Nabucodonosor, vivía en mi palacio con comodidad y prosperidad.
Dan 4:5 Una noche tuve un sueño que me asustó; mientras estaba en la cama vi visiones que me aterraron.
Dan 4:6 Así que emití una orden llamando a todos los sabios de Babilonia para que me explicaran el significado de mi sueño.
Dan 4:7 Cuando se presentaron los magos, los brujos, los astrólogos* y los adivinos, les conté el sueño, pero no pudieron explicarme el significado.
Dan 4:8 Finalmente Daniel se presentó ante mí y le conté el sueño. (Daniel lleva el nombre de mi dios, Beltsasar. El espíritu de los dioses santos vive en él).
Dan 4:9 »Le dije: “Beltsasar, jefe de los magos, sé que el espíritu de los dioses santos vive en ti y que ningún misterio es demasiado profundo para que lo resuelvas. Dime ahora el significado de mi sueño.
Dan 4:10 »”Mientras estaba acostado en mi cama, soñé esto: vi un enorme árbol en medio de la tierra.
Dan 4:11 El árbol creció muy alto y se hizo fuerte y se elevó hacia los cielos para que todo el mundo lo viera.
Dan 4:12 Sus hojas eran verdes y nuevas, y tenía abundancia de fruta para que todos comieran. Los animales salvajes vivían bajo su sombra y las aves anidaban en sus ramas. Todo el mundo se alimentaba de ese árbol.
Dan 4:13 »”Luego mientras soñaba, vi a un mensajero,* un santo que descendía del cielo.
Dan 4:14 El mensajero gritó: ‘¡Talen el árbol y córtenle las ramas! ¡Sacúdanle las hojas y desparramen su fruta! Espanten los animales salvajes que están bajo su sombra y las aves que están en sus ramas.
Dan 4:15 Pero dejen en la tierra el tocón con las raíces, sujeto con una faja de hierro y bronce y rodeado por la hierba tierna. Que lo moje el rocío del cielo, y que viva con los animales salvajes entre las plantas del campo.
Dan 4:16 Durante siete períodos de tiempo que tenga la mente de un animal salvaje, en lugar de una mente humana.
Dan 4:17 Pues esto es lo que decretaron los mensajeros;* es lo que ordenan los santos, para que todos sepan que el Altísimo gobierna los reinos del mundo y los entrega a cualquiera que él elija, incluso a las personas más humildes’.
Dan 4:18 »”Beltsasar, ése fue el sueño que tuve yo, el rey Nabucodonosor. Ahora dime qué significa, porque ninguno de los sabios de mi reino ha podido hacerlo. Sin embargo, tú puedes decírmelo porque el espíritu de los dioses santos vive en ti”.
Dan 4:19 »Al oír el relato, Daniel (también llamado Beltsasar) se quedó agobiado por un rato, atemorizado por el significado del sueño. Entonces el rey le dijo: “Beltsasar, no te alarmes por el sueño y lo que significa”. »Beltsasar respondió: “¡Mi señor, quisiera que los sucesos anticipados en este sueño ocurrieran a sus enemigos y no a usted!
Dan 4:20 El árbol que usted vio crecía alto y se hacía fuerte y se elevaba hacia los cielos para que todo el mundo lo viera.
Dan 4:21 Sus hojas eran verdes y nuevas, y tenía abundancia de fruta para que todos comieran. Los animales salvajes vivían bajo su sombra y las aves anidaban en sus ramas.
Dan 4:22 Ese árbol es usted, su Majestad. Pues usted ha crecido y se ha hecho fuerte y poderoso; su esplendor llega hasta el cielo y su gobierno hasta los confines de la tierra.
Dan 4:23 »”Luego usted vio a un mensajero, un santo que descendía del cielo y decía: ‘Talen el árbol y destrúyanlo, pero dejen en la tierra el tocón con las raíces, sujeto con una faja de hierro y bronce, y rodeado por la hierba tierna. Que lo moje el rocío del cielo. Que viva con los animales del campo durante siete períodos de tiempo’.
Dan 4:24 »”Esto es lo que significa el sueño, su Majestad, y lo que el Altísimo ha declarado que le sucederá a mi señor, el rey.
Dan 4:25 Usted será expulsado de la sociedad humana y vivirá en el campo con los animales salvajes. Comerá pasto como el ganado y el rocío del cielo lo mojará. Durante siete períodos de tiempo vivirá de esta manera hasta que reconozca que el Altísimo gobierna los reinos del mundo y los entrega a cualquiera que él elija.
Dan 4:26 Sin embargo, quedaron en la tierra el tocón y las raíces del árbol. Esto significa que usted recibirá nuevamente el reino cuando haya reconocido que es el cielo el que gobierna.
Dan 4:27 »”Rey Nabucodonosor, por favor, acepte mi consejo. Deje de pecar y haga lo correcto. Apártese de su perverso pasado y sea compasivo con los pobres. Quizá, entonces, pueda seguir prosperando”.
Dan 4:28 »Sin embargo, todas estas cosas le ocurrieron al rey Nabucodonosor.
Dan 4:29 Doce meses más tarde, el rey caminaba sobre la terraza del palacio real en Babilonia
Dan 4:30 y mientras contemplaba la ciudad, dijo: “¡Miren esta grandiosa ciudad de Babilonia! Edifiqué esta hermosa ciudad con mi gran poder para que fuera mi residencia real a fin de desplegar mi esplendor majestuoso”.
Dan 4:31 »Mientras estas palabras aún estaban en su boca, se oyó una voz desde el cielo que decía: “¡Rey Nabucodonosor, este mensaje es para ti! Ya no eres gobernante de este reino.
Dan 4:32 Serás expulsado de la sociedad humana. Vivirás en el campo con los animales salvajes y comerás pasto como el ganado. Durante siete períodos de tiempo vivirás de esta manera hasta que reconozcas que el Altísimo gobierna los reinos del mundo y los entrega a cualquiera que él elija”.
Dan 4:33 »En ese mismo momento se cumplió la sentencia y Nabucodonosor fue expulsado de la sociedad humana. Comió pasto como el ganado y lo mojó el rocío del cielo. Vivió de esa manera hasta que el pelo le creció tan largo como las plumas de las águilas y las uñas como las garras de un ave.
Dan 4:34 »Cuando se cumplió el tiempo, yo, Nabucodonosor, levanté los ojos al cielo. Recuperé la razón, alabé y adoré al Altísimo y di honra a aquel que vive para siempre. Su dominio es perpetuo, y eterno es su reino.
Dan 4:35 Todos los hombres de la tierra no son nada comparados con él. Él hace lo que quiere entre los ángeles del cielo y entre la gente de la tierra. Nadie puede detenerlo ni decirle: “¿Por qué haces estas cosas?”.
Dan 4:36 »Cuando recobré la razón, también recuperé mi honra, mi gloria y mi reino. Mis asesores y nobles me buscaron y fui restituido como cabeza de mi reino, con mayor honra que antes.
Dan 4:37 »Ahora, yo, Nabucodonosor, alabo, glorifico y doy honra al Rey del cielo. Todos sus actos son justos y verdaderos, y es capaz de humillar al soberbio».

domingo, 20 de noviembre de 2016

LECTURA BÍBLICA 20 DE NOVIEMBRE

LECTURA PARA LA MAÑANA

JUAN     12:20-36

Jua 12:20 Algunos griegos que habían ido a Jerusalén para celebrar la Pascua
Jua 12:21 le hicieron una visita a Felipe, que era de Betsaida de Galilea. Le dijeron: «Señor, queremos conocer a Jesús».
Jua 12:22 Felipe se lo comentó a Andrés, y juntos fueron a preguntarle a Jesús.
Jua 12:23 Jesús respondió: «Ya ha llegado el momento para que el Hijo del Hombre* entre en su gloria.
Jua 12:24 Les digo la verdad, el grano de trigo, a menos que sea sembrado en la tierra y muera, queda solo. Sin embargo, su muerte producirá muchos granos nuevos, una abundante cosecha de nuevas vidas.
Jua 12:25 Los que aman su vida en este mundo la perderán. Los que no le dan importancia a su vida en este mundo la conservarán por toda la eternidad.
Jua 12:26 Todo el que quiera ser mi discípulo debe seguirme, porque mis siervos tienen que estar donde yo estoy. El Padre honrará a todo el que me sirva.
Jua 12:27 »Ahora mi alma está muy entristecida. ¿Acaso debería orar: “Padre, sálvame de esta hora”? ¡Pero esa es precisamente la razón por la que vine!
Jua 12:28 Padre, glorifica tu nombre». Entonces habló una voz del cielo: «Ya he glorificado mi nombre y lo haré otra vez».
Jua 12:29 Al oír la voz, algunos de la multitud pensaron que era un trueno, mientras que otros decían que un ángel le había hablado.
Jua 12:30 Entonces Jesús les dijo: «La voz fue para beneficio de ustedes, no mío.
Jua 12:31 Ha llegado el tiempo de juzgar a este mundo, cuando Satanás —quien gobierna este mundo —será expulsado.
Jua 12:32 Y, cuando yo sea levantado de la tierra, atraeré a todos hacia mí».
Jua 12:33 Con eso quería dar a entender de qué forma iba a morir.
Jua 12:34 La multitud respondió: —Según entendimos de las Escrituras,* el Mesías vivirá para siempre. ¿Cómo puedes decir, entonces, que el Hijo del Hombre va a morir? Además, ¿quién es este Hijo del Hombre?
Jua 12:35 Jesús contestó: —Mi luz brillará para ustedes sólo un poco más de tiempo. Caminen en la luz mientras puedan, para que la oscuridad no los tome por sorpresa, porque los que andan en la oscuridad no pueden ver adónde van.
Jua 12:36 Pongan su confianza en la luz mientras aún haya tiempo; entonces se convertirán en hijos de la luz. Después de decir esas cosas, Jesús salió y desapareció de la vista de ellos.




 1 JUAN  5:13-21

1Jn 5:13 Les he escrito estas cosas a ustedes, que creen en el nombre del Hijo de Dios, para que sepan que tienen vida eterna.
1Jn 5:14 Y estamos seguros de que él nos oye cada vez que le pedimos algo que le agrada.
1Jn 5:15 Y, como sabemos que él nos oye cuando le hacemos nuestras peticiones, también sabemos que nos dará lo que le pedimos.
1Jn 5:16 Si alguno de ustedes ve que un hermano en Cristo* comete un pecado que no lleva a la muerte, debe orar por él, y Dios le dará vida a ese hermano. Pero hay un pecado que lleva a la muerte, y no digo que se ore por quienes lo cometen.
1Jn 5:17 Todas las malas acciones son pecado, pero no todos los pecados llevan a la muerte.
1Jn 5:18 Sabemos que los hijos de Dios no se caracterizan por practicar el pecado, porque el Hijo de Dios los mantiene protegidos, y el maligno no puede tocarlos.
1Jn 5:19 Sabemos que somos hijos de Dios y que el mundo que nos rodea está controlado por el maligno.
1Jn 5:20 Y sabemos que el Hijo de Dios ha venido y nos ha dado entendimiento, para que podamos conocer al Dios verdadero.* Y ahora vivimos en comunión con el Dios verdadero porque vivimos en comunión con su Hijo, Jesucristo. Él es el único Dios verdadero y él es la vida eterna.
1Jn 5:21 Queridos hijos, aléjense de todo lo que pueda ocupar el lugar de Dios en el corazón.*



JOB  18

Job 18:1 Entonces Bildad el suhita respondió:
Job 18:2 «¿Cuánto tiempo pasará hasta que dejes de hablar? ¡Habla con sentido si quieres que te respondamos!
Job 18:3 ¿Crees que somos animales? ¿Piensas que somos tontos?
Job 18:4 Aunque con enojo te arranques el pelo, ¿se destruirá la tierra por eso? ¿Hará que las rocas tiemblen?
Job 18:5 »Ciertamente la luz de los malvados se apagará; las chispas de su fuego no brillarán.
Job 18:6 La luz en su carpa se oscurecerá; la lámpara colgada del techo se extinguirá.
Job 18:7 La zancada confiada de los malvados se acortará. Sus propias artimañas provocarán su ruina.
Job 18:8 Los malos quedan atrapados por una red; caen en el pozo.
Job 18:9 Una trampa los agarra por los talones; el cepo los aprieta con fuerza.
Job 18:10 Un lazo está escondido en el suelo; una cuerda atraviesa su camino.
Job 18:11 »El terror rodea a los malvados y les causa problemas a cada paso.
Job 18:12 El hambre agota sus fuerzas y la calamidad queda a la espera de que tropiecen.
Job 18:13 La enfermedad les carcome la piel; la muerte devora sus miembros.
Job 18:14 Son arrancados de la seguridad de sus hogares y llevados al rey de los terrores.
Job 18:15 Los hogares de los malvados se quemarán por completo; azufre ardiente llueve sobre sus casas.
Job 18:16 Sus raíces se secarán y sus ramas se marchitarán.
Job 18:17 Desaparecerá de la tierra todo recuerdo de su existencia; nadie se acordará de sus nombres.
Job 18:18 Serán sacados de la luz, arrojados a las tinieblas y expulsados del mundo.
Job 18:19 No tendrán hijos ni nietos, ni habrá sobrevivientes donde habitaban.
Job 18:20 La gente del occidente se queda consternada por su destino, y la gente del oriente está horrorizada.

Job 18:21 Dirán: “Este fue el hogar de una persona malvada, el lugar de alguien que rechazó a Dios”».

LECTURA PARA LA NOCHE

DANIEL  1-2

Dan 1:1 Durante el tercer año del reinado de Joacim, rey de Judá,* llegó a Jerusalén el rey Nabucodonosor de Babilonia y la sitió.
Dan 1:2 El Señor le dio la victoria sobre el rey Joacim de Judá y le permitió llevarse algunos de los objetos sagrados del templo de Dios. Así que Nabucodonosor se los llevó a Babilonia* y los puso en la casa del tesoro del templo de su dios.
Dan 1:3 Luego el rey ordenó a Aspenaz, jefe del Estado Mayor, que trajera al palacio a algunos de los jóvenes de la familia real de Judá y de otras familias nobles, que habían sido llevados a Babilonia como cautivos.
Dan 1:4 «Selecciona sólo a jóvenes sanos, fuertes y bien parecidos —le dijo—. Asegúrate de que sean instruidos en todas las ramas del saber, que estén dotados de conocimiento y de buen juicio y que sean aptos para servir en el palacio real. Enseña a estos jóvenes el idioma y la literatura de Babilonia».*
Dan 1:5 El rey les asignó una ración diaria de la comida y del vino que provenían de su propia cocina. Debían recibir entrenamiento por tres años y después entrarían al servicio real.
Dan 1:6 Daniel, Ananías, Misael y Azarías fueron cuatro de los jóvenes seleccionados, todos de la tribu de Judá.
Dan 1:7 El jefe del Estado Mayor les dio nuevos nombres babilónicos: A Daniel lo llamó Beltsasar. A Ananías lo llamó Sadrac. A Misael lo llamó Mesac. A Azarías lo llamó Abed-nego.
Dan 1:8 Sin embargo, Daniel estaba decidido a no contaminarse con la comida y el vino dados por el rey. Le pidió permiso al jefe del Estado Mayor para no comer esos alimentos inaceptables.
Dan 1:9 Ahora bien, Dios había hecho que el jefe del Estado Mayor le tuviera respeto y afecto a Daniel,
Dan 1:10 pero le respondió: «Tengo miedo de mi señor el rey quien ordenó que ustedes comieran estos alimentos y bebieran este vino. Si se vuelven pálidos y delgados en comparación con otros jóvenes de su edad, temo que el rey mandará a decapitarme».
Dan 1:11 Entonces Daniel habló con el asistente que había sido designado por el jefe del Estado Mayor para cuidar a Daniel, Ananías, Misael y Azarías,
Dan 1:12 y le dijo: «Por favor, pruébanos durante diez días con una dieta de vegetales y agua.
Dan 1:13 Al cumplirse los diez días, compara nuestro aspecto con el de los otros jóvenes que comen de la comida del rey. Luego decide de acuerdo con lo que veas».
Dan 1:14 El asistente aceptó la sugerencia de Daniel y los puso a prueba por diez días.
Dan 1:15 Al cumplirse los diez días, Daniel y sus tres amigos se veían más saludables y mejor nutridos que los jóvenes alimentados con la comida asignada por el rey.
Dan 1:16 Así que, desde entonces, el asistente les dio de comer sólo vegetales en lugar de los alimentos y el vino que servían a los demás.
Dan 1:17 A estos cuatro jóvenes Dios les dio aptitud excepcional para comprender todos los aspectos de la literatura y la sabiduría; y a Daniel Dios le dio la capacidad especial de interpretar el significado de visiones y sueños.
Dan 1:18 Cuando se cumplió el período de instrucción ordenado por el rey, el jefe del Estado Mayor llevó a todos los jóvenes ante el rey Nabucodonosor.
Dan 1:19 El rey habló con ellos y ninguno le causó mejor impresión que Daniel, Ananías, Misael y Azarías. De modo que entraron al servicio real.
Dan 1:20 Cada vez que el rey los consultaba sobre cualquier asunto que exigiera sabiduría y juicio equilibrado, los encontraba diez veces más capaces que todos los magos y brujos de su reino.
Dan 1:21 Daniel permaneció en el servicio real hasta el primer año del rey Ciro.*
Dan 2:1 Una noche, durante el segundo año de su reinado,* Nabucodonosor tuvo unos sueños tan desconcertantes que no pudo dormir.
Dan 2:2 Mandó llamar a sus magos, brujos, hechiceros y astrólogos,* y les exigió que le dijeran lo que había soñado. Cuando se presentaron ante el rey,
Dan 2:3 les dijo: —He tenido un sueño que me desconcierta mucho y necesito saber lo que significa.
Dan 2:4 Entonces los astrólogos respondieron al rey en arameo:* —¡Qué viva el rey! Cuéntenos el sueño y nosotros le diremos lo que significa.
Dan 2:5 Pero el rey respondió a los astrólogos: —Les digo esto en serio. Si no me dicen lo que soñé y lo que significa, ¡los haré despedazar y convertiré sus casas en un montón de escombros!
Dan 2:6 Pero si me dicen lo que soñé y lo que significa, les daré muchos honores y regalos maravillosos. ¡Sólo díganme lo que soñé y lo que significa!
Dan 2:7 Ellos volvieron a decirle: —Por favor, su Majestad, cuéntenos el sueño y nosotros le diremos lo que significa.
Dan 2:8 El rey respondió: —¡Ya sé lo que se proponen! Están tratando de ganar tiempo porque saben que hablo en serio cuando digo:
Dan 2:9 “¡Si no me cuentan el sueño, están condenados!”. Así que han conspirado para mentirme, con la esperanza de que yo cambie de idea, pero cuéntenme el sueño y entonces sabré que pueden explicarme el significado.
Dan 2:10 Los astrólogos respondieron al rey: —¡No hay nadie en la tierra que pueda decirle al rey lo que soñó! ¡Y ningún rey, por grande y poderoso que sea, jamás pidió tal cosa a sus magos, brujos o astrólogos!
Dan 2:11 Es imposible cumplir con lo que el rey exige. Nadie, excepto los dioses, puede contar al rey su sueño, pero los dioses no habitan entre los hombres.
Dan 2:12 Cuando el rey oyó esto, se enfureció y mandó a ejecutar a todos los sabios de Babilonia.
Dan 2:13 Entonces, debido al decreto del rey, enviaron hombres para que encontraran y mataran a Daniel y a sus amigos.
Dan 2:14 Cuando Arioc, comandante de la guardia real, llegó a matarlos, Daniel manejó la situación con sabiduría y discreción.
Dan 2:15 Le preguntó a Arioc: «¿Por qué emitió el rey un decreto tan severo?». Entonces Arioc le contó todo lo que había sucedido.
Dan 2:16 Daniel fue a ver al rey inmediatamente y le pidió más tiempo para comunicarle el significado del sueño.
Dan 2:17 Entonces Daniel regresó a casa y contó a sus amigos Ananías, Misael y Azarías lo que había ocurrido.
Dan 2:18 Les rogó que pidieran al Dios del cielo que tuviera misericordia y les revelara el secreto, para que no fueran ejecutados junto con los demás sabios de Babilonia.
Dan 2:19 Esa noche el misterio le fue revelado a Daniel en una visión. Entonces alabó al Dios del cielo
Dan 2:20 y dijo: «Alabado sea el nombre de Dios por siempre y para siempre, porque a él pertenecen toda la sabiduría y todo el poder.
Dan 2:21 Él controla el curso de los sucesos del mundo; él quita reyes y pone otros reyes. Él da sabiduría a los sabios y conocimiento a los estudiosos.
Dan 2:22 Él reveprofundas y misteriosas y conoce lo que se oculta en la oscuridad, aunque él está rodeado de luz.
Dan 2:23 Te agradezco y te alabo, Dios de mis antepasados, porque me has dado sabiduría y fortaleza. Me revelaste lo que te pedimos y nos diste a conocer lo que el rey exigía».
Dan 2:24 Entonces Daniel fue a ver a Arioc, a quien el rey había ordenado ejecutar a los sabios de Babilonia. Daniel le dijo: «No mates a los sabios. Llévame ante el rey y le explicaré el significado de su sueño».
Dan 2:25 Enseguida Arioc llevó a Daniel ante el rey y anunció: «¡Entre los cautivos de Judá, encontré a uno que le dirá al rey el significado de su sueño!».
Dan 2:26 Entonces el rey le preguntó a Daniel (también llamado Beltsasar): —¿Es cierto? ¿Puedes decirme lo que soñé y lo que mi sueño significa?
Dan 2:27 Daniel contestó: —No hay sabios, brujos, magos ni adivinos que puedan dar a conocer el secreto del rey;
Dan 2:28 pero hay un Dios en el cielo, quien revela secretos y le ha dado a conocer al rey Nabucodonosor lo que ocurrirá en el futuro. Ahora le diré lo que soñó y las visiones que vio mientras estaba acostado en su cama.
Dan 2:29 »Mientras su Majestad dormía, soñó sobre sucesos futuros. Aquél que da a conocer los secretos le ha mostrado a usted lo que ocurrirá.
Dan 2:30 Y no es porque yo sea más sabio que los demás que conozco el secreto de su sueño, sino porque Dios quiere que su Majestad entienda lo que estaba en su corazón cuando soñó.
Dan 2:31 »En su visión, su Majestad vio frente a sí una enorme estatua resplandeciente de un hombre; daba terror verla.
Dan 2:32 La cabeza de la estatua era de oro fino. El pecho y los brazos eran de plata, el vientre y los muslos de bronce,
Dan 2:33 las piernas eran de hierro y los pies eran una mezcla de hierro y barro cocido.
Dan 2:34 Mientras usted observaba, una roca de una montaña fue cortada, pero no por manos humanas. La roca golpeó los pies de hierro y barro, y los hizo pedazos.
Dan 2:35 La estatua quedó reducida a pequeños trozos de hierro, barro, bronce, plata y oro. Luego el viento se los llevó sin dejar rastro alguno, como la paja cuando se trilla el grano. Sin embargo, la roca que derrumbó la estatua se convirtió en una gran montaña que cubrió toda la tierra.
Dan 2:36 »Ese fue el sueño. Ahora explicaremos al rey el significado.
Dan 2:37 Su Majestad, usted es supremo entre los reyes. El Dios del cielo le ha dado soberanía, poder, fuerza y honra.
Dan 2:38 Dios lo ha puesto como gobernante sobre todo el mundo habitado y le ha dado dominio aun sobre las aves y los animales salvajes. Usted es la cabeza de oro.
Dan 2:39 »Ahora bien, después de que termine su reino, surgirá otro reino, inferior al suyo, y ocupará su lugar. Cuando éste caiga, un tercer reino, representado por el bronce, surgirá para gobernar el mundo.
Dan 2:40 Después vendrá un cuarto reino, tan fuerte como el hierro. Ese reino destrozará y aplastará a todos los imperios anteriores, así como el hierro destroza y aplasta todo lo que golpea.
Dan 2:41 Los pies y los dedos que usted vio eran una combinación de hierro y barro cocido, lo cual demuestra que ese reino se dividirá. Por ser barro mezclado con hierro, tendrá algo de la fuerza del hierro.
Dan 2:42 No obstante, si bien algunas de sus partes serán tan fuertes como el hierro, otras serán tan débiles como el barro.
Dan 2:43 Esta mezcla de hierro con barro también demuestra que esos reinos procurarán fortalecerse al hacer alianzas matrimoniales; pero no se mantendrán unidos, así como el hierro y el barro no se mezclan.
Dan 2:44 »Durante los gobiernos de esos reyes, el Dios del cielo establecerá un reino que jamás será destruido o conquistado. Aplastará por completo a esos reinos y permanecerá para siempre.
Dan 2:45 Ese es el significado de la roca cortada de la montaña, aunque no por manos humanas, que hizo pedazos la estatua de hierro, bronce, barro, plata y oro. El gran Dios estaba mostrando al rey lo que ocurrirá en el futuro. El sueño es verdadero y el significado, seguro.
Dan 2:46 Entonces el rey Nabucodonosor se postró ante Daniel y le rindió culto, y mandó al pueblo que ofreciera sacrificios y quemara incienso dulce frente a Daniel.
Dan 2:47 El rey le dijo: «En verdad tu Dios es el más grande de todos los dioses, es el Señor de los reyes, y es quien revela los misterios, porque tú pudiste revelar este secreto».
Dan 2:48 Entonces el rey puso a Daniel en un puesto importante y le dio muchos regalos valiosos. Nombró a Daniel gobernador de toda la provincia de Babilonia y jefe de todos los sabios del rey.
Dan 2:49 A petición de Daniel, el rey puso a Sadrac, Mesac y Abed-nego a cargo de todos los asuntos de la provincia de Babilonia, mientras Daniel permaneció en la corte del rey.